Topic:

Harlan Estate: un ‘grand cru’ en apenas tres décadas en el mercado

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

¿Es posible que una bodega con apenas 30 años en el mercado alcance la categoría de icono mundial? Sí lo es y la bodega californiana Harlan Estate es la prueba viviente de ello. El pasado 11 de diciembre, la Fundación para la Cultura del Vino organizó una nueva edición de “Sabor de los Grandes”, en la que pudimos conocer un poco mejor este fenómeno vitivinícola del Valle de Napa de mano de su director Don Weaver.

Aunque H.William Harlan y su familia fundaron la bodega en 1984, ya con el objetivo de elaborar un “premier cru” (en términos borgoñones) de California, la primera añada comercial de este tinto mayoritariamente de Cabernet Sauvignon (complementado en pequeñas proporciones, según añada, de Cabernet Franc y Merlot) no fue hasta la de 1990 (salió al mercado en 1996. Hoy en día, la añada más reciente de Harlan Estate que se puede adquirir es la de 2015 (se puso a la venta en mayo de 2019) y su precio de venta recomendado es de 1.500 dólares.

Una bodega situada en las colinas occidentales de Oakville, en el mismo corazón del Valle de Napa en la que cultivan 17 hectáreas de viñedo (70% Cabernet Sauvignon, 20% Merlot, 8% Cabernet Franc y un 2% de Petit Verdot). Son viñas situadas en las laderas de las colinas, con suelos tanto volcánicos, como sedimentario. Practican la viticultura biodinámica, pero “abierta a la tecnología”.

Tras la presentación de la bodega se procedió a una espléndida cata de sus vinos. La abrió The Maiden 2014, segundo vino de Harlan Estate, que se vende solo exclusivamente por medio de la lista de distribución de la bodega. Un tinto potente, sedoso, con mucho tacto, glicérico. Capaz de conjugar la energía con un carácter aterciopelado. Largo y fresco.

Luego realizamos una vertical por el primer vino, en la que recorrimos las añadas 2015, 2013, 2010, 2005, 2001, 1994 y 1991. Harlan Estate es un vino complejo y profundo, denso, con vigor y muy largo. Cada añada expresa las condiciones climáticas que la alumbraron. Así destacó la exótica mineralidad, ligereza y potencial de guarda de la añada 2015; la complejidad de matices y carga frutal, con notas de madurez de la 2013; la ligereza en boca de una añada 2010 llamada a expresar su potencial todavía dentro de uno años; la potencia, voluptuosidad y frescor mineral del vino nacido en 2005; la profundidad y madurez de la añada 2001 o la elegante decadencia de la 1991.

Mención aparte merece la añada de 1994, porque marcó un hito en la bodega. Fue la primera añada en obtener los míticos 100 puntos Parker. Una añada clásica y un vino que se mostró maduro, con aromas de sotobosque y grosella, delicado y complejo. Con matices minerales y balsámicos. Enérgico pero puro equilibrio.

Premios Innovación 2019 de la PTV

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Premiados en la primera edición. (photo: )

Premiados en la primera edición.

La Plataforma Tecnológica del Vino (PTV) entregó el pasado 19 de diciembre sus Premios Innovación 2019. En un acto inaugurado por Carme Sabrí, directora de AgroBank, y Mireia Torres, presidenta de la PTV, la asociación galardonó a un investigador y dos proyectos, además de conceder un premio honorífico en reconocimiento a la aportación e impulso de sus respectivas iniciativas para mejorar la competitividad y el desarrollo innovador del sector vitivinícola español.

En la categoría ‘Joven Investigador’, Guzmán Carro fue premiado por su trabajo “Control biológico de de Phaeoacremonium minimum mediante el uso de Trichoderma spp”. Esta iniciativa busca el control del principal problema en la viticultura mundial, como son las enfermedades de la madera de vid.

Cleanwood Technology recibió el galardón de ‘Proyecto I+D+i Individual’ en reconocimiento al desarrollo del proyecto “Zerob 1- Equipo para tratamiento y regeneración de barricas de roble mediante aplicación de ondas electromagnéticas”, un estudio mediante el cual ha desarrollado un patrón de algoritmos, para poder modular la complejidad del uso de las ondas electromagnéticas de alta frecuencia como medio de desinfección y regeneración de barricas.

