Topic:

2013-2018 ¿La historia se repite?

 Publicado el por Francisco Ligero (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

Como en ocasiones anteriores, en estas fechas, a los que representamos al sector vitivinícola se nos pide opinión de previsión de cosecha, utilizaciones, incidencia en los mercados de la parte del subsector que representamos, amenazas y oportunidades para nuestra aérea de negocio, y ello es lo lógico pero no lo suficiente, porque del primer dato, mientras no se modifiquen las estrategias del sector, siempre se tiene las mismas derivadas, y así debemos decir:

Previsión de cosecha 2018: 50 o más millones de hectolitros de vino más mosto.

Utilizaciones: las que posibilitan los mercados y los reglamentos, es decir, elaboración de vinos, mostos, fabricación de alcoholes, vinagres, etc.

Incidencia en los mercados en general: Con un balance excedentario entre la oferta y la demanda, inevitablemente caída de precios de las materias primas, lo que permitirá producir más económico y tener mejores ofertas de precios en los mercados, lo que no quiere obligatoriamente decir que esto signifique “el maná” porque el balance vitivinícola y los mercados están globalizados y hay que tener en cuenta qué es lo que ocurre con nuestros competidores cercanos y más lejanos, y no parece este año que estén escasos de cosecha, sino más bien todo lo contrario, porque según las últimas informaciones que nos comunican nuestros colegas en la CEDIVI, y siempre refiriéndonos a vinos más mostos, en Francia de los 37 Mhl de la campaña pasada la estimación de cosecha la sitúan ahora en torno a los 47/48 Mhl. En Italia de los 42,5 Mhl pasan a una expectativa para este año de 48/50 Mhl, que luego siempre será algo más. En Portugal parece que se repetirá una cifra similar a la cosecha de 2017 y Alemania de 7,5 Mhl superará ampliamente los 10 Mhl. Si España pasa de 35,5 Mhl a 50 millones de hectolitros, la diferencia de cosecha de este año respecto del anterior de los principales países productores de la UE será al menos de 35 millones de hectolitros y de los productores del Hemisferio Sur ya hablaremos en febrero…

A continuación, información para suscriptores.

Fortalezas y debilidades de las vendimias 2018 en España

 Publicado el por José Manuel de las Heras (Unión de Uniones) (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

Un año más, La Semana Vitivinícola nos abre sus páginas para que llevemos a cabo una valoración de las vendimias de esta campaña 2018/2019,  dando nuestra opinión como organización acerca de las principales magnitudes a considerar: producción prevista (uva y vino), usos en el sector, precios y el resto de los parámetros que caracterizan esta campaña y contribuyen a conformar y definir el sector.

También las expectativas que, desde el punto de vista sectorial son percibidas por Unión de Uniones en lo que respecta a todas sus variables: superficie, producción, consumo (interno y externo) y comercio, así como las tendencias en los mercados internacionales.

Amenazas y oportunidades, fortalezas y debilidades, todo ello en un marco en el que nos gustaría también alumbrar parte de los debates abiertos en un sector tan especial, tan globalizado, tan presente en los marcos normativos que, en este sector, son especialmente prolijos y alambicados.

No es casual la utilización del plural en el título de la tribuna. No hay una vendimia, hay muchas, tantas como regiones vitivinícolas tiene este país, tantas como los destinos de las uvas que se recogen (a mano o con cosechadora), tantas como las campañas que van transcurriendo de manera que ningunas vendimias se parecen a la anteriores y ningunas vendimias serán iguales que las siguientes.

A continuación, información para suscriptores.

El sector necesita organización y diferenciación por calidad

 Publicado el por Alejandro García-Gasco Alcalde (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

Dentro de las distintas variedades y características que marcan el mercado español y sus distintas demarcaciones, en la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) hemos asistido a una serie de comportamientos que condicionan o pueden condicionar el futuro a medio plazo del sector vitivinícola en muchas de sus zonas de máxima producción.

En la UPA nos hemos planteado cómo la evolución del mercado interno y externo puede marcarnos el paso a los agricultores profesionales y los pasos que damos en una u otra dirección.

Así, entendiendo que nos encontramos en un mercado globalizado tanto con nuestros vecinos de la Unión Europea como de otros mercados del hemisferio Sur como Sudamérica o África, de esta manera debemos emprender cualquiera de las acciones de presente y futuro que sirvan de acicate y beneficio, de empujón definitivo.

A continuación, información para suscriptores.

El reto: gestionar el mercado para dar salida ordenada a la elevada producción

 Publicado el por Joaquín Vizcaíno (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

Este año la climatología ha acompañado al viñedo y salvo algunas adversidades climatológicas puntuales, como las heladas tardías y las tormentas esporádicas de pedrisco en algunas zonas concretas, en la mayor parte de la superficie de viñedo el cultivo se ha visto favorecido por una situación meteorológica benigna con abundantes lluvias en primavera y por un verano seco y sin que hayan proliferado olas de calor extremo. Esto ha provocado que el ciclo vegetativo del viñedo se haya retrasado respecto al adelanto lo que venía ya siendo habitual en las últimas campañas debido al incremento de las temperaturas medias.

También es cierto que el año no ha estado exento de problemas productivos como la mayor proliferación de enfermedades criptogámicas en determinados momentos y los viticultores han tenido que actuar a tiempo para poder controlarlas.

A continuación, información para suscriptores.

Vendimia 2018: retraso en el comienzo y precios bajos

 Publicado el por Fernando Villena (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

La vendimia este año se ha caracterizado por un retraso generalizado en la mayoría de las zonas vitícolas, entre tres y cuatro semanas en comparación con el año pasado. En líneas generales, las previsiones de cosecha son superiores a las de la campaña pasada en la que la producción fue escasa por la gran sequía que sufrió el campo español cosechándose tan solo 35,47 millones de hectolitros. Esta campaña las condiciones climáticas han cambiado, con un otoño que dio los últimos coletazos de la sequía en la península Ibérica, seguido de un invierno y, principalmente, una primavera muy lluviosa influyendo en la recuperación del viñedo. En mayo, se produjeron heladas que afectaron a la brotación del viñedo en algunas zonas y también se originaron daños por tormentas de granizo durante la primavera y el verano. Ante esta circunstancia la recuperación del viñedo ha sido muy buena con una cosecha buena en calidad y en cantidad, que podría ser igual o ligeramente superior a una cosecha media de los últimos diez años.

 A continuación, información para suscriptores.