Topic:

Avance de producción 2013/2014 del Ministerio a 30 de septiembre de 2013

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Avance completo en pdf adjunto.

Jerez de la Frontera, elegida Ciudad Europea del Vino 2014

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Este fin de semana del 16 y 17 de noviembre tuvo lugar en Marsala (Sicilia) la 17ª Asamblea General de la Red de Ciudades Europeas del Vino (Recevin), donde se eligió a Jerez de la Frontera como Ciudad Europea del Vino 2014.
Jerez y Cambados optaban a esta distinción para convertirse en la capital vitivinícola de Europa durante el próximo año, tomando así el relevo de Marsala, que lo ha sido durante 2013. Tras no llegar a un acuerdo el comité técnico de Recevin, hubo que pasar al voto secreto que, en una primera votación, provocó un empate y en la segunda ya salió vencedora la candidatura de la ciudad gaditana, que además celebrará en 2014 el 750 aniversario de su reconquista.
Jerez de la Frontera propone para 2014 una amplia variedad de actividades entorno al enoturismo, abarcando múltiples sectores: gastronomía, arte, cultura, educación, formación, etc.
Jerez de la Frontera cuenta con 7.000 ha de viñedo que producen una amplia variedad de vinos, desde los secos y pálidos, como el fino y la manzanilla, los amontillados, olorosos, hasta los más dulces y oscuros, como el Pedro Ximénez y el Moscatel. Sus bodegas, situadas muchas de ellas en pleno casco histórico, son de las más visitadas de Europa, con 400.000 visitas anuales.
Coincidiendo con la celebración de la Asamblea General de Recevin en Marsala, también tuvo lugar la Convention d’Autunno di Città del Vino, así como el Foro Internacional de la Economía y del Mercado Vitivinícola, organizado por el Ayuntamiento de Marsala y el Instituto Regional de la Viña y el Aceite de Oliva de Sicilia.

Sin saber dónde estamos

 Publicado el por

Con ser importante el volumen de cosecha al que nos enfrentamos (algunos lo sitúan incluso por encima de los cincuenta millones de hectolitros), y dejando a un lado sentimientos patrios de convertirnos en el primer país productor del mundo (lo que no lleva más que a tener un problema mayor del que ya teníamos cuando éramos los terceros); conocer la producción a la que nos enfrentamos esta campaña, sin duda, ayudará a estabilizar los precios de un mercado que anda bastante preocupado por lo mucho producido y lo poco que hay vendido hasta ahora.
De hecho muchas de las bodegas y cooperativas esperan estos próximos días, en Ámsterdam, tener la oportunidad de cerrar operaciones que alivien la pesada carga de esta abrumadora cosecha. Aunque también los hay que, considerando lo retrasadas que han ido las vendimias este año y los vaivenes que se están dando en los datos de producción de los principales países elaboradores europeos (España, Francia e Italia), tienen pocas esperanzas de salir de allí con operaciones cerradas, y ninguna de solucionar una campaña que piensan que se va a hacer muy, muy, muy larga.
Aún con todo y con eso, no creo que sea ni la producción, ni los precios, ni los compradores el mayor problema al que el sector vitivinícola español se enfrenta, y sí el del desconocimiento sobre cuáles han sido las verdaderas razones que nos han llevado a esta histórica cosecha.

Por la parte más débil

 Publicado el por

Aunque la Comisión Europea deberá revisar más allá del 2020 el sistema de autorizaciones de plantación, lo que hasta ahora es conocido como los “derechos de plantación”, el 1 de enero del 2016 entrará en vigor, y en un principio hasta el 31 de diciembre del 2030, un nuevo sistema de derechos que consiste, básicamente en transformar lo que hasta ahora ha sido un “derecho” (susceptible por lo tanto de ser transmitido), por una autorización administrativa que prohibirá su transferencia y que dependerá de los Estados Miembros. Quienes serán los encargados de conceder esas autorizaciones, previa solicitud y de forma gratuita, que será obligatoria para cualquier superficie que no sea un viñedo experimental, de vivero, una replantación como resultado de expropiación o cuya producción vaya destinada al autoconsumo.
Esta transformación, que supone pasar de derechos a autorizaciones, tendrá como primera consecuencia económica en los balances de las empresas viticultoras una pérdida de valor que todavía no está muy claro cómo será reflejada. Ya que pasará de ser un inmovilizado inmaterial susceptible de ser valorado en términos monetarios, a desaparecer del balance, con la consiguiente pérdida que deberá reflejar su cuenta de explotación y disminución de su capacidad de solvencia frente las entidades crediticias y accionistas.

Mercados 13-11-13

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.