Topic:

Australia International Wine Challenge 2019

 Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

 (photo: )

El Australia International Wine Challenge es un concurso nuevo creado, dirigido por su propietario Ronald Brown, famoso por su Japan Wine Challenge que ha estado dirigiendo durante 22 años y su China Wine Challenge que ha interrumpido hace muy poco. Es necesario mucho coraje y determinación para crear un concurso nuevo entre los relativamente numerosos certámenes que ya existen en Australia, pero no hay duda de que ha sido un éxito y que el concurso crecerá y continuará.

Volé con Ron desde Tokyo, donde acabábamos de terminar el Japan Wine Challenge, hasta Adelaida vía Sídney. Su viñedo, Maverick, está en Barossa y su coche estaba esperándonos en aeropuerto. Olvidé estúpidamente que ahora es invierno en Australia y hacía frío. Tuve que comprarme un buen cárdigan de lana en el aeropuerto y nos dirigimos a nuestro hotel en Aldelaida, el Majestic Roof Garden Hotel. Estábamos los dos muy cansados y decidimos no juntarnos para cenar, sino que, tras descansar un poco, di un paseo antes de cenar en el hotel las especialidades locales (canguro, barramundi y cocodrilo).

Al día siguiente era sábado y lo teníamos libre. Como ya sabía de antemano que tendría tiempo libre, había contactado con el Master of Wine, Kym Milne, cuyo viñedo, Bird in Hand, se encuentra a unos 40 minutos del hotel. Me recogió e dimos una vuelta por el viñedo y realizamos una gran cata de sus excelentes vinos. Una enorme tormenta el día anterior había dejado profundos surcos en varios lugares y explicó a la perfección por qué nuestro vuelo de Sídney a Adelaida había sido tan aterradoramente movido. A la vuelta, le pregunté por restaurantes chinos, por los que Adelaida es bien conocida, y me dejó en su favorito en Chinatown. Devoré excelentes dim sum antes de una larga siesta. Esa noche, cené gambas a la plancha con Ron, quien me dio un curso intensivo sobre los vinos australianos.

Ron había reservado su domingo para llevarme a su viñedo en Barossa (Maverick). Pequeño, pero de gran calidad, se encuentra en una zona hermosa y poco explotada. No teníamos mucho tiempo, pero me enseñó su viñedo, visitamos su bodega y probamos todos sus vinos. Tomamos café en su casa y dimos un tour por Barossa Valley. Camino de vuelta al hotel paramos para tomar pasteles de carne y riñones. Esa noche, el hotel me había localizado un restaurante de marisco en el que disfruté de cangrejo de cáscara blanda frito y Moreton Bay Bugs, de sabor familiar a la langosta.

El lunes llegó la primera edición del Australia International Wine Challenge. Se celebró en el magnífico National Wine Centre. Éramos tres jurados de tres jueces cada uno y trabajamos duro, con parada solo para tomar un excelente almuerzo en las mismas instalaciones. La cata estaba organizada para reflejar el precio de venta al público, así como la variedad y el estilo. Ya conocía a algunos de los jueces como Bill Hardy, con quien había pasado algunos años en Burdeos; y Nick Bulleid, que estaba en mi jurado y con quien ya había coincidido en China.

Las condiciones de la cata fueron perfectas, como se podía esperar del National Wine Centre. Espacioso, fresco, ventilado y con buena luz. Buenas copas, mantelería blanca, escupideras, agua mineral y galletas. Nos servimos nosotros mismos de botellas tapadas que se colocaban en la mesa antes de cada ronda. Como presidente del jurado estaba destinado a ser jefe de mesa, pero delegué la tarea en Nick Bulleid, que está mucho más familiarizado con Australia que yo.

Mi gran temor era tener que encontrarme con vinos alcohólicos y potentes, totalmente opuestos a los vinos de Burdeos, y poco de mi gusto. Sin embargo, me encantó encontrar que los vinos eran, en su mayoría, elegantes, refinados y no especialmente alcohólicos. La cata fue muy seria y cada vino tuvo la oportunidad de ser evaluado en sus mejores condiciones.

Al terminar la cata, hubo una clase magistral y una cata para consumidores, organizadas en colaboración con los patrocinadores: Gourmet Traveller Wine, Riedel, Vintec y el National Wine Centre Australia.

Estaba a rebosar de consumidores que plantearon muchas preguntas. Los jueces australianos hablaron, principalmente, sobre los vinos blancos y, en especial, sobre los vinos de Chardonnay. Me tocó hablar sobre los vinos tintos de España, Italia y Francia. Fue todo un éxito.

Todos los jueces quedaron para cenar, pero yo me encontraba muy fatigado y opté por retirarme a mi habitación a descansar sin cenar.

