Topic:

Cum Laude para la tesis doctoral de Elvira Zaldívar sobre la mineralidad en los vinos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Elvira Zaldivar ha recibido la calificación Cum Laude de la Universidad de La Rioja por su Tesis Doctoral sobre la Mineralidad en los Vinos, Tesis sustentada económica e ideológicamente por Laboratorios Excell-Ibérica y Outlook Wine. Desde 2013 ambas empresas iniciaron un largo camino para descubrir y conocer el origen potencial del carácter sensorial de mineralidad en los vinos, con una considerable inversión económica por parte de ambas empresas para poder llevar a cabo el estudio de forma independiente y sin condicionantes. Los primeros resultados se hicieron públicos en el Symposium Mineralidad en Vinos realizado en junio 2014 en Barcelona, donde asistieron cerca de 300 personas, con la presencia de profesionales del sector de más de 15 nacionalidades distintas, numerosos MW y wine-lovers. Los estudios han sido dirigidos y gestionados por OW y EI, y finalmente se han traducido cuatro años después en una completa Tesis Doctoral defendida exitosamente por Elvira Zaldívar, de Laboratorios Excell-Ibérica, recibiendo la máxima cualificación académica Cum Laude.

El concepto mineralidad en los vinos es un atributo misterioso desde el punto de vista químico y fuertemente asociado al concepto origen o terroir. Enólogos, prescriptores, sumilleres y expertos catadores del sector dedican gran parte de su tiempo a la interpretación sensorial de los vinos. Sin embargo, los trabajos sobre la composición química en busca de los compuestos responsables que provocan cada sensación aromática y gustativa son escasos y muy limitados. Esta tesis doctoral aporta una base científica al uso del descriptor mineralidad y establece una vinculación directa entre el término y la composición química del vino. Se ha evaluado la implicación de la composición química del vino volátil y no volátil en el carácter mineral a nivel olfato-gustativo de vinos definidos por el mercado como marcadamente minerales. Los resultados obtenidos permiten modelos matemáticos predictivos para vinos tintos y blancos que correlacionan el descriptor mineralidad con compuestos químicos del vino y descriptores sensoriales que potencian o reducen el carácter en cuestión. Los resultados demuestran la ausencia del vínculo de matriz química del suelo con el carácter mineral sensorial del vino.

El conocimiento de estos compuestos y el grado en que afectan al uso del descriptor mineralidad permitirá establecer diferentes líneas de trabajo enológico en bodega que ayuden al sector a producir vinos con un mayor o menor carácter mineral. Dentro del estudio también se consideró el hecho de evaluar los diferentes conceptos entendidos por los catadores respecto al atributo descriptivo mineralidad para entender qué significa para los catadores y como lo expresan. Este conocimiento es fundamental para saber qué tipo de mensajes son los correctos y adecuados a nivel de comunicación.

Descarga la Tesis Doctoral completa en el siguiente enlace: www.outlookwine.com

Aislamiento y producción de levaduras autóctonas para fomentar la diferenciación en vinos espumosos de alta gama

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto: Jordi Elias. (photo: jordielias@jordielias.net)

Foto: Jordi Elias.

Juvé & Camps, bajo la coordinación de INNOVI, lidera el grupo operativo del innovador proyecto piloto que incorporará la levadura P29, aislada en el Penedès y propiedad de INCAVI, junto con las bodegas Torelló Llopart, Gramona, Freixenet y Segura Viudas. El objetivo de esta iniciativa es producir levaduras autóctonas para vinos espumosos, que permitan a las bodegas diferenciar su producto a través de la implantación de la biodiversidad de microorganismos de sus propias parcelas para reforzar al máximo su personalidad.

Principalmente, el proyecto pretende lograr que los vinos y cavas de alta gama se diferencien entre ellos gracias al uso de levaduras autóctonas que denotan entidad propia. El incremento del control sobre la fermentación es una de las claves de esta iniciativa que pretende mejorar, al mismo tiempo, la concentración de las levaduras activas.

Las acciones que rigen el proyecto se realizarán en un periodo estimado de tres años que, a su vez, se convierten en tres etapas de investigación. Inicialmente, se realizarán pruebas piloto a escala de laboratorio para optimizar los medios de cultivo y los parámetros de crecimiento. En este punto, se probarán diferentes sustratos nutritivos de origen ecológico, donde se evaluarán las combinaciones de sus variables en diferentes medios, siguiendo la cinética de crecimiento mediante la población de las levaduras totales y viables.

