Topic:

Riego deficitario en cv. Tempranillo (Vitis vinifera L)

 Publicado el por J. Yuste (colaborador), M.V. Alburquerque (colaborador), J.R. Yuste (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

La vid (Vitis vinifera L) se cultiva con aplicación de riego en climas áridos, como ocurre en algunas partes de California, Australia, España y Sudáfrica (Reynolds et al. 2007), y generalmente en regiones de baja pluviometría y alta demanda evaporativa, porque el estrés por sequía conduce a escaso desarrollo y bajo rendimiento, y puede provocar una composición deficiente de la uva y baja calidad del vino, debida a una escasa acidez y a un envejecimiento atípico (Yuste et al., 2016). La creciente competencia por los escasos recursos hídricos disponibles exige cada día una mayor eficiencia en su uso, en especial en la agricultura de regadío, que consume alrededor del 80% del total (Intrigliolo et al. 2007), pero sin olvidar que los efectos del estrés en el desarrollo y la fisiología dependerán del estado de crecimiento de la vid y del ritmo al que se desarrolle el déficit hídrico (Hunter y Myburgh 2001, Wample 1999, Williams y Matthews 1990).

Actualmente, al haberse convertido el agua en el recurso natural más preciado en muchas zonas de España, es prioritario mejorar la eficiencia de su uso e incrementar su productividad (Ruiz-Sánchez et al. 2010), teniendo en cuenta que el riego del viñedo se considera necesario en condiciones de clima árido o semiárido, con pluviometría anual inferior a 400 mm, escasa sobre todo en la época estival, para moderar el estrés hídrico que sufre (Jones et al. 2005, Yuste y Vicente 2015). En este sentido, diversas técnicas de riego han sido planteadas a partir del concepto de riego deficitario, consistente en un riego sistemático intencionado por debajo de las necesidades del cultivo (English y Raja 1996).

Es muy conocido que tanto el crecimiento del viñedo como la producción de uva son muy sensibles al déficit hídrico (Keller et al. 2008, Yuste et al. 2016), pues éste reduce la asimilación neta de carbono. Sin embargo, los efectos del riego no sólo dependen de la cantidad de agua aplicada sino también del material vegetal, las condiciones y las técnicas de cultivo (Alburquerque et al. 2010, Yuste y Vicente 2015).

Aunque la influencia del régimen hídrico en el comportamiento del viñedo ha sido ampliamente estudiada por diversos autores y ha sido reconocida de forma generalizada por la mayoría de ellos (Castel et al. 2013), los resultados observados en diversos trabajos relacionados con el riego moderado o deficitario de la vid han mostrado respuestas variables, condicionadas por diversos factores de cultivo, como la variedad (Santesteban et al. 2011), la densidad de plantación (Pérez 2002), el sistema de conducción (Yuste et al. 2012) y las condiciones de cultivo (Castel et al. 2013, Valdés et al. 2013).

A tenor de las consideraciones anteriores, este trabajo trata de estudiar el efecto de la aplicación de riego deficitario durante el período estival en el desarrollo vegetativo y productivo, así como en la calidad de la uva de la variedad Tempranillo cultivada en espaldera, en las condiciones climáticas semiáridas del centro del valle del río Duero.

Precios del aceite 05-08-20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Balance de campaña del aceite de oliva a 30 de junio de 2020

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

La producción de aceite de oliva en España en la campaña 2019/20 se da por finalizada, sin que se hayan notificado hasta la fecha entradas en el mes de junio, con un volumen provisional de 1.120.600 toneladas de aceite producido, con lo que la elaboración se sitúa un 37,5% por debajo de la anterior campaña, según los datos de la AICA. No se espera que la cifra varíe mucho, pues las partidas que queden por declarar serían testimoniales.

Se trata, por tanto, de una campaña que puede considerarse como moderadamente corta en producción (la media de las últimas cuatro campañas quedó en 1.437.400 toneladas), aunque no ha sido exageradamente reducida (basta recordar campañas como la 2012/13, cuando el olivar español arrojó una elaboración de 618.200 toneladas o la 2014/15, con 842.200 t producidas).

A lo producido se han sumado unas compras de aceite foráneo un 72.5% a las de la campaña anterior por estas fechas (datos cerrados a 30 de junio). La importación ha alcanzado, de forma provisional, 195.400 toneladas, frente a las 113.300 t de la campaña anterior. De media, cada mes, los operadores españoles han introducido en el mercado la nada desdeñable cantidad de 21.711 toneladas de aceite extranjero.

Teniendo en consideración que la campaña 2019/20 arrancó con un stock de 755.700 toneladas (+101%), los operadores españoles han manejado hasta el 30 de mayo unas disponibilidades de 2.071.700 toneladas de aceite de oliva, que siguen por debajo de la campaña anterior, debido a la marcada caída de la producción, y a pesar del alto nivel de existencias iniciales y del aumento de las importaciones.

