Topic:

El próximo 23 de junio finaliza el plazo para la presentación de las solicitudes de las ayudas extraordinarias del PASVE

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El FEGA ha publicado tres circulares para regular todos los detalles necesarios para una correcta gestión de las medidas extraordinarias del PASVE cuyo plazo de solicitud finaliza el próximo 23 de junio.

Las medidas puestas en marcha, aprobadas en Consejo de Ministros del pasado 9 de junio y publicadas en el BOE el 10 de junio (Real Decreto 557/2020), consisten en una destilación de crisis de vino, ayudas al almacenamiento privado de vino, y una ayuda para la cosecha en verde para la vendimia de 2020.

El plazo para la presentación de la solicitud de ayuda para las 3 medidas finaliza el próximo 23 de junio. Las solicitudes se deberán presentar ante la Comunidad Autónoma competente.

La destilación de crisis, será de 2 millones de hectolitros, de los que 0,5 Mhl serán de vinos amparados por una Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) y 1,5 Mhl para el resto de vinos. Las ayudas podrán solicitarla los destiladores autorizados en la comunidad autónoma donde radiquen las instalaciones de destilación.

En el caso del almacenamiento privado la ayuda se destinará a 2 millones de hectolitros de vino almacenado con D.O.P. y de 250.000 hectolitros para vino almacenado con Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.), y las solicitudes deberán presentarla las empresas vitivinícolas que produzcan estos tipos de vino en la comunidad autónoma donde radique el mayor volumen de vino para el que se solicite la ayuda.

Finalmente, en el caso de la cosecha en verde podrán presentar la ayuda los viticultores inscritos en alguna D.O.P. en las comunidades autónomas en la que estén situadas las parcelas de viñedo donde se solicite realizar la cosecha en verde.

En las Circulares publicadas por el FEGA se establecen entre otras consideraciones las relativas a la gestión, control y pago de estas ayudas, así como los modelos de solicitud, incluida la referencia a las garantías en los casos en que son necesarias, los controles administrativos y sobre el terreno a realizar de manera previa al pago, los procedimientos de cálculo de la ayuda, etc.

 Ver Circular de Coordinación 13/2020. Plan Nacional de Control de la ayuda al almacenamiento privado de vino

Ver Circular de Coordinación 14/2020. Plan Nacional de Control de la ayuda a la destilación de crisis

Ver Circular de Coordinación 15/2020. Plan Nacional de Control de la ayuda a la cosecha en verde

Asimismo, el FEGA ha publicado la presente circular de coordinación 15/2020, que tiene por objeto establecer el Plan Nacional de Control de la ayuda a la cosecha en verde establecido en el artículo 36 del Real Decreto 557/2020, garantizando una aplicación armonizada de la normativa, igualdad de tratamiento entre los posibles solicitantes de las ayudas  y marcando unos criterios mínimos para que las actuaciones de los organismos pagadores se realicen de forma coordinada.

Ver Circular 15/2020

También, la circular de coordinación 12/2020, con el establecimiento de medidas excepcionales como consecuencia de la pandemia de Covid-19 en la gestión, seguimiento y control de la PAC.

Ver Circular 12/2020

La prestidigitación de nuestros administradores

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Esta anómala situación, provocada por un “bichito”, dispuesto a cambiarnos la vida a toda la humanidad; si algo ha puesto de manifiesto (además de la fragilidad del ser humano y lo rápido que la unidad y solidaridad se van por el desagüe) han sido las grandes cualidades financieras de todos nuestros administradores.

Si hace apenas unas semanas de lo que nos lamentábamos era de que nuestro Ministerio de Agricultura limitaba su apoyo al sector vitivinícola a “mover” de un sitio a otro los fondos con los que adoptar medidas extraordinarias con los que paliar los efectos del Covid-19. Ahora es la Comisión Europea la que ha decidido unirse y mover la bolita.

Sin más recursos que los ya existentes pre-pandemia, el Comisario Wojciechowski ha anunciado un aumento del 10% de la cofinanciación comunitaria de medidas como la reestructuración, inversiones, cosecha en verde y promoción en terceros países. Lo que, salvo que asistamos al milagro de la multiplicación de los panes y los peces, bien se podría traducir en que serán menos los beneficiarios de estas ayudas. Las mismas, conviene recordarlo, de las que provienen los noventa millones de euros con los que se financiará la destilación de crisis, el almacenamiento y la cosecha verde en nuestro país. Vamos que, entre una cosa y otra, los que puedan beneficiarse de estas ayudas van a resultar ser unos escogidos, porque serán menos y recibirán un mayor importe del que hubieren percibido anteriormente.

Pero como si todo esto no fuera ya, por sí mismo, bastante lamentable, por lo que genera de graves perjuicios comparativos, algunas comunidades autónomas han decidido sumarse a la fiesta y aportar recursos propios. Casualidad o no, son las comunidades con un sentimiento más nacionalista: Cataluña, País Vasco y Navarra. ¡Ojo! Que no quisiera que se me malinterpretase. Que me parce genial esto de que las administraciones regionales hagan lo que no ha hecho la central y es apoyar al sector, más allá de limitarse a mover los fondos asignados a unas medidas para financiar otras diferentes. Pero con estas políticas heterogéneas volvemos a romper la igualdad del sector y a situar en condiciones de competencia desiguales a los viticultores y bodegueros de unas regiones y otras de España.

A continuación, información para suscriptores.

Una oportunidad de salir fortalecidos

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Han pasado apenas dos semanas desde que fuera aprobado por el Consejo de Ministros el plazo para la presentación de las solicitudes de entrega a la destilación, inmovilización y cosecha en verde; y ya ha finalizado.

Lo cierto es que, por más digitalizados que estemos, prisa que nos hayamos dado los medios de comunicación en publicarlos e interés que hubiese en el sector por contar con unas medidas extraordinarias que vinieran a paliar los graves efectos que ha tenido en el sector la paralización de la economía como consecuencia del Covid-19, se antojan plazos un tanto precipitados.

Aun así, es previsible que las solicitudes, al menos en las dos primeras y más dotadas presupuestariamente medidas, sobrepasen con mucho los volúmenes establecidos y sea necesaria una prorrata, que no será conocida hasta el 17 de julio, momento a partir del cual se confía en que puedan empezar a notarse sus efectos en el mercado.

Son muchos los temores a un derrumbe de precios, que acabe arrastrando a niveles insostenibles la producción vitícola 2020, por lo que contar con herramientas que ayuden a hacer más llevadera la digestión de un vino que debiera haberse consumido resultan fundamentales. Tanto como los anuncios que algunas bodegas han realizado, comprometiéndose a cumplir con los acuerdos plurianuales que tenían firmados o, incluso, yendo más allá y anunciando la adquisición de la producción que obtengan todos los viticultores a los que tradicionalmente lo habían venido haciendo en las últimas campañas.

No obstante, el temor a que una parte importante de la cosecha tenga difícil encontrar acomodo es una realidad que hace presagiar una “vendimia caliente”.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 01-07-20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Mercados 23-06-20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.