Topic:

El Mapama pide a las CC.AA. depurar y mejorar el control de las solicitudes de nueva plantación de viñedo de 2017

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Durante este año no habrá cambios por falta material de tiempo en los criterios de asignación y de prioridad, sobre las ya establecidas en las directrices de 2016, en la resolución de las solicitudes de autorización de nuevas plantaciones de viñedo, según han señalado a la SeVi fuentes del Ministerio de Agricultura. Estos cambios deberán esperar al ejercicio de 2018, para el cual este departamento ya está elaborando un borrador de Real Decreto, que presentará en breve y que podría estar aprobado antes de verano o inmediatamente después, aunque su entrada en vigor no sea hasta el año que viene.

En cambio, según estas mismas fuentes, en lo que sí ha insistido el Ministerio de Agricultura a las Comunidades Autónomas para la aplicación del actual régimen de autorizaciones de nueva plantación, replantación y conversión de derechos es en la necesidad de depurar y controlar mejor las solicitudes que se presenten, sobre todo en aquellas regiones, caso de La Rioja, en las que exista una mayor demanda de nuevas plantaciones y, por tanto, mayor riesgo de que se presenten solicitudes que no se ajusten a los objetivos de la normativa.

A continuación, información para suscriptores.

España lidera la superficie de viñedo ecológico en la UE

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Viñedo ecológico navarro. FOTO: CPAEN. (photo: )

Viñedo ecológico navarro. FOTO: CPAEN.

La mayor parte de las explotaciones vitivinícolas ecológicas de la Unión Europea se encontraban en los “viejos” países de la Unión Europea a 15 (UE-15). España cultivaba unas 96.591 hectáreas de viñedo orgánico, un 34,3% del total comunitario, seguido de Italia, con 83.643 ha (30,8%) y de Francia, con 70.496 ha (25,2%). Estos tres países, principales productores de vino de la UE representaban en conjunto más del 90% del total del área de viñedo ecológico.

A continuación información para suscriptores.

D.O.P. Tarragona: vinos con historia y esencia mediterránea

 Publicado el por Luis Comino (colaborador)

Paseo entre viñas de Mas Vicens. (photo: )

Paseo entre viñas de Mas Vicens.

La tradición vitícola de Tarragona hunde sus raíces en las antiguas colonias griegas que ocupaban esta zona, si bien, fue posteriormente el Imperio Romano el verdadero impulsor de su elaboración, consumo e imparable desarrollo por todos sus territorios hasta tal punto que los vinos tarraconenses eran exportados a la mismísima Roma, la capital imperial, donde gozaban de una gran reputación y aceptación.

La D.O.P. Tarragona, que en 1932 obtuvo ya un estatuto de protección del vino, fue reconocida como tal en 1976, dato que la convierte en la más antigua de la Cataluña. Actualmente, la D.O.P. Tarragona, emplazada en la provincia homónima, engloba a un total de 73 municipios.

Esta denominación de origen catalana, bañada por un benigno clima mediterráneo con rasgos continentales a medida que se avanza hacia el interior, cuenta con algo más de 6.000 hectáreas de viñedos inscritos en los que se cultivan las variedades blancas, que representan más del 70% de su producción, Macabeo, Parellada, Xarel·lo, Chardonnay, Moscatel de Alejandría, Garnacha Blanca, Sauvignon Blanc y Malvasía; y las tintas Ull de Llebre o Tempranillo, Merlot, Samsó o Cariñena, Cabernet Sauvignon, Garnacha, Sumoll, Syrah y Pinot Noir.

Con estas uvas se confeccionan unos blancos muy frescos, suaves, equilibrados, aromáticos y afrutados, con tintes herbáceos y colores pajizos; unos rosados de características similares a los blancos, salvo en el color; unos espumosos muy apetecibles y unos tintos elegantes, de acidez media, gran aroma y generoso cuerpo.