La siguiente acción se realizará como un estudio de conservación del cultivo en líquido. Con la experiencia de vida útil de las levaduras, se seleccionarán las condiciones más óptimas para su desarrollo. De aquí, se derivará a una escala de producción en 50 litros para obtener levaduras suficientes para hacer pruebas a escala en las bodegas. La aplicación de los mismos servirá para la realización de un itinerario de resultados que permitan conocer las reacciones de las fermentaciones de los vinos y cavas obtenidos. La valoración final del itinerario de la producción de las levaduras ecológicas también incluirá una validación técnica de la infraestructura así como el método utilizado para el estudio de la viabilidad económica.

Los resultados esperados a raíz de la investigación de este proyecto se basan en la incorporación de una levadura o más con posible certificación ecológica como es la P29 (propiedad de INCAVI) y otra cepa que se decida en el marco del proyecto. También se busca el beneficio en la profundización a la singularización de los vinos y la incorporación como rasgo diferencial de sostenibilidad y autenticidad en los productos.

El reto de garantizar producciones de vino de calidad, con menos agua, en secano y en contexto de cambio climático

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

En el marco del proyecto CIEN GLOBALVITI, a través del contrato “Adaptación de la viticultura ecológica al cambio climático mediante indicadores bióticos y abióticos”, el IRTA y Juvé & Camps trabajan en la búsqueda de estrategias para mitigar los efectos del cambio climático en viña ecológica. Por encargo y con la financiación de la bodega, el objetivo del proyecto es desarrollar una serie de medidas agronómicas, en viña ecológica, para mantener o incrementar la producción y la calidad de la uva en condiciones de secano, en una zona mediterránea afectada por el cambio climático. En este contexto, y aprovechando el acuerdo de colaboración establecido entre el Servicio Meteorológico de Cataluña (SMC) y el IRTA, las tres instituciones trabajan conjuntamente.

El reto es conseguir que la producción sea igual o superior, manteniendo la calidad, y con menos agua. Para hacerlo, el IRTA y el SMC analizarán en detalle la evolución observada de la temperatura y la precipitación en la comarca, así como la evolución y frecuencia de los episodios de granizo y niebla. Posteriormente se generarán escenarios climáticos para el siglo XXI.

También se monitorizará la cantidad de agua en el suelo y el déficit de vapor de presión atmosférico, con lo que se podrán empezar a sugerir y aplicar soluciones agronómicas, como la selección del material vegetal (porta injertos y variedades), la mejor ubicación para cada tipo de viña (cepa/uva/vino) en las nuevas plantaciones y en el manejo de cubiertas verdes con la poda, la densidad de plantación, la mejora en la capacidad de retención de agua del suelo, la aplicación, si es posible, de riegos de apoyo/subsistencia, entre otros.

Actualmente los escenarios afectados por el cambio climático presentan un aumento de temperatura, que incrementa la evapotranspiración y genera cambios en la fenología y el metabolismo de las viñas. Además, se suma una reducción en las precipitaciones, provocando déficit de agua, tanto en el suelo como a nivel atmosférico. En consecuencia, se producen importantes y reiteradas sequías en las áreas productoras de vinos de calidad del país.

Este 2017 se estima que la producción de la campaña de vendimia en Cataluña disminuirá un 29% en relación con la del año pasado (fuente: Unió de Pagesos). La sequía y el aumento de las temperaturas son las principales causas.

Sobre GLOBALVITI

Es un proyecto, coordinado a nivel estatal por Bodegas Miguel Torres, de la convocatoria CIEN 2016 financiado por el Consejo de Administración del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) del Ministerio de Economía. Participan 8 socios empresariales y 13 grupos de investigación de varias instituciones. El objetivo del proyecto es posicionar el sector vitivinícola español como modelo mundial en la investigación de soluciones y aplicación de técnicas innovadoras en relación a las enfermedades de la madera, el manejo integral de la viña y en los procesos de vinificación en un contexto de cambio climáticos.

La OCU denuncia la facilidad que tienen los menores para conseguir alcohol

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) realizó un estudio, con el fin de averiguar hasta qué punto los menores de edad tienen dificultades para acceder al alcohol cuando se proponen conseguirlo.

La investigación de la OCU demuestra que, “lamentablemente y a pesar de la prohibición legal”, lo consiguen en el 57 % de las veces. Esta cifra, aunque alarmante, añade esta organización, es mejor que la del 2009, cuando lo lograron en el 76 % de los intentos en el mismo estudio realizado en aquel año por la organización de consumidores.

Para realizar la investigación y evaluar el cumplimiento de la actual normativa, que prohíbe vender y servir a personas menores de edad, la OCU envió, vigilados a distancia por un adulto, a varios chicos y chicas de 16 y 17 años para tratar de comprar alcohol (cervezas y ron, pero no vino) en distintos tipos de establecimientos: supermercados (20), bazares y tiendas de conveniencia (35) y restaurantes de comida rápida (20).

