Topic:

Análisis de la estructura de la añada 2017 en Burdeos

 Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

La añada 2017 estuvo condicionada por las heladas de primavera y las lluvias de septiembre. FOTO: CIVB. (photo: )

La añada 2017 estuvo condicionada por las heladas de primavera y las lluvias de septiembre. FOTO: CIVB.

Antes de comenzar, algunos comentarios de grandes elaboradores sobre la añada 2017: “Una añada de alta costura”, Château La Conseillante; “Añada de vignerons y delicada”, Universidad de Enología; “Un año de contrastes y excesos”, Sindicato Vitícola de Margaux; “No hay modernidad sin tradición”, André Putman; “Está claro que el Merlot sufrió”, Château Margaux.

Lo menciono cada año, aun con el riesgo de resultar aburrido, pero considero que es esencial destacarlo. Hoy en día es imposible elaborar un gran vino, en contraposición a hacer simplemente vino, sin fondos económicos considerables. Cada viña debe ser atendida individualmente a lo largo de todo el año, casi como criar a un hijo. Esto cuesta mucho dinero, como cuestan todas las operaciones que deben llevarse a cabo cada año (vendimia en verde, deshojado, gestión de la superficie foliar, desnietado…). Muchas de estas prácticas están más allá de los medios de los productores que venden sus vinos a precios poco rentables. La competitividad actual es feroz, y lo será cada vez más, desde muchos países que están elaborando cada vez vinos mejores y más atractivos, con técnicas de marketing excelentes. Veremos a continuación que 2017 puede que no sea un “gran” año en Burdeos, pero hay muchos vinos excelentes que deben llegar al mercado.

Otro asunto. Si cuentas con los fondos antes mencionados y te permiten seleccionar solo las mejores uvas para tu primer vino y destinar el resto a la segunda o tercera marca (si las tienes), entonces, por supuesto, que puedes sobresalir por encima de aquellos que no pueden permitirse ese lujo. Cada vez más esto es lo que sucede y la mayoría de los Premier Cru no destinan más del 30% de su producción total a su primer vino. Los resultados son magníficos, pero también los costes.

A continuación, información para suscriptores.

100 Figuras históricas del vino español

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Los personajes que influyeron en la configuración de la industria vinícola española son los protagonistas del tercer monográfico editado por PlanetAVino. Un homenaje a figuras, algunas desconocidas, que tuvieron trascendencia en el desarrollo del vino español tal como lo conocemos hoy. Enólogos, químicos, agrónomos, bodegueros, comerciantes, políticos, periodistas y hasta clérigos y militares, y algunos casos en los que confluyeron más de una de esas artes, configuran un plantel insospechado de sabios que, en diferentes épocas, aportaron su conocimiento o su intuición a la industria vinícola. Gentes del vino o de otros entornos que, afrontando las dificultades que siempre hubo para ello en España, se dedicaron a la investigación en distintas facetas del cultivo de la vid y de la elaboración de vino. 100 figuras históricas del vino español será enviado de forma gratuita a los suscriptores de PlanetAVino y estará a la venta directamente desde la editorial (planetavino@proensa.com y en el teléfono 686 620 750), a través de la web www.proensa.com y en una selección de puntos de venta de toda España.

Autores: Pilar Calleja, Alba Escudero, Mariajesús Hernández, Enrique Calduch y Andrés Proensa.

Editorial: Vadevino

Precio: 15,00 euros

Pedidos a la editorial.

Campo de Borja conquista al público en la 14ª edición de La Muestra de Garnachas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: @almozara)

El Campo de Borja ha mostrado todo su potencial, ratificando su título de ‘Imperio de la Garnacha’, en una nueva edición de la Muestra de Garnachas que ha atraído, hasta el Museo de Zaragoza, a un numeroso público. La decimocuarta edición y tercera que se celebra en “este magnífico escenario”, como ha calificado Eduardo Ibáñez, presidente de la D.O. Campo de Borja, al Museo de Zaragoza, se ha caracterizado por el buen ambiente, la calidad de sus vinos y la profesionalidad de muchos de los asistentes.

Alto Moncayo, Aragonesas, Bordejé, Borsao, Pagos del Moncayo, Palmeri Sicilia, Román, Ruberte y Crianzas y Viñedos Santo Cristo son las bodegas del Campo de Borja que han participado en la muestra, tanto desde sus stands, ubicados en el patio central del museo, como en las catas que han ido organizando a lo largo de toda la jornada. En esta edición, la D.O. Terra Alta ha participado como invitada especial.

