Topic:

Extraordinario Estadísticas 2016 - Consumo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

El consumo total de vino en España durante 2015 fue de 525,1 millones de litros de vinos tranquilos y espumosos; por un valor total de 2.604,5 millones de euros, según se puede extraer del apoyo estadístico actual, tanto doméstico, como fuera del hogar, pues el Magrama ha vuelto a dar información del consumo extradoméstico (aunque la serie estadística no es tan larga como para poder calcular las variaciones respecto a 2014 en el canal Horeca y no es completa, pues no recoge datos de bebidas derivadas o bebidas con vino, ni hace desglose por categorías).

De esta forma, el canal hogar (consumo doméstico o canal alimentación) asumió 378,6 millones de litros de vinos y espumosos (el 72% del total consumido en 2015), frente a los 146,6 millones de litros de consumo extradoméstico (28% del total en 2015). En términos de valor, el dato intradoméstico quedó situado (siempre hablando de vinos y espumosos exclusivamente) en 975,6 millones de euros (el 37% de la inversión total), mientras que el canal extradoméstico registró un valor de 1.628,9 millones de euros (63% del total en 2015).

Antes de proseguir, algunas observaciones metodológicas importantes. Las cifras que ofrece La Semana Vitivinícola relativas al canal doméstico difieren ligeramente de las mantenidas por el Magrama en su “Informe del consumo de alimentación en España 2015”, a causa de la estadística de los meses de enero y febrero de 2015, en las que el Ministerio no facilitó desglose de categorías (derivados, etc.). La divergencia entre unas cifras y otras es mínima, pero ya altera los datos derivados que se extraen (precio medio, consumos y gastos per cápita…). Además, hay que señalar que en los cálculos de consumos per cápita, SeVi utiliza la estadística de población más reciente del Instituto Nacional de Estadística (INE), con el afán de ofrecer un dato lo más cercano posible a la realidad.

Hechas las salvedades, el consumo per cápita en España en 2015 (vinos y espumosos) estaría alrededor de 11,31 litros por persona y año (en puridad, habría que sumar aquí los consumos fruto de la venta online, la venta a pie de bodega y los consumos institucionales, y otros canales no contemplados, con lo que, si nos basamos en los datos de consumo humano del balance de campaña 14/15 provisional, la cifra real rondaría los 21,13 litros per cápita). Por canales, por tanto, 8,15 litros se consumen en el hogar; 3,16 litros en Horeca y queda un desfase de cerca de 10 litros por persona y año, contabilizados en el balance, pero que no podemos identificar.

Extraordinario Estadísticas 2016 - Intervención

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

El capítulo de intervención recoge la información más actualizada relativa al Plan de Apoyo al Sector del Vino en España (PASVE), así como sus homólogos en la Unión Europea.

Reestructuración y reconversión:
Los importes pagados por acciones de reestructuración y reconversión del viñedo en el ejercicio FEAGA 2015 fueron de 80.441.492,33 euros, sobre un techo establecido en 80.932.000,00 euros. La distribución de pagos por comunidad autónoma es la que figura en la tabla adjunta. En el capítulo de Superficie de este Extraordinario de Estadísticas encontrarán más información sobre la aplicación de la medida de reestructuración y reconversión de viñedo en España.

Castilla-La Mancha fue la principal región perceptora, con 34,74 millones de euros, lo que representa el 43% del importe total pagado; en contraste con el dato del ejercicio 2014 cuando el importe pagado en esta región alcanzó los 65 millones de euros y su peso relativo en la medida se situó en el 58% del total. Le sigue Extremadura, con 17,3 millones de euros.

Destilación de subproductos:
Para la campaña 2014/2015 el importe de la ayuda ha sido el siguiente:
a) 1,100 EUR/por cien vol./hl para alcohol bruto obtenido a partir de orujos.
b) 0,500 EUR/por cien vol./hl para alcohol bruto obtenido a partir de vino y lías.

Como compensación a los gastos de transporte y recogida de los subproductos, el destilador pagará al productor los siguientes importes cuando este último demuestre haber soportado dichos gastos:
a) 0,571 EUR/por cien vol./hl por los orujos entregados.
b) 0,400 EUR/por cien vol./hl por el vino y lías entregados.

En la campaña 2014/2015, para cumplir con la obligación de eliminar los subproductos de la vinificación se obtuvieron 41.661.515,04 hectogrados de alcohol bruto, de los cuales solicitaron ayuda a la destilación 26.933.554,51 hectogrados (26.553.832,80 de orujos y 379.721,71 de lías y vinos).