Las ciudades en las que se realizó el estudio fueron Barcelona, Hospitalet, Madrid, Fuenlabrada, Valencia, Sevilla y Bilbao, donde los menores acudieron dos veces a cada lugar: alrededor del mediodía y entre las 7 y las 9 de la tarde. Todos tenían instrucciones de mostrar el DNI, en caso de que se lo solicitaran, y de decir su verdadera edad si les preguntaban. Las 150 visitas realizadas muestran, según la OCU, un retrato fiable de lo que se puede encontrar hoy un menor en la calle: les resulta muy fácil conseguir alcohol.

El problema del consumo de alcohol entre los jóvenes no es nuevo, señala la OCU, que añade que su consumo ha sido tradicionalmente tolerado en nuestra sociedad y, aunque actualmente va calando cada vez más el mensaje de que los menores no están preparados ni física ni mentalmente para beber, estos siguen viendo cómo los adultos consumen alcohol de forma más o menos habitual.

Alcohol y diversión

En este sentido, tiene especial relevancia la asociación directa que la sociedad occidental tiene entre alcohol y diversión. Así, afirma esta organización de consumidores, la última encuesta Estudes del Ministerio de Sanidad sobre consumo de alcohol en enseñanzas secundarias, de la que se hizo también eco la SeVi en su día, revelaba que el 79 % de los estudiantes entre 14 y 18 años admite haber consumido alcohol alguna vez y un 22% de ellos confiesa haberse emborrachado en el último mes.

Los adolescentes que participaron en el estudio de OCU entraron a comprar chucherías y un pack de 6 cervezas a medio día en supermercados, bazares y tiendas de conveniencia y por la tarde, acudieron a por una botella de ron. También visitaron tiendas de comida rápida, donde pidieron algo de comer y cerveza para beber.

Los menores consiguieron alcohol en una de cada dos visitas (un 53 %). En total, hubo 15 supermercados (de los 20 visitados) que lo vendieron al menos en una de las visitas sin poner ningún obstáculo.

En Madrid y Barcelona los menores obtuvieron alcohol en el 25% de las visitas. En Valencia, lo consiguieron en 5 de cada 8 visitas (se negó un Consum por la noche y un Mercadona en ambos intentos). En Bilbao, la situación fue similar: lo negaron Simply, Dia y Eroski en una de la visitas. Y en Sevilla se dio la permisividad más alarmante, ya que los menores consiguieron alcohol en 7 de los 8 intentos y en los 4 supermercados visitados: Dia, Cash Fresh, Más y Mercadona).

En las visitas realizadas para realizar en el estudio a bazares, frecuentemente regentados por ciudadanos extranjeros, y tiendas de conveniencia se vendió alcohol a menores en casi el 60% de las visitas y en 24 de las 35 tiendas visitadas. En los comercios con horarios extendidos, la  tolerancia fue muy alta, pues todos ellos vendieron alcohol a menores sin impedimentos. En cambio, llama la atención que ninguno de los bazares de Barcelona lo hizo, y en Bilbao solo uno de cada cuatro.

También se analizaron las visitas a restaurantes de comida rápida. Los menores que pidieron cerveza en estos establecimientos pudieron tomarla en el 60% de las visitas y en 13 de los 20 restaurantes visitados. En Sevilla es donde resultó más fácil: fue posible en 6 de los 8 intentos: un Burger King lo negó en ambos turnos, pero otro y dos McDonald’s lo vendieron a mediodía y por la noche. En Bilbao ocurrió en la misma proporción. En Madrid sirvieron cerveza el 63% de las veces: las negativas fueron en un kebab, un Burger King y un Pans. Barcelona y Valencia fueron más restrictivas, y solo lo ofrecieron en 3 y 4 visitas respectivamente de las 8 que se realizaron en cada ciudad a este tipo de establecimiento.

Además de estos datos, del estudio de OCU se extrae que algunos supermercados vendieron alcohol a mediodía, pero no por la noche, como un Dia o un La Despensa en Madrid, o un Lidl o Mercadona en Barcelona. Lo mismo se observa en Bilbao, donde un Eroski se negó a vender ron por la noche, pero despachó cerveza de día sin ningún obstáculo. En total, 9 supermercados de 20 (un 45% de ellos) vendieron cerveza a mediodía, y en cambio se negaron a despachar ron por la noche.

En los restaurantes de comida rápida, la OCU tampoco observó una política común a toda una cadena en base a este estudio. Por ejemplo, de seis Burger King visitados, hubo 3 que vendieron alcohol en los dos turnos (mediodía y tarde) y tres que no lo vendieron en ningún momento.

Sin directrices claras

En resumen, un 63% de las veces que los jóvenes intentaron comprar cerveza se consiguió, frente a un 47% en el caso del ron, datos que suponen una cierta mejora respecto al estudio de 2009, cuando fueron un 81 y un 67 % respectivamente.