Agua, Energía y Medioambiente Servicios Integrados (AEMA), recibió el premio ‘Proyecto I+D+i Consorciado’. La PTV galardonó así a la iniciativa “Digestores anaeróbicos de alto rendimiento para el tratamiento de efluentes de bodegas medianas”, cuyo objetivo es el desarrollo de un sistema de tratamiento anaerobio basado en un innovador diseño de reactor anaerobio de alto rendimiento adaptado al tratamiento de las aguas residuales de las bodegas de tamaño medio.

El Premio Honorífico se concedió a José Luis Benítez Robredo, director general de la Federación Española del Vino (FEV), por su compromiso personal en la creación, dinamización y consolidación de la Asociación Plataforma Tecnológica del Vino de España y por su apoyo continuo y relevante al impulso y potenciación de la actividad innovadora (I+D+i) del sector vitivinícola nacional.

Durante el acto, celebrado en CaixaForum de Madrid, se hizo entrega de seis menciones de honor a los finalistas de cada una de las categorías: En Joven  Investigador se distinguió a  Ignacio Belda y Javier Campos; en la categoría de Proyecto de I+D+i Individual los finalistas fueron  Athisa Biogeneración y la Unidad de Mecanización Agraria (UPC-Universitat Politécnica de Catalunya); en la categoría de Proyecto de I+D+i consorciado se reconoció la labor de Intergia Energia Sostenible (Intergia)  y de la Fundación Empresa-Universidad Gallega (Feuga). 

En el acto, presentado por el director de SeVi, Salvador Manjón, intervino Mario de la Fuente, gerente de la PTV, para presentar los proyectos de I+D+i que dinamiza la PTV. Además, el director general del OEMV, Rafael del Rey, presentó la evolución del sector del vino y su relación con la I+D+i. Finalmente, el vicepresidente de la PTV, Carlos Moro, despidió el evento.

El jurado de los Premios Innovación ha estado formado por miembros del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la Agencia Estatal de Investigación (MICINN), el Centro de Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), Zabala Innovación Consulting, AgroBank y la PTV.

El sector vitivinícola analiza en Logroño el futuro del viñedo sostenible en España

 Publicado el por Interprofesional del Vino de España (colaborador), Plataforma Tecnológica del Vino (PTV) (colaborador)

 (photo: )

La Interprofesional del Vino de España (OIVE), en colaboración con la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV), celebró el pasado 11 de diciembre en la Bodega Institucional de La Grajera de Logroño la jornada #SomosSostenibilidad. En este encuentro, que ha reunido a representantes del sector del vino, se ha analizado la estrategia hacia la sostenibilidad del viñedo español, así como los grandes retos y oportunidades que se presentan para el futuro.

Concha Andreu, presidenta del Gobierno de La Rioja, fue la encargada de abrir el evento, donde mostró su apoyo a OIVE y PTV así como el compromiso de la administración que lidera para impulsar aquellos proyectos vitivinícolas que promuevan la innovación en el ámbito de la sostenibilidad y el cambio climático: “Es momento de que nos pongamos a trabajar para buscar una alternativa y evitar cultivar la viña de espaldas a la naturaleza. En un contexto de cambio climático, no podemos mirar hacia otro lado. Tenemos una gran oportunidad en La Rioja para que podamos avanzar en el conocimiento del cultivo del viñedo y llevarnos hacia un desarrollo sostenible del sector”.

Durante la inauguración, Ángel Villafranca, presidente de OIVE, destacó los resultados del acuerdo entre su organización y la PTV y la voluntad del sector vitivinícola de avanzar en la transición hacia un modelo más sostenible: “Desde la interprofesional desarrollamos junto a la Plataforma Tecnológica del Vino actividades destinadas a la investigación y al conocimiento, para, entre otros fines, llevar a cabo proyectos que promuevan la sostenibilidad del sector. En este sentido, para que la sociedad sea sostenible tenemos que enlazar todos los eslabones de la cadena. La agricultura tiene su responsabilidad en ello, pero la concienciación por la sostenibilidad tiene que extenderse a todos los ámbitos de la sociedad”.