Al día siguiente era la cata para conceder los trofeos de entre los vinos que habían alcanzado una medalla de oro. Se terminó antes de que fuera hora de comer y todos nos despedimos entre apretones de manos y buenos deseos. Todos los resultados pueden consultarse en www.australiawinechallenge.com.

No queda la mínima duda de que esta primera edición fue un éxito total. Ronald Brown debe ser felicitado por su coraje e iniciativa, así como al National Wine Centre por su excelente organización. Espero ser invitado a la segunda edición el próximo año.

Traducción: Vicent Escamilla.

Zurich será la sede de Albariños/Alvarinhos al Mundo 2019, el 24 de octubre

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

24 de octubre. Esa es la fecha escogida por el Concurso Albariños al Mundo para la celebración de su ya octava edición. Un mercado del interés del suizo y una capital europea comercial de primer nivel como la ciudad de Zurich, serán escenarios de excepción para este consolidado certamen. Organizado por la Unión Española de Catadores (UEC), Albariños al Mundo volverá a convertirse en un inmejorable escaparate del potencial de esta variedad ibérica, tanto la Albariño gallega como su sinonimia lusa, la Alvarinho portuguesa.

Tras Londres (por partida doble), Düsseldorf, Bruselas, Utrecht, Estocolmo y Dublín, Albariños al Mundo celebrará su octavo cumpleaños de la mejor forma posible, reuniendo para ello una nómina exclusiva de influyentes líderes de opinión, en esta ocasión del mercado suizo. Un top ten con Masters of Wine, sumilleres, responsables de compras tanto de grandes superficies como de las más relevantes cadenas de restauración y periodistas especializados, serán los encargados de evaluar en estricta cata a ciegas la totalidad de muestras inscritas y de avalar con su profesionalidad e independencia los reconocimientos que otorgará Albariños al Mundo Zurich 2019.

Albariños al Mundo abrirá su inscripción el próximo 16 de septiembre a todas aquellas elaboraciones en las que la Albariño o la Alvarinho sean protagonistas.

Más información y condiciones de participación en www.albarinosalmundo.com, info@uec.es y en el teléfono +34 914 293 477

Todo preparado para Sitevi 2019 (26-28 de noviembre en Montpellier)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La próxima edición de la feria internacional de equipos y conocimientos para las producciones vitivinícola, del olivar y frutas-verduras, Sitevi, tendrá lugar del 26 al 28 de noviembre en el Parc des Expositions, de Montpellier (Francia). Sus organizadores esperan que sea la edición más exitosa, puesto que, hasta la fecha, el salón cuenta ya con la participación confirmada de 153 nuevos expositores en comparación con la edición de 2017 y un amplio programa de conferencias y talleres de alto interés.

Además, Sitevi ofrece, hasta el próximo 15 de octubre, la posibilidad de obtener un pase gratuito para la feria.

Sitevi permite acceder a novedades de interés para todo el proceso vitivinícola, desde maquinaria para viñedo y preparación de suelos, hasta servicios tecnológicos, pasando por planta de vid, equipos de vendimia, de vinificación, instalaciones para bodega… Además, cada edición, los Premios a la Innovación Sitevi constituyen una guía y referencia indispensable para estar al día de las novedades del sector.

Hay que recordar que en la última edición de Sitevi participaron más de 57.000 visitantes profesionales, que pudieron conocer las novedades de 1.100 empresas expositoras. Cifras que la organización confía en superar en 2019, en la que será la 29ª edición del certamen.

Más información en www.sitevi.com

FINE, Feria Internacional de Enoturismo, 12 y 13 de febrero de 2020 en Valladolid

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La Feria de Valladolid ha presentado en la Cámara de España la Feria Internacional de Enoturismo (FINE), salón dirigido a bodegas, territorios y colectivos profesionales implicados en el desarrollo del enoturismo que celebrará su primera edición los días 12 y 13 de febrero de 2020 en Valladolid.

Bodegas, touroperadores, agencias de viajes, asociaciones, rutas, países, etc. han asistido a la presentación en el que se han dado a conocer las líneas de trabajo del proyecto, definido como un espacio de negocios en el que se fomenten las relaciones comerciales entre las regiones vitivinícolas de Europa y los principales mercados internacionales emisores de enoturistas.

A la presentación de FINE han asistido el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet; el presidente del Comité Ejecutivo de la Feria de Valladolid, Víctor Caramanzana; y el director general de la Feria, Alberto Alonso. La sumiller y periodista Meritxell Falgueras ha sido la conductora del evento.

En su intervención, el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, ha señalado que “el enoturismo es una actividad con un alto potencial de crecimiento”, dijo. “No es de extrañar el interés creciente que suscita tanto en el sector público como en el privado, que están articulando medidas específicas de promoción, formación y apoyo directo, de las que la Feria Internacional de Valladolid es un magnífico ejemplo. La integración de los recursos públicos y privados a la hora de establecer políticas de desarrollo, crear producto, marca y realizar actividades de promoción tanto nacional como internacional, juega un papel capital en la expansión del enoturismo”, remarcó.

