Topic:

El MAPA sitúa la producción nacional de vino y mosto en 37,73 Mhl en la campaña 2019/20

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Cuando ya se está empezando a pensar cómo vendrá la próxima vendimia de la campaña 2020/21, que se inicia oficialmente el 1 de agosto, y se lanzan las primeras hipótesis de producción vitivinícola en nuestro país, el Ministerio de Agricultura publica su último avance estadístico, con cifras que pueden considerarse bastante definitivas ya, de la producción de uva de vinificación y de vino + mosto a 31 de marzo, incluyendo por vez primera su desglose por Comunidades Autónomas, de la aún vigente campaña 2019/20.

Así, el MAPA estima que la producción vitivinícola española de la campaña actual se situó en casi 37,73 millones de hectolitros, un 25,1% y casi 12,63 millones por debajo de la abundante campaña 2018/19 anterior (50,36 Mhl, con dato definitivo), pero aún un 6,37% y 2,26 millones por encima de la escasa producción de la campaña precedente del ejercicio 2017/18 (casi 35,47 Mhl, en dato definitivo).

El MAPA recalca que en esta última estimación se incluyen, además de la producción de y mosto sin concentrar, los mostos concentrados convertidos a mosto natural y los mostos parcialmente fermentados, utilizando para la conversión el coeficiente 3,5. El volumen estimado engloba también la producción de los pequeños productores (autoconsumo), no sujetos a la obligación de presentar declaraciones de producción.

Esta producción vitivinícola fue fruto de la transformación de 5,09 millones de toneladas de uva de vinificación, cuya cosecha bajó un 22,8% y en algo más de 1,5 millones en relación a la elevada cosecha de la campaña anterior (casi 6,6 Mt), aunque aumentó un 6,7% y en 320.700 toneladas sobre la corta vendimia de la precedente 2017/18.

Casi un 71,4% del recorte total de la producción de vino y mosto en la actual campaña fue debida al descenso de la misma en la primera Comunidad productora, Castilla-La Mancha, que redujo su volumen en un 31% y en algo más de 9 Mhl sobre la campaña precedente, concentrando en cualquier caso el 53,2% del total nacional.

También observaron importantes descensos de producción las CC.AA. de Extremadura (-20,1% y 756.929 hl menos); Aragón (-40,7% y 596.901 hl menos); La Rioja (-22% y 546.232 hl menos), Castilla y León (-16,4% y 392.244 hl menos) y Andalucía 8-22,7% y 296.883 hl menos), aunque en porcentaje la palma se la llevó la Comunidad de Madrid, con una caída de su producción del 45,2%, aunque con apenas 56.628 hectolitros menos.

Sólo las dos pequeñas CC.AA. productoras del Norte del país, Principado de Asturias (+26%) y Cantabria (+72,5%) vieron aumentar sus testimoniales producción de vino durante la actual campaña, mientras que el resto tuvo descensos de mayor o menor cuantía, destacando que, mientras Aragón bajó ese 40,7% su vendimia, su vecina Cataluña solo lo hizo en un 2,7% y en menos de 90.000 hl, para quedar con un volumen considerable de casi 3,27 millones de hectolitros, según se refleja en el cuadro adjunto.

 

Avance de producción de uva de vinificación y de uva y mosto. Campaña 2019/20

CC.AA.

Uva vinificación (1.000 t)

(%) s/anterior

Vino + mosto (1.000 hl)

