Topic:

Nueva estimación, nuevo aumento de la cosecha

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Teniendo en cuenta que cada avance, estimación o nota de prensa que es publicada sobre la cosecha 2018/19 supone un nuevo incremento en la producción de la Unión Europea; casi mejor será que se limiten en el tiempo y queden reducidas a documentos testimoniales.

Hablando en serio, la información puede resultar abrumadora o, incluso, desconcertante, pero nunca excesiva. Lo sucedido este año con la cosecha está haciendo bueno ese dicho tan manido en el sector de que “cuando la cosecha es mayor, acaba siendo mucho mayor de lo esperado”. Y es que, desde el primer avance o estimación de producción publicada hemos ido aumentando, poco a poco la cosecha.

La última, publicada por la Comisión Europea y referenciada a 15 de febrero situaba la producción de vino y mosto 2018/19 en 182,7 Mhl (+27,1%), 176,82 (+28,2%) de vino y 5,88 (+12%) en mostos. De los que destaca especialmente el crecimiento en la categoría de “Otros vinos y mostos” (antiguos vinos de mesa) con unas declaraciones de producción de 45,6 Mhl y un crecimiento del 41,2%.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 06-03-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 27-02-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Isagri hace entrega de un equipo al ganador del concurso Isagri Technology durante la feria Enomaq 2019

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Luis Manuel Carcar, propietario de Bodegas Bagordi, recibiendo su equipo portátil Wallaby S Pulse. (photo: )

Luis Manuel Carcar, propietario de Bodegas Bagordi, recibiendo su equipo portátil Wallaby S Pulse.

Isagri Technology, empresa del Grupo Isagri, hizo entrega, el pasado 28 de febrero, de un equipo portátil Wallaby S Pulse, con motivo de su lanzamiento en España. Como resultado de este concurso, que se realizó entre sus más de 3.000 clientes, y siendo el ganador una bodega, Isagri aprovechó la ocasión de la feria Enomaq 2019, en Zaragoza, para convocar al cliente ganador.

El afortunado fue Luis Manuel Carcar, propietario de la bodega de vinos ecológicos Bagordi, de La Rioja. Carcar valoró la informática específica para el control de sus procesos, así como la cercanía del servicio al cliente, siendo importante que, detrás de un gran producto haya una gran empresa.

Isagry Technology, con una trayectoria de 20 años de experiencia internacional en hardware, completa la gama de servicios informáticos, dando espacio al alquiler y mantenimiento de equipos de categoría profesional.

En suma a esto, contratando el ERP Isagri la bodega se asegura de tener unos resultados más fiables y con un ahorro de tiempo importante a la hora de controlar sus procesos y tramitar el temido papeleo administrativo.

La cocina de ‘Il Maestro’ y los vinos Abadal

 Publicado el por Jesús Ávila (colaborador)

La sala San Ramón, del Celler Abadal, registró un lleno total. FOTO: Jesús Ávila. (photo: )

La sala San Ramón, del Celler Abadal, registró un lleno total. FOTO: Jesús Ávila.

El pasado 14 de febrero, festividad de San Valentín, en el salón San Ramón, del Celler Abadal, de Sta. Maria d’Horta d’Avinyó (Barcelona), se celebró una interesante cena degustación con cuatro vinos de Abadal, como maridaje de otros tantos platos elaborados por el prestigioso chef italiano Roberto Costagliola, propietario del restaurante “Il Maestro”, de la localidad de Castellcir, en la comarca barcelonesa del Moianès. Anna Castillo, responsable de Enoturismo y sumiller de Abadal, nos dio la bienvenida.

Los vinos seleccionados de Abadal, para la presente cata. FOTO: Jesús Ávila.

Los vinos seleccionados de Abadal, para la presente cata. FOTO: Jesús Ávila.

Un total de ochenta comensales estuvimos en el memorable evento. Y el orden de salida de los platos fueron los siguientes: primero fue una agradable amanida, burrata, a modo de ensalada, cuyo vino de maridaje fue el Abadal Blanc, elaborado a partir de cuatro variedades (Picapoll, Macabeu, Chardonnay y Sauvignon Blanc), que dan como resultado unos valores procedentes del sotobosque de los viñedos de la finca Abadal, que proporcionan aromas a jazmín y espliego; el color pálido de este vino transmite reflejos verdosos, y ofrece aromas exóticos y complejos con notas florales, de cítricos y fruta tropical.

El segundo plato fue una excelente pasta, con ñoquis y frutos rojos, que tuvo como acompañamiento ideal el Abadal Rosado, elaborado con dos variedades (Sumoll y Cabernet Sauvignon); con un marcado carácter refrescante que evoca aromas de fresa, fruta roja de bosque, cerezo de madroño y granado.

