Topic:

Vendimia, origen y calidad

 Publicado el por Amancio Moyano (Presidente de la CECRV) (colaborador)

Tarea de vendimia manual en la D.O.P. Calatayud. (photo: )

Tarea de vendimia manual en la D.O.P. Calatayud.

A menudo, cuando pronunciamos la palabra vendimia, nos viene a la cabeza el vino, desde luego, pero también nuestro pueblo, nuestra gente, nuestra tierra, nuestras raíces, nuestra cultura. El vino y el viñedo no son ajenos a una de las características más importantes y enriquecedoras de nuestro país, a nivel social, cultural y medioambiental: la diversidad. Teniendo en cuenta que las características de las múltiples y diversas zonas vitivinícolas de nuestro territorio son muy diferentes, resulta harto complicado hablar de la vendimia en términos generales, salvo desde una óptica, la de su significación y dimensión para los viticultores, para las bodegas y para el vino como producto, en el que la materia prima supone tanto.

Este año 2016, la vendimia ha estado marcada por una climatología imprevisible e inestable, tanto en zonas más lluviosas, como en zonas más secas, lo que ha provocado retrasos en las diferentes etapas el ciclo biológico de la vid en buena parte de las zonas. Han sido pocos los lugares donde las condiciones climatológicas han sido óptimas, si bien en la mayoría de las zonas vitivinícolas de nuestro país, la calidad del fruto es muy buena. En relación a la cantidad, hay ligeras variaciones respecto a las cosechas del año pasado, pero sin que al final vayan a resultar realmente significativas.

A continuación, información para suscriptores.

Unión de Uniones prevé una producción de uva inferior a 2015 y a la media de los últimos 5 años

 Publicado el por Unión de Uniones (colaborador)

 (photo: )

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras analizar los datos publicados en el FEGA, la Comisión y contrastar con sus territorios, considera que la cosecha de uva de vino de 2016 en España será inferior respecto a 2015. Como ya anunciara la organización antes de la vendimia que calificó de excesivamente optimistas los datos aportados por diversas organizaciones y medios, según los datos del FEGA, la producción de uva habría disminuido un 6%. En comunidades autónomas vitivinícolas como Castilla La Mancha el descenso es del 5,1%, dato especialmente importante, al concentrar en torno al 50% de la producción española. Por el contrario, se destaca el dato de Castilla y León, cuya producción habría aumentado en un 17%. Según miembros de la organización esto se ha debido a la mayor estabilidad en las condiciones climatológicas y a la buena salud de los cultivos.

Asimismo, cotejando los datos europeos, España se encontraría la tercera en producción tras Francia, que habría disminuido un 6% en total, e Italia, esta última habría incrementado su producción respecto a la última campaña en 4% respecto a la media de los últimos cinco años. Según la organización, estas previsiones en uva se trasladan a la producción de vino y definen un escenario con menor oferta en términos globales. “La vendimia en los países del Cono Sur – Argentina y Chile – ha sido baja, en el caso de Argentina la previsión alcanza descensos del 30%, la más baja en los últimos 50 años y Chile ha registrado un descenso en esta cosecha de hasta el 30%. Por otro lado, si la previsión en Francia, el principal destino de graneles españoles, es de descenso de hasta el 12% en producción de vino, si la cosecha en Italia se mantiene en los mismos volúmenes que la campaña pasada, y si el resto de los países europeos también registran menores cosechas en conjunto, la previsión de cara a la campaña de comercialización tiene que ser optimista”, afirman desde Unión de Uniones. Además, según señala el INFOVI, las existencias de vino en los depósitos a fecha de 31 de julio registra un 5% de disminución respecto a la misma fecha del año anterior.

Con este escenario, la Unión de Uniones confía en que los precios de la uva deben aumentar, dada la buena calidad de la uva, y considera que los precios del vino deben registrar subidas en los distintos mercados, tanto en origen como en destino. “Nuestro vino posee una calidad excelente” – afirman desde la organización – “Somos uno de los grandes países productores por lo que, creemos, que esta excelencia debe trasladarse al viticultor y al vinicultor. También esperamos que nosotros sepamos ponerlo en valor en el momento de poner la uva y el vino en el mercado”, añaden. En cualquier caso, una vez se ha puesto en marcha el sistema de información de existencias mes a mes y concluida en gran parte la vendimia en las zonas del norte de la península, la Unión de Uniones quiere poner de manifiesto la debilidad de los datos estadísticos que provocaron una propuesta inusualmente baja de los precios de la uva en los comienzos de la campaña y el agravio comparativo que supone no disponer de datos estadísticos fiables que eviten esa tendencia a mantener dichos precios en esos niveles. “De nuevo los servicios de prospectiva del Ministerio de Agricultura en Francia, constituyen un ejemplo a seguir en nuestro país, tanto por parte del Magrama como de los servicios estadísticos de las CC.AA. que adolecen, bien de una falta de medios o bien de la intención a la hora de dotar de transparencia a un mercado fundamental en el tejido socioeconómico de amplias zonas en nuestro país”.

