Topic:

CECRV propone medidas educativas y el cumplimiento efectivo de la ley en vigor para eliminar el consumo de alcohol en menores

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) solicitó su comparecencia en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para el Estudio del Programa de las Drogas, que actualmente está desarrollando una ponencia sobre Alcohol y Menores, destinada a estudiar medidas que acaben con el consumo de alcohol por parte de estos.

Dicha comparecencia se produjo el 20 de junio. En ella, José Luis Lapuente Sánchez, Director General del C.R.D.O. Ca. Rioja, que compareció en representación de CECRV, defendió en primer lugar el carácter específico del vino respecto al conjunto de bebidas alcohólicas, reconocida por la propia legislación, que lo cataloga en el art. 4 de la Ley 24/2003, de la Viña y el Vino, como alimento y que encomienda a la administración la promoción de su consumo moderado, de sus valores, como parte de la Dieta Mediterránea, todo ello en el marco de la prohibición legal del consumo de alcohol en menores.

CECRV ofreció total colaboración de las denominaciones de origen con el trabajo llevado a cabo por esta Comisión. En ese contexto, con el fin de que los diputados puedan tener el máximo conocimiento del sector del sobre el sector del vino y sobre las medidas que éste estaba llevando a cabo para evitar el consumo de alcohol en menores y contra el consumo abusivo, el Sr. Lapuente recordó la aportación del sector y en particular de las D.O. al conjunto de la sociedad, fijando población al medio rural, conformando paisaje y preservando el medio ambiente en territorios que de otro modo podrían estar condenados al barbecho o a la desertificación y generando unos ingresos que revierten en las propias zonas de producción en la medida que ni la producción, ni la elaboración se pueden deslocalizar.

Asimismo, señaló que el vino con denominación de origen vertebra zonas y sociedades, ejemplificando la aportación que en términos de riqueza y cultura supone el vino con denominación de origen en una comunidad autónoma como La Rioja.

El representante de CECRV quiso enfatizar también que el sector del vino es el más regulado en el conjunto de productos agroalimentarios, no solo a nivel nacional y a nivel Unión Europea, sino también a nivel internacional, recordando que los Acuerdos sobre Derechos Propiedad Intelectual relativos al Comercio (ADPIC) en el marco de la Organización Mundial del Comercio protegen desde hace décadas a las denominaciones de origen como bienes de derecho público.

La Conferencia expuso como las bajas cifras de consumo de vino en nuestro país, así como el perfil de población que lo consume, parecen limitar mucho la responsabilidad del vino en lo que se refiere al consumo de alcohol y menores. El representante de CECRV quiso trasladar que el vino es un producto natural, que viene de la tierra, que no es industrial y que va más allá de la consideración de bebida alcohólica, recordando que es también gastronomía, fiestas y tradiciones culturales y, en definitiva, vehículo de vertebración social y que además viene demostrando su responsabilidad en la lucha contra el consumo abusivo del alcohol con códigos de autorregulación de su publicidad estrictos a través de plataformas como Wine In Moderation, que promueven expresamente pautas de consumo adecuado para evitar el consumo abusivo.

Por último, la Conferencia manifestó el compromiso rotundo de las D.O. contra el consumo de alcohol en menores y propuso, como medidas para eliminar este consumo, un mayor nivel de cumplimiento de las leyes actuales, para evitar que los menores puedan acceder a las bebidas alcohólicas y profundizar en los códigos de autorregulación del sector, cuyos esfuerzos a favor del consumo responsable están demostrados, en tanto en cuanto la promoción del vino busca trasladar un acervo cultural y unos valores. Se trata, concluyó el Sr. Lapuente, “de proteger a un colectivo, los menores, y no de sancionar a una colectividad, la población adulta, que cuenta con criterio suficiente para adquirir y consumir el producto con las pautas de moderación y responsabilidad adecuadas”.

En la Comisión, intervinieron también, el 19 de junio, para ofrecer la máxima información sobre el sector y las actuaciones de éste contra el consumo de alcohol en menores, la Federación Española del Vino y la Interprofesional del Vino de España.

La Interprofesional del Vino de España defiende en el Congreso la especificidad del vino ante la futura regulación sobre menores y alcohol

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Susana García, directora de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), compareció esta semana ante la Comisión Mixta Congreso- Senado para el Estudio del Problema de las Drogas, que desarrolla una ponencia sobre Alcohol y Menores, con el objetivo de establecer una posible regulación sobre “menores sin alcohol”.

Desde la OIVE se ha pedido que la Ley se focalice en menores, con medidas proporcionadas y efectivas que ayuden a solucionar el problema, sin penalizar a los adultos que consumen y disfrutan del producto responsablemente y en su plenitud. El sector del vino, tal y como destacó Susana García, comparte la preocupación por el problema del consumo de alcohol por menores y se ha ofrecido para contribuir y buscar soluciones.