El tercer plato, el más potente de la cena, fue un entrecot con trufa negra catalana, acompañada con balsámicos de guarnición, que tuvo como maridaje el Abadal 3.9, considerado el buque insignia de esta prestigiosa bodega de la Denominación de Origen Pla del Bages; se trata de un vino potente, obtenido de dos variedades (Cabernet Sauvignon y Syrah), que recoge todos los valores naturales de la tierra que lo creó (la piedra calcárea y la arcilla roja), entre densos pinares y arbustos y plantas aromáticas, que debe su nombre al polígono 3, parcela 9, vino que ha tenido 12 meses de crianza en roble nuevo.

Y, finalmente, la pannacotta, un genuino postre tradicional de la región italiana de la Campania, realizado a base de miel, chocolate y ricotta de búfala; el vino seleccionado para este plato fue el Abadal 5, obtenido a base de cinco tipos de Merlot, procedentes de cinco parcelas diferentes; en nariz transmite aromas balsámicos, especies y cacao; en boca, el sabor de la grosella y las cerezas fundidas. Terminando con una selección de turrones, igualmente acompañados con el Abadal 5.0.

Cocinero y sumiller

Antes de comenzar el evento, tuvimos oportunidad de conversar un rato con el protagonista, Roberto Costagliola. Lo primero que nos dijo es que los aromas del vino han formado parte de sus raíces. Su padre, Salvatore, nacido en 1940, comenzó a hacer vinos en casa, en la pequeña población de Bacoli, cerca de Nápoles. Con seis años, Roberto se trasladó con su familia a Quarto, a 4 km de Pozzuoli, la más importante de la comarca de Campifflegrei, en la Campania. Salvatore compraba uva a los campesinos de la zona y con la cual la transformaba en vino; se construyó un lagar, en donde toda la familia pisaba la uva; también disponía de tinas de 10.000 litros de capacidad; estos recipientes estaban abiertos, y en ellos trabajaba toda la familia.

Roberto Costagliola explica uno de sus platos FOTO: Jesús Ávila.

Roberto Costagliola explica uno de sus platos FOTO: Jesús Ávila.

Roberto recuerda con nostalgia aquellos inolvidables momentos, en los cuales, su madre, ocupaba una posición de gran cocinera, y su padre, un vinatero de vocación. Roberto aprendió de su padre los secretos de la fermentación del vino, y a saber comprender la enología casera, cuando la levadura crecía y bajaba en su intensidad, el porcentaje de levadura madre y los tiempos, con un año y medio como mínimo para los vinos a granel. Todo esto era un sobresueldo para ayudar a toda la familia, con 4 hijos; Roberto es el benjamín.

A la edad de 14 años, Roberto terminó sus estudios básicos, y un año después decidió trasladarse a EE.UU., concretamente a la ciudad de Nueva York, donde trabajó en una pizzería, al tiempo que aprendía todo lo relacionado con la gastronomía. En 2001, estando en EE.UU., le llamó un importante restaurante de Nápoles, “Arcadia”, para que Roberto gestionara el establecimiento como responsable máximo de los fogones; él aceptó el reto y dos meses después regresa a Italia, fijando su residencia en Quarto, cerca de la capital de la Campania. El dueño de ese establecimiento montó una bodega, con 2.000 etiquetas, y no dudó en ofrecerle también a Roberto la responsabilidad como sommelier.

Roberto estudió en AIS (Asociación Italiana de Sommelier), en Nápoles, durante dos años, donde aprendió los secretos del vino. En Arcadia trabajó ocho años. Después, nuestro protagonista montó su propio restaurante en la ciudad de Pozzuoli, en compañía de su hermano Giuseppe, y en 2009 crearon juntos un segundo restaurante, a 5 km de distancia. Y fue en este último establecimiento, donde Roberto dejó rienda suelta para desarrollar su sensibilidad hacia los vinos; en cuya carta del restaurante estaban incluidos los vinos de la bodega familiar, llamada “La Sibilla”, cuyos viñedos se localizan en un lugar cargado de historia y leyendas; el nombre deriva de las sibilas, oficiantes de los ritos dionisíacos.

Al preguntarle a Roberto sobre los vinos italianos, este nos dijo que tenían una identidad propia, los cuales cuentan con 4 fundamentos: a) la tradición vitivinícola, que se remonta a la antigüedad clásica (griegos, romanos y fenicios); el mismo Virgilio escribió: “Nadie puede competir con Falernum”, en la provincia de Nápoles; b) la pasión; nosotros nos basamos en elaboraciones creadas con amor; c) la innovación (maquinarias; los productos italianos vitivinícolas se benefician de estas innovaciones), y d) el marketing, saber vender bien un buen producto.

Roberto Costagliola llegó a Castellcir (Barcelona) y se instaló con su esposa e hijo, en “Il Maestro”, en cuyo restaurante se han ganado un merecido prestigio, en todos los sentidos. En 2018 se diplomó como sumiller en la Escola Juvià, de Manresa. Hablar con este artista de los fogones ha representado toda una inolvidable vivencia humana y profesional, que se materializó poco más tarde, al probar sus exquisitas realizaciones culinarias, acompañadas con los excelentes vinos Abadal, seleccionados por la sumiller Anna Castillo.