Topic:

Dominio de la Vega renueva su línea de cavas

 Publicado el por

 (photo: )

Dominio de la Vega, pionera en la elaboración de cavas en la comarca de Utiel-Requena desde el año 2001, utilizando variedades como el Pinot Noir o el Xarel·lo, entre otras; así como en la utilización de barricas para la elaboración de sus mejores cavas, ha renovado su gama de espumosos (después de que hiciera lo propio hace unos meses y con gran éxito en sus vinos tranquilos). Un equipo profesional totalmente comprometido con el proyecto y una manera de trabajar muy personal y elegante, cuidando y mimando al detalle todo el proceso de elaboración del cava, han hecho que Dominio de la Vega haya alcanzado el mayor reconocimiento posible varios años y en catas a ciegas del Mejor Cava de España (Enoforum), así como una de las puntuaciones más altas jamás otorgadas por Robert Parker a un cava.

La nueva gama (todas sus referencias son cavas reserva) se presentó el pasado martes 27 de octubre en el IVAM de Valencia (donde se maridaron los cavas con las propuestas de cóctel del restaurante La Sucursal, con una estrella Michelin). Las nuevas referencias son, en parte, resultado de un proyecto de investigación llevado a cabo dentro del Programa CENIT, en colaboración con el CSIC, en el que han participado además de Dominio de la Vega otras bodegas. El objetivo de este programa es estimular la cooperación público (privada en investigación industrial) mediante la concesión de subvenciones a proyectos de largo alcance. Con una duración de cuatro años y con una inversión aproximada de 400.000 €, el proyecto ha llevado a cabo un estudio acerca de la adaptación de los viñedos al cambio climático.

Este proyecto pero sobre todo la experiencia de tanto años de trabajo y el conocimiento adquirido de Dominio de la Vega, ha dado como resultado unos cavas reserva elegantes, complejos y muy atractivos para el consumidor. Cuveé Prestige, Reserva Especial, Reserva Especial Rosé y la edición limitada de Blanc de Noir conforman la gama alta de estos cavas y junto a ellos Authentique, Expression y Esencia. Todos ellos cavas reserva, con una crianza sobre lías igual o superior de (mínimo) 18 meses, elaborados con las variedades Chardonnay, Macabeo, Pinot Noir y Xarel·lo.

Sandara, de Vicente Gandia, vende 526.000 botellas durante el primer semestre de 2015

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Sandara, el “sparkling” de Bodegas Vicente Gandía, ha vuelto a superar todas las expectativas de ventas, consolidando un éxito ya iniciado el pasado año que se traducirá en la previsión de un millón de botellas vendidas durante 2015, a lo largo de los 46 países de todo el mundo en los que los consumidores pueden encontrar esta referencia, disponible en blanco, tinto, rosado y sangría premium. Sandara, el Sparkling de Bodegas Vicente Gandía, ha comercializado 526.000 botellas durante los seis primeros meses de 2015.

Con un estilo fresco, elegante y desenfadado, Sandara está dirigido a un público que disfruta del vino de forma divertida. Un público situado en una órbita de consumidores jóvenes que han sabido encontrar en las referencias de Sandara un momento de diversión sin más exigencias, responsable del vertiginoso crecimiento en ventas que la marca ha registrado respecto a 2014.

Con más de un año de vida, Sandara ha conquistado el corazón de consumidores de países como UK, Alemania, EE.UU., Japón, China, Europa del Este y por supuesto, España.

Sandara Sparkling fue lanzado el pasado año por Bodegas Vicente Gandia con una cuidada presentación que destacaba la sutileza y sensualidad de sus matices, uno de los principales indicadores de su calidad y acierto empresarial.

Sandara es un espumoso fresco y bajo en alcohol, con tan sólo 7,5 grados y un carácter delicado que lo hace especialmente recomendado para aquellos consumidores que quieren disfrutar de una copa de vino, en un buen ambiente, sin más complicaciones. Dirigido a un público joven, femenino y en general, a todo aquel que desee disfrutar de un sparkling sencillo y fácil de degustar.

Rafael del Rey, director general del OEMV: ‘El futuro de la Monastrell dependerá del posicionamiento al que la lleven las bodegas’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Con motivo de la inminente celebración del Congreso Internacional Monastrell Alicante: la España Mediterránea, que se celebrará en el Auditorio Provincial de Alicante el día 12 de noviembre, conversamos con Rafael del Rey, director general del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), sobre esta variedad y sus potencialidades.

¿Cuál sería el sello de Monastrell? ¿Cuál es, desde su punto de vista, la aportación de la Monastrell al catálogo de variedades españolas?