Al resultar la cantidad total solicitada inferior al 10% del volumen del alcohol del vino producido a nivel nacional, no hubo que aplicar un coeficiente de reducción. Así, el total de ayuda por esta medida que los organismos pagadores de las comunidades autónomas abonaron a los destiladores autorizados ascendió a 29.399.075,91 euros. En el cuadro adjunto se puede observar el desglose de la medida por CC.AA.

Extraordinario Estadísticas 2016 - Precios

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

Estabilidad es la palabra que mejor definiría la campaña 2015/16 en lo que hace referencia a los mercados de producción vinícola españoles. Pues si bien analizando las cotizaciones de sus vinos a lo largo de estos doce meses apreciamos una subida significativa en los blancos, de setenta y cinco céntimos de euro, de cómo empezaron a cómo han acabado cotizando; oscilando entre el euro con ochenta y cinco por hectogrado de las dos primeras semanas de agosto y los dos con sesenta a las que se operaba en la Región Central en las últimas semanas de abril. Su evolución, ni cuando se fueron hacia arriba, ni cuando tuvieron que desandar una parte del camino recorrido, fue brusca. Respondiendo a los naturales movimientos de mercado y a cuestiones mucho más cercanas a las características de las operaciones que en cada momento se realizaron, que a una modificación sustancial en las perspectivas de sus cotizaciones.

No obstante, resulta relevante observar cómo superadas las primeras semanas de campaña en las que las cotizaciones debieron ajustarse a la nueva cosecha, las cotizaciones de los dos euros con quince por grado y hectolitro prácticamente dominaron el mercado del vino blanco hasta finales de enero, momento en el cual, muy posiblemente como consecuencia de la buen evolución de nuestras exportaciones tuvo lugar un incremento de treinta y cinco céntimos que dejó en el entorno de los dos euros con cincuenta la cotización media hasta la fecha.

La calidad con la que llegaron las uvas a los lagares y una producción contenida, especialmente teniendo en cuenta el potencial de producción demostrado en la campaña 2013 donde se alcanzaron récord históricos en muchas de localidades manchegas, favorecieron una paulatina sucesión de operaciones de reposición, evitando acciones especulativas que alteraran artificialmente los precios. También contribuyó, en nuestra opinión, el hecho de que la calidad media fue muy estable, así como el hecho de que una buena parte de esas variedades foráneas que se plantaron para atender las necesidades de las bodegas por abastecer sus mercados, ya empezaban a entrar en producción haciendo innecesarias operaciones por hacerse con partidas de características especiales que tanto distorsionaran los precios en otras campañas.

Tampoco fue ajeno a esta estabilidad lo sucedido con los precios de las uvas, cotizaciones que apenas reflejaron variaciones con respecto a las de la vendimia anterior a pesar de que, desde el primer momento, con las estimaciones que se manejaban estaba claro que la cosecha acabaría resultando inferior a la del año anterior. O que los precios a los que se pagarían las uvas y las nuevas condiciones en las que deberían hacerlo las bodegas serían objeto de especial atención por parte del AICA. Como tampoco parecieron tener mucha transcendencia las constantes denuncias formuladas por las organizaciones sindicales sobre los bajos precios de las uvas y que hacen que muchos de nuestros viticultores estén cultivando a pérdidas.

Extraordinario Estadísticas 2016 - Macromagnitudes

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

La Renta Agraria en términos corrientes ha experimentado en 2015 un aumento del 1,2% respecto al año anterior. Considerando para el mismo periodo un descenso del 2,6% en el volumen de trabajo de la agricultura expresado en UTAs (Unidades de Trabajo Año), de acuerdo con los datos suministrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se obtiene una un aumento de la Renta Agraria en términos corrientes por UTA del 3,9%.Finalmente, para un deflactor del PIB del 0,5%, el valor del Indicador A (valor de la Renta Agraria en términos constantes por UTA) registra un ascenso del 3,3%. La Rama de Actividad Agraria a precios básicos ha experimentado un aumento del 2,5% en valor. La producción vegetal se incrementó un 6,1% en valor respecto a 2014, mientras que la producción animal registró un descenso del 2,4%.