Por su parte, según las estadísticas disponibles, los operadores españoles habían comercializado hasta el 30 de junio de 2020 un total de 1.204.700 toneladas de aceite, con un ligero incremento (+3,5%) respecto a la campaña anterior. El mercado del aceite de oliva español ha estado espoleado por la exportación, fundamentalmente en los primeros cuatro meses de campaña. Hasta el 30 de junio, el volumen sacado al exterior alcanzaba las 810.900 toneladas (+9,6%) y representaba el 67% de la comercialización total. El 33% restante tuvo como destino el mercado interior, con un volumen provisional de 393.800 toneladas y un descenso que se mantiene en el -7,2%. De hecho, el progresivo deterioro del mercado nacional ha provocado que el peso del mercado interior frente a las exportaciones se sitúa en valores inferiores a campañas anteriores. La media mensual de salidas a exportación alcanza las 90.100 toneladas, frente a las 43.800 que acabaron en el mercado nacional.

Con estos movimientos de mercado, las existencias a 30 de junio 867.000 toneladas, inferiores en un 22,5% a las de la campaña pasada, pero todavía ligeramente elevadas en comparación con la media de las últimas campañas. Las almazaras atesoraban 532.900 toneladas, frente a las 282.900 que estaban en poder de los envasadores y las 51.200 que controlaba en Patrimonio Común Olivarero.

Cooperativas Agro-alimentarias de España solicita que el mecanismo de retirada obligatoria de aceite esté en marcha en la próxima campaña

 Publicado el por Cooperativas Agro-alimentarias (colaborador)

l Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación lanzó a consulta pública el Proyecto de Real Decreto por el que se desarrollará la aplicación del artículo 167 bis de la Organización Común de los Mercados Agrarios en el sector del aceite de oliva, cuyo objetivo es regular la oferta para mejorar y estabilizar el funcionamiento del mercado.

El documento recoge un conjunto de medidas de obligado cumplimiento para todos los operadores. Entre ellas, se encuentra la retirada de producto obligatoria hasta la siguiente campaña, una de las principales y permanentes reivindicaciones de Cooperativas Agro-alimentarias de España que confiamos esté operativa en la próxima campaña.

Cooperativas Agro-alimentarias de España valora que se agilicen los trabajos en este sentido y una vez más, hemos ofrecido al Ministerio nuestra total disponibilidad y colaboración en el diseño técnico de las medidas propuestas.

Queremos agradecer nuevamente los esfuerzos realizados por este Ministerio para conseguir que la normativa comunitaria incluya esta imprescindible herramienta, que permitirá, en situaciones concretas, alcanzar el reequilibrio de mercado.

La aceituna de mesa pide apoyo ante la amenaza de nuevos aranceles de Estados Unidos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Ante la revisión de aranceles de Estados Unidos prevista para mediados de agosto, y la posibilidad de que aumenten para la aceituna hasta el 100% del valor del producto, Cooperativas Agro-alimentarias y la Asociación de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa (Asemesa) han elaborado un manifiesto con el que esperan recabar el apoyo de todos los ayuntamientos y diputaciones de las zonas productoras.

El sector de la aceituna de mesa español es líder mundial en producción y comercialización, con un volumen de facturación superior a los 1.700 millones de euros y, sobre todo, es un cultivo muy importante a nivel social, por el empleo que genera en las zonas productoras. En el territorio nacional, destaca el peso de Andalucía, con el 84% de la superficie del olivar de aceituna de mesa nacional, un total de 1,75 millones de jornales, 226 plantas entamadoras y el 52% de la producción cooperativizada. Sevilla es la principal provincia productora, con más del 70% de la producción cooperativizada y un total de 56 empresas envasadoras, aunque la industria de la aceituna de mesa también tiene un peso importante en Córdoba y Málaga.

El sector de la aceituna de mesa, por su evolución, ha demostrado ser profesional, dinámico y competitivo, con una gran presencia en los mercados internacionales, en los que apuesta por ofrecer un producto sostenible y diferenciado de los países competidores, generador de valor añadido, de empleo estable y de calidad. Por tanto, de una gran importancia social, económica y ambiental para nuestros pueblos y el medio rural y como no, para la fijación de la población al territorio. El olivar es, por tanto, para muchas poblaciones andaluzas su mayor actividad económica, de ahí la importancia de recibir el apoyo al sostenimiento y desarrollo de dicho sector.

Durante las últimas décadas, el sector ha destinado importantes recursos económicos y humanos para convertirse en líder indiscutible tanto en producción como en comercialización a nivel mundial. El mercado de Estados Unidos ha sido una de sus principales apuestas, habiendo logrado destinar a este país anualmente más de 100.000 toneladas de aceituna de mesa. Sin embargo, las políticas proteccionistas del Gobierno de Donald Trump derivaron, a mediados de 2018, en una aplicación de aranceles del 34,75% sobre la aceituna negra originaria de España.

