Topic:

Cepas Viejas de Dominio de Tares, tres lustros como referente

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Cepas Viejas, de Dominio de Tares, supuso todo un revulsivo para El Bierzo ya con su primera añada (2000) y representó la vanguardia y modernidad en una zona que, por aquel entonces, comenzaba a despuntar. En el transcurso de 15 años, los vinos de la región se han situado en lo más alto del pódium de las listas de los mejores vinos y Cepas Viejas ha formado parte de ese selecto grupo que ha hecho posible la consolidación de la D.O.P. Bierzo. Dominio de Tares apostó desde el inicio por El Bierzo y sus parajes para llevar la variedad Mencía a su máxima expresión en vinos finos. Ahora llega al mercado Cepas Viejas 2015 un vino tinto brillante de color rojo rubí, nariz intensa y compleja con aromas de frutos rojos y negros confitados, en boca es equilibrado y persistente. Rafael Somonte, enólogo de Dominio de Tares, define esta nueva añada 2015 como “posiblemente la más precisa y refinada de los últimos años”.

Finca Constancia experimenta con vinos de Malbec, Zinfandel, Barbera, Montepulciano y Touriga Nacional en Otero (Toledo)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La microbodega experimental de Finca Constancia (Otero, Toledo) nace con el objetivo de analizar la adaptación de algunas de las variedades tintas autóctonas y foráneas plantadas en el “Jardín experimental”. Las primeras uvas que serán objeto de estudio en esta bodega, compuesta por 12 depósitos de fermentación troncocónicos y dotada con tecnología de vanguardia, serán las de Malbec, Zinfandel, Barbera, Montepulciano, Touriga Nacional y Garnacha Tintorera.

A través de esta iniciativa, enmarcada en el programa FEDER Interconecta, se obtendrán datos sobre estas variedades, poco comunes en el panorama vitivinícola español, tales como su evolución, equilibrio o características organolépticas. Además, estos resultados ayudarán a completar y enriquecer los estudios que Finca Constancia ha desarrollado desde que plantara, en el año 2001, el “Jardín Experimental”. 

Este "Jardín", diseñado en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad de Castilla-La Mancha, posibilitó la plantación de variedades de vid autóctonas y foráneas para investigar su comportamiento en el terreno donde su ubica Finca Constancia, muy rico en parámetros y con mucha variabilidad. Con el fin de realizar un exhaustivo análisis, el jardín se dividió en dos partes diferenciadas. Una, en la que se encuentra una amplia colección de variedades procedentes de todo el mundo donde se estudia su adaptación a la climatología de la zona, y otra, que cuenta con los sistemas de conducción más representativos del mundo, con el Bordelés, Smart Dyson, Schott Henry, Lira y Cortina, entre otros.

Bodegas Murviedro ahonda sus raíces en la Villa de Requena en su 90 aniversario

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Bodegas Murviedro, fundada en 1927 como filial española del grupo Schenk, inauguró el pasado 3 de octubre su Cueva Museo en el barrio de la Villa de Requena. Un espacio que será un espacio de divulgación para acercar la cultura del vino a todo tipo de público, acompañándoles a descubrir su historia y haciéndoles partícipes de los secretos que encierra el mundo enológico en la comarca Requena-Utiel.

Además, las nuevas instalaciones incluyen una sala de microvinificaciones, con la última tecnología, pero inspirada en la enología tradicional.

Y no es casual que se haya hecho coincidir este acontecimiento con la celebración del 90 Aniversario de la bodega, ya que como destacó el director general de Bodegas Murviedro, Marc Grin, “es en Requena donde se trasladó la bodega hace ya más de 20 años, desde su anterior ubicación en el Grao de Valencia, donde queremos estar y llevar a cabo nuestro proyecto de futuro”.

El evento ha recreado un recorrido por la historia de la bodega, que surge en 1927 cuando la familia Schenk decide dar un paso más en su expansión instalándose en España en busca de vino de calidad para el norte de Europa; recordando la etapa de los 80 en la que se produce el salto del vino a granel al embotellado, pasando por su traslado a Requena en 1997, lo que modificó la estrategia de la compañía y le condujo a un mayor crecimiento y consolidación de su marca. Un reconocimiento a la calidad de sus vinos que le ha valido la proyección internacional a lo largo de todos estos años.

Marc Grin señaló que en esta nueva etapa de Bodegas Murviedro, el viñedo va a adquirir un protagonismo especial, ya que a la inauguración de la nueva Cueva Museo hay que sumar la adquisición de la nueva Finca Casa Lo Alto, donde la bodega quiere llevar a cabo un proyecto de enoturismo que verá la luz en el verano de 2018 y apostar por la agricultura ecológica y las técnicas biodinámicas. Un paraíso de 150 hectáreas que se suman a los viejos viñedos de la partida El Ardal. En definitiva, “una apuesta por el terruño y la tipicidad que cierran el círculo y dan sentido al sueño de Arnold Schenk de crear un grupo empresarial que cubriese todas las fases del proceso vitivinícola, desde el viñedo al consumidor final”.

Según trasladó Grin, la política de la empresa consiste en “invertir fuerte y regularmente en todo lo que añade valor al producto final, particularmente la tierra y la selección de uvas y también en tecnología”.