Respecto al vino y al mosto, según la segunda estimación de la Renta Agraria 2015, su valor experimentó durante el pasado ejercicio una reducción del 3,9%, que fue más acusada en términos de volumen (-8,9%), con el precio en recuperación (+5,5%, por encima de la media del 4,4% del conjunto de la producción de la rama agraria, pero por debajo de la media de la producción vegetal (13,3%)).

Veamos a continuación el comportamiento de los principales indicadores del subsector del vino en el conjunto de la industria alimentaria durante el ejercicio 2014 (último dato oficial disponible). Así, el número de personas ocupadas en el subsector del vino volvió a crecer por segundo ejercicio consecutivo. Lo hizo al 1,3% hasta cerrar 2014 con 24.793 personas, el 7% del total de la industria alimentaria española.

Extraordinario Estadísticas 2016 - Producción

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

Los datos de producción de vino y mosto de la campaña 2015/16 sitúan la producción vitivinícola declarada en 42,22 millones de hectolitros (vino, mosto sin concentrar, mostos concentrados y zumos de uva), con una diferencia respecto a las declaraciones de la campaña 2014/15 del -3,12%. Atendiendo solo a la producción de vino y mosto sin concentrar, el dato declarado es de 42 Mhl (-3,3%). Las bodegas de Castilla-La Mancha, principal región elaboradora de España, declararon una producción vitivinícola de 22,46 millones de hectolitros, más de la mitad del total español (el 53,47%), con una reducción frente a la campaña precedente del 8,7%. Le siguen en importancia cuantitativa regiones como Extremadura (4,05 Mhl de vino y mosto, -5,08%) o Cataluña (3,31 millones de hectolitros, sin desviación frente a la campaña anterior).

De la producción de vino y mosto sin concentrar declarada por las bodegas en España, 37,22 millones de hectolitros (el 89% del total) correspondieron a vinos, con un retroceso del 2,59% en comparación con 14/15. Como es lógico, la mayor producción de vino también corresponde a Castilla-La Mancha, con un dato de 18,3 Mhl, un 8,69 inferior al año anterior y un peso específico del 49,18% sobre el total nacional.

De entre las principales regiones productoras, destaca el incremento en C. Valenciana, con un alza del 36,86% en su producción de vino en comparación con 2014/15, hasta los 2,1 millones de hectolitros?(recuperando así la producción perdida en la campaña anterior). También es significativo el aumento registrado en Aragón. Así como la caída experimentada por las bodegas de Castilla y León, que han perdido un 18,56% de vino entre una campaña y otra hasta declarar 1,84 Mhl.

Por categorías de vino, gana peso la producción con D.O.P. y con I.G.P. La primera crece un 4,51% hasta el 40,75% del total;?la segunda crece a mayor ritmo (+19%) y suma ya el 11,33% del vino declarado. También creció la vinificación de vino varietal (+3,22%), que ya supone el 17,4% del total. El vino sin I.G. cayó un 17,88%, pero aún tiene un peso específico del 30,17% del total español. Por colores, la producción de vino en España permanece bastante equilibrada, con un 54% de lo declarado tinto/rosado (20,1 Mhl) y el 46% correspondiente a vinos blancos (17,2 millones de hectolitros en 15/16).

En cuanto a los mostos sin concentrar, la producción nacional volvió a caer (-8,47% respecto a 14/15), pero a un ritmo muy inferior al de la campaña anterior (cuando cayó un 32,42%).

El FEGA incluyó, como viene siendo habitual, información sobre otros productos derivados (todas con alzas), que hay que suponer que están en hectolitros y que no desglosa por autonomías ni tipología. Así, la declaración de producción incluye 120.752,29 hl de mosto concentrado, 25.901,81 hectolitros de mosto concentrado rectificado y una cantidad de 70.376,4 hl de zumo de uva. Estas producciones de “otros productos” suman 217.030,5 hl, que si se unen a las declaraciones desglosadas dejarían una producción en 42,22 Mhl.

Esa producción vino a sumarse a las existencias de vino y mosto a 31 de julio de 2015, volumen con el que arrancó la campaña vitivinícola 2015/2016. En ese momento, el stock de vino era de 32,11 millones de hectolitros, con una variación de-3,5% respecto a las existencias iniciales de la campaña precedente, mientras que el de mosto ascendía a 1,62 Mhl, lo que supone un -48,1%. Como es lógico, la mayor parte de las existencias se encuentran, a fecha de 31 de julio de 2015, en poder de los productores, tanto en el caso del vino, como en el de los mostos.