Topic:

La D.O.P. Cava estima un consumo de 40 millones de botellas en estas fiestas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto: C.R.D.O. Cava. (photo: )

Foto: C.R.D.O. Cava.

El C.R.D.O. Cava espera cifras optimistas y positivas para estas Navidades, con un consumo durante la Navidad de unos 40 millones de botellas de este espumoso. Durante los nueve primeros meses de 2015, se han vendido más de 158 millones de botellas de cava en todo el mundo, lo que supone un incremento del 1,7% por ciento  respecto al mismo periodo del año pasado.

El mercado interior muestra una tendencia positiva gracias al exponencial crecimiento tanto de los cavas reserva (6,25% respecto el año anterior) como gran reserva (un destacable 18%).  Este crecimiento, a su vez, se ha experimentado principalmente en el sector hostelería. El presidente del C.R.D.O. Cava, Pedro Bonet, señala que los 40 millones de botellas que se espera que se consuman en estas navidades “ponen de manifiesto la recuperación económica”.

En mercados exteriores, la tendencia también es favorable a excepción de Bélgica y Reino Unido que están sufriendo descensos debido a políticas de precios. Respecto a Alemania, se prevé un cierre de ejercicio con datos positivos y, además, destaca notablemente el crecimiento de países como EE.UU. (2,81%), Canadá (9,12%) o Francia (19,21%). “Este aumento es muy significativo porque Francia es el país más conocedor de las bondades de los vinos espumosos, por lo que para nosotros este dato tiene mucho valor y significado. En Francia ahora mismo se consumen más botellas de cava que en España botellas de champagne”, afirma Bonet.

Los vinos de Terres dels Alforins regresan a La Nau, de la Universitat de València, el 11 de diciembre

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: Usuario)

El próximo viernes 11 de diciembre los vinos de la asociación Terres dels Alforins (D.O.P. Valencia) regresarán al histórico edificio de La Nau (sede histórica de la Universitat de València) para conectar con el público y los profesionales de la capital valenciana.

Como viene siendo habitual, antes de la degustación de los vinos, a las 17.00 horas se ha programado una mesa redonda bajo el título “Cultura territorial: Les Terres dels Alforins en la Universitat”. A las 19.00 horas es cuando está prevista la degustación de los vinos de las bodegas asociadas. Todo ello en un ambiente amenizado con música en vivo.

Las bodegas participantes son: Antonio Arráez, Bodegas Enguera, Celler del Roure, Clos Corví, Clos de la Vall, Heretat de Taverners, Los Frailes, Los Pinos, Rafa Cambra, Torrevellisca y Vinos de La Viña.

El vino cooperativo valenciano se vistió de gala en Coopera Sumiller Selección

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Diego Morcillo, enólogo de Coviñas, presentando uno de sus vinos en Coopera Sumiller Selección. (photo: )

Diego Morcillo, enólogo de Coviñas, presentando uno de sus vinos en Coopera Sumiller Selección.

El Palacio de los Mercader, sede de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, acogió el pasado 30 de noviembre la celebración de la primera edición de Coopera Sumiller Selección, un evento de vinos cooperativos dirigido a sumilleres y profesionales del sector organizado en colaboración con la Federación de Asociaciones de Sumilleres de la Comunitat Valenciana (FASCV).

María Luisa Martín Tejera, presidenta de la FASCV, destacó que los sumilleres han acogido “con buenos ojos la iniciativa, que esperamos poder repetir en el futuro con un número mayor de participantes”. Más de 30 profesionales tuvieron la oportunidad de conocer los vinos presentados por un total de 6 bodegas (Clos de la Vall, Bodega La Viña, La Baronía de Turís, Bodegas Bocopa, Bodegas El Villar y Coviñas). Sus enólogos presentaron en una cata comentada tres vinos por bodega. Los participantes plantearon numerosas preguntas a los responsables de conducir la cata en cada bodega, demostrando de esta forma el interés que ha suscitado entre ellos Coopera Sumiller Selección.