En la presentación, Ibáñez, presidente de la D.O. Campo de Borja, se ha felicitado por la consolidación del museo como sede de la muestra, que refuerza la “consideración de nuestros vinos como obras de arte”. Pero, además de arte, ha continuado el presidente, detrás de estos vinos “hay también mucha ciencia, innovación y pasión”, y un arduo trabajo que, en el pasado concurso Garnachas del Mundo, que tuvo lugar en la Terra Alta, se vio recompensado con 12 medallas de oro y 8 de plata.

A la presentación han asistido, además de Jordi Rius, secretario de la D.O. Terra Alta, doce sumilleres y los presidentes de las asociaciones de Madrid y Aragón, “cuna de grandes sumilleres”, como ha destacado Ibáñez. Además de las actividades enmarcadas en la muestra, el presidente de la denominación ha querido destacar otro importante proyecto al que está estrechamente ligado el Campo de Borja: el Congreso del Terroir, que se celebra en Zaragoza del 18 al 22 de junio y “que congregará a los investigadores más prestigiosos del mundo”.

Nacho Escuín, representando a la sede que acoge la muestra, ha manifestado su satisfacción por la fructífera relación que se ha establecido entre ambas instituciones, destacando la aportación que este año ha hecho la D.O. Campo de Borja, a cambio de la cesión del espacio, que ha sido la ayuda a la restauración de una tabla gótica de Blesa, que todos los asistentes han podido admirar.

 

El consejero de Agricultura, Joaquín Olona, ha cerrado el acto felicitando a la denominación por vincular, “con un acto tan visible”, el vino con el arte y la cultura. “Desde el departamento ­–ha dicho el consejero– animamos siempre a los agricultores a la producción de alimentos de calidad diferenciada y entre estos, el vino es el mejor ejemplo”. Olona ha ilustrado con cifras esta afirmación: “toda la producción de alimentos de calidad diferenciada supone 220 millones de euros, de los cuales, 180 corresponden al vino, es decir, un 80%”. El consejero también ha destacado al sector vitivinícola “por su labor comercial y de comunicación y por haber constituido un sistema productivo en el que los agricultores también son beneficiados”.

La climatología ha acompañado durante toda la jornada, lo que ha animado al público a visitar el patio del museo y probar los vinos galardonados de las 9 bodegas participantes, maridados con jamón de Teruel y quesos El Acebo del Moncayo. Las 9 catas, en el salón de actos del museo, que se ha transformado en un local animado por la música y la iluminación, también han congregado a numerosos profesionales y aficionados que han podido vivir la experiencia de unas catas diferentes y desenfadadas.

Los expertos analizan todos los factores de la añada 2017 en Ribera del Duero

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Ángel Anocíbar, Tomás Postigo, Antonio Palacios, Jesús Yuste y la empresa Smart Rural analizaron la añada 2017 en Ribera del Duero y reflexionaron sobre las mejores técnicas para obtener uvas de calidad en añadas difíciles, en la jornada técnica celebrada recientemente en Bodegas Valtravieso .

El evento contó con la colaboración de la Asociación de Enólogos de Castilla y León, representada por su vicepresidente, Antonio Moral, enólogo de Bodegas AALTO, que realizó una introducción sobre las actividades de la Asociación presentes y futuras y habló sobre la necesidad de colaborar entre todos para conseguir tener más y mejor presencia en diferentes instituciones.

La primera ponencia estuvo a cargo de Jesús Yuste, doctor ingeniero agrónomo e investigador de ITACYL (Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León). Yuste comenzó destacando el binomio vino-lugar de origen, en el que se deben potenciar los valores de ambos, para posteriormente ligarlo al terroir individual. En una clase magistral, comentó lo efectos de la variabilidad del clima, cómo manejar el riego, destacó conceptos como la acidez y frescura, entre otros temas de alto interés.

Posteriormente, Antonio Palacios, doctor en Biología y gerente de Laboratorios Excell Ibérica, comentó cómo el factor añada puede influir en el carácter vegetal y mineral del vino, y elaboró un preciso discurso sobre componentes químicos a potenciar para obtener una mayor mineralidad en los vinos a nivel sobre todo enológico, y qué corregir y cómo para mejorar la cosecha si se quieren obtener resultados de calidad.

Tras un breve descanso, la presentación continuó con Tomás Postigo, licenciado en Ciencias Químicas y en Enología, fundador de Pago de Carraovejas y gerente de la bodega que lleva su nombre desde 2008. Postigo realizó un detallado análisis de cada vendimia desde 1982, año de fundación del Consejo Regulador de Ribera del Duero, hasta la añada 1996. Entre muchas de sus disertaciones, citó por ejemplo que la añada 1985 ha sido hasta la fecha la mejor en la historia reciente de Ribera del Duero.

