Topic:

Una campaña sosegada

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Aunque, de momento, seguimos presentando unos datos de comercio exterior satisfactorios, ya que en datos interanuales (agosto’15-julio’16) el valor de nuestros vinos sigue siendo un 2,1% superior a los del mismo periodo anterior, el volumen ya ha comenzado a dar síntomas de agotamiento, y su cifra bajado un 3,5% en términos generales de vinos y llegando a un 5,7% si nos referimos a los graneles.

¿Preocupante? Pues de momento creo que no. Al fin y al cabo los movimientos deben presentar oscilaciones y, considerando las expectativas que se manejaban en las estimaciones de producción, no son cantidades que debieran ponernos sobre aviso ante cualquier cambio traumático para nuestro comercio.

Aun así, y pendientes de conocer en los próximos días los datos de exportación referidos a agosto, convendría no olvidar lo sensible que se muestra este mercado a los cambios bruscos en los precios. Y lo rápido que reacciona, mostrando una correlación inversa casi perfecta en las cantidades.

Mercados 26-10-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Mercados 19-10-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Las vendimias en España 2016

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Documento con tablas en PDF adjunto.

Normalidad y vendimia parecen dos conceptos contrapuestos, ya que todos los años se produce alguna circunstancia que dota de cierto grado de incertidumbre a la campaña de vendimias. Se antoja algo natural, puesto que pensemos que en apenas dos meses, los que transcurren desde que a mediados de agosto se inician por el sur de España, hasta la primera semana de noviembre, fecha en la que acabarán en aquellos parajes más tardíos del Alto Ebro o Duero, el sector vitivinícola se juega buena parte de su campaña.

Lamentablemente en aquellos vinos de alto precio, el coste de la uva (por más que sea en estos vinos donde su valor absoluto es más alto) representa una parte muy pequeña de su valor. Y es en los de menor precio dónde sí existe una relación muy directa que condiciona altamente su competitividad y, por ende, su comercialización.

Hablar de subidas de precio de un veinte o treinta por ciento, como ha sucedido este año en la zona de Castilla-La Mancha en algunas variedades con respecto a las del año pasado no es ninguna cuestión baladí de cara a pretender mantener los volúmenes de exportación actuales o afianzar la tímida recuperación que muestra el mercado interior.

Afortunadamente, España es un país de una gran riqueza vitivinícola, basada en su diversidad y excepcionales condiciones naturales de cultivo. Y este año han sido precisamente estas dos circunstancias las que mejor han definido la cosecha.

Cantidades que han oscilado de manera pendular en función del momento en el que nos hemos encontrado y sobre las que ahora intentaremos profundizar un poco más; y una calidad que ha permanecido inamovible en sus cuotas más altas. Dándose la circunstancia de que lo sucedido en prácticamente toda nuestra geografía podría ser una base estupenda para desarrollar un proyecto de zonificación del viñedo en España.

Las diferencias entre los viñedos de secano y regadío se han hecho palpables, pero para “todo”, no solo (como ha sucedido en otras campañas), para señalar aquellos viñedos donde la producción ha sido más o menos abundante. La resistencia a los fuertes calores, las diferencias entre maduraciones alcohólicas y fenólicas, incluso el propio comportamiento ante las plagas de enfermedades criptogámicas, han sido claros ejemplos de por qué un viñedo de setenta años está donde está. Y debe seguir estándolo.

A continuación, información para suscriptores.

Información de Vendimias 19-10-2016

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Pasada la festividad del Pilar las vendimias van llegando a su fin y, aunque el retraso de entre diez y quince días sobre la campaña anterior ha sido prácticamente generalizado en todas las provincias españolas, llega el momento de ir haciendo balance de la cosecha.

Siempre en términos generales (ya tendremos ocasión de entrar en detalles en nuestro extraordinario dedicado a las vendimias de la próxima semana), podríamos decir que la calidad ha estado a un máximo nivel. Mildiu y otras enfermedades criptogámicas como el oídio se han dejado notar en numerosos viñedos, pero la rápida y eficiente actuación de nuestros viticultores dejó sus efectos prácticamente en el campo de lo anecdótico, sin más repercusiones que el consiguiente gasto que representa su tratamiento.

Gastos que si bien no siempre han tenido su contraprestación en el precio de la uva con el que se han rubricado los obligatorios contratos, ya que ha habido numerosas regiones en las que los precios apenas han experimentado variación con respecto a los del año pasado, en otras donde el volumen es muy importante, como pudiera ser Castilla-La Mancha, las grandes bodegas acabaron cediendo a las presiones de los viticultores y corrigiendo aquellas cotizaciones con las que abrieron la vendimia.