Topic:

Marcha de las exportaciones de vinos de Chile y Argentina enero-octubre 2015

 Publicado el por Paola Perticarari (colaborador)

Tablas en pdf adjunto.

Las exportaciones totales de Chile durante el mes de octubre mostraron una bajada del 2,3% en volumen, con envíos fronteras afuera de 84,3 millones de litros. El valor, por su parte, mostró un descenso del 6,7%, con ventas por 177,3 millones de US$, frente a los 190 millones del año anterior. Los datos relacionados al precio promedio también muestran una bajada de 4,5%, al llegar a los 2,10 dólares por litro.

Ligera alza de la importación de vino por EE.UU. pero a precios contenidos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El vino en EE.UU. (photo: )

El vino en EE.UU.

Tablas en pdf adjunto.

Los operadores del sector vitivinícola de EE.UU. cerraron septiembre con una importación acumulada en los tres primeros trimestre de 2015 de 811,42 millones de litros de vino, lo que supone un ligero incremento del 0,8% que responde, no obstante a comportamientos dispares según del producto que se trate. Esos aumentos en litros, no se ven reflejados en términos de inversión, que alcanzaba en los nueve primeros meses de 2015 un total de 3.953 millones de dólares (-0,4%), dejando por tanto el premio medio del vino importado por el principal comprador mundial en 4,87 dólares por litro, según recoge el OEMV.

Vendimia 2015 en Xinjiang (China)

 This article has photo gallery Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

La vendimia en la región de Xinjiang es fascinante y sorprendente, en parte por sus dimensiones. FOTO: Changyu.  (photo: )

La vendimia en la región de Xinjiang es fascinante y sorprendente, en parte por sus dimensiones. FOTO: Changyu.

Una vendimia en Xinjiang (China) supone una experiencia totalmente diferente a una vendimia en Burdeos. Xinjiang es una provincia enorme en el extremo oriental de China. Inmensa, pues supone una sexta parte de todo el territorio de China. De hecho es la octava subdivisión de un país más grande del mundo, con un total de más de 1,6 millones de kilómetros cuadrados. Tiene, por tanto, muchas fronteras (hasta 10), con Rusia, Mongolia interior, Mongolia, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán, Pakistán, India y Tibet. Su capital es Urumqi, con una población de más de 3 millones de habitantes. Sorprendentemente, en esta inmensa provincia solo el 4,3% de su superficie se considera habitable. La mayoría es desértica y Urumqi es el lugar del mundo más alejado de cualquier costa. Gran parte de sus tierras cultivadas con algodón, uva y otras frutas está en riesgo de desertización. Se encuentra en la ancestral ruta de la seda y el reciente y grandioso proyecto desvelado hace poco por el presidente chino, Xi Jinping, promete devolverle el esplendor comercial y la importancia a esta zona.

Los viñedos, propiedad del grupo bodeguero Changyu Pioneer, para quien actúo como enólogo jefe en Xinjiang, están situados cerca de la ciudad de Shihezi, que significa “orillas pedregosas”. Shihezi es una ciudad con rango de subprefectura al norte de Xinjiang, con una población de 635.552 habitantes según su último censo. Su área es de 460 kilómetros cuadrados. Hay también algunos viñedos más al norte, a tiro de piedra de la frontera con Rusia. Cerca del 60% de la población de Xinjiang es musulmana, de la tribu Uyghur, y en todos los lugares públicos todo está escrito tanto en chino, como en árabe/Uyghur, lo que no me fue de ayuda.

El clima es extremo. Puede fácilmente alcanzar los 45ºC en verano y bajar de -30º en invierno. Naturalmente, las viñas deben protegerse enterrándolas a 20 centímetros desde noviembre hasta comienzos de abril y como carecemos de mecanización todo se hace a mano, lo que supone un trabajo pesado y frío. El suministro de agua es escaso y la media anual de precipitación es solo de 206 milímetros. Por su parte, la evaporación es de más de 1.000 mm. Las bellas montañas Tien Shan están cerca y en ocasiones proporcionan un poco de agua adicional. El clima está considerado oficialmente como continental semiárido.

