Topic:

Mercados 28-11-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

La transformación digital de Pago de Carraovejas, caso de éxito y de inspiración para futuros directivos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Pago de Carraovejas ha sido analizado como caso de éxito por la prestigiosa escuela de negocios IE Business School gracias a su modelo de transformación digital. Concretamente, bajo el título ‘Pago de Carraovejas: technology transformation’ los alumnos del ‘Master in Management (MIM), Digital Business Speciality’ del Instituto de Empresa estudiarán cómo la bodega ha resuelto el reto de gestionar un proceso de digitalización en un sector históricamente tradicional como es el agroalimentario.

El profesor Ricardo Pérez en colaboración con Pedro Ruiz, director general de la bodega, y Álvaro Arranz, el director de Sistemas, han sido los encargados de desarrollar un modelo que puede saltar de las aulas del Instituto de Empresa para llegar a las de Harvard, como es común en muchos de estos casos. Cabe resaltar que, además, Pago de Carraovejas repite como caso de éxito por esta misma institución ya que en el año 2014 la bodega fue seleccionada como ejemplo de modelo de Gestión Empresarial en un caso desarrollado por el profesor Manuel Bermejo.

Este proceso de transformación digital es una apuesta de la bodega que se remonta al año 2007 cuando Pedro Ruiz toma los mandos de Pago de Carraovejas. “Hemos entendido los avances tecnológicos y los procesos de transformación digital como un eje capital de crecimiento. El sector agroalimentario no debe vivir ajeno a la revolución digital y queremos ser un ejemplo de cómo incorporar estas herramientas a un sector considerado tradicional”.

Industria 4.0

La utilización de tecnología en la gestión de los datos e información de la empresa se ha completado con la aplicación de nuevas herramientas de digitalización, captación de datos y automatización de procesos de una manera integral; desde las labores en viticultura hasta los procesos en bodega o la propia trazabilidad del producto cuando abandona las instalaciones son algunas de las áreas en las que la digitalización ha transformado los procesos para generar una mayor eficiencia y eficacia.

Ya en el año 2015 la bodega apostó por la utilización de la tecnología para controlar el Índice de vegetación de diferencia normalizada (NDVI) de sus cepas lo que permite entender mejor el estado fenológico, de crecimiento y evolución de sus plantas. Los vuelos regulares de drones, los sistemas de sensorización en el viñedo, la utilización de unidades de manejo diferenciadas o el control del estrés hídrico de las plantas, ayudan a una mejor toma de decisiones del equipo técnico en su día a día.

Las 15 estaciones de control diseminadas por la finca, configuran una red que transmite información en tiempo real a los responsables de viticultura y al director de Sistemas, Álvaro Arranz, quien destaca que “la utilización de la tecnología es fundamental para conocer a fondo lo que sucede en el viñedo y saber cómo mejorar los procesos en campo y en bodega”. Álvaro, que además acaba de finalizar el Executive Master en Industria 4.0 por la Cámara de Comercio de Valladolid, destaca que “estas herramientas nos ayudan a eliminar el factor del error humano y ayudan a tomar decisiones basadas en datos fehacientes y contrastados”.

Otra de las áreas de digitalización en bodega tiene que ver con la trazabilidad del vino en toda la cadena de valor: desde los sistemas de fermentación hasta el paso del vino a la botella y su llegada al consumidor final. En este caso, la bodega utiliza el reconocimiento de imagen y la lectura de cada botella para conocer en todo momento en qué caja, pallet y envío se distribuye cada botella y garantizar que el producto viaja en condiciones óptimas para el consumidor.

Nuevos retos

Los principales retos a los que se enfrenta la bodega consisten en trazar un mapa general para el desarrollo y explotación de todas estas nuevas tecnologías con el objetivo de aumentar la calidad en los procesos y, finalmente, en el producto terminado que recibe el cliente. Una rápida toma de decisiones, basada en la información obtenida en tiempo real, tanto en campo como en bodega y transporte, ayudará a mejorar dichos procesos.

La tercera generación de mujeres de Tinto Pesquera presenta su nueva referencia: el vino MXI 2016

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La tercera generación de Bodegas Alejandro Fernández Tinto Pesquera llega pisando fuerte. Inés Bocos Fernández, Elvira Bocos Fernández, Lucía Pascual Fernández, Ángela Pascual Fernández Y Elisa Martínez Martínez, nietas de Alejandro Fernández y Esperanza Rivera, fundadores de las Bodegas Alejandro Fernández Tinto Pesquera, presentan MXI 2016, un vino fresco, joven y de sabor afrutado elaborado con una única variedad de uva: la Tempranillo, que ha crecido en viñedos a 900 metros de altura, concretamente en el Monte Alto de Pesquera.

MXI 2016, de las Bodegas Alejandro Fernández Tinto Pesquera, ha envejecido en una selección muy cuidada de barricas de roble americano con tostados medios, durante 14 meses y, antes de salir al mercado, ha reposado seis meses en botella. Así, este tinto se presenta, a ojos de su enólogo, Rodrigo Pons Morente, como un vino limpio y brillante, de un intenso color violeta. En nariz es fresco y su aroma recuerda a frutos rojos y negros, en especial, a moras y a frambuesas. MXI 2016 resalta en boca por sus taninos redondos y una acidez perfecta. Sus toques frescos varietales, reaparecen bajo la lengua tras los primeros segundos.