Dif. Vol. (hl) s/anterior

(%) s/anterior

(%) s/total

Galicia

139,401

-8,0%

910,255

-79.167

-8,0%

2,41%

P. de Asturias

0,083

+23,9%

0,611

+126

+26,0%

0,0%

Cantabria

0,167

+46,5%

1,033

+434

+72,5%

0,0%

País Vasco

90,927

-19,5%

658,461

-168.065

-20,3%

1,75%

C.F. de Navarra

75,187

-31,3%

586,405

-269.217

-31,5%

1,55%

La Rioja

306,785

-11,2%

1.939,888

-546.232

-22,0%

5,14%

Aragón

113,092

-40,0%

868,518

-596.901

-40,7%

2,30%

Cataluña

431,018

-1,5%

3.267,763

-89.330

-2,7%

8,66%

Baleares

8,891

-1,3%

61,427

-2.431

-3,8%

0,16%

Castilla y León

274,671

-16,9%

2.005,055

-392.244

-16,4%

5,31%

Com. Madrid

8,372

-50,8%

68,670

-56.628

-45,2%

0,18%

Castilla-La Mancha

2.659,479

-29,1%

20.072,818

-9.009.672

-31,0%

53,20%

Com. Valenciana

340,073

+1,5%

2.475,599

-161.925

-6,1%

6,56%

Región de Murcia

101,803

-15,9%

738,819

-173.579

-19,9%

1,96%

Extremadura

395,333

-20,6%

3.014,683

-756.929

-20,1%

7,99%

Andalucía

140,065

-20,0%

1.009,937

-296.883

-22,7%

2,68%

Islas Canarias

6,898

-35,0%

48,326

-28.457

-37,1%

0,13%

Total España

5.092,245

-22,8%

37.728,266

-12.627.098

-25,1%

100,00%

Fuente: S.G. de Estadística. MAPA. Datos a 31 de marzo de 2020.

 

Evolución de la producción nacional de uva de vinificación y de vino y mosto

Producción

2017/18

2018/19

2019/20

Dif. s/anterior

(%) Dif. s/anterior

Uva de vinificación (t)

4.771.540

6.595.248

5.092.245

-1.503.003

-22,8%

Vino y mosto (hl)

35.467.447

50.355.364

37.728.266

-12.627.098

-25,1%

Diferencia (hl) s/ant.

-

+14.887.917

-12.627.098

-

-25,1%

Fuente: S.G. de Estadística. MAPA. Datos a 31 de marzo de 2020.

 

Previsiones vendimia 2020

La próxima cosecha 2020, debido al buen régimen de lluvias y a las pocas heladas de la actual primavera, que fueron muy puntuales y esporádicas, se presenta por ahora en buenas condiciones generales de volumen y sanidad.

A pesar de que las tormentas de lluvia torrencial y pedrisco han dañado ya unos cuantos miles de hectáreas en determinadas zonas de producción y puede que continúen dañando algunas parcelas en las próximas semanas, parece darse claramente por seguro que la próxima vendimia será mejor que la pasada, con estimaciones iniciales del sector de que la producción vitivinícola podría estar por encima de los 43 millones de hectolitros.

A partir de ahí, no se sabe, porque todo dependerá de si se producen las temidas olas de calor, que redujeron drásticamente los rendimientos productivos en la primavera-verano de esta última campaña, o no, a pesar del “aguante” que suele tener este cultivo, y si no se producen reiteradas tormentas de pedrisco en las zonas de mayor volumen de producción.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

 

El MAPA eleva a consulta pública el proyecto de RD sobre las medidas extraordinarias para el sector del vino por el Covid-19

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El Ministerio de Agricultura ha elevado a consulta pública hasta el próximo miércoles 20 de mayo para alegaciones el proyecto de real decreto por el que se adoptan medidas extraordinarias en el sector del vino para hacer frente a la crisis causada por la pandemia del Covid-19.

Además, el texto establece también ya los requisitos y el contenido de la norma de comercialización en el sector del vino, con la modificación del Cuadro B del Anexo I.b. del RD 739/2015 (sistema Infovi).

El proyecto de RD, sujeto a cambios de última hora, antes de que se apruebe por el Gobierno y se publique en el BOE, cuenta con 15 páginas, con 4 capítulos, 28 artículos y tres disposiciones finales, así como un anexo (cuadro B. Referencia SIGPAC de las parcelas de viñedo).