Alberto Alonso, director general de la Feria de Valladolid, ha explicado que la creación de FINE obedece “a la voluntad de ofrecer a bodegas, denominaciones, rutas y en general a las empresas que venden enoturismo, una feria en la que gestionar contactos y acuerdos comerciales que permitan seguir creciendo. El enoturismo es un segmento de actividad de gran importancia y con magníficas perspectivas de desarrollo. Y nosotros queremos ser cómplices de quienes trabajan con el ese objetivo”.

En este sentido, el presidente del Comité Ejecutivo de la Feria de Valladolid, Víctor Caramanzana, ha manifestado que “somos muy conscientes de la importancia del enoturismo en España y queremos que FINE sea una herramienta que permita a los empresarios del sector continuar creciendo”.

Feria Internacional de Enoturismo

La estructura de FINE estará enfocada a generar encuentros de negocios en diferentes escenarios: un área de exposición comercial y de promoción, espacios de reuniones, transferencia de conocimiento y zonas para encuentros agendados y espontáneos.

Bodegas y territorios enoturísticos serán los principales referentes del área de exposición de FINE, donde también podrán participar clusters empresariales, denominaciones de origen, turismo MICE (reuniones, incentivos, conferencias y exhibiciones), agencias de turismo receptivo y colectivos profesionales.

La Feria de Valladolid ha contado con el apoyo de importantes bodegas de Ribera del Duero y Rueda a la hora de dibujar la estructura de FINE: Abadía de Retuerta, Matarromera, Pago de Carraovejas, Protos e Yllera colaboran en esta iniciativa que, como subraya Alonso, “tiene como objetivo ofrecer a las empresas elementos de trabajo que favorezcan el crecimiento del enoturismo”.

Ya se han sumado también a FINE bodegas como Osborne, Montecillo, Osborne Toledo y Bodegas Mora, Enate, el grupo Marqués de Vargas con las bodegas Pazo de San Mauro y Conde de San Cristóbal, Dehesa de los Canónigos, Grupo Faustino con Bodegas Portia y Campillo, y la ruta enoturística Utiel-Requena.

Una vez definida la oferta expositiva, FINE trabaja en la figura del visitante profesional cuyo perfil es el de agentes que comercializan productos enoturísticos en los mercados nacionales e internacionales. Hasta esta fecha han confirmado su participación en la primera edición de FINE compradores procedentes de Portugal, Suecia, Holanda, Reino Unido, Suiza, Francia, Noruega y Estados Unidos, así como touroperadores y agencias de diferentes regiones españolas.

Mayoría de enoturistas españoles

Esta forma de turismo que aúna cultura, patrimonio, vino, gastronomía y experiencias mantiene una clara línea ascendente. Según los datos de la Asociación Española de Ciudades del Vino, en 2018 las rutas del vino recibieron 3,2 millones de visitantes que generaron un impacto económico de 67 millones de euros. La mayoría de esos visitantes, el 73,8%, son españoles.

En España hay 28 rutas repartidas por once comunidades autónomas: Castilla y León cuenta con 7, Aragón con 4, Andalucía y Murcia con 3, dos en Cataluña, Comunidad Valenciana, País Vasco y La Rioja y una en Galicia, Extremadura y Navarra.

Las bodegas y museos con mayor número de visitantes corresponden a las rutas del Vino y Brandy del Marco de Jerez, con más de 500.000, y la ruta del Vino y el Cava del Penedés con 486.000, respectivamente. A continuación, figuran Ribera del Duero, Empordà, Calatayud, Rioja Alta, Rioja Alavesa y Rías Baixas, con más de 100.000 enoturistas anuales.

La incidencia del enoturismo en los territorios donde se asientan bodegas, museos, restaurantes y alojamientos requiere, en opinión de los expertos, actuaciones coordinadas desde el ámbito público y privado para garantizar el éxito de un sector que conjuga tres pilares fundamentales en la economía del país: turismo, vino y gastronomía.

La Agencia de Desarrollo del Turismo francés cifró en diez millones el número de enoturistas en 2016 y de ellos el 42% eran extranjeros. El impacto económico se estima en más de 5.000 millones de euros. Las zonas más visitadas eran Burdeos, con un 18 por ciento del total, Champagne (17,2), Alsacia (16,9), Borgoña (16,2), Loira (13) y Valle del Ródano y Provenza con el 11,5 por ciento.

Las cifras de Italia, el segundo productor mundial de vino, sitúan en torno a 5 millones anuales el número de enoturistas extranjeros en sus 170 rutas. Valpolicella, Toscana, Barolo, Módena, Reggio Emilia… son algunos de los destinos enoturísticos del país.

Y Portugal ha anunciado inversiones por valor de 60 millones de euros en proyectos enoturísticos para el periodo 2019-2021, