Alvear PX Dulce Viejo 2000 y el misterio de la botella

 Publicado el Por SeVi

El Pedro Ximénez Dulce Viejo de la cosecha 2000 es uno de los primeros PX que lanzó al mercado la bodega cordobesa Alvear bajo la fórmula de crianza estática, permaneciendo en barricas de roble de 225 litros durante seis años, muestra como su permanencia en botella, al igual que sucede con los grandes tintos del mundo, le hace ganar en complejidad y le permite desarrollar todo un abanico de aromos sin perder ni un ápice de su origen de fruta pasificada.
En este vino de color caoba intenso, la fruta sobrevive en el tiempo a pesar de su larga crianza. De aroma potente, es rico en expresión frutal de pasas y tostados de hollejos, matices florales y fondo de bota vieja muy limpio. En boca es muy intenso, con retronasal tostado de roble y fruta pasificada.
El vino está amparado por la D.O. Montilla-Moriles y es un vino de postre por excelencia, que se muestra especialmente apropiado para acompañar chocolates y dulces de almendra.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Alvear PX Dulce Viejo 2000 y el misterio de la botella”

Comentarios disponibles para usuarios registrados