El objetivo del citado RD será aplicar en España para el sector vitivinícola, el reglamento de la Unión Europea, aprobado para combatir las consecuencias que la crisis sanitaria del Covid-19 ha tenido en el abastecimiento y demanda de vino, debido a las medidas adoptadas en el sector de la restauración, con el cierre de hoteles, restaurantes y bares, así como los problemas logísticos creados por las restricciones impuestas.

Las medidas que se contemplan en este proyecto de RD, ya avanzadas por la SeVi, se refieren, por un lado, a la puesta en marcha de ayudas a una destilación de crisis para la campaña 2019/2020, de forma que el alcohol obtenido en esta destilación se destine a usos industriales, incluida la fabricación de desinfectantes y productos farmacéuticos o energéticos, evitando distorsiones de la libre competencia.

Por otro lado, se afrontan medidas de ayudas al almacenamiento de vino, con el fin de contribuir a aliviar la situación actual que el sector del vino sufre debido a la actual pandemia del Covid-19.

Además, se contempla la posibilidad de aplicar la medida de la cosecha en verde, contemplada, aunque nunca aplicada en nuestro país, en el RD 1363/2018, para la aplicación de las medidas del Programa de Apoyo 2019-2023 al sector vitivinícola español.

Por otro lado, el MAPA considera conveniente poner en marcha por primera vez también la norma de comercialización (ya contemplada, pero al final no aplicada en la campaña 2013/14), estableciendo una serie de requisitos para la aplicación de la misma, que permanezcan invariables para todas las campañas.

Así, estima necesario regular la oferta de uva de vinificación para vinos sin indicación geográfica (antiguos vinos de mesa y vinos sin D.O.P./I.G.P. y vino de la tierra) en todas las campañas, con el fin de evitar que se obtengan vinos sin I.G. a partir de uvas procedentes de parcelas con excesivo rendimiento.

Al respecto se señala que la medida de gestión propuesta, invariable en el tiempo, tendrá la garantía necesaria de conocimiento por parte de los operadores, dotando a la regulación de seguridad jurídica, transparencia y previsibilidad respecto al funcionamiento y activación de los mecanismos pertinentes.

Medidas y norma

El Capítulo 1: Medidas excepcionales temporales para abordar la perturbación del sector vitivinícola causado por la pandemia Covid-19 cuenta con 4 secciones (destilación de crisis, almacenamiento privado, cosecha en verde y controles y medidas de gestión de las ayudas), y 24 artículos en los que se da detalle de cada una de las medidas a aplicar, con cargo al presupuesto del PASVE 2020 de 210,32 M€ y que, en principio, como ya avanzó la SeVi, supondrá detraer de los fondos asignados a las otras medidas (reestructuración y reconversión del viñedo, promoción e inversiones),que se estima que no se van a poder gastar totalmente en el actual ejercicio y, por tanto, se podrían perder, junto con 6 M€ de la cosecha en verde que se restarían de la asignación financiera del PASVE 2021.

En total, serían 84,9 M€, de los que 78,9 millones corresponderían al PASVE 2020, aunque estas cifras son estimadas y provisionales y no se descarta que puedan cambiar finalmente.

El Capítulo II: medida a aplicar en todas las campañas por la aplicación del artículo 167 del Reglamento (UE) 1308/2013 cuenta con dos artículos. El artículo 25 regula la medida de comercialización, que se fijaría para poder aplicarse ya en todas las campañas que fuese necesaria, mientras que el artículo 26 contempla los requisitos del contenido en alcohol de los subproductos de la vinificación (es decir, la denominada destilación de prestaciones vínicas), que se aplicaría cuando las disponibilidades de vino para una campaña determinada sean superiores a la media de las últimas cinco campañas, incrementándose el volumen de alcohol que deben de contener los subproductos hasta una cantidad no superior al 15% del volumen de alcohol contenido en el vino del que procede.

A tales efectos, las disponibilidades de vino se establecerán a partir de la información sobre existencias y cosecha estimada que estén disponibles a 15 de agosto, según el MAPA, una vez concluida la campaña inmediatamente anterior.