Concurso

De entre los 18 vinos catados, los miembros del jurado escogieron un único vino, que fue el protagonista del concurso de cata celebrado tras la presentación de cada una de las bodegas. Este concurso, dotado con un premio para el vencedor de 350 euros en efectivo, fue ganado por Javier Cantos, del restaurante El Rincón del Faro (Cullera), mientras que Sergio Serra, sumiller de Makro Albuixech fue el segundo clasificado, obteniendo un premio de 150 euros en metálico.

Sergio Serra (i) y Javier Cantos (d), segundo y primer clasificado en el concurso de cata.

Sergio Serra (i) y Javier Cantos (d), segundo y primer clasificado en el concurso de cata.

La segunda parte del evento consistió en una presentación de un único vino por bodega, en un acto en el que cada presentación se ha acompañado de la declamación de un poema, a cargo de miembros de la Asociación Concilyarte. El vino y la poesía se fundieron en un todo gracias al acompañamiento musical que amenizó el acto, con un conjunto de chelo, oboe y flauta travesera.

José Miguel Medina, presidente sectorial del vino de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, destacó tras la celebración del acto que Coopera Sumiller Selección “nos ha permitido ofrecer el fruto del buen hacer de nuestras cooperativas a un selecto grupo de sumilleres, vinculados por el desarrollo de su actividad profesional con prestigiosos restaurantes”.

En su opinión, esta iniciativa “es una magnífica herramienta para acercarnos a un público objetivo con el que queremos tener un contacto directo, que nos ayudará a desterrar algunos falsos mitos sobre los vinos elaborados por las cooperativas y que demostrará que nuestros productos pueden estar en las mesas más selectas”.

Las estaciones enológicas reivindican su papel en el sector vitivinícola español

 Publicado el por Efeagro (colaborador)

La Estación Enológica de Almendralejo está celebrando durante 2015 su centenario. FOTO: Radio Comarca de Barros. (photo: )

La Estación Enológica de Almendralejo está celebrando durante 2015 su centenario. FOTO: Radio Comarca de Barros.

Las estaciones enológicas, que se crearon en España a finales del siglo XIX para ayudar a un sector en crisis y que con el tiempo algunas cerraron o han ido perdiendo competencias, reivindican ahora su papel originario de referencia en el mundo del vino y tratan de unificar criterios. El primer paso ha sido una reciente reunión formal en Almendralejo a la que acudieron siete estaciones enológicas españolas con el objetivo de fijar un “punto de partida para unificar criterios y reivindicar su origen”.

A partir de 1983 estas estaciones comenzaron a ser transferidas por el Ministerio de Agricultura a las CC.AA. abriéndose un período en el que empezaron a experimentar modificaciones, algunas cerraron y otras perdieron competencias. A la red de estaciones enológicas creadas en Madrid en 1893, se han unido en los últimos años otras tres. Hoy en día, mantienen el origen, pero tienen objetivos dispares.

El director de la Estación Enológica de Almendralejo, Emiliano Zamora, explicó tras esta reunión, llevada a cabo con el propósito de celebrar el centenario de la entidad que él dirige que las estaciones enológicas y de viticultura de Jerez de la Frontera (Cádiz), Montilla (Córdoba), Rueda (Castilla León), Requena (Valencia), Haro (La Rioja), Jumilla (Murcia) y Almendralejo (Badajoz) han estado representadas en esta primer encuentro, en el que se ha fijado la hoja de ruta que les lleve a incrementar la coordinación, cuestión que consideran “absolutamente necesaria”.

Ahora hay una “jerarquía distinta, cambia la organización, muchas han pasado de ser estaciones de viticultura a sólo enológicas, con lo que las competencias en viticultura han dejado de estar en estos centros”, ha apuntado. Hay que “marcar unos objetivos” y, para Zamora, lo primordial es la necesidad que tienen las estaciones enológicas de actualizarse y estar al día en cuanto a técnicas analíticas del vino, puesto que “el mercado exige unos controles de calidad y debemos llevar una misma metolodogía”.

