Topic:

Cavas y sangrías sustentaron de nuevo el consumo en agosto

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Los datos del panel de consumo alimentario para el canal alimentación, publicados por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) y analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) (www.oemv.es), muestran una caída del vino, durante los ocho primeros meses del año, del 3,7% en volumen, hasta los 261,5 millones de litros, y del 2,9% en valor, hasta los 592,1 millones de euros. No obstante, si se tienen en consideración las bebidas con vino (sangrías y tintos de verano), los descensos se moderan hasta el 2,1 en valor y hasta el 1% en volumen.

Alianza de regiones productoras en pro de un etiquetado veraz

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Jerez y Rioja se han sumado a otras 13 regiones vinícolas de primer nivel internacional para reclamar una regulación que proteja los nombres geográficos de procedencia de los vinos y atienda la creciente demanda de los consumidores de veracidad en el etiquetado. La iniciativa ha recibido el apoyo de renombrados chefs y sumilleres de todo el mundo en la reunión celebrada la penúltima semana de octubre en Nueva York por los firmantes de la Declaración para la Protección del Origen y los Nombres de Procedencia de los Vinos, una coalición formada en 2005 que ha doblado su tamaño desde entonces, dando la bienvenida a Rioja y a Long Island como nuevos miembros este año.

Cuestión de gasto

 Publicado el por

No es fácil pronosticar lo que acabará sucediendo con la Política Agraria Común (PAC) a partir del 2013, y más en particular con el sector vitivinícola. Representar el 40% del presupuesto comunitario no es un tema para nada intrascendente y dadas las muchas necesidades de recorte a los que nos enfrentamos, también en la Unión Europea, es de esperar que la fuerza demostrada antaño por los agricultores y ganaderos vaya a ser algo menor.
Tampoco podemos olvidar que soplan vientos liberalizadores, y si no que nos lo digan a nosotros con los derechos de plantación, ante los que cada día hay más sectores que se declaran a favor de su desaparición, lo que está exigiendo un gran esfuerzo por parte de las organizaciones contrarias a su supresión.

Con la vista en Italia

 Publicado el por

Partiendo de la base, no sé si equivocada, de que el precio de cualquier producto debe responder a la ley de la oferta y la demanda; o lo que dicho de una forma mucho más clara: que una menor producción debe tener como consecuencia un mayor precio. Saber que Italia va a contar con un 14% menos de producción que el pasado año debe llenarnos de satisfacción. Primero porque según esta premisa de mercado los viticultores deben haber cobrado la uva a mejor precio de lo que lo hicieron el pasado año, y segundo, y más importante, porque son las regiones más directamente competidoras del “volumen” de nuestros vinos, las del sur (Sicilia, Puglia, Abruzzo y Marche); las que presentan los índices de pérdida mayores, entre un 25 y 20%.
Y no es que queramos desearle ningún mal a nadie, nada más lejos de la realidad, pero hay que reconocer que al menos ese hueco de casi 6,5 millones de hectolitros que dejan con algún vino habrá que cubrirlo y, desde luego, el nuestro es un firme candidato a hacerlo. ¿A los precios a los que les venimos vendiendo? Pues espero que no, porque este ha sido, según los datos publicados por el Observatorio Español del Mercado del Vino de 0,35 €/litro y a esos precios no salen las cuentas, pues el 67% del total de vino exportado al país transalpino ha sido sin D.O.P. a granel y su precio cinco céntimos de euro por litro inferior.
 

El vino es para bebérselo

 Publicado el por

El vino se elabora para bebérselo. Esa frase es de tal obviedad que solo mencionarla debería avergonzarnos. El problema es que según se desprende de los datos del Ministerio correspondientes al consumo doméstico en agosto, los españoles parecemos no haber encontrado la forma de acercarnos a él y frenar ese constante goteo que llevamos sufriendo en las últimas décadas y que nos están llevando hasta tasas de consumo completamente inasumibles para un país que, a pesar de las ayudas al abandono del viñedo, a la reestructuración y reconversión y a los bajos precios y escasos rendimientos, sigue siendo la primera potencia mundial en superficie de viñedo y que, sin duda, nos llevaría en un plazo breve de tiempo a serlo también en producción. Si no fuera porque en España no hay quien beba vino.