El capítulo III: Modificación del Cuadro B del anexo I.b “Declaración de cosecha de uva” del Anexo I del RD 739/2015, sobre declaraciones obligatorias en el sector vitivinícola, del Infovi sobre la referencia SIGPAC de las parcelas de viñedo.

El capítulo IV recoge un artículo 28, en el que se incluye un régimen sancionador por incumplimiento de lo dispuesto en el citado real decreto.

CONSULTA EL PROYECTO DE RD AQUÍ

 

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

La importación vitivinícola mundial crece un 85,5% en volumen desde 2000

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Las importaciones mundiales de vino crecieron durante el pasado 2019, un 1,5% tanto en términos de valor (31.555,4 millones de euros) como de volumen (10.322,7 millones de litros), con precios medios estables en 3,06 euros por litro. A pesar de ello, conviene no perder perspectiva, pues la globalización ha hecho que desde 2000 el volumen vitivinícola importado haya crecido un 85,5% en litros (desde los 5.565 millones de litros de aquel año), con incrementos todavía más importantes en valor (+135,5%) (desde los 13.397 M€ de inicio de siglo).

Este 2019, por tipo de vino, en valor, aumentan espumosos (+6,6%) y envasados (+1,3), cayendo bag-in-box (-0,9%) y graneles (-6,1%). En volumen, caen ligeramente los envasados (-0,1%) y los bag-in-box (-9,2%), aumentando espumosos y graneles.

La demanda internacional está muy orientada hacia los vinos envasados, que representan el 70% de la importación mundial y el 52,1% del valor total. Completan el mix de la demanda de importación el espumoso (19,5% del valor y el 8,4% de los litros); el granel y bag in box (10,2% del valor y el 38,8% del volumen) y los mostos (el 0,3% en términos económicos y el 0,7% en volumen). A nivel mundial, se registraron incrementos en todas las categorías, salvo graneles puros y mostos.

Estados Unidos se distancia de Reino Unido como primer inversor mundial en vino, rozando los 5.550 millones de euros (+5,7%); mientras que R. Unido queda con 3.958,6 M€ (+5,8%); seguidos de Alemania (2.596,1 M€, -3,5%). El mercado germano, no obstante, es el primer comprador mundial en litros, con 1.472,7 millones de litros en 2019, con un volumen de compras totalmente estable, como puede verse en las tablas.

Destaca el aumento de las importaciones registrado en Rusia (+15,9% en euros y +10% en volumen), así como la caída registrada en China (-9,7% en valor y -10,9% en volumen). Los 13 primeros mercados de importación mundial supusieron en 2019 el 76,6% de la inversión total y el 76,5% del volumen demandado. Un peso relativo que se ha suavizado notablemente desde 2000 (cuando esos mercados representaban el 89,4% en valor y el 85,6% en litros.

En este contexto, España mantiene una cuota de mercado en 2019 del 9,3% en litros, cuatro puntos menos que un año antes; y del 21,5% en valor (+1,6 puntos). El precio medio sigue siendo la gran asignatura pendiente, pues quedo en 1,32 €/litro, según las estadísticas consultadas, con un diferencial de -1,74 euros litro con la media mundial.

Según señala el OEMV, las perspectivas para el comercio mundial de vino en 2020 “no son demasiado halagüeñas”. A las “catastróficas consecuencias” de la crisis por el Covid-19 (similares, para el vino a una Guerra Mundial, según llegó a manifestar el director de la OIV, Pau Roca), se suman a otras amenazas como el Brexit, los aranceles impuestos por la Administración Trump contra algunos vinos europeos en EE.UU., o la nueva ley del vino de Rusia, efectiva a partir de junio de 2020 y que afectará a las importaciones de granel en dicho país, de que España es primer proveedor.

Artículo con tablas aquí.