Durante su intervención expuso el contenido de la extensión de norma de la OIVE, que estará vigente durante tres campañas vitivinícolas, y que contempla la puesta en marcha, y con carácter inmediato, de campañas de promoción del vino en el mercado interior en el que estarán presentes las recomendaciones de consumo moderado. También anunció la adopción de un Código de Comunicación Comercial del Vino que, una vez cerrado, será de obligado cumplimiento para todos los operadores del sector en su comunicación y publicidad con el consumidor. De esta manera, destacó Susana García, el sector del vino está garantizando una comunicación responsable y coherente tanto desde los operadores como desde la propia Interprofesional en su actividad de promoción.

La Interprofesional del Vino pone en marcha estas iniciativas tras más de 4 décadas de caída continuada del consumo de vino en España. Asimismo, durante la comparecencia ha reclamado poder utilizar su código propio de comunicación adecuado a la especificidad del sector, y que tenga su reconocimiento en la norma por desarrollar, y se comprometió a reforzar su autorregulación de cara a la protección de menores.

Susana García presentó a diputados y senadores la Organización y el sector en su dimensión económica, social y medioambiental, así como su trayectoria en responsabilidad social en materia de promoción de hábitos de consumo moderado a través del programa Wine in Moderation, que desde 2008 ha implementado en España la Federación Española del Vino.

Ante la Comisión, intervinieron también la Federación Española del Vino (FEV) y la Conferencia Española de Consejos reguladores Vitivinícolas (CECRV).

El año 2016 arrancó con 4.025 bodegas en España, en su mayoría microempresas y en forma de Sociedad Limitada

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Bodegas Arrayán. (photo: )

Bodegas Arrayán.

En España, a 1 de enero de 2016, figuraban 4.025 bodegas, según recoge el Directorio Central de Empresas (Dirce) del Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que suponía el 14% del total de empresas registradas en la industria alimentaria española (28.101). Se trata, en su inmensa mayoría de bodegas pequeñas (microempresas) y de carácter familiar. Como muestra, un dato: de las 4.025 bodegas españolas, 1.234 (el 30,7%) carecían de asalariados (frente a un porcentaje del 25,9% en el caso del total de la industria alimentaria).

A continuación, información para suscriptores.

Una copa de vino para satisfacer el alma

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Aunque el incremento de la superficie regada de viñedo de transformación apenas ha sido de un diecisiete por ciento con respecto a la que existía en 2006, es de destacar que según los últimos datos publicados por el Mapama en su análisis de los regadíos españoles en 2016, algo más de un tercio (el 36,7%) del viñedo español de transformación cuenta con algún sistema de riego que permita controlar mejor el desarrollo de la planta, aportándole en cada momento los recursos hídricos necesarios. De hecho, el noventa y siete por ciento del regadío emplea el riego localizado, permitiendo, además sistemas de fertirrigación.

Si bien ello no evita las heladas, a pesar de que puede minimizar considerablemente sus efectos, ni la aparición de enfermedades criptogámicas; su existencia supone un importante avance en el control del viñedo y la estabilidad de la producción en un país como el nuestro donde el agua se ha convertido en uno de los bienes más preciados.

Hasta ahora, cuando escuchamos hablar del cambio climático y sus posibles efectos sobre la producción vitícola tendemos todavía a relacionarlo con las temperaturas, especialmente las olas de calor, obviando o pasando muy de puntillas sobre una cuestión como es la sequía. De hecho, aunque todavía son pocas las bodegas españolas que identifican sus vinos con la emisión de dióxido de carbono (CO2) y las que han implementado sistemas de control para su medición. Son muchísimas más de las que lo han hecho sobre el control del agua y su identificación mediante la llamada huella hídrica. Ya sea porque su control resulta mucho más complicado, o porque en dos tercios de la superficie no existe posibilidad alguna de actuar sobre ella al encontrarse en secano, o porque la inclusión de un nuevo imagotipo en la etiqueta no haría más que aumentar el desasosiego de un consumidor que ya comienza a comparar la etiqueta de un vino con la de un prospecto de un producto farmacéutico. El caso es que no es tema que parezca preocupar mucho a la industria vitivinícola. Y debería hacerlo.

El mercado huele las vendimias

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Llegan los meses estivales por antonomasia y parece como si a los operadores les entraran todos los temores y debieran comenzar a planificar una vendimia sobre la que todavía restan muchos acontecimientos que pueden marcar profundamente sus resultados.

Y no será porque no tenemos ejemplos bien recientes, el del año pasado sin irnos más lejos, en los que hemos tenido la oportunidad de comprobar cómo las previsiones que se manejaban en estas fechas, cambiaban radicalmente en agosto y septiembre, para moderarse sustancialmente con los datos ya reales de octubre y noviembre. Pero nada de todo eso cuenta. La memoria es frágil y el dinero que está en juego mucho como para pasar por alto previsiones de cosecha y estimaciones de cotizaciones.

De hecho, en el mercado de vinos, al que las heladas en el tercio norte (fundamentalmente) del mes de mayo le provocaron una primera reacción al alza, especialmente en tintos; en estos momentos, lejos de relajarse las tensiones, no han hecho sino trasladarse también a las cotizaciones de los blancos.