Pero, para apreciar de primera mano todas sus virtudes y espléndidas cualidades organolépticas, ya recogidas y ensalzadas en algunos escritos de autores latinos del siglo I, como Silvio Itálico, Marcial o Plinio el Joven, aconsejamos a los enoturistas que los mariden con cualquiera de las sabrosas especialidades gastronómicas locales, dotadas de un inequívoco carácter mediterráneo, entre las que sobresalen el conocido “pa amb tomàquet” (pan con tomate), el “xató”, las “escalivadas”, el “calçot”, una especie de cebolleta tierna protagonista de las populares “calçotadas”, que suelen hacerse a la brasa para luego ser servidas con salsas algo picantes, como la “salvitxada”, variante de la celebérrima romesco; los arroces (“arrossejat”, “negre de sipions”…), los guisos con pescados (“esmarris”, “patacó”, “bull de tonyina”, “cassola de peix amb romesco”, “suquet de peix”, “all i pebre”, “espineta amb cargolins”, zarzuelas de pescado y marisco, lenguado a la plancha con salsa de almendras…); los “cargols”, la “butifarra amb mongetes”…

Y, para los enoturistas más golosos, esta D.O.P. les tiene reservada una dulce sorpresa consistente en una amplia y deliciosa carta de vinos de licor, entre los que despuntan la Mistela, el Moscatel, la Garnacha, el Vi Ranci y el “Vin blanc” de Tarragona, ideales para acompañar los suculentos manjares que les brinda la repostería tarraconense, entre los que subrayamos el “menjar blanc”, los buñuelos, la crema catalana, el “mel i mató” o los roscones de Pascua.

 

Dos grandes enodestinos y tres rutas enoturísticas

De las más de 70 poblaciones que conforman la D.O.P. Tarragona sugerimos a los enoturistas que intenten, al menos, visitar dos de ellas. En primer lugar, Tarragona, sede de esta D.O., cuyo conjunto arqueológico compuesto por las ruinas romanas de Tarraco fue declarado en el año 2000 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Otros lugares dignos de ser contemplados serían su emblemático Casco Antiguo, popularmente conocido como Part Alta, un área jalonada por restaurantes, bares y tascas donde poder tomar unos vinos acompañados por las tapas típicas; el anfiteatro y el circo romano, la ecléctica Catedral de Santa María, el Mercado Central, construcción modernista de 1915; la bulliciosa y concurrida Rambla Nova, auténtico eje comercial de la ciudad, en cuyo final se halla el Balcón del Mediterráneo, un espectacular mirador ubicado sobre un acantilado al borde del mar que, según cuenta la historia, debe su nombre al Emperador Carlos I de España y V de Alemania quien, en una visita a la metrópoli acontecida en 1542, pronunció la siguiente frase: “Este es el mejor balcón al mar que existe en mis estados”.

Un aliciente más para los amantes del vino es su popular Feria del Vino de la D.O.P. Tarragona, un certamen anual de carácter lúdico, que tiene lugar en la citada Rambla Nova a finales de mayo, en cuyos stands pueden degustarse los vinos de la D.O. y que además propone a sus asistentes un gran número de actividades paralelas, como sesiones introductorias a la cata de vinos o animados conciertos.

El segundo enodestino relevante sería Reus, una urbe muy dinámica que despunta por las rutas del Modernismo y Gaudí; el Gaudí Centre Reus, único centro de interpretación dedicado a la vida y obra del célebre arquitecto Gaudí, su hijo más universal; la gótica Iglesia Prioral de San Pedro, con un imponente campanario que supera los 60 metros de altura; su Estación Enológica, alzada por el arquitecto Pere Caselles i Tarrats entre 1906 y 1910, gracias al inestimable impulso del enólogo Claudi Oliveras, quien fue luego su primer director; su animado Casco Antiguo…

Por otra parte, la D.O.P. Tarragona recomienda tres Rutas Enoturísticas: “De la Tarraco romana a las bodegas modernistas del Alt Camp”, “Del Modernismo de Reus a las playas de la Costa Dorada” y “La cordillera prelitoral y la Ribera d’Ebre”, todas ellas jalonadas por multitud de bodegas que ofrecen visitas guiadas, como es el caso de las decimonónicas de Nulles y Vila-rodona, dos joyas del modernismo; parajes naturales de enorme belleza, un grandioso patrimonio artístico-monumental y un sinfín de atractivos más.