Exportaciones de mostos y zumos de uva españoles en 2019

 Publicado el por Asociación Empresarial de Zumos de Uva y Mostos de España (colaborador)

 (photo: )

Durante el año 2019, España ha ingresado, por exportaciones de mostos y zumos de uva un total de 221,88 millones de euros, lo que comparado con los 251,59 millones de euros del año 2018 ha supuesto un descenso del 11,81%.

Si los ingresos se separan por códigos, los 177,54 millones de euros de la partida 20096 suponen un descenso del 16,13% con respecto a 2018 que fueron de 211,70 millones. En cuanto a los mostos declarados bajo el código 220430, durante el año 2019 las exportaciones se han incrementado ya que los 44,34 millones de euros de este año suponen un 11,15% más que los 39,89 de 2018.

En cuanto a los datos generales de todos los zumos y néctares que vende España al exterior, también hubo un descenso de ingresos, aunque más contenido que el de los mostos, con un valor inferior en un 7,44% inferior al de 2018.

Artículo con tablas aquí.

¿Por qué las administraciones se han olvidado del mosto?

 Publicado el por Bernardo Navarro (colaborador)

En los últimos días están apareciendo noticias en diferentes medios de comunicación de las negociaciones impulsadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para adoptar medidas extraordinarias para contrarrestar la crisis del sector del vino originada por la pandemia de Covid-19.

Asimismo, los medios de comunicación recogen el posicionamiento adoptado por la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, centrada en impulsar una destilación de crisis de dos millones de hectólitros de vino, el almacenamiento privado de otro millón y medio de hectolitros, la reducción de la producción por hectárea y el incremento de las prestaciones vínicas.

Desde la Asociación Empresarial de Mostos de Uva y Zumos de Uva de España (Azume) advertimos con preocupación cómo la Administración hace una propuesta olvidando por completo a los mostos de uva y el papel que tradicionalmente vienen desempeñando como mecanismo de balance de las vendimias. 

Es especialmente difícil de entender cómo en la negociación europea en la que mediante Reglamento Delegado se ha conseguido recuperar la destilación de crisis y el almacenamiento privado, no se ha exigido la prohibición de la chaptalización.

Conseguir esta reivindicación histórica permitiría equilibrar el balance vitivinícola, sustituyendo la utilización de azúcar por mostos concentrados rectificados,  dando una salida a la producción y mejorando el balance vitivinícola. Además, se eliminaría una práctica que desvirtúa un producto genuino, el vino, que debe elaborarse partiendo únicamente de la uva vinífera.

Para entender la importancia del mosto y cómo afectaría la supresión de la chaptalización al balance nacional, es necesario echar la vista atrás y ver cómo estaba el sector, por ejemplo, hace 15 años y cómo se diversificaba la producción vitivinícola.

Si recordamos, por ejemplo, las campañas 2002/2003, 2003/2004 y 2004/2005 veremos que en España se elaboraban entre 6 y 7 millones de hectólitros de mosto, de los cuales el 85% los hacía Castilla-La Mancha.

CAMPAÑA VITIVINÍCOLA

PRODUCCIÓN DE MOSTOS EN CASTILLA-LA MANCHA

TOTAL DE LA PRODUCCIÓN DE MOSTOS EN ESPAÑA

PORCENTAJE QUE REPRESENTAN LOS MOSTOS DE CASTILLA-LA MANCHA SOBRE EL TOTAL NACIONAL

CAMPAÑA 2004/2005

5.966.400 Hectolitros

Total producido: 25.141.300 Hectolitros

23,73% de Mosto

6.900.000 Hectolitros

86,47%

CAMPAÑA 2003/2004

5.552.900 Hectolitros

Total producido:

23.989.100 Hectolitros

23,15% de Mosto

6.679.000 Hectolitros

83,14%

CAMPAÑA 2002/2003

4.890.340 Hectolitros

20.344.000 Hectolitros

24,04% de Mosto

5.804.000

Hectolitros

84,26%

Fuente: FEGA

Más importante aún que el volumen de mosto elaborado es el dato de lo que el mosto suponía en la producción. Se destinaba casi un 25% de la producción regional a mostos de uva.