Aunque muchas de estas estaciones ya no llevan la viticultura ni la investigación, que ha sido transferida a otros centros de investigación agrónoma, Zamora ha querido dejar claro que “la mayoría de los centros” están “preparados para colaborar en experimentación e investigación”, por lo que quieren plasmarlo en un documento conjunto. Zamora ha lamentado que comunidades como Castilla-La Mancha, no cuente con inspecciones de viticultura y enología porque las dos estaciones enológicas que había, la de Alcázar de San Juan y la de Valdepeñas, han cerrado sus puertas; igual que lo hizo la de Moguera en Aragón hace una década.

La hoja de ruta seguirá con nuevas reuniones conjuntas, para seguir caminando hacia una mayor uniformidad y coordinación metodológica en los diferentes centros repartidos por toda la geografía española.

Tras 39 vendimias, se jubila Domingo Rodrigo

 Publicado el por Antonio Egido (colaborador)

Domingo Rodrigo. (photo: )

Domingo Rodrigo.

Domingo Rodrigo (Tudelilla, 1950) tuvo el honor de que, antes de iniciar su nueva etapa como jubilado, pudiera ofrecer ante los medios de comunicación, el balance de la última vendimia en la que ha sido hasta ahora su casa, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja. De esta forma, ponía fin a una fructífera etapa en torno al mundo del vino que Domingo Rodrigo ha vivido, primero como como veedor habilitado por el Ministerio de Agricultura de los Servicios Técnicos del Consejo, desde 1977; y desde hace 26 años como responsable del Control y Certificación de los vinos en esta D.O.Ca. Rioja.

Treinta y nueve años al servicio de una Denominación le han ofrecido a Domingo Rodrigo la suficiente perspectiva para afirmar que en “los últimos años se están haciendo los mejores vinos de la Denominación y Rioja debe estar orgullosa de los vinos que se están haciendo, porque hay mejor viticultura, grandes profesionales y más medios técnicos en las bodegas”, lo que le hace ser “muy optimista sobre el futuro de Rioja”.

Echando mano a su memoria, Domingo Rodrigo recuerda que desde 1977 hasta ahora “ha llovido mucho”, comparando los números de entonces y ahora: la Denominación ha pasado de 40 bodegas comercializadoras a 600; de 37.000 a 65.000 hectáreas, de una comercialización de 67 millones de litros a los 280 millones actuales.

“Cuando entré en el Consejo no había Registro de Viñedos, había tres veedores y cinco administrativas, mientras que hoy tenemos una plantilla fija de 34 personas, distribuidas en el Servicio de Control, Administración, Asesoría Jurídica y Marketing, y se contratan anualmente hasta 200 técnicos para distintas funciones”, señala.

Sobre los hitos de esta D.O.Ca., se detiene en el año 1980 en el que se “decide el control de vinos por añadas y de las categorías de envejecimiento”; en el 1985 en que se toma la decisión de empezar a “calificar los vinos”; en el año 1991 en que se “reconoció a Rioja como Denominación de Origen Calificada”; en el año 1993 en que se implanta la “obligatoriedad del embotellado en origen”; en 1998 cuando se concede el “derecho a la utilización de la subzona”, o en el año 2005 en el que se empieza a manejar el “control de rendimientos”, sin olvidar la apuesta que se ha hecho siempre por el control de todo el proceso del vino, desde la uva hasta el vino embotellado, y por la calidad porque la “mejor forma de competir en el mercado es a través de la calidad”.

En la otra cara de la misma moneda, Domingo Rodrigo es consciente de que el “gran error histórico” de esta Denominación ha sido el “tratamiento que hemos dado a los blancos, primero con la tardanza con la que se les dio entrada y al final porque la que más se ha plantado ha sido, precisamente, la variedad excluida. El vino blanco siempre ha sido un problema”.

Finalmente Domingo Rodrigo manifiesta que algo muy positivo para esta D.O.Ca. es que las decisiones se toman por consenso de los dos sectores del mundo del vino, y “así debe seguir ocurriendo”, y que en temas más políticos que de la Denominación, siempre ha habido tensiones y en cada periodo electoral aparecen asuntos como el de las subzonas que “debemos encuadrarlos en temas políticos”, recordando que está autorizado en las etiquetas el poder poner la subzona de la que es un vino, aunque no hay que olvidar que el vino de algunas subzonas proviene de otras zonas de la D.O.Ca.