La limonada berciana: nicho de mercado para las bodegas

 Publicado el Por Ángel G. Ossorio

Si usted viaja al Bierzo o al resto de la provincia de León en los días de la Semana Santa y le proponen ir a “matar judíos” no se sofoque, no es lo que parece, no es literal, no es que haya vuelto un pogromo medieval… es una tradición festiva que consiste en trasegar por los bares limonadas: una bebida casera derivada del vino que se vende a entre 1,20 y 1,50 euros por copa (incluye pincho, como con cualquier consumición de media mañana y de tarde).
No está muy claro el origen de la expresión “matar judíos”, algunos apuntan a las persecuciones medievales, pero no hay documentación de que sea cierto. Lo que sí está claro es que en El Bierzo todos los bares ofrecen su propia limonada entre Ramos y Pascua, y como el negocio va bien, muchos se anticipan una semana y prolongan la temporada hasta que se termina.
Muchas casas hacen su propia limonada, unas cuantas botellas para tomar con los amigos y familiares con unos dulces, casi siempre torrijas. Dulce con dulce. Eso se trasladó a las bodegas antiguas y a los bares, de modo que hasta hay competiciones para encontrar la mejor limonada. Algunos establecimientos, como el Bar Quinto Pino de Ponferrada, han ganado estos certámenes varias veces y lo convierten en un clásico obligado.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “La limonada berciana: nicho de mercado para las bodegas”

Comentarios disponibles para usuarios registrados