Changyu es una empresa enorme, entre las cinco principales del sector del vino y los licores en el mundo, y posee viñedos y châteaux en seis provincias. Con ellos se desmiente que China sea nueva en esto de la vinicultura. Se fundó en 1892 y su primer enólogo fue un noble austríaco conocido como el Barón Balboa, famoso tanto en China como en Austria. Al principio Changyu importó la variedad conocida como Cabernet-Gernischt, que ahora se ha probado genéticamente por José Vouillamoz que es Carménère, aunque ha mutado bastante desde que llegó a finales del siglo XIX.

En Xinjiang, Changyu tiene arrendadas 8.000 ha (120.000 Mu) de tierra del Gobierno. Como todos ustedes saben, nadie puede poseer tierra en China. La República Popular es la propietaria de todo y todo el  mundo debe arrendársela, generalmente en arriendos de 99 años.  Aproximadamente, da cobijo a 4.000 familias y cada una es responsable de cuidar unas 2 hectáreas de tierra a lo largo del año bajo la supervisión de los viticultores de Changyu, como en los viñedos contratados en Burdeos. Ellos se encargan de ayudar, aconsejar y decir a las familias cuándo hacer qué y, sobre todo, cuándo deben vendimiar.

No sorprende tanto el sistema de vendimia, como su inmensidad. Como la tierra es totalmente llana y la extensión es tan grande, las hileras de viñas parecen no terminarse nunca. De hecho, hay algunas con una extensión de casi 370 metros.

La vendimia es un momento de alegría, como en cualquier otra parte del mundo, pero aquí puede que se tome un poco más en serio puesto que hay un hombre controlando al final de cada hilera que inspecciona, aprueba y contabiliza las cajas de cada vendimiador. Se les paga por número de cajas, similares a las que se usan en muchas bodegas de Burdeos. Cuando el inspector da su visto bueno a las cajas, se cargan en un remolque.

Nunca en mi vida había visto una colección tan fantástica de camiones antediluvianos. Algunos de ellos casi, casi, de 1892. Una vez que estaban llenos, los camiones llevaban su carga de uvas a la zona de recepción en la parte trasera de la bodega. Con tantos agricultores y tantos vendimiadores en tanta tierra, el ir y venir de camiones es constante y llegué a contar más de 100 camiones en línea esperando su turno para descargar. Gracias a dios que la uva iba en cajas pequeñas y no en contenedores más grandes, así no hubo problemas de uvas quemadas por el sol o de mostos oxidados antes de descargar.

Las uvas llegaron a la despalilladora en condiciones perfectas, incluso tras la larga espera. Afortunadamente, debido al clima, no hay problemas con insectos, enfermedades ni podredumbre, salvo algún foco muy puntual de mildiu.

El proceso de despalillado es totalmente clásico, salvo por su tamaño. Dos líneas de recepción paralelas trabajan 24 horas al día en tandas de ocho horas durante casi un mes. Las cajas se vuelcan directamente de los camiones a los tornillos que llevan las uvas a la despalilladora.

Como en cualquier lugar del mundo, los tallos salen de la despalilladora y se cargan en un camión, mientras que las uvas despalilladas y el mosto se introducen en depósitos mediante tuberías. Las dos líneas están conectadas a ordenadores en la sala de control vigilados por un equipo permanente de tres personas.

La lectura del grado Brix se toma automáticamente cada pocos segundos. Cualquier anomalía se detecta inmediatamente. También las tuberías que llevan a los depósitos de fermentación pueden cambiarse de forma automática de un depósito a otro.

De esa forma, si se desea tener un depósito lleno de uvas con un mayor contenido en azúcar se puede hacer simplemente cambiando depósitos según la lectura del grado Brix. Este año, lo crean o no, se procesaron 95.500 toneladas de uva. Normalmente el rendimiento por hectárea en esta zona es de 12-18 toneladas. Este año fue más cálido y seco de lo normal y las uvas quedaron pequeñas y con hollejos gruesos, por lo que el rendimiento quedó en algo menos de 12 toneladas/ha. Con 8.000 ha como tienen, las cuentas salen a la perfección.

