Topic:

Siete bodegas de la Ruta do Viño Rías Baixas logran la ‘Q de Calidad’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El Instituto de Calidad Turística Española (ICTE) ha hecho público que siete de las once “Q de Calidad” otorgadas por vez primera en la categoría de turismo industrial corresponden a asociados de la Ruta do Viño Rías Baixas. Se trata de la primera ocasión en la que este tipo de establecimientos consiguen esta certificación, en virtud del convenio firmado el pasado mes de abril con Turgalicia.
La satisfacción de los responsables de la Ruta do Viño Rías Baixas es mayor si tenemos en cuenta que en total se han otorgado 11 certificaciones en esta nueva categoría en todo el territorio nacional.
Las bodegas de la Ruta do Viño Rías Baixas que han obtenido este reconomiento son: Bodegas Terras Gauda (O Rosal), Bodegas Marqués de Vizhoja (Arbo), Bodegas Coto Redondo-Señorío de Rubiós (As Neves), Adega Eidos (Sanxenxo), Bodegas Martín Códax (Cambados), Bodegas Don Olegario (Cambados) y Bodegas Zárate (Ribadumia). Junto a ellas se certificaron otras cuatro bodegas a nivel nacional.
La consecución de la Q de Calidad supone no solo la certificación de la idoneidad de las instalaciones, sino también la calidad de los servicios turísticos prestados por estos establecimientos enoturísticos ya que el ICTE ha valorado las características de las instalaciones propias de estos espacios, incluyendo su gestión interna, los servicios prestados y sus objetivos de calidad, con el fin de mostrar sus procesos y su saber hacer, generando experiencias basadas en la actividad industrial, científica y técnica del presente y del pasado.
Reconomiento del trabajo bien hecho
Este nuevo reconomiento vienen también a respaldar, una vez más, el excelente trabajo llevado adelante por estos establecimientos que en abril de este año se adherían a la experiencia piloto para convertirse en las primeras bodegas que obtendrían este certificado, en virtud de la nueva Norma UNE 302001:2012 Turismo Industrial.
La certificación de estas bodegas surgió el pasado mes de abril, cuando la Ruta do Viño Rías Baixas firmaba un convenio con Turgalicia para promover la certificación de “Q de Calidad” entre las bodegas visitables de las DD.OO. gallegas, en lo que supuso un paso muy importante en la apuesta de las denominaciones de origen por el enoturismo de calidad. Era una propuesta pionera a nivel nacional, puesto que por primera vez el Instituto de Calidad Turistica Española (ICTE) permitía la adhesión de bodegas.
Además de estas bodegas, otros establecimientos de la Ruta ya cuenta con este distintivo, concretamente, diez asociados: los alojamientos Augusta Spa Resort (los dos establecimientos, Sanxenxo), Hotel Carlos I Silgar (Sanxenxo), Talaso Hotel Louxo La Toja (O Grove), Parador de Cambados (Cambados) y el Hotel Nanín Playa. En Turismo Rural: Aldea Bordóns (Sanxenxo), Casa Suárez (Vedra) y Torre de Río (caldas de Reis), además de la agencia Tee Travel (Vilagarcía).
 

Los vinos de la D.O. Ribeiro logran 37 medallas en la ‘Guía de vinos, bodegas y aguardientes de Galicia’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La ‘Guía de vinos, bodegas y aguardientes de Galicia 2013’, obra de Luis Paadín incluye en sus páginas un total de 475 productores y más de 1.500 marcas referenciadas de Galicia. Un total de 272 vinos obtuvieron medalla, lo que supone haber obtenido una puntuación superior a 80 puntos sobre 100.
Como resultado de todo este proceso la D.O. Ribeiro se posiciona en el punto más alto del palmarés con un total de 14 vinos con medalla de gran oro (100-92 puntos), 13 de oro (91-85 puntos), y 10 de plata (84-80 puntos); siendo además la D.O. que obtuvo las mejores puntuaciones absolutas.
En este sentido, el autor de la guía señaló que “lo que está ocurriendo en el Ribeiro no tiene precedentes, somos testigos de un momento histórico”, cuando se refería a las elevadas cotas de calidad reflejadas por los vinos del Ribeiro, y a cómo en un periodo corto de tiempo se está produciendo un importante salto de calidad.
Otro hecho destacado por el autor fue que en este salto hacia la calidad no participan exclusivamente los pequeños productores, también aparecen en las primeras filas las grandes bodegas, algo que queda reflejado en las medallas de gran oro concedidas por la guía a las mismas.
También destacó las excelentes puntuaciones obtenidas por los vinos tintos del Ribeiro, las mayores en valor absoluto de las cinco denominaciones gallegas.