Con todos estos datos, la Organización de Consumidores y Usuarios concluye que no existen directrices claras en los establecimientos para la venta de alcohol a menores. La negativa parece depender de factores como el tipo de alcohol que se pide, la hora o la percepción del vendedor.

En noviembre de 2016 el Gobierno anunció la preparación de un proyecto de ley para prevenir y reducir el consumo de alcohol en menores de edad. La OCU continúa a la espera de conocer los detalles, ya que el anteproyecto aún no se ha presentado, y espera que esta normativa llegue a aprobarse, y no ocurra como en el proyecto lanzado con este mismo objetivo en 2006, pero no que llegó a aprobarse.

La OCU considera que este tipo de medidas son absolutamente necesarias y positivas, y reclama medidas más eficaces para evitar el abuso del alcohol, como dificultar el acceso, limitar la publicidad y controlar la política de precios. 

Además, esta Organización de Consumidores recuerda que, en el caso del alcohol, no existe una ingesta segura, por lo que el consumo por menores debe ser evitado por completo, y no solo por sus consecuencias inmediatas (embriaguez, comas etílicos…), sino porque perjudica su desarrollo y porque el contacto temprano con una sustancia hace más probable que se genere una adicción, en este caso, que el adolescente termine siendo un alcohólico.

Proyecto para disminuir la necesidad de fitosanitarios hasta un 50% en el tratamiento del mildiu y el oídio en la vid

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Una investigación liderada por el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agraria, Neiker-Tecnalia, dependiente de la Viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco, presentó recientemente los resultados del proyecto FITOVID, que ha logrado reducir en hasta un 50% la cantidad de fitosanitarios a aplicar en la vid.

El objetivo principal de este proyecto de investigación era demostrar que es posible reducir el impacto ambiental de la producción de uva si se disminuyen las aplicaciones de fitosanitarios. Además de Neiker-Tecnalia, en FITOVID también han participado como socios AZTI, Tecnalia, la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

En el caso del mildiu, la investigación ha logrado reducir un 50% el número de tratamientos necesarios, y en el oídio, un 20% respecto al modelo habitual aplicado por bodega o viticultor. Así, sobre una hectárea, esta reducción permitiría un ahorro económico del 28% para el control del mildiu y del 90% para el oídio.

El proyecto FITOVID, que ha tenido una duración de tres años, se ha centrado en el tratamiento de las enfermedades de mildiu y oídio, las más habituales en los viñedos de La Rioja Alavesa y en txakoli. Se trabajó en parcelas ubicadas en dos zonas agroclimáticas, una en Laguardia (Álava) y otra en Aia (Guipúzkoa), donde se aplicaron distintos productos fitosanitarios en la variedad de vid más representativa de cada zona: en Laguardia se testó en la variedad Tempranillo y en Aia sobre la variedad Hondarrabi Zuri.

La investigación consistió en emplear en estas parcelas nuevas técnicas de manejo y los fitosanitarios más comunes, y en evaluar el uso de fitosanitarios denominados de ‘residuo cero’, como alternativa a los productos convencionales.

Las parcelas se dividieron en sub-parcelas para aplicar diferentes esquemas de tratamientos en las campañas 2015 y 2016. Los frutos y cosechas obtenidos se analizaron en la UPV/EHU, para valorar la persistencia de los fitosanitarios en el suelo, el agua y en los productos del viñedo (uva, mosto y vino). Y también en AZTI para realizar los análisis de toxicidad y bio-accesibilidad de los mismos en seres vivos, mediante ensayos en pez cebra.

Detectar el mildiu

 Con la colaboración de Tecnalia se desarrolló un dispositivo capaz de detectar el mildiu antes de que el ojo humano sea capaz de ver los síntomas en la planta, como herramienta que facilite la toma de decisión de aplicación del primer tratamiento para disminuir la presión infectiva del microorganismo que provoca la enfermedad.

Por su parte, la UPC impartió formación a los viticultores y técnicos del sector sobre la calibración de la maquinaria aplicadora de fitosanitarios, haciendo hincapié en la necesidad del estado óptimo de estos equipos para contribuir en la disminución del aporte de estos fitoquímicos al medio ambiente y aporte de la carga justa al cultivo para evitar excesos en el producto final.

El proyecto FITOVID se planteó en base a la Directiva Europea de Uso Sostenible de Plaguicidas, 2009/128/CE, que establece un marco para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas, mediante la reducción de los riesgos y los efectos del uso de los plaguicidas en la salud humana y el medio ambiente, así como en el fomento de la gestión integrada de plagas y de planteamientos o técnicas alternativos, como las alternativas no químicas a los plaguicidas.

Todos estos resultados se dieron a conocer en una jornada que tuvo lugar en Arkaute, en la que han tomado parte diversos agentes del sector viticultor y que contó con la presencia de Bittor Oroz, viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco.