De una feria comercial a la Fiesta de la Vendimia

 Publicado el Por Antonio Egido

Por ANTONIO EGIDO
Logroño ha celebrado en 2012 una nueva edición de su Fiesta de la Vendimia Riojana, en concreto la 56ª, en una jornada festiva para toda la Comunidad y que supone el arranque de la vendimia de cada año. Jornada marcada en rojo en el calendario, tiene un origen que se remonta al siglo XII.
La ciudad de Logroño, al conseguir la categoría de villa, tenía derecho a la celebración de una feria anual, acto que la convirtió en una sede importante de comercio. Esta feria fue adquiriendo año a año más relevancia, añadiendo un carácter lúdico-festivo que poco a poco la fue absorbiendo. Enmarcada en un principio en las jornadas de Acción de Gracias por la cosecha conseguida, fue la reina Isabel II, en 1845, quien por Real Decreto concedió permiso para que las ferias, que originalmente se celebraban a primeros de septiembre, se trasladaran a las fechas del 16 al 23 de septiembre, siendo el 21 de septiembre, festividad de San Mateo, su día grande.
Desde 1956 se denominan Fiestas de la Vendimia, y con el paso del tiempo han ido perfeccionando un acto que, ahora mismo, resulta tan atractivo como vistoso: el pisado de la uva y la ofrenda del primer mosto a la Virgen de Valvanera.
El gran baile de la vendimia
La Fiesta de la Vendimia Riojana se celebra con un acto central en el paseo del Espolón de Logroño, centro neurálgico de la ciudad. Presidido por el presidente de la Comunidad, al mismo acude una larga lista de invitados como representantes de la sociedad riojana junto a las autoridades de diferentes localidades.
Depositados los racimos en el tinanco (aportados por niños de colegios de la Comunidad, los componentes del grupo de danzas y representantes de las distintas cabeceras de comarca en forma de vendimiadores, reyes o majos), las uvas son pisadas por los hermanos Urdiales en lo que constituye el gran baile de la vendimia. Estos dos ‘bailarines’, vestidos con el traje regional, unen sus brazos y dan vueltas dentro del tinanco hasta conseguir el mosto que el presidente de la Comunidad, acompañado de los Vendimiadores de Logroño, recoge en una jarra y se lo ofrece a la patrona de La Rioja, la Virgen de Valvanera, ante la presencia del obispo de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, quien se encarga de su bendición.
Finalmente el presidente lee un discurso institucional y puramente riojano que en el presente año ha servido para buscar la unidad en tiempos de crisis. “Somos una tierra próspera, con una naturaleza viva, agradecida, en buen estado de conservación, algo digno de legar a nuestros hijos, a nuestros nietos, algo que podemos cada día mejorar. Somos una tierra valiente, emprendedora, luchadora, en la que nuestras empresas, nuestros empresarios y emprendedores, nuestros trabajadores dan cada día un ejemplo de dignidad; en la que todas y cada una de las personas que trabajan aportan su saber hacer y su ilusión, aún con las dificultades actuales, poniendo de manifiesto que, si queremos, podemos y, si podemos, debemos aportar lo mejor de nosotros mismos. Somos una tierra comprometida, que hace de su naturaleza, de su patrimonio histórico, artístico y cultural, de la gastronomía, de sus vinos y de la enología, referencia dentro y fuera de España. Somos una tierra soñadora, que hace del emprendimiento y de la innovación señas claras de identidad y que es capaz de reinventarse cada día para buscar un futuro mejor. Somos una tierra abierta, que traspasa fronteras, que busca nuevos retos para un destino que nos apasiona, que quiere conocer y darse a conocer. Somos una tierra solidaria, que pelea día a día para dar la mejor educación posible a nuestros hijos y la mejor atención posible a nuestros mayores y a nuestros dependientes…”, declamó
Pisado de la uva
Las danzas populares riojanas ponen fin al acto institucional que se celebra en la capital de la región. No obstante y desde hace unos años, en Logroño se ha puesto de moda, dentro del programa festivo de las fiestas de San Mateo, un acto popular y que cada edición es visto por mayor cantidad de público, cual es el pisado de uvas. Realizado en la zona de las muras del Revellín o en la misma plaza del Ayuntamiento, con algunos invitados especiales que en ese momento se descalzan para sentir como sus pies extraen todo el zumo de la uvas para convertirse en mosto, lo particular que tiene esta actividad es la numerosas participación de los ciudadanos en algo que forma parte de su cultura.
 


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “De una feria comercial a la Fiesta de la Vendimia”

Comentarios disponibles para usuarios registrados