Topic:

El viñedo de transformación bajó hasta las 952.829 hectáreas (-0,83%) en 2019

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

La superficie de cultivo de viñedo general en España bajó un 0,75% y en 7.266 hectáreas durante 2019 en relación al año anterior, hasta quedar en 967.234 hectáreas, según el avance de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos en España (Esyrce) del Ministerio de Agricultura. Un 98,51% y 952.829 hectáreas correspondieron al viñedo de uva de transformación o para vinificación, con un descenso del 0,83% y de 7.979 ha sobre 2018, mientras que el 1,49% restante y 14.405 ha fueron de cultivo de uvas de mesa blancas y tintas, con semillas y sin semillas, que aumentaron en conjunto unas 605 hectáreas

En viñedo de uva de transformación, un 58,8% del total y 568.634 ha tenían su cultivo en secano y el 41,21% restante y algo más de 398.600 ha en regadío. De la superficie total de viñedo total, un 59,43% era su superficie de secano, con 566.303 ha y el 40,57% restante y 386.525 ha en regadío.

A continuación, información para suscriptores.

Publicadas en el DOUE las fichas del Código de Prácticas Enológicas de la OIV

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

La Comisión Europea publicó en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) el pasado 5 de diciembre las fichas del Código de Prácticas Enológicas de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), autorizadas en la Unión Europa, tal y como se comprometió ya en el pasado mes de junio, cuando se adoptaron nuevas normas para simplificar y aclarar en un listado una serie de prácticas para la elaboración en la UE de vino.

La CE subraya que las fichas se presentan de una forma de fácil comprensión, lo que permitirá a los productores de vino identificar rápidamente cuáles son las prácticas autorizadas a nivel comunitario, así como las exigencias y requisitos relativos a cada uno de los procedimientos.

En este listado se definen las prácticas enológicas, se destacan sus objetivos, así como sus condiciones de uso y los tipos de vinos a los que se aplican. Por ejemplo, en el largo listado publicado en el DOUE se contempla prácticas que van desde los distintos tipos de fermentación, hasta tratamientos de pasteurización y diversas formas de acidificación o desadificación del vino, tal y como se recoge en el texto adjunto aquí.

Según la CE, las nuevas normas adoptadas a principios de 2019 fueron el último paso dado por la Comisión Europea para alinear la legislación del Vino al Tratado de Lisboa. 

Además, de simplificar los requisitos en la elaboración del vino, aumenta a la vez la coherencia entre, por un lado, las prácticas enológicas de la UE y, por otro lado, el Código Internacional de Prácticas Enológicas y el Códice Enológico Internacional de la Organización Internacional de la Viña y el Vino.

Antes de esta legislación, ya se actualizaron las normas sobre los siguientes elementos de la legislación vinícola de la UE para su alineación con el Tratado de Lisboa en lo relativo a la presentación y etiquetado de vinos; a las autorizaciones para plantaciones de viñedo; a los controles para evitar fraudes en el sector del vino; al registro de viñedo, y a los documentos que deben acompañar a las importaciones y exportaciones.

 

Un sector extraordinariamente sensible al cambio climático

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Tal y como era de esperar, o al menos esa impresión me daba desde el principio, la Cumbre del Clima COP’25 ha acabado casi tal y como había empezado: a trompicones, con más postureo que resultados y constatando las grandes discrepancias que sobre el tema existen entre un pequeño puñado de países, pero extraordinariamente importantes, que se niegan a adoptar medidas que ayuden a luchar contra la emisión de carbono; y aquellos otros que, siendo muchos más, apenas tienen peso en sus consecuencias.

Dejando a un lado a los negacionistas y aquellos otros cuya ideología o intereses políticos y económicos se sitúan por encima de las consecuencias que para la humanidad pueda tener esta situación. No es posible negar que el clima está cambiando, y lo podemos llamar como se quiera, pero sus consecuencias son cada año más notorias.

Aunque tan palpables resultan estas evidencias, como rígida es la postura enrocada de un pequeño número de países que, aludiendo diferentes razones, se niegan a tomar medidas, esgrimiendo el bienestar de sus ciudadanos basado en el progreso económico de sus naciones y pasando por alto que el clima no entiende ni de fronteras, ni de nacionalidades.

La desaparición de las estaciones intermedias de primavera y otoño, temperaturas extremas en los meses de verano, traslación de las heladas invernales a los meses de primavera, concentración de las lluvias en episodios de gran intensidad… se manifiestan de manera inexcusable en el adelanto de las fechas de vendimia, aumento de la producción de azúcar (que luego será transformado en alcohol), disminución de la acidez o desarrollo de enfermedades.

La gran sensibilidad de la vitivinicultura a estos cambios hace que el sector esté tomando diferentes medidas encaminadas a paliar sus efectos.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 18-12-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Bodega Pirineos presenta Alquézar Rosado 2019 y Alquézar Blanco 2019

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Bodega Pirineos, perteneciente al Grupo Barbadillo y fundadora del origen Somontano, presentó recientemente en la Villa Medieval de Alquézar la cosecha 2019 de sus vinos Alquézar Rosado y Blanco.

Este año la vendimia ha estado marcada por una uva de gran calidad gracias al microclima existente en Somontano. Desde las suaves temperaturas del principio de la primavera que permitieron crecer la vegetación de forma moderada, hasta el calor seco del verano para llegar a las lluvias caídas previas a la vendimia. Todo ello ha creado unos resultados muy favorables que se han trasladado a los vinos como las nuevas añadas de Alquézar Rosado y Alquézar Blanco.

Alquézar Rosado es “la chispa de Somontano”, un vino elaborado con uva Tempranillo y Cabernet Sauvignon, que se considera una referencia de éxito entre los rosados en Aragón. Su excepcional color “rosa fresa” le hace muy atractivo y su burbuja de carbónico natural lo hace inconfundible.

Considerado como uno de los vinos más frescos, divertidos, jóvenes y frutales le hacen un vino muy especial entre su público. Consolidado en el mercado vinícola aragonés desde hace años (su presentación fue en 1992) se ha convertido en uno de los mejores embajadores de D.O. Somontano y un estandarte para transmitir los valores de esta tierra.

El enólogo de Pirineos, Jesús Astrain ha sido el encargado de presentar la nueva cosecha. En su intervención ha destacado que “está caracterizada por un bello color rojo con gran luminosidad y un especial dulzor y sabor afrutado. Además, tiene un marcado aroma a cereza, piruleta y chucherías a los que nos tiene acostumbrado, dándole un toque muy fresco. En boca es muy cremoso, suave, goloso, con una suave aguja que lo equilibra y lo hace muy apetecible para todos los paladares.”

Alquézar Blanco 2019

Al mismo tiempo llega la añada 2019 de Alquézar Blanco que tras el éxito de su lanzamiento el año pasado, vuelve a repetir con nueva cosecha. Un vino elaborado con variedad de uva Gewürztraminer, procedente de los viñedos de Salas Altas, Bajas y Barbastro. Un vino blanco joven con un color amarillo muy pálido y brillante con el que se recuperó una tradición en Bodega Pirineos de blancos con un poco de aguja que lo lleva a un perfil de gran finura y elegancia donde los aromas de rosas y flores se fundan con cítricos y jengibre.

En cuanto a su entrada en boca es elegante con un suave dulzor y una fresca sensación frutal muy persistente impulsada por una suave burbuja que lo hace muy apetecible.