Dentro del interés actual por vinos diferentes, de zonas peculiares y características especiales propias de zonas específicas, la Monastrell aporta una seña de identidad ligada al Levante español; un tipo de vino especial, ligado a un territorio, con un sabor joven, moderno, frutal y que, como en el caso de otras variedades, bien elaborado genera grandes calidades. Es de las variedades de uva para vinificación más importantes de España. Con algo más de 45.200 hectáreas plantadas, según los datos del Ministerio de Agricultura, es la cuarta más extendida por España, tras la Tempranillo, la Bobal y la Garnacha. Sin embargo, su evolución en los últimos años no ha sido buena, mostrando un descenso del 2,6% de promedio anual desde las más de 65.000 ha que había plantadas en el año 2000.

¿Cuál es la singularidad de las Monastrell españolas con respecto a las francesas, norteamericanas o australianas?

Dicen los expertos que cada variedad se comporta de forma diferente en cada terreno y según las prácticas culturales y de elaboración de cada zona. Siendo una variedad muy extendida internacionalmente, la frescura con la que la encontramos en el Levante español la hace peculiar. Desde el punto de vista de la elaboración, pero, sobre todo, desde el del marketing y la comercialización, la clave está en ligar las caracterizas de la variedad de uva con las propias de la zona para mostrar la peculiaridad del vino resultante.

¿Qué importancia económica tiene, desde su punto de vista, la uva Monastrell, en las regiones productoras, es decir, Comunidad Valenciana, Murcia y Castilla‐La Mancha?

Efectivamente, el 99,1% de la uva Monastrell plantada en España se concentra en esas tres comunidades autónomas, si bien, en distintas proporciones: un 38% equivalente a 17.174 ha en Castilla‐La Mancha, un 45,3% o 20.495 ha en Murcia y el 15,8% en la Comunidad Valencia, representando 7.137 ha. Pero la importancia que esta uva tiene para cada una de las tres comunidades es muy diferente. Si para el conjunto de España, la uva Monastrell representa el 9,1% de todas las uvas tintas plantadas y el 4,7% del total de tintas y blancas, su importancia relativa es diferente en cada una de las tres comunidades autónomas. Así, la Monastrell representa un 8,8% del total de viñas de uva tinta plantadas en Castilla‐La Mancha, un 14,8% de las plantadas en la Comunidad Valenciana, pero hasta un 84,8% del total de las viñas de uva tinta plantadas en Murcia. Es por lo tanto en esta última Comunidad donde la importancia económica de la uva Monastrell es mayor.

¿Cuál es el grado de penetración de los Monastrell españoles en el mercado internacional?

Desgraciadamente, no tenemos datos de comercialización por tipo de uva. Además, habría que considerar todos los vinos que se venden sin ser monovarietales; es decir, aquellos en los que pueden darse mezclas o coupage de distintas uvas. Si la comercialización estuviera en consonancia con la importancia de la variedad en el conjunto total de viñedo, equivaldría a un 9,1% del total de los vinos tintos; pero es una aproximación poco exacta.

En un mercado en el que se demandan intensamente los vinos con personalidad, ¿cuál cree que será el futuro de los Monastrell?

Seguro que será bueno, pero dependerá en gran medida del esfuerzo comercial que hagan las bodegas que lo venden. Como bien se sabe en otros sectores económicos y llevamos ya años aprendiendo en el vino, “el buen paño en el arca no se vende”: no basta con tener un gran producto, una gran uva; para asegurar su éxito tiene que ser producida y elaborada con criterios de calidad, vigilando sus rendimientos, el grado de irrigación, su grado alcohólico, la sanidad de la uva y su grado de maduración entre otros parámetros. Debe ser elaborada con mimo en la bodega, buscando producciones rentables y competitivas pero también nichos de mercado de vinos de alta calidad. Y luego tiene que ser comercializada por las bodegas en los mercados y en los segmentos de mercado donde mejor pueda venderse y donde más pueda lucir. Pero esto son claves de desarrollo aplicables a todo tipo de vinos y varietales.

La Monastrell ha demostrado que puede dar grandes vinos y vinos muy competitivos, pero su futuro dependerá de cómo sea vendida y del posicionamiento al que la lleven las bodegas. Aunque está claro que hay que competir y que los mercados están muy duros, a medio plazo el futuro de la variedad dependerá en gran medida de que sea reconocida como base para vinos de gran calidad, posicionados en los segmentos más altos del mercado. Y eso requiere un enorme esfuerzo comercial y de marketing.

¿Qué cree que puede aportar la celebración del Congreso Internacional de Monastrell en Alicante al futuro de esta variedad?

 Centrar la opinión mundial del vino sobre esta variedad, sus características, las peculiaridades que le da una vez plantadas en el centro y Levante españoles y la gran calidad de los vinos elaborados con ella es fundamental para su desarrollo y seguro que el congreso puede contribuir a mostrarlo. Analizar también experiencias en otros lugares y destacar sus cualidades técnicas ayudan a los propios elaboradores a orientar mejor su producción. Pero, si además, conseguimos extender el mensaje de que debemos aspirar a posicionar grandes vinos de Monastrell en los distintos mercados mundiales mucho mejor.