La aplicación para móviles de la Ruta do Viño Rías Baixas supera el millar de descargas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La aplicación móvil de la Ruta do Viño Rías Baixas ha alcanzado más de un millar de descargas. Lo que significa que al menos mil teléfonos móviles disponen de toda la información sobre las bodegas, restaurantes, alojamientos y demás establecimientos adheridos a la Ruta do Viño, con imágenes, datos de contacto y los itinerarios más cómodos para llegar a cada punto.
Desde su lanzamiento en mayo de 2012 ha sido grande el interés suscitado por esta aplicación móvil, en la que los usuarios no solo pueden consultar las propuestas de la Ruta, sino que disponen de información detallada sobre los recursos turísticos de cada zona, así como información actualizada sobre las actividades y eventos que tiene lugar en el territorio.
Aunque la aplicación móvil es fácil e intuitiva, la Ruta do Viño Rías Baixas ha creado una breve guía práctica en la que se explica su uso, pensando especialmente en aquellas personas que están menos familiarizadas con este tipo de tecnologías.
La Ruta do Viño está presente en las redes sociales más populares y también ha integrado los códigos QR en el material promocional así como en los principales puntos de información turística con el fin de facilitar su descarga entre los visitantes de la zona.
La aplicación móvil de la Ruta do Viño Rías Baixas está disponible para Android y iPhone, y puede descargarse gratuitamente en www.rutadelvinoriasbaixas.com/apps.html o en Google Play y Apple Store, y cuenta con versión en inglés y español.
 

El C.R.D.O. Jumilla entrega 7.400 euros a Cáritas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El C.R.D.O. Jumilla dentro de la acción “Jumilla, vinos solidarios” destinará este año la cantidad de 7.400 euros a contribuir con Cáritas. Una cantidad que se repartirá a partes iguales entre las delegaciones de Cáritas Jumilla y Cáritas Albacete (esta última destinará estos fondos a prestar su ayuda en los pueblos manchegos que forman parte de esta D.O.).
Esta acción se desarrolla desde el 2010. “Cuando el pleno de este organismo aprobó esta acción solidaria se pensaba en ayudar al desarrollo de países terceros pero por desgracia ahora la situación de nuestro propio entorno es la que es y pensamos que lo más conveniente es ayudar a los más cercanos”, explicó Fernando González, secretario del C.R.D.O. Jumilla.
“Jumilla, vinos solidarios” consiste en destinar de forma anual 40 céntimos por cada millar de contraetiquetas que el Consejo expide a las bodegas con el marchamo de calidad DOP Jumilla, al proyecto solidario que se estime oportuno.
En esta ocasión los 7.400 euros de “Jumilla, vinos solidarios”, corresponden a los 18,5 millones de botellas que se comercializaron en 2011 y supone un 1% del presupuesto total de este C.R.D.O. para este 2012 que ya se agota.

Tercer China Wine Challenge, Shanghái 2012

 Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

La tercera edición del China Wine Challenge se desarrolló en Shanghái, en el hotel Hilton, el pasado mes de julio de 2012. Se trata de un concurso internacional muy personal, como ningún otro en el mundo, excepto el que se desarrolla en Japón, también organizado por Ron Brown. Éramos solo seis jueces internacionales, llegados de Inglaterra, Alemania y Australia; y muchos, muchos jueces chinos. Es el principal punto fuerte del concurso, el único de cierta importancia en China.