La empresa Smart Rural, que nació en 2015 con la misión de impulsar el uso de las tecnologías de la información en las empresas agropecuarias españolas, mostró las características de la evolución de la añada 2017 a nivel de viticultura en la Ribera del Duero y presentó su plataforma SRGIS, que analiza en tiempo real y en base a una tecnología de capas multitud de datos que luego cruza, con los que sacar conclusiones que van desde la viticultura hasta el marketing.

Por último, Ángel Anocíbar, doctor en Enología por la Universidad de Burdeos y enólogo de Abadía Retuerta Le Domaine desde 1996, cerró las ponencias con una clase magistral en la que analizó la añada 2017 desde un punto de vista agroclimático con datos precisos. Anocíbar captó la atención de los asistentes y disertó sobre temas como la integral térmica, abordada también por otros ponentes, la importancia del riego y el agua acumulada, y, sobre todo, la medición de datos para poder analizar y sacar conclusiones, otro concepto sobre el que incidieron distintos conferenciantes.

La jornada concluyó con unas palabras de Pablo González, Consejero Delegado de Valtravieso, agradeciendo a los asistentes su participación, y comentando el interés de la bodega en seguir transmitiendo y compartiendo conocimiento a través de actividades formativas como la realizada, lo que contó con la aprobación del público.

Los expertos analizan todos los factores de la añada 2017 en Ribera del Duero

Fransola, el inesperado Sauvignon Blanc del Penedès

 Publicado el por Frédéric Galtier - Comité de Redacción Concours Mondial du Sauvignon (colaborador)

La calidad está en la viña, aquí la finca de “Darrera el Turó”. (photo: )

La calidad está en la viña, aquí la finca de “Darrera el Turó”.

La Sauvignon mediterránea a menudo ha concentrado muchas críticas por partes de los especialistas. Se estima que el clima y la latitud no se adaptan a las necesidades de una variedad cuya finura se considera que solo se expresa bajo cielos más septentrionales. La cata a ciegas y el Concours Mondial du Sauvignon han demostrado lo contrario, indicando que la Sauvignon del sur también tiene su encanto. Después de la Rueda castellana y su ejemplar relación con la Sauvignon, el Penedès, la región vitivinícola que bordea los límites de Barcelona, también tiene una historia singular con esta variedad de uva.

La D.O. Penedès abarca una vasta zona que se extiende desde Igualada, en el norte, hasta el Mediterráneo, al sur, situando Barcelona en el este, y la cadena montañosa del Gaià en el oeste. La viticultura ha seguido los caprichos de la moda en manos de grandes grupos industriales (a menudo productores de cava) que introdujeron variedades de uva “mejorantes” para satisfacer la volátil demanda internacional. Aunque la tendencia actual es la recuperación de las variedades de uva olvidadas y autóctonas (Torres es uno de los precursores de esta tendencia), lo cierto es que las variedades de uva internacionales forman parte de la composición genética de la región y de su terruño como consecuencia de factores socioeconómicos e históricos.

Fransola es un vino elaborado actualmente a partir de Sauvignon y una marca emblemática de la familia Torres surgida en 1972. Sus viñedos están situados en las tierras altas occidentales de la comarca del Penedès, donde conviven Sauvignon, Pinot Noir, Chardonnay y Riesling. La propiedad abarca unas 192,1 ha con una superficie total de 153,2 ha. La Sauvignon representa el 14% del total (21,42 hectáreas) y las parcelas más cualitativas son: La Creu (5,14 hectáreas plantadas en 2014) y Darrera el Turó (3,54 hectáreas plantadas en 1985).

Joaquim Massana, enólogo; y Arnau Travé, responsable de la finca Fransola.

Joaquim Massana, enólogo; y Arnau Travé, responsable de la finca Fransola.

Los desafíos de la Sauvignon en el Mediterráneo

Joaquim Massana es el enólogo encargado de la elaboración de vinos blancos de familia Torres y lleva 20 años trabajando en su departamento técnico. Trabaja junto a Arnau Travé, responsable de la finca Fransola. Él relata: “La calidad y el carácter de la Sauvignon dependen, principalmente de las vides y de los viñedos (microclimas, vientos, orientaciones, etc.). En las tierras altas del Penedès, Torres se centra en variedades blancas septentrionales como la Riesling, la Chardonnay y la Sauvignon Blanc. También hay Pinot Noir y una variedad de uva blanca recuperada, la Forcada”.