La gran batalla, hoy día, en el vino como en muchos otros sectores, está en definirse entre ser muy competitivos y ofrecer un producto de bajo precio pero rentable o, por el contrario, buscar una diferenciación y saber comunicarla. Conviene que haya bodegas decididas a que la Monastrell y los vinos que con ella se elaboran obtengan un buen reconocimiento en los mercados y logren una diferenciación que haga más fácil su venta.

¿Es posible encontrar un nicho de calidad, diferenciado, en el mercado internacional, con vinos varietales, como la Monastrell, que atraiga a los consumidores?

Desde luego no es fácil y debe trabajarse mucho para conseguirlo, pero es un buen trabajo y una buena línea de actuación. Diferenciarse es el reto y la mezcla entre varietal de reconocido prestigio, unido a una zona de producción que le confiere unas características peculiares, es una línea de comunicación muy importante. Y sí, hay muchos mercados en el mundo donde los vinos se venden principalmente por el varietal que utilizan. No es nada fácil introducir nuevas variedades a las mundialmente más reconocidas, pero es un tipo de trabajo que merece la pena desarrollar. Y, por cierto, donde la colaboración entre los distintos actores interesados puede resultar en beneficio para todos los que utilizan y venden este tipo de vinos. Hay un margen de actuaciones colectivas en pro de un mayor reconocimiento de los vinos de Monastrell que beneficia a las marcas que la utilizan.

¿A qué se debe que nuestro país es uno de los que más ha crecido en la producción de vinos varietales?

No sabría decir si es de los que más han crecido en vinos varietales pero sí comprobamos que España es el país productor de vino a nivel mundial que más se ha internacionalizado en los últimos años. Por necesidad, por convencimiento y por posibilidades, hemos pasado en pocos años a vender fuera más del doble del vino que consumos dentro de nuestras fronteras. Y fuera, en los mercados internacionales, el consumo está creciendo pero con claves algo diferentes a las clásicas de los países productores. Entre su población hay una aproximación algo diferente al consumo de vino y, en muchos casos, la variedad es un criterio esencial para elegir qué vino deben comprar. Si España es el productor mundial de vino que más se ha internacionalizado en los últimos años y los mercados internacionales dan mucha importancia a la variedad de uva, no es de extrañar que sea en España donde mayor transformación se estuviera dando hacia vinos varietales.

¿La variedad de uva puede actuar como marca comercial para un vino, más allá incluso de su origen?

Junto con la marca, la procedencia, el país de origen y otros factores del marketing como la etiqueta, así como el precio, la variedad es uno de los elementos clave para la elección de un vino por parte del consumidor. Pero siempre depende de qué tipo de consumidor y en qué mercado. No hay verdades absolutas en esta materia (como en casi ninguna) y depende del consumidor en cada caso. En un mercado como el español, el consumidor medio da mucha más importancia a la zona de producción de la que viene el vino. Como ocurre también en otros países productores o entre los consumidores más aficionados de muchos países europeos. En el lado opuesto, para un consumidor de vinos económicos norteamericano o chino, sin grandes conocimientos ni voluntad de convertirse en un experto en vinos, posiblemente el precio y la variedad de uva, junto con el país de origen, sean elementos mucho más importantes que la zona de origen concreta de la que procede el vino. Para la bodega, eso significa que debemos usar distintos elementos del marketing de forma diferente según donde vayamos a vender nuestro vino. Y sí, hay mercados y segmentos de mercado, en los que la variedad puede ser un factor relevante. Ahora bien, en ese caso, lo importante es que ese consumidor conozca la variedad y la asocie con elementos positivos.

¿Se está intentando competir con precio, más que por calidad, con este tipo de vinos varietales con países terceros productores, que están presentes en los mercados de todo el mundo, como Chile, Argentina, Sudáfrica, Estados Unidos, Australia o Nueva Zelanda...?

Es el gran debate en todo el sector del vino, en todos los países, en todas las zonas de producción y dentro incluso de muchas bodegas: precio o diferenciación. Y no es un debate fácil. Gran parte del consumo mundial de vino se realiza por compras en cadenas de supermercado y buscan vinos económicos por parte de consumidores que quieren pasar un buen rato sin necesidad ni de ser expertos ni de gastar mucho. Si se quiere estar en ese segmento con todos o una parte de nuestros vinos, debemos ser extraordinariamente eficientes y competitivos. Y España, como primer viñedo del mundo y uno de los tres mayores productores mundiales de vino, además del mayor exportador en volumen, tiene necesidad de estar en todos los segmentos y jugar todas las ligas.