La D.O.P. Tarragona produce unos vinos que están cautivando y convenciendo cada día a más y más consumidores gracias a su cuidada y esmerada elaboración, sugerentes sabores y aromas, y óptima relación calidad-precio. Si a todo ello le sumamos una de las ofertas enoturísticas más heterogéneas, dinámicas e interesantes de cuantas pueden disfrutarse en la actualidad podemos afirmar, sin ningún género de duda, que nos encontramos ante uno de los enodestinos más completos y fascinantes de España.

 

Lo relativo de la noticia

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Si yo les dijera que la tasa de inflación en enero se ha elevado hasta el 3% interanual, según los datos adelantados; muchos me dirían que es una mala noticia. Después de tantos años con tasas de inflación muy bajas o incluso negativas, enfrentarnos a un crecimiento en los precios parece que acabará redundando en nuestra riqueza. Especialmente cuando han sido los productos agrarios, petrolíferos y energía, los causantes de ese incremento (la inflación subyacente apenas el 1%).

Si en lugar de hablar de precios, hablásemos de gasto, y les dijera que el gran consumo en los hogares durante 2016 ha descendido el 1,6% en volumen y el 1,2% en valor (también aquí han subido los precios) según los datos de la consultora Kantar Worldpanel (los ofrecidos por del Mapama en su panel de consumo en el hogar andan por septiembre), seguramente también me dirían que es una mala noticia.

Y, por supuesto, cuando les comente que en noviembre nuestras exportaciones de vino, mosto y vinagre han disminuido un 9,5% en tasa interanual en cuanto a la cantidad y un 0,8% en valor. También me dirán que es una mala noticia para un sector en el que la cosecha ha estado muy por encima de lo previsto y cuya única opción para el sector de darle salida es a través de la exportación.

Hasta es muy posible que un dato positivo, aparentemente, como puede ser que hayamos exportado un 12,5% más en volumen, hasta superar los ochenta y cuatro millones de litros y lo hayamos hecho a un precio medio de 3,42 €/litro, rozando los doscientos ochenta y ocho millones de euros a Estados Unidos, de enero a noviembre. A alguno de ustedes pudiera parecerle una mala noticia, viendo el cariz que están tomando las cosas en ese país con la llegada de Donald Trump a la presidencia y la “poca” simpatía que parece estar demostrándole a la Unión Europea.

Pues bien, sin ánimo de ser un imprudente y dejar de reconocer que todas estas noticias tienen algún aspecto sobre el que hay que estar vigilante, dadas las malas consecuencias que pueden acarrearnos. Todas ellas son excelentes noticias.

Wine in Moderation

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

No hay ninguna duda de que el tema del consumo de alcohol por parte de menores de edad es un asunto de gran importancia, al que nuestras autoridades deben buscarle una legislación específica que sirva para prevenir y evitar este consumo.

Dicho esto, no son los políticos, o esa al menos es mi opinión, quienes deben solucionar un problema social, que está mucho más cerca del ámbito educacional que del coactivo. Prohibir y sancionar está muy bien para quienes incumplan las normas, pero educar y formar deberían ocupar un lugar mucho más destacado en estas iniciativas.

Perseguir y sancionar ejemplarmente a quienes vendan bebidas alcohólicas a los menores de 18 años es una obligación que ya hoy figura entre las de que tienen nuestros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Endurecerlas y hacerlas cumplir podría ser un primer paso.

Pero nada de todo esto tendrá ningún efecto si desde los hogares y los centros educacionales no se fomenta la concienciación sobre los efectos nocivos que un consumo desmesurado tiene sobre la salud de nuestros jóvenes. Y mucho me temo que esto no se soluciona con ninguna ley, ni prohibición. Y sí con mucha más formación por parte del colectivo docente y más labor de educación por parte de los padres.

Pretender asumir el papel que deben jugar otros parece un tanto descabellado. No ya tanto porque las limitaciones para poder hacerlo sean muchas, como por la imposibilidad de hacerlo.