Por si fuera poco, fruto de un litigio aeronáutico entre una compañía aérea estadounidense, Boeing, y la europea Airbus, la Organización Mundial del Comercio determina que Airbus ha percibido subvenciones que no cumplen con las normas de comercio internacional, es decir, son ilegales, por lo que permite a Estados Unidos imponer sanciones económicas contra la Unión Europea, que nuevamente se ceban con España. El 18 de octubre de 2019 entraron en vigor nuevos aranceles sobre una serie de productos que nada tienen que ver con el sector aeronáutico, entre los que se encuentra en esta ocasión la aceituna verde y semiprocesada de origen español, gravada a partir de entonces con un 25% de arancel.

Al margen de la gran cantidad de recursos que se están destinando para la defensa legal del sector, las exportaciones de aceituna de mesa con origen España han visto reducido su volumen y valor de manera muy importante.

El mercado de Estados Unidos resulta un mercado clave para las exportaciones españolas y esta situación está ya provocando la deslocalización de empresas a otros mercados. Se trata de un mercado prioritario para el sector externo a la Unión Europea, donde el incremento arancelario está afectando a nuestra posición competitiva frente a terceros países que cuentan con una posición arancelaria más favorable.

Por ello, ante la nueva revisión arancelaria, Cooperativas Agro-alimentarias y Asemesa temen que el Gobierno de Estados Unidos apruebe la imposición de nuevos aranceles a lo largo del mes de agosto, que podrían gravar a la aceituna de mesa con una tasa arancelaria de hasta el 100% del valor del producto; lo que supondría la expulsión definitiva de un mercado que ha llevado años conquistar; con grandes inversiones y recursos.

Para el sector de la Aceituna de Mesa, la propuesta de ampliar a otras preparaciones y de incrementar los aranceles hasta el 100% para las aceitunas de mesa, verde y negra, comercializadas desde España supondrá sin ningún género de dudas el abandono de miles de explotaciones y la pérdida de millones de jornales en Andalucía. Por ello, ambas organizaciones instan a ayuntamientos y diputaciones a que adopten los siguientes acuerdos en defensa del sector de la aceituna de mesa y reclamen al Gobierno de España: 

  • Una regularización de sus ayudas a la compañía Airbus en cumplimiento de las normas de comercio internacional establecidas por la Organización Mundial del Comercio.
  • Una actuación política contundente y eficaz ante la Unión Europea con el fin de que se encuentre una solución negociada al caso del conflicto UE-EEUU del sector de la aviación civil, liberando por actuaciones políticas ajenas al olivar; a un Sector estratégico para la economía, el empleo y la fijación de la población al territorio.
  • Intensifique las relaciones bilaterales entre España y Estados Unidos, tal y como han estado haciendo las administraciones de otros países de la UE.
  • Solicite a la UE que se ejecute un plan de represalias contra EEUU en caso de que no prospere la solución negociada, imponiendo aranceles a productos estadounidenses con el fin de facilitar la vuelta a la normalidad de las relaciones comerciales entre la Unión Europea y Estados Unidos.
  • Solicite y reivindique de forma clara y activa; con indicadores de cumplimiento ante la UE, el establecimiento de medidas compensatorias al sector de la Aceituna de Mesa Española en el seno de la Unión Europea.

Al respecto, la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceitunas de Mesa (Asemesa) emplazó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a que “acredite y confirme públicamente si es verdad que nuestro país ya ha dejado de otorgar ayudas ilegales a Airbus y que, en consecuencia, cumple las reglas de la Organización Mundial del Comercio”.

Asemesa cree conveniente recordar que ya en el pasado la UE y los países que participan en el consorcio aeronáutico, entre ellos España, tomaron 18 medidas para adaptar sus ayudas y apoyos a Airbus a las reglas de la OMC, entre las que se incluía un acuerdo sobre los préstamos similar al que se ha formalizado ahora. A pesar de ello, la OMC resolvió que las ayudas de la UE y los países del Airbus, entre ellos España, seguían siendo ilegales, por lo que autorizó a EE.UU. a imponer aranceles por valor de 7.500 millones de dólares como represalia comercial.

“Consideramos, pues, que Pedro Sánchez debe confirmar y certificar públicamente que España cumple ya las reglas de la OMC y ha dejado de conceder ayudas ilegales”. De ser así, Asemesa reclama que se agilicen todas las gestiones ante la OMC para que este organismo se pronuncie de nuevo sobre la legalidad de las ayudas y se establezcan  contactos con EE.UU. para que retire los aranceles.