El hecho de que la mayoría de los jueces fueran importadores, distribuidores, detallistas y sumilleres chinos, así como unos poco expertos privados y propietarios de clubes de vinos, le confirió una gran importancia a cualquier medalla ganada, que influirá enormemente en las consiguientes ventas en el inmenso mercado chino.
Como jurados internacionales, nuestra tarea consistió en servir de guía a nuestros colegas, pero pronto nos dimos cuenta de que esa orientación rara vez fue necesaria y de que eran expertos catadores por derecho propio. Exhibieron un considerable conocimiento y maestría de nuestro esotérico lenguaje del vino, sus términos y sus expresiones. Algunas mesas cataron en francés y otras en inglés, pero su habilidad y maestría fue la misma. Tenían una habilidad para expresarse que a menudo superaba la mía propia. Además, contaban con paladares finamente afinados, capaces de distinguir los más sutiles matices del flavour y del bouquet. Fue un placer catar vinos con ellos.
En muchas catas se prohíbe cualquier conversación antes de entregar las puntuaciones, pero aquí discutimos, debatimos y, si fue necesario, se trató de persuadir a los demás para aumentar o rebajar puntuaciones. Funcionó de maravilla y en mi mesa rara vez tuvimos algún desacuerdo serio.
En este sentido el China Wine Challenge es totalmente individual. La parte del león de la importación premium, de la comercialización y de la distribución de vinos en China está controlada por unas 10 compañías, todas foráneas, y una china muy buena, Mercuris. En los concursos internacionales de todo el mundo, los productores de grandes vinos rara vez remiten muestras. Su reputación está asentada en todo el mundo y enviar una muestra y arriesgarse a no ganar un oro, o por lo menos una medalla de plata, puede empañar esa reputación.
En este caso, no son los viticultores y los productores quienes remiten las muestras, sino los importadores y ellos no solo importan vinos de los mejores productores del mundo, sino que además quieren darle la máxima publicidad posible.
Una medalla de oro en el China Wine Challenge consigue precisamente eso. Por tanto, para el inmenso deleite de los catadores, degustamos un gran vino después de otro. Aquí os dejo un breve ejemplo de algunos vinos que tuvimos la fortuna de catar: Gaja Sperss 2006, Allegrini Amarone 2007, Clos Vougeot Grand Cru 2007, Louis Jadot Corton Charlemagne 2007, Rioja Barón de Chirel 2005, Warwick Estate Three Cape Ladies 2009, Clos de los Siete 2008, Dr. Loosen Wehlener Sonnenuhr Riesling Kabinett, Frescobaldi Mormoreto 2008, y podría seguir durante años. Estas referencias dejaron en evidencia la ausencia de Classed Growth de Burdeos.
Las catas son catas en cualquier lugar, pero China es el gran mercado emergente, el interés es colosal, el conocimiento sobre el vino está creciendo y es en ocasiones sorprendentemente profundo. Con todo esto tenido en cuenta Ron Brown (ofrezco más información sobre él a continuación) propone una filosofía y objetivos profundos y serios.
El objetivo general es aumentar la educación y el conocimiento sobre el vino tanto del comercio, como del consumidor en China, el mercado con el crecimiento más importante del mundo. Para cumplir esta meta, el panel de cata del Challenge proporciona a cada vino su puntuación y el premio que le corresponda. Los galardones por su parte permitirán al consumidor elegir los vinos en el mercado con confianza, sabiendo que han sido seleccionados como adecuados para el mercado chino por un panel de jueces profesional y experto. Además, también ayuda al comercio a promocionar sus vinos en China. Y encima, el concurso es un foro excelente para los vinos producidos en China (participaron seis en esta edición).
Finalmente, y muy importante, al permitir que los jueces internacionales y los chinos juzguen y trabajen conjuntamente, compartan experiencias/opiniones e interactúen, el China Wine Challenge es la oportunidad perfecta para que los jurados aprendan más sobre el mercado chino y los vinos que están actualmente disponibles. El eje educacional se complementa con la relación del Challenge con el Instituto de Másters of Wine y la WSET.
Tuvimos un largo encuentro con los medios de comunicación, que fue magníficamente cubierto por más de 20 representantes de la prensa, radio y televisión. En él se explicó con detalle la filosofía anterior y puse mi granito de arena sobre el vino y sus propiedades saludables y sobre la importancia del control del fraude.