A este dato hay que añadir que a la destilación se destinaba un volumen aún superior que a la elaboración de mostos. Y de los demás vinos se destinaba una parte a la elaboración de vinagres.

Es decir, que de todo lo que producían nuestros viñedos sólo había que comercializar, a máximos, la mitad como vinos. Se entendía entonces que el gran valor del mosto, alcohol y vinagre era que permitían ajustar el balance y las existencias, y en definitiva defender mejor el precio del vino al tiempo que se podían recoger y pagar todas las uvas.

En el Informe Especial nº 7/2012 “La reforma de la organización mundial del mercado del vino: situación actual” suscrito por el Presidente del Tribunal de Cuentas Europeo y aprobado en reunión del 7 de marzo de 2012 se recogía:

“16. En los años en que el clima es desfavorable, el enriquecimiento puede ser necesario para que el vino producido tenga el grado alcohólico requerido. En Europa, un promedio de 27 millones de hectolitros de vino se enriquece cada año con mosto de uva concentrado o mosto de uva concentrado rectificado y 28 millones de hectolitros con sacarosa (este proceso se llama chaptalización). La suma de los dos, o 55 millones de hectolitros, corresponde al 30% de la producción total de vino de la UE. El enriquecimiento en esta escala implica el uso de 5 millones de hectolitros de mosto y 90,000 toneladas de sacarosa.

17. La Comisión propuso inicialmente la abolición de la ayuda para el uso de mosto concentrado y la prohibición del uso de sacarosa. El abandono del enriquecimiento por medio del azúcar en favor del mosto concentrado rectificado no plantearía problemas técnicos importantes, pero contribuiría a aumentar los costos de producción, incluidos los costos de transporte del mosto concentrado rectificado. La Comisión creía que esto habría ahorrado 130 millones de euros al año y habría ayudado a equilibrar el mercado (4,4 millones de hectolitros tras la sustitución de sacarosa por mosto de uva concentrado rectificado). Sin embargo, la propuesta se encontró con una fuerte oposición de algunos Estados miembros que argumentaron que tendría un impacto negativo en la competitividad de los productores afectados y que conduciría a un cambio en las prácticas tradicionales en regiones donde no existía. sin excedente estructural. El Consejo decidió poner fin a la ayuda para el uso de mosto concentrado a partir de la campaña vitivinícola 2012/2013 y continuar autorizando el uso de sacarosa en ciertas regiones (tal como se define en el Anexo XVa Reglamento (CE) no 1234/2007). Por lo tanto, no se pudo lograr la reducción teórica de 4,4 millones de hectolitros.”

En el artículo publicado por SeVi en mayo 2017, el que fuera durante años presidente de la OIV, Don Gabriel Yravedra, afirmaba: “el volumen de azúcar de remolacha utilizado para vinificación en el conjunto de bodegas de la UE, para aumentar de forma artificial el grado alcohólico natural del vino, lo estimo en 500.000 toneladas por campaña, que equivaldría a una flota de 50.000 camiones cargados de sacos de azúcar, circulando en la época de vendimias con destino a las bodegas”.

Todo esto parece haberse olvidado en la actualidad, sin tener en cuenta que nos encontramos en un momento especialmente difícil en el que se están adoptando medidas extraordinarias que deberían defender la eliminación de la chaptalización, como medida que ajustaría por lo menos 4,4 millones de hectolitros del balance y posiblemente un volumen cercano al doble, conforme las estimaciones más actualizadas señaladas. Todo ello con la ventaja, además, de que no supondría un coste económico adicional, pudiendo utilizarse el presupuesto en medidas estructurales más eficaces y de largo plazo.

En definitiva, todo lo expuesto nos devuelva a la misma pregunta:

¿Por qué las Administraciones se han olvidado del mosto?