El reto está, además, en conseguir posicionar grandes vinos en segmentos más exclusivos del mercado, conseguir un reconocimiento para la zona o la variedad de uva. Y eso solo lo pueden lograr las marcas. Al final son bodegas, con nombre propio y con su marca, las que logran el posicionamiento de los vinos, las que son reconocidas por el consumidor y pueden lograr una cierta fidelización. Y eso depende de la calidad del vino, por supuesto y adaptada a las necesidades de cada mercado, pero también de la capacidad de la bodega para comercializarlo y llevarlo a los lineales de los supermercados y las cartas de los restaurantes. Un esfuerzo comercial, indispensable, y que solo pueden realizar las empresas.

Ahora bien, España y sus vinos no tienen por qué tener miedo a la competencia internacional. Seguro que se puede aprender de todos, pero tenemos unas condiciones óptimas para competir. En particular, en materia de precios, la batalla no está muchas veces en cómo competir con vinos de otros países sino en la propia competencia que se hace entre vinos, bodegas y zonas de la propia España. 

Programa definitivo del Encuentro Internacional Phytoma-España: La calidad del vino a través de la Gestión Integrada del Viñedo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) es la patrocinadora del próximo Encuentro Internacional Phytoma-España sobre la vid y el vino “La calidad del vino a través de la Gestión Integrada del viñedo”, que se celebrará los días 1, 2 y 3 de diciembre 2015 en el Salón Paraninfo (Edificio Rectorado de la Universidad Politécnica de Valencia, UPV), bajo la dirección científica de José Luis Ramos Sáez de Ojer, sección de Protección de Cultivos del Gobierno de La Rioja.

Hay que recordar que ya está abierto el proceso de inscripción al mismo, con ventajas económicas para las inscripciones que se formalicen antes del 10 de noviembre (inclusive).

El Encuentro Internacional Phytoma-España sobre “La calidad del vino a través de la Gestión Integrada del viñedo” se estructurará, tras impartirse tres ponencias inaugurales, en tres partes: situación actual y control de las plagas más relevantes de la vid; análisis y métodos de control de las enfermedades de la vid; y biodiversidad tecnología y cambio climático. El encuentro dispondrá de traducción simultánea español-inglés.

La primera ponencia inaugural correrá a cargo de Raúl Compés (Grupo de Economía Internacional de la UPV y presidente de la Asociación Española de Economía Agraria (AEEA). Experto de la delegación española de la OIV), que expondrá la economía del vino en España y la situación en los mercados internacionales. A continuación, intervendrá José Luis Ramos Sáez de Ojer con la ponencia “La sanidad del viñedo y su incidencia en la calidad del vino”. Tras él, le llegará el turno a Mª. Teresa Martínez Soria (Universidad de La Rioja), con la ponencia “Pyrus: la ayuda indispensable para conseguir un vino de calidad”.

En la primera parte del encuentro, los ponentes centrarán su intervención en la situación actual y control de las plagas más relevantes de la vid, abordándose plagas emergentes y en expansión, novedosos métodos de control, así como aspectos relativos a la biodiversidad y el control biológico. En la segunda, se procederá al análisis y métodos de control de las principales enfermedades que afectan al viñedo en España, así como potenciales amenazas para el cultivo, dedicando especial atención a la problemática generada por las enfermedades fúngicas de madera de la vid.

En la última parte, se abordarán cuestiones como el manejo de las malas hierbas y de las cubiertas vegetales, las nuevas tecnologías basadas en teledetección o el uso de drones, así como la vulnerabilidad y estrategias de adaptación del viñedo ante el cambio climático.

Participarán expertos de Italia, Francia y España, que aportarán sus experiencias en estos aspectos, concluyendo cada parte con una mesa redonda. El congreso finalizará cada jornada de trabajo con una cata de vinos, de la Bodega Institucional del Gobierno de La Rioja y de la C. Valenciana.

Más información en Secretaría Técnica del Encuentro Phytoma-España: 963 826 511; emails: phytoma@phytoma.com o editorial@phytoma.com; www.phytoma.com

Charla formativa sobre manejo del viñedo tras la vendimia en La Palma

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Como continuación al programa formativo dirigido a los viticultores inscritos en la D.O.P. La Palma, el C.R.D.O. anuncia que está programada la charla “Manejo del cultivo tras la vendimia”.

Se celebrará en dos ocasiones, una el 20 de noviembre en Puntagorda y otra el 21 de noviembre en Fuencaliente. Constará de charla y taller práctico. Se plantean en un formato técnico, pero también práctico, de forma que los viticultores puedan comprender por qué se hace cada una de las labores en el cultivo.

Más información en el C.R.D.O.P. La Palma, www.vinoslapalma.com