El acto oficial, conducido por el periodista especializado Vicente Morcillo, se celebró en la iglesia desacralizada de San Nicolás de Requena, con la presencia de autoridades locales y autonómicas y numerosos representantes del sector. También se rindió un pequeño homenaje a Michel Grin, responsable de Murviedro hasta su retiro en 2010.

Dentro de los actos del 90 aniversario de Murviedro, se va a lanzar en breve al mercado un vino especial (solo 600 botellas), bajo el nombre 1927. Se trata de un monovarietal de Bobal que seleccionaron todos los enólogos del grupo Schenk como vino homenaje.

El vino procede de una selección de uvas de la parcela El Ardal, recientemente adquirida por la bodega, que estaba a punto de arrancarse y que Bodegas Murviedro adquirió con la finalidad de conservar un patrimonio único de la zona, las viñas viejas de Bobal. Este vino surge de la primera añada de esta parcela, la añada de 2016, cuyas viñas dieron 1,5 kilos por cepa. Unas cepas que por su edad, más de 70 años, ofrecen una regularidad tanto en sus frutos como en la cantidad.

Los vinos Al Vent, de Coviñas, acompaña el renacimiento de los Borgia de la mano del diseñador Miquel Suay

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El pasado viernes 29 de septiembre, en el Palacio Ducal de Gandía, el diseñador valenciano Miquel Suay presentó su nueva colección “Coratge” acompañada de los sabores, frescos y puramente mediterráneos, de la gama de vinos Al Vent, del Grupo Coviñas (D.O.P. Utiel-Requena).

En su nueva colección Suay trata de reivindicar el papel de la familia valenciana más universal, los Borgia, por encima de su leyenda negra; Lucrecia, Calixto, Alejandro y los suyos fueron los impulsores de las carreras de los mayores genios del Renacimiento como Miguel Ángel, Tiziano o Leonardo da Vinci.

Para su presentación se eligieron tres vinos jóvenes Al Vent: un blanco, un rosado y un tinto que el Grupo Coviñas elabora bajo el sello de calidad de la D.O.P. Utiel Requena.

Al Vent Blanco es un elegante monovarietal elaborado con Sauvignon Blanc, perfecto para disfrutar en el aperitivo o acompañar pescados blancos y mariscos.

Al Vent Rosado y Al Vent Tinto son dos sorprendentes y diferentes versiones de la autóctona Bobal, una uva tinta que desprende sabores en los que predominan las fresas y las frambuesas. Al Vent Rosado se recomienda para acompañar platos ligeros a base de pastas y arroces mientras que Al Vent Tinto marida muy bien con carnes como el pollo y el pavo.

La calidad de la gama de vinos Al Vent es reconocida no sólo en España, sino también internacionalmente donde, año tras año, se alzan con los más prestigiosos galardones, siendo prueba de ello las medallas de oro obtenidas por el Al Vent Blanco 2016 Asia Wein Trophy  a las que se suman los oros de Al Vent Tinto 2015 en el Berliner Wein Trophy y en el Asia Wein Trophy.

Bodegas Gerardo Méndez, ‘pulcra tipicidad’ de las Rías Baixas

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Bodegas Gerardo Méndez (Do Ferreiro) hunde sus raíces vitivinícolas en las Rías Baixas gallegas desde antes de 1850. Un patrimonio gestionado ya por tres generaciones, que actualmente tienen en el vitivinicultor Gerardo Méndez Lázaro a su representante. El pasado 2 de octubre, tuvimos la fortuna de participar en la reunión que esta bodega organizó con la prensa especializada y conocer su interpretación de la Albariño y una filosofía que se sostiene en la defensa de la “pulcra tipicidad” de la zona, gracias a una viticultura meticulosa, vinificación sin miedos a la maceración y expresión de los diferentes terruños en los que enraízan sus viñedos.

Arrancamos la cata con Rebisaca 2016, coupage de Albariño, Treixadura y Loureira, bien equilibrado en el que cada una de las variedades es capaz de expresarse para otorgar complejidad al conjunto. Destacan sus notas de fruta blanca de hueso con buena maduración, con apuntes florales y cierto carácter salino.

Catamos también Do Ferreiro 2016, tal vez la referencia más “clásica” de la bodega. 100% Albariño de parcelas de suelo mayormente arenoso sobre roca madre granítica. Con un color que todavía revela mucha juventud. Fresco en nariz, fruta blanca de óptima maduración, flores blancas y apuntes yodados. Boca fresca, con buena acidez salina. Equilibrado.

A continuación, llegó Adina 2015. Un Albariño 100% de cepas de más de 45 años con la inmensa personalidad que le confiere ser fruto una selección de fincas con suelos pobres de pizarra roja (algo poco usual en la subzona de O Salnés). Potente en nariz, con aromas de fruta bien madura y cítricos. Notas de pedernal y un marcado carácter mineral. Acidez vibrante y largo.

Por último probamos  el Cepas Vellas 2015 y 2011 (este último en formato mágnum). Albariño 100% de cepas centenarias. La añada 2015 se mostró muy elegante y con finura, desvelando un inmenso potencial de guarda que ya es más evidente en la 2011. Con un atractivo color dorado pálido, desplegó un abanico de aromas frutales, cítricos, florales, herbáceos y minerales. El tiempo le ha permitido ganar en complejidad y en un equilibrio armónico. Muy largo en boca.