Debemos ahora hablar un poco sobre Ron Brown, el fundador, organizador y promotor de este concurso. Ron vive parcialmente en Australia, donde es propietario del viñedo Maverick, y parcialmente en el lejano oriente. Es un emprendedor en el sentido amplio del término. Su palabra es la ley pero el encanto es su segundo nombre. También organiza un Japan Wine Challenge cada año que ya cuenta con 15 ediciones.
Tiene más de 30 años de experiencia en los mercados y la filosofía del lejano oriente, tras haber trabajado en sus orígenes para el famoso Jardine Matheson. Abarca muchas iniciativas, pero hay una que es tan filantrópica que no puedo dejar de mencionarla.
Se trata de la compañía Wine2Water. Construye pozos en lugares lejanos, pobres, áridos y secos, tanto en China como en Camboya. Estos 187 estarán en la provincia de Sichuan en China, que tiene bastante lluvia pero donde desafortunadamente el suministro de agua está contaminado puesto que la lluvia arrastra productos químicos agrícolas a los pozos poco profundos. Con esta meta, durante la cena de gala, él organizó una subasta (que incluía una colección vertical de hasta 41 añadas de un Premier Grand Cru Classe), que alcanzó un millón de yuanes y con los que planea construir hasta 187 pozos. Se nos comentó durante la cena y la subasta que hasta 30 de los 270 multimillonarios chinos estaban presentes y viendo las sumas alcanzados parece más que razonable.
En otra de las noches tuvimos una gran cena con los importadores. Los seis jurados internacionales cambiamos de mesa con cada plato con el fin de conocer a la mayor gente posible. Tuvo lugar en el restaurante italiano del Hilton y la comida fue excelente.
Una idea muy inteligente consistió en que cada persona tenía un bloc con cuatro páginas y con los números del 1 al 4 impresos en cada una. Había cuatro platos y se sirvieron cuatro vinos con cada uno. Nosotros teníamos que marcar el número del vino que pensamos que mejor maridó con el plato con el que fue servido. No el mejor vino, sino el mejor maridaje. Entonces nosotros entregamos los blocs y se sumaron los totales para determinar el ganador. Hubo una gran competición amistosa entre los importadores que habían aportado los vinos. Fue muy divertido, la competición fue fiera pero amigable y, como en todos los acontecimientos organizados por Ron, tuvo un importante motivo educativo detrás de todo ello.
Ahora debemos hablar un poco sobre la cata, la razón de ser de nuestra visita a China. Tuvimos más de 400 referencias para catar, proporcionadas por las compañías importadoras más importantes de China. Entre ellas hubo seis vinos chinos, incluyendo los conocidos Grace Vineyard y Silver Heights. Estos vinos chinos tuvieron una categoría aparte este año y por tanto hubo trofeos para el mejor tinto y el mejor blanco. Cuando finalizamos nuestra cata descubrimos que habíamos concedido 18 medallas de oro, 80 medallas de plata, así como 156 de bronce. Además de 73 menciones y 11 trofeos. Para impartir más conocimiento tuvimos a un importador adjunto a nuestros paneles de cata como juez asociado. Juzgó exactamente como nosotros, pero sus puntuaciones no fueron tenidas en cuenta.
El Hilton proporcionó una sala fresca, espaciosa y bien iluminada. El servicio de los vino estuvo a cargo de sumilleres altamente profesionales y todas las copas fueron de Riedel. Mantelería blanca, agua mineral, escupideras, galletitas y servilletas estuvieron en su sitio. En cuanto a las fichas de cata, fueron algo complicadas para los jueces internacionales. Todos los jueces tenían que escribir sus notas de cata, dar sus puntuaciones sobre 20 y premiar o no a los vinos con los oros, platas, bronces y menciones (14,5-15,4 mención, 15,5-16,9 bronce, 17-18,4 plata y 18,4 o más oro). Pero además, tuvimos que rellenar un formulario resumiendo las notas de cata de todo el panel para cada vino.
Catamos todos los vinos en los primeros dos días y en el tercero catamos los vinos que habían alcanzado medallas de oro para conceder así un único trofeo en cada categoría. Los resultados se anunciaron durante la cena de gala y se encuentran en el China Wine Challenge eBook, en la web del China Wine Challenge y se publicaron en una revista especial en septiembre de 2012 con el famoso informe Hurun.
He participado hasta ahora en concursos internacionales de vino en 25 países durante casi tres décadas. No conozco otro concurso que tenga una filosofía tan sería detrás y que sea tan edificante como este, así como útil. Los importantes objetivos y metas explicados líneas arriba ayudarán a los chinos a entender mejor y mejor los vinos y por tanto a tomarlos más y más con un conocimiento y valoración cada vez más profundos. ¿Puede haber algo más provechoso que esto? El China Wine Challenge debe continuar.