Bodegas riojanas apuestan por certificar su huella de carbono

 Publicado el Por Antonio Egido

Bodegas Campo Viejo se convirtió en la primera bodega española en certificar por Aenor su huella de carbono conforme a la norma ISO 14064 (verano de 2011). Aquello supuso el inicio de una oleada de movimientos en el mundo bodeguero riojano para cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero de su actividad, o lo que es lo mismo, una apuesta por el futuro, por la defensa del medio ambiente y por dejar a nuestros nietos un mundo si no mejor, al menos, más saludable. Además de conseguir un intangible valor añadido para los vinos que elaboran.
Dos años después, el Grupo Faustino ha conseguido el mismo certificado de Aenor de la huella de carbono, aunque en este caso para ocho de sus vinos de seis bodegas diferentes, pertenecientes a cuatro denominaciones de origen distintas: Mancha, Navarra, Ribera de Duero y Rioja. Con la ayuda de un centro tecnológico, el Grupo Faustino ha realizado la descripción y el cálculo de la cantidad total de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Bodegas riojanas apuestan por certificar su huella de carbono”

Comentarios disponibles para usuarios registrados