Cada trago se muestra muy agradable en el paladar. El postgusto es afrutado y recuerda a las moras y a los frutos negros.  Con una graduación del 14%, MXI 2016 se sirve en copa a una temperatura de entre 12 y 14 ºC y es ideal para acompañar arroces, risottos, pasta, carne a la brasa y chuletillas al sarmiento. En cuanto a su consumo, el último vino de las Bodegas Alejandro Fernández Tinto Pesquera es óptimo desde el momento de compra. No obstante, el enólogo Rodrigo Pons Morente recomienda decantar el tinto MXI 2016 30 minutos antes del servicio ya que, aunque esto no afecta a la calidad del vino, pueden aparecer sedimentos procedentes de la elaboración natural.

La Tempranillo con la que se ha elaborado el Tinto Pesquera MXI 2016 ha crecido en un viñedo con una superficie de 200 hectáreas en el Monte Alto Pesquera. Éste, un terreno franco arenoso, se encuentra dentro del término municipal de Pesquera del Duero, con una orientación sur y a 900 metros de altitud.  El clima de maduración del viñedo ha sido más cálido de lo habitual, pues las primeras heladas del año 2016 no llegaron hasta el mes de noviembre y diciembre. Pese a este factor medioambiental, el ciclo de brotación fue evolucionando de manera normal y el periodo de vendimia se desarrolló durante el mes de septiembre. La recogida fue sana y con una calidad excepcional.

MXI 2016 es, también, un homenaje a Ribera del Duero. Este vino tinto hace referencia a 1011, año en el que el califa Suleymán al-Mustain entrega Osma, Gormaz y San Esteban de Gormaz, tierras de la Ribera del Duero, al Conde de Castilla, Sancho García, un año determinante para la Reconquista. Además, MXI 2016 debe su nombre a que las uvas tempranillo con las que está elaborado este vino tinto proceden de los lotes 10 y 11 de la finca de las Bodegas Alejandro Fernández Tinto Pesquera.

El MXI 2016 supone, además de un nuevo proyecto para la familia, la bienvenida a las nuevas generaciones. Así, con MXI 2016, las mujeres de Tinto Pesquera dan la bienvenida a una nueva generación, pero sin perder de vista la tradición y maestría de su familia.

Nueva añada de Pruno 2017, de Finca Villacreces, con certificado ecológico

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Como cada año, Finca Villacreces adelanta, en primicia, una edición limitada de botellas magnum en lata de su vino Pruno, como anticipo a la salida del resto de la cosecha 2017 de su vino más notorio.

Esta es la segunda ocasión en la que la lata de Pruno Magnum muestra los secretos de Villacreces, una serie que inició el año pasado con el guardián de la finca y que relata alguna de las anécdotas que suceden en este paraje ubicado en plena “milla de oro de Ribera del Duero”. En esta añada 2017 se representa la fauna que rodea Villacreces a través de un curioso visitante, Prunito, un pequeño rayón o jabalí que, durante un tiempo, se paseó por la bodega.

Además, esta es la primera añada en la que todos los magnum de Pruno aparecen con el certificado de viticultura ecológica, por lo que se ha querido hacer un guiño a la ecología cambiando el color de las etiquetas de rojo a verde, sólo, como forma excepcional, para esta cosecha y formato.

Esta serie especial de Pruno se podrá adquirir en tiendas especializadas y on-line, y será la única forma de poder probar el nuevo Pruno 2017, antes de su salida oficial en enero de 2019. 

Finca Villacreces apuesta por el respeto al privilegiado entorno natural que la rodea, por lo que, desde hace tres años, se encuentra en proceso de certificación ecológica, algo que ya ha conseguido para esta serie magnum, disponible a partir el 1 de diciembre.

Lágrima Rosa 2018, el espíritu del rosado de Bodegas Ochoa

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Javier Ochoa creó el Ochoa Rosado de Lágrima en los años 90 con el objetivo de elaborar el mejor rosado de Navarra con sus propias uvas y con el método que se emplea en Navarra: el sangrado. Ahora, su hija Adriana sigue su legado. La bodega ha lanzado una partida de la añada 2018 de este vino bajo otro nombre, Lágrima Rosa, y también ha actualizado su “vestido” (la etiqueta) pero la calidad y el origen (Finca El Bosque de Traibuenas) siguen siendo los mismos de siempre. Elaborado con uvas Garnacha, Merlot y Cabernet Sauvignon  de la finca El Bosque de Traibuenas, el mosto permanezca en contacto con los hollejos un corto periodo de tiempo (4-6 horas), para pasar a depósito de acero inoxidable (sin prensar, por eso es de lágrima) donde fermentará. Un rosado brillante, con aromas a frutos rojos, boca fresca, larga y compleja. Con cierta estructura tánica y acidez equilibrada. Un vino muy versátil.