Acuerdo para comercializar los primeros cinco clones de Albariño certificados en el mundo

 Publicado el Por SeVi

La Misión Biológica de Galicia (Pontevedra), el CSIC y el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas firmaron el 27 de noviembre el acuerdo de comercialización de los cinco primeros clones de Albariño. Serán los cinco primeros clones certificados de esta variedad a nivel mundial. Dicha firma supone el broche de oro a un trabajo de investigación de 25 años de duración.
Albariño es una de las variedades de uva más cotizadas actualmente para la elaboración de vinos blancos a nivel mundial pero, hasta el momento no existían ejemplares certificados. A pesar del interés mostrado por diferentes países, los viticultores adscritos a la Denominación de Origen Rías Baixas serán los primeros en disfrutarlas. Estos productores contarán con un período de exclusividad de cinco años en la compra de dos de los mejores clones, así como de un descuento sobre el precio de venta.
La multiplicación y comercialización correrá a cargo de Viveros Provedo, quién tendrá también un período de venta en exclusividad. Pasado este tiempo, otros viveros podrán entrar en la comercialización.
En el acto estuvieron presentes el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas Juan Gil de Araujo; el secretario, Ramón Huidobro; el coordinador institucional del CSIC en Galicia, Eduardo Pardo de Guevara y Valdés; el director de la Misión Biológica de Galicia, Pedro Revilla; el jefe territorial de la Consellería de Medio Rural e do Mar, Gerardo Zugasti y el Grupo de Viticultura de la MBG.
25 años ininterrumpidos
La investigadora responsable del trabajo, la doctora Mª del Carmen Martínez Rodríguez, ha contado con la colaboración, en las últimas fases de la investigación, del doctor José Luis Santiago Blanco y la doctora Susana Boso Alonso. Veinticinco años de trabajo ininterrumpido de los investigadores han permitido llevar a cabo una laboriosa selección de ejemplares (clones) de Albariño.  Las primeras etapas incluyeron una amplia y meticulosa prospección por toda la geografía gallega, lo que les permitió localizar y estudiar in situ, durante varios años, casi medio centenar de ejemplares de la variedad Albariño de más de 200 o 300 años. A continuación se realizaron varias caracterizaciones ampelográficas (botánicas)  y moleculares (ADN)  para garantizar su identidad varietal.
En el año 1993, réplicas de los 11 mejores ejemplares fueron plantados en la parcela de la Misión Biológica de Galicia. Con todos ellos en las mismas condiciones de suelo y clima, sometidos a idénticas condiciones de cultivo. Se repitió el estudio ampelográfico y se emprendió un estudio agronómico que demostró sus diferencias y características en cuanto a producción (kilos de uva por cepa, fertilidad, época de maduración, tamaño de racimo…), así como de calidad de la uva y del mosto (grado alcohólico probable, acidez…). De forma paralela se llevó a cabo otro estudio (tanto en campo como en laboratorio) sobre su sensibilidad a distintas enfermedades de la vid, lo que permitió comprobar que no todos eran igual de sensibles a enfermedades como el mildiu, oídio o botrytis.
Los primeros  18 años de la investigación (1987 y 2005) han supuesto para el CSIC un coste estimado de más de un millón de euros. Entre los años 2005 y 2008, los trabajos de investigación fueron parcialmente financiados por la Diputación Provincial de Pontevedra y por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas (159.472,36 €), a través de un convenio establecido entre estos dos organismos y el CSIC.
Un año antes de esta firma se habían iniciado los trámites de certificación de estas plantas, materializados a través de un convenio entre CSIC y Viveros Provedo, empresa autorizada a nivel nacional para la realización de dicho proceso. Entre 2007 y 2008 culminó el proceso de certificación de cinco de los once ejemplares (clones) iniciales de Albariño, cuya comercialización se inicia ahora.
Albariño es una de las variedades de uva más cotizadas actualmente para la elaboración de vinos blancos, a nivel mundial, pero hasta el momento no existían ejemplares “certificados”. Las numerosas publicaciones realizadas por los autores en distintas revistas científicas, sobre este trabajo y sobre el comportamiento concreto de estas plantas, han hecho llegar al CSIC ofertas para adquirirlas desde EE.UU., Australia, Nueva Zelanda o Francia, país que recientemente ha autorizado el cultivo del Albariño en su territorio vitícola.
 


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Acuerdo para comercializar los primeros cinco clones de Albariño certificados en el mundo”

Comentarios disponibles para usuarios registrados