Topic:

Autorización para plantar nuevo viñedo a poco más de una hectárea por cada tres solicitadas en 2016

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Panorámica de viñedos en la Denominación de Origen Ribera del Duero.  (photo: )

Panorámica de viñedos en la Denominación de Origen Ribera del Duero.

///AMPLIACIÓN///

El Ministerio de Agricultura informó el pasado 6 de julio al conjunto del sector vitivinícola de la concesión por vez primera de las autorizaciones de plantación de nueva superficie de viñedo del ejercicio de 2016, que sustituyeron desde principios de año al anterior régimen de derechos de plantación. Al final, se solicitaron muchas más hectáreas que las avanzadas por la SeVi en su día, con datos preliminares de fuentes del propio departamento ministerial. Se pasó de algo más del doble (algo más de 9.000 ha) sobre el límite previsto de 4.173 hectáreas, a algo más del triple (13.481 ha solicitadas y 11.858 ha admisibles).

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

DD.OO. y bodegas deben mejorar la comunicación de sus potencialidades enoturísticas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La comunicación del turismo del vino que practican las denominaciones de origen y bodegas de España está poco desarrollada, pese a la importancia que tiene el enoturismo como línea de negocio para el sector, según la conclusión a que ha llegado la consultora Castro Galiana. Esta consultora ha elaborado un informe que desagrega por ámbitos temáticos los contenidos difundidos en los medios de comunicación sobre todas y cada una de las 137 denominaciones de origen y 1.529 bodegas que suelen tener presencia significativa en los medios.

Si se considera el criterio  de la Asociación de Directivos de la Comunicación de España (DIRCOM), que estima que siete de cada diez informaciones publicadas por los medios sobre las compañías son generadas por los propios departamentos de comunicación, la temática del enoturismo tiene una escasa repercusión, pues apenas ocupa el diez por ciento del total de informaciones que se difunden sobre el sector vitivinícola.

Las referencias a las marcas de vino, normalmente en formato de crítica enológica, ocupan casi el 40% del total de la información difundida; los contenidos empresariales del sector, copan el 28%; la promoción del vino en certámenes y ferias, el 8%; y los premios, puntuaciones y guías, el 5%, entre otras temáticas menores.

El estudio se realizó a raíz de que en el 9º Congreso Nacional de Enoturismo, celebrado recientemente en Madrid y organizado por la escuela de negocios Aliter, se pusiera de manifiesto que la comunicación era una de las claves del negocio del turismo del vino, una actividad que en España tiene aún poca importancia, pese a que se trata de un país que reúne la doble condición de ser una potencia turística y vinícola.

Rafael del Rey, director del Observatorio Español del Mercado del Vino ha señalado que el turismo enológico exige al sector una fuerte profesionalización, fuera del vino, y apuntó que es necesario avanzar en ese camino para abrir nuevas alternativas de negocio.

El presidente de la Asociación Española de Enoturismo, José Antonio Vidal, ha lamentado por su parte que después de aproximadamente 20 años de actividad enoturística en nuestro país, “el sector no solo no es suficientemente conocido a nivel nacional, sino que tampoco está posicionado internacionalmente”.

¡Ahora sí!

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Si bien no faltan quienes ven en la Orden 1241/2016 publicada en el BOE del sábado 23 de julio por la que se extiende el acuerdo de la OIVE (Interprofesional del Vino) al conjunto del sector para las campañas 2016/17 a 2018/19, y por la que habrá que pagar una cuota de comercialización de 0,23 € por hectolitro si es envasado o de 0,065 €/hl si lo es a granel; un nuevo “impuesto al vino”; esto es “algo más” que una contribución obligatoria.

Es la confirmación de que el sector ha asumido que las soluciones a sus problemas de falta de transparencia, precios bajos, pérdida de consumo o escasa valorización, deben ser propiciadas por él mismo, lejos de ayudas o subvenciones. Y como para llevar a cabo cualquier medida es necesario el vil metal del dinero, el sector debe encontrar la forma de recaudarlo.

Seguro que habrá quienes encuentren otra manera de hacerlo, pero esta es una y, mientras no se demuestre lo contrario, la mejor posible para el conjunto del sector vitivinícola español representado en su Organización Interprofesional (OIVE).

Ahora habrá que exigirle un uso y control adecuado de esos fondos, pero al menos permítannos que mientras se pone en marcha su estructura, se pone a trabajar la persona elegida para ser su director, se comienza a recaudar con la colaboración de la AICA y se fijan los proyectos en los que se emplearán los fondos recaudados y auditado su pago… le demos un voto de confianza y afirmemos, a pies juntillas, que un gran paso en la mayoría de edad del sector vitivinícola español.

Solo hace falta que no la fastidiemos

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

A diferencia de lo que venía sucediendo cuando en años anteriores se anunciaba una cosecha superior a la del año anterior, en esta ocasión el sector, en general, parece haber tomado conciencia de que la solución a sus problemas de consumo, precios y colocación de producción no está en la discrepancia y enfrentamientos, sino más bien en la coordinación y aprovechamiento de sinergias.

Parece bastante evidente que España está llamada a convertirse sino en el primer productor de vino del mundo, a ir alternando ese puesto con franceses o italianos; y eso requiere hacer frente a una producción por holgadamente por encima de los cincuenta millones de hectolitros. Lo que hacerlo de un país en el que su consumo interno está en los diez millones obliga a hacer un ejercicio de armonización algo más que imaginativo si queremos que buena parte de ese potencial de producción no acabemos perdiéndolo.

Las exportaciones nos están yendo bien y poco a poco vamos haciéndonos con nuevos mercados y consolidando los ya conquistados. Batacazos como los que ha tenido Chile este año con una cosecha inferior a la anterior casi un veinticinco por ciento y una calidad de la uva y, es de suponer que de  mostos y vinos obtenidos de ellas, que no es toda la que los mercados exigen. Abre un importante hueco para un país como el nuestro, con grandes volúmenes, precios muy competitivos y gran número de empresas ávidas de oportunidades por llenar esos huecos.

Un sueño al alcance de la mano

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Llega el verano y con él la vendimia llama a su puerta, las previsiones y rumores sobre volúmenes, precios, calidades y posibles utilizaciones sobre la próxima cosecha se suceden como una gran torrentera, con el tradicional desorden que amenaza con llevarse por delante una buena parte de lo que de bueno tiene.

Año tras año, y ante la falta de una información imparcial y objetiva sobre lo que puede empezar siendo la campaña, las diferentes organizaciones empresariales y profesionales se apresuran a “arrojar luz al mercado” con sus vaticinios sobre la próxima vendimia. Y aunque a todos ellos les induce un espíritu de servicio, hemos tenido ocasión de comprobar como no siempre están exentas sus previsiones de un cierto interés por favorecer los intereses del colectivo al que representan, haciendo hincapié en aquellos aspectos que les son favorables y obviando, o pasando de puntillas, por aquellos otros que no les son propicios.