Creo firmemente en una política de mínima intervención en el vino, pero pronto descubrí que en Xinjian esto es una ilusión. A los chinos les gustan que sus vinos tintos tengan un color intenso y profundo y no aceptarán el más mínimo residuo o precipitado. Para hacer frente a esto, tuvimos que añadir taninos para estabilizar el color. No me gustó hacerlo y ya teníamos tanino más que suficiente en el vino. Además, a causa del clima, los taninos tienden a ser más bien secos, pero no he encontrado otra solución hasta la fecha. De cualquier forma, hay muchos laboratorios que elaboran taninos que ayudan a suavizar la sensación en boca y que han demostrado ser de gran ayuda para dotar de suavidad y de amabilidad al vino. Por otra parte, todavía estabilizamos mediante frío, pero para el año próximo, para el vino top, pretendo emplear un método que no afecte en nada al vino. He dicho antes que registramos 95.500 toneladas de uvas. La mayoría se emplean para vinos de gama baja, pero para el vino del que soy enólogo jefe, Château Changyu Balboa, seleccionados 30.000 toneladas y pretendo tratarlas con más y más cariño en el futuro para ir haciendo cada vez mejor vino e incluso ganar un par de medallas de oro en concursos internacionales.

En ocasiones, tenemos que acidificar y cuando es necesario lo hago tan pronto como es posible. Empleamos enzimas y siempre que se usen correctamente y tan poco como sea posible no tengo ningún problema con ello. Ayudan, sin duda, a que la cosa vaya más rápida. Tras la fermentación maloláctica y tras catar los mejores depósitos de mis 30.000 toneladas, se pasa a barricas de roble francés para su crianza. Solo alrededor del 20% va a barricas nuevas y poco a poco voy eliminando la creencia de los chinos (y su deseo) de que un vino maderizado es más noble que un vino corriente.

No pretendo que hagamos vinos top mundiales. Eso sería muy presuntuoso. Creo que nuestra gama básica (entry level) tienen el nivel de un decente vino de mesa francés y que el Château Changyu Balboa tiene el nivel de un claret de Burdeos decente, pero puede mejorarse bastante cuando hayamos refinados nuestras técnicas. Hay algo que sí que puedo afirmar con orgullo: los vinos son 100% vinos de uvas chinas propias. No hay añadiduras de vino importado ni otros materiales extraños como en otros vinos chinos. Para bien o para mal, los vinos son totalmente honestos y es mu trabajo y mi intención que así sea.

Traducción: Vicent Escamilla

El vino español sale airoso en la importación vitivinícola germana

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Alemania. (photo: )

Alemania.

Los operadores vitivinícolas alemanes redujeron de forma general sus compras vitivinícolas foráneas. Así, según el informe del OEMV, la importación vitivinícola alemana entre enero y septiembre fue de 1.144,5 millones de litros, con un descenso del 2,9%. Unas caídas que en términos económicos fueron más acusadas (-5,2%), hasta los 1.765,43 millones de euros, quedando el precio medio pagado en 1,54 euros/litro.

En esta coyuntura, no obstante, las cifras globales del vino español son positivas y nuestro país gana cuota de mercado en litros y en euros, hasta ostentar un 27% del volumen importado, y un 15,5% en términos económicos.

A continuación, contenido exclusivo para suscriptores.

Más de 336 millones de euros destinados al Plan de Apoyo al Vino Italiano en 2014/15

 Publicado el por Il Corriere Vinicolo (colaborador)

Artículo publicado originalmente por ‘Il Corriere Vinicolo’ y reproducido con su autorización por ‘La Semana Vitivinícola’. Todos los derechos reservados. Para consultar el artículo original, visite www.corrierevinicolo.com

El Ministerio de Política Agrícola, Alimentaria y Forestal italiano (Mipaaf) ha anunciado que, en el marco del Programa Nacional de Apoyo al Sector Vitivinícola, se han destinado más de 336 millones de euros al sector en la campaña 2014/15, lo que supone el 99% de los fondos asignados inicialmente.

Se confirma así la tendencia positiva del anterior programa de apoyo 2008-2013.

“Hemos logrado exprimir mejor los fondos europeos”, según comentó el ministro del ramo, Maurizio Martina, para “seguir hacer más competitivo a un sector modélico, como el del vino”.