El clima marca la escasa vendimia

 Publicado el por José Manuel Delgado (Responsable Técnico de Vitivinicultura de UPA) (colaborador)

UPA destaca que la coyuntura de vendimia motivó incrementos de precios de la uva, que siguen siendo bajos. (photo: )

UPA destaca que la coyuntura de vendimia motivó incrementos de precios de la uva, que siguen siendo bajos.

La campaña vitivinícola actual ha venido marcada de manera muy especial por unas fuertes anomalías climáticas que se han venido produciendo en los últimos meses: después de un invierno templado y seco, el mes de mayo fue fresco y lluvioso, pero a partir de ahí, la escasez de pluviometría, unida a las altas temperaturas de todo el verano motivaron que las grandes perspectivas de cosecha a principios de julio cayesen en gran medida a la hora de la vendimia.

El mes de septiembre comenzó con una fuerte ola de calor totalmente inusual, que acrecentó aún más el estrés hídrico acumulado por las vides. El resultado ha sido que frente a las perspectivas de antes del verano, que anunciaban una muy buena cosecha, tengamos finalmente una producción que según las últimas estimaciones estará alrededor de 40-41 millones de hectolitros, frente a los 43,2 Mhl del año pasado, lo cual supone una reducción de entre el 5 y el 7%, afectando en especial a los viñedos en secano, donde en determinadas zonas tuvieron una reducción de producción del 20-30%, mientras que en regadío se pudo amortiguar la escasez de lluvia a costa del incremento en los costes que supone el riego (de agua, y sobre todo energéticos).

A continuación, información para suscriptores.

Perspectivas para la campaña vitivinícola 2016/17

 Publicado el por Carlos Mateos (Responsable téc. del sector vitivinícola de COAG) (colaborador)

 (photo: )

Una vez que ya vamos teniendo más o menos la constatación de la realidad de esta vendimia, sus resultados están reflejando las dificultades a las que se han enfrentado el desarrollo del cultivo durante los últimos meses las principales zonas productoras. El viñedo de todo el arco mediterráneo, del centro y sur peninsular, ha acusado el enorme déficit hídrico y las temperaturas extremas de este verano, malogrando las optimistas previsiones de una gran cosecha que se preveía en primavera para esta campaña.

La sequía y altas temperaturas, sin apenas variación entre las diurnas y la nocturnas, han afectado al comportamiento fisiológico de las plantas lo cual ha tenido como consecuencia que la maduración de la uva se haya retrasado, de tal manera que en determinadas zonas han tenido que parar la vendimia para que la uva alcanzase un grado de azúcar adecuado para su vinificación. Además, se ha producido un significativo descenso del tamaño de la uva y del contenido en mosto, sobre todo en los secanos, que ha reducido notablemente los rendimientos. Salvo en alguna zona como Galicia, que ha sido muy afectada por el mildiu, el cultivo ha presentado en general un estado sanitario óptimo. Es de esperar que se traduzca en una cosecha de excelente la calidad, si se ha conseguido una adecuada maduración de la uva.

A continuación, información para suscriptores.

Vendimia 2016: buena calidad y precios razonables

 Publicado el por Fernando Villena (colaborador)

 (photo: )

Finalizada la vendimia en todas las zonas productoras ya es momento de hacer balance de lo acontecido. Como siempre, el pistoletazo de salida lo dieron las zonas vitícolas del sur, luego le siguieron las del centro para luego pasar hacia las del norte. Respecto al comienzo de la vendimia se produjo un retraso de unas tres semanas en comparación con la campaña pasada. Según las primeras previsiones, la cosecha será inferior a la del año pasado, cuando se cosecharon 42,2 millones de hectolitros y este año la producción podría rondar los 40 millones.

Esta merma se justifica por la falta de lluvia padecida a lo largo del ciclo vegetativo del viñedo en muchas zonas vitícolas españolas y las temperaturas altas de agosto y septiembre, sin contrastes térmicos entre el día y la noche que han afectado a la maduración del fruto, haciendo que no alcance el desarrollo ideal. Por el contrario, estas mismas condiciones han evitado el desarrollo de enfermedades como oídio o mildiu, por lo que el estado sanitario de la uva es muy bueno con acidez equilibrada, por lo que todo hace pensar en los caldos que se obtengan darán grandes vinos.

A continuación, información para suscriptores.