Algunas parcelas de la propiedad tuvieron que estar renovadas debido a un grave problema con las enfermedades del tronco de la vid. Las heridas infligidas en los sarmientos por la poda provocan la acumulación de hongos y bacterias que acaban matando la planta. La Sauvignon es especialmente sensible a este problema que ilustra el desafío constante que la variedad de uva implica en esta región del Mediterráneo.

Para superar el problema, el equipo de viticultura de la familia Torres cambió sus técnicas de manejo del viñedo al podar reduciendo el corte en el sarmiento. Este tipo de poda reduce la herida y minimiza el riesgo de infección. En los últimos tres años, el fenómeno se ha ralentizado.

En Fransola, las viñas se encuentran a 500 metros sobre el nivel del mar, en una finca en la que las condiciones climáticas en primavera suelen ser bastante caprichosas. El riesgo de heladas es importante, como se puso de manifiesto el año pasado, entre el 24 y el 28 de abril, justo después de la brotación, en un momento crucial para el crecimiento de la vid. Parte de la cosecha fue recuperada, pero la muy vigorosa Sauvignon volvió a brotar parcialmente y la producción cayó.

Parcelas de Sauvignon Blanc de la finca Fransola.

Parcelas de Sauvignon Blanc de la finca Fransola.

“Recuerdo años de difíciles condiciones que finalmente fomentaron la calidad”, comenta Joaquim. “La selección involuntaria de las uvas funciona como una cosecha en verde, pero el 2017 fue extremo y las heladas afectaron a toda la propiedad. ¡Por primera vez, perdimos el 80% de la producción!”

Un terruño privilegiado que tiene sentido para el Sauvignon

El clima inconstante, incluyendo el viento, mucho viento y colinas con aspectos variados forman un complejo viñedo con una multitud de subzonas, abriendo el paso a la viticultura de precisión. “Para los blancos, por ejemplo, las viñas situadas en el borde del bosque son más cualitativas”, añade Joaquim. “Aquí, la exposición solar es distinta, las noches son más frescas y los suelos más arcillosos. Esto ofrece un terruño ideal para nuestra Sauvignon”. En esta parte del alto Penedès, los veranos son muy secos y el estrés hídrico se ve contrarrestado por el suelo arcillo-calcáreo que mantiene la humedad. Este suelo característico explica la buena adaptación de la variedad Sauvignon al terruño local. La variedad necesita mucha agua para nutrir su vigor y una extensa exposición foliar que garantiza una excelente maduración de los frutos.

Un suelo calcáreo pero mayoritariamente arcilloso.

Un suelo calcáreo pero mayoritariamente arcilloso.

“La principal inquietud es cuando llueve demasiado, y es algo bastante común, sobre todo en septiembre. El valle actúa como una esponja, está muy húmedo”, añade Joaquim. Es un problema real para los parásitos, las enfermedades y los hongos (aquí la botrytis se desarrolla de manera muy rápida). El cambio climático ha mejorado la situación, pero Joaquim recuerda los años terribles del 2000 al 2005: “Vinimos a visitar las viñas y todo estaba bien, y al día siguiente estaban infestadas del hongo. ¡Aquí la botrytis tiene alas!”

Una vez atacada la viña, no hay mucho que hacer: esperar, arriesgarse y vendimiar en el mejor momento, mientras se seleccionan las uvas para evitar la botrytis. “Recogemos todo a mano. Necesitamos 40 personas en el viñedo y es un personal cualificado que sabe lo que hace. La vendimia es lenta, y la planificación es muy importante para poder decidir el momento óptimo de maduración de cada parcela”, añade. “Esta es la principal causa de preocupación en septiembre: la Sauvignon es una cepa muy delicada, que produce una calidad extraordinaria, pero que requiere una atención constante”, dice.

Viñas bajo intenso escrutinio

La Sauvignon necesita encontrar su equilibrio. Las hojas próximas a la uva deben ser arrancadas (espampolades en catalán), para que la vid pueda respirar y esté bien aireada, evitando así el riesgo de podredumbre. Sin embargo, esta práctica conlleva otro riesgo, ya que a la Sauvignon Blanc no le gusta el sol, por lo que hay que encontrar un equilibrio entre ambos elementos y minimizar los peligros en ambos lados.

“Los tioles en particular son fotosensibles”, dice Joaquim, “y si buscas una gran expresión varietal, hay que proteger las uvas de los rayos del sol. Quitamos las hojas que miran hacia el norte y dejamos las que protegen los racimos en las horas más calurosas del día”.