Por su parte, Camino Arroyo, subdirectora general de Frutas y Hortalizas y Vitivinicultura del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, analizó la estrategia hacia la sostenibilidad marcada por la Política Agraria Común de la Unión Europea y los grandes retos y oportunidades que se presentan al viñedo español. En este aspecto ha apuntado: “La sociedad nos exige generar más con menos recursos y para ello es imprescindible la labor de los centros de investigación en viticultura y la ciencia en general. La situación actual nos obliga a producir de forma sostenible y el sector vitivinícola lleva tiempo adaptándose a ello. En este marco, la Política Agraria Común es una palanca que nos acompaña en todo el proceso de avance, porque sin sostenibilidad económica no habrá sostenibilidad ambiental”.

Mireia Torres, presidenta de la Plataforma Tecnológica del Vino, destacó “la innovación, formación y colaboración” como claves para avanzar hacia la sostenibilidad del sector. “Debemos dar pasos adelante y estoy segura que seremos capaces de afrontar todos los retos de futuro”, añadió.

Tres retos para el camino hacia la sostenibilidad

Durante el primer bloque del encuentro se analizaron tres oportunidades y retos a los que se enfrenta actualmente el sector vitivinícola en términos de sostenibilidad. David Gramaje, investigador del Área Viticultura del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV), expuso las dificultades que suponen las enfermedades de la madera de la vid para la cosecha. Sergi de Lamo, vicepresidente de la Comisión Técnica de la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV), reflexionó sobre el uso del cobre y azufre en la viticultura y Natalia Olarte, directora I+D+i de Bodegas Riojanas, apeló a la importancia de la transferencia del conocimiento para el devenir del sector.

Conocimiento del viticultor, clave para el futuro del sector

En el segundo bloque de la jornada, una mesa de diálogo moderada por Mario de la Fuente, gerente de la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV), reunió a varios investigadores que reflexionaron sobre la transferencia del conocimiento al viticultor. Entre ellos, José Miguel Zapater, director del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV); Sergi de Lamo, vicepresidente de la Comisión Técnica de la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV); David Gramaje, investigador del Área Viticultura del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV); y Natalia Olarte, directora I+D+i de Bodegas Riojanas.

Las principales conclusiones que se han extraído de la mesa redonda son el impacto de la investigación en la transformación del sector vitivinícola y como consecuencia directa, en el bienestar social. Asimismo, la necesidad de homogeneizar la transferencia del conocimiento o la importancia de conocer el suelo para hacer un mejor uso de los recursos naturales.

Un acuerdo por la transición del viñedo español

Durante 2019, la Administración Pública ha ratificado un total de seis proyectos de I+D+i sobre Cambio Climático y Sostenibilidad apoyados por la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV) en el marco del acuerdo que mantiene con la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE).

De estos seis proyectos, uno de ellos se enmarca en el plano internacional y los demás se están llevando a cabo en el ámbito nacional. Todos ellos han movilizado un presupuesto global de casi seis millones de euros, habiendo obtenido algo más de cuatro millones de euros de financiación pública para su ejecución.

Estas iniciativas cuentan con la participación de un total de seis empresas (bodegas y empresas tecnológicas), cuatro organismos de investigación y dos entidades entre las que se encuentran asociaciones vitivinícolas y denominaciones de origen españolas.

La adaptación de las regiones de montaña al cambio climático, optimización de riego y disminución de sulfitos en bodega y el potencial de adaptación de variedades emblemáticas y minoritarias, son algunos de los retos que se estudiarán en estos trabajos de I+D+i que ya se están desarrollando.

Se nos fue Luis Cañas, ‘El Jefe’ de Rioja Alavesa

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Luis Cañas. FOTO: Bodegas Luis Cañas. (photo: )

Luis Cañas. FOTO: Bodegas Luis Cañas.

El pasado 11 de diciembre falleció, a los 91 años de edad, Luis Cañas, fundador de las bodegas que llevan su nombre y “El Jefe”, como le llamaba cariñosamente su hijo Juan Luis. Nacido en 1928, destacó por ser un hombre de carácter perfeccionista, con gran tesón en el trabajo y con una meta clara: obtener la mejor calidad en sus viñedos y como consecuencia en sus vinos. Fue el responsable de acometer el gran cambio de comercializar sus vinos a granel, para pasar a embotellarlos en su bodega de Villabuena de Álava, en la década de 1970, y convertirlos en referencia de Rioja Alavesa. Se fue un “cosechero” discreto, que dejó que fuera el vino quien asumiera el protagonismo. Su legado es inmenso y en él destaca su familia, una familia de vino encarnada en su hijo Juan Luis.