Desde hace dos años, las vides se cultivan de forma ecológica utilizando únicamente cobre y azufre de forma preventiva. Fransola, que se comercializa principalmente en España, Bélgica, Suiza, Finlandia, Alemania y los Países Bajos, podría llevar el sello ecológico, pero Torres generalmente prefiere evitar la sobrecarga de labels y certificaciones, especialmente para vinos de alta gama.

El control de la madurez es fundamental para la Sauvignon: además de los análisis semanales clásicos, el equipo técnico utiliza otras tecnologías para controlar la maduración. Una de ella es fotografiar las uvas para controlar la tonalidad y la medida de la baya durante la maduración. “¡El Sauvignon debe ser verde, si es amarillo, es una mala señal!” Fotografiando las bayas se analiza también su tamaño y se correlaciona con la concentración de azúcar. “Este sistema nos permite controlar el progreso del azúcar y podemos seleccionar las fechas de vendimia con mayor precisión: cuando la planta deja de cargar las bayas en azúcar, es importante empezar a planificar la vendimia”, destaca.

“Sabemos que la Sauvignon puede desarrollar perfiles muy distintos: pueden tener altos niveles de pirazinas y ser de perfil más vegetal, o mostrar el estilo que buscamos, que es más de tiol, más equilibrado y que recuerda a los aromas del boj. También se hay Sauvignon más tropical, con recuerdos a melocotón y frutos de cáscara. Comprobando con precisión los niveles de azúcar, podemos guiar mejor la cepa para que produzca un perfil de vino u otro”, añade.

Concluye: “La Sauvignon en el Penedès tiene un potencial espectacular, aunque no podamos ofrecerle un hábitat ideal. La región es extensa y variada: a mayor altitud dentro de la zona de la denominación, la cultura de la Sauvignon Blanc tiene todo su sentido. Aquí podemos elaborar vinos con un perfil aromático muy frutal, a veces bastante maduro según el año, orientándose hacia las notas tropicales, pero nunca carentes de finura y elegancia. En general, la boca es llena y equilibrada, con una acidez pronunciada que le da un toque de frescura inesperado para estas latitudes”.

Cata vertical de Fransola (2014/2016/2017). Ejemplares resultados en años difíciles

Añadas 2014, 2016 y 2017 de Fransola.

Añadas 2014, 2016 y 2017 de Fransola.

Fransola es un vino 100% Sauvignon Blanc, vendimiado manualmente, y las vides se cultivan de forma ecológica, pero sin ser certificadas. Maceración de 4 a 5 horas a 8°C, posterior prensado y decantación estática, se seleccionan las levaduras y se divide la fermentación en dos partes iguales: acero inoxidable y barricas nuevas de 300 litros (de origen francés y americano). La crianza dura entre 7 y 8 meses. Los vinos son catados por la familia Torres antes de ser embotellados.

2014 es un año excelente. El vino ganó una medalla de oro en el Concours Mondial du Sauvignon y estuvo a punto de ganar el trofeo al mejor Sauvignon con crianza en barricas. La añada fue lluviosa y fresca, un poco más cálida durante el período de maduración, y en muchos sentidos ideal. El vino muestra abundante frescura y precisión. Es un excelente ejemplo de lo que se puede esperar de una Sauvignon de esta parte alta del Penedès. Presenta un nivel de alcohol del 13,5%, una acidez del 5,7 y un pH de 3,12. La vendimia se realizó el 5 de septiembre.

2016 es lo que se podría llamar un año “normal” en cuanto a la climatología. Ilustra lo que se puede esperar de este viñedo y de esta variedad de uva cuando el clima no facilita la gestión del viñedo. Un perfecto ejemplo del estilo Fransola que busca un equilibrio entre frescura y densidad. Se vendimió el 8 de septiembre y la vendimia se desarrolló con total normalidad.

2017 fue un año muy duro: largas sequías y heladas tardías. Un año difícil para Joaquim y su equipo. Es quizás por esta razón que defiende con razón este vino superviviente que expresa perfectamente el potencial de esta variedad de uva en este terruño en un año de muchos peligros. El estilo se percibe bien y se mantiene en la línea Torres, un vino que gana en potencia y carácter sureño, pero sin perder ni su “alma Sauvignon” ni su elegancia.

Frédéric Galtier, periodista y jurado en concurso de cata de vinos, es miembro del comité de redacción del Concours Mondial du Sauvignon.  Este comité, compuesto por profesionales del vino y conocedores de la variedad alimenta un fondo documental en el cual los profesionales y consumidores pueden informarse sobre la variedad. Es un punto de encuentro dedicado exclusivamente a la Sauvignon que tiene la vocación de transformarse en un “wiki” de la variedad: http://cmsauvignon.com/es/sauvignon-commitee/