Con Luis Cañas se ha ido uno de los pioneros en la creación de identidad de los vinos de Rioja. Se le recordará como un trabajador constante, enamorado del buen hacer y que demostró que con tesón y humildad se puede llegar lejos. No le dolían prendas cuando era necesario vender su vino en garrafas que cargaba en una furgoneta con la que iba a Bilbao, a San Sebastián y a otras ciudades a dar a conocer sus vinos de maceración carbónica.

“El Jefe”, como le llamaba con orgullo su hijo Juan Luis, se ha ido. Nuestro más sincero pésame.

Informe de vendimia 2019 de Familia Torres en Rueda

 Publicado el por Juan Ramón García (colaborador)

Viñedo La Cuesta de la Bodega Magarín, en Villafranca del Duero (photo: jordielias@jordielias.net)

Viñedo La Cuesta de la Bodega Magarín, en Villafranca del Duero

La cosecha 2019 se ha caracterizado, como en otras zonas de España, por ser más corta productivamente hablando, debido a la escasa cantidad de lluvia registrada y a las noches cálidas de una parte del verano. La notable merma que se observaba en los viñedos de la D.O. Rueda se ha visto compensada con la entrada en producción de nuevas plantaciones.

En nuestras fincas, podríamos decir que la tónica dominante ha sido la normalidad y tranquilidad durante la maduración. Las condiciones meteorológicas, unidas al ciclo vegetativo de la variedad Sauvignon Blanc, han hecho que este año iniciásemos la recolección de esta variedad la noche del lunes, 27 de agosto, por la parcela Magarín, que suele ser la más temprana, después de que tuviéramos que aplazar un día el inicio de la vendimia debido a las múltiples tormentas (afortunadamente de agua) que se produjeron durante el fin de semana anterior.

Hemos sido los primeros en empezar la vendimia en toda la D.O. y lo hemos hecho en una fecha similar a la del año 2017, aunque mucho antes que el año pasado, concretamente 20 días antes. Si bien el agua caída ha ocasionado un ligero contratiempo para la Sauvignon Blanc, ha supuesto un alivio para la variedad principal Verdejo, ya que estábamos sufriendo uno de los años más secos de los últimos tiempos.

El día 3 de septiembre, iniciábamos la vendimia de la verdejo de nuestra parcela de Romerales y finalizábamos la cosecha el día 25 de septiembre, con la uva de las zonas de Segovia vendimiada a mano y seleccionada en mesa. Hay que decir que, en esa fecha, hace un año, todavía no habíamos empezado a vendimiar esta variedad.

El estado sanitario de nuestras fincas para este 2019 ha sido impecable y ha dado lugar a uvas de gran intensidad aromática y pequeño tamaño en ambas variedades. A pesar de que el rendimiento ha sido más bajo de lo esperado, la madurez ha sido óptima y podemos considerar 2019 como una gran cosecha.

Los vinos que estamos obteniendo destacan por su intensidad aromática y una boca bien armada con un final muy largo y fresco, lo que nos hace augurar que serán grandes vinos.

Meteorología

Las condiciones meteorológicas en Rueda durante el ciclo vegetativo del viñedo, es decir, de abril a septiembre, han sido similares a las del año pasado y se han mantenido dentro de la normalidad.

Tanto la temperatura media como la precipitación total durante este periodo han sido ligeramente inferiores a las del mismo periodo del 2018 y se han registrado 18°C y 84 mm (frente a los 18,2°C y 116 mm del año anterior).

Durante los meses de maduración de la uva, de agosto a septiembre, la temperatura media se ha quedado corta, prácticamente un grado por debajo a la del año pasado, y ha llovido algo durante estos dos meses (un total de 28 mm, lo que es habitual), cosa que no ocurrió el año pasado, que fue uno de los periodos más secos de los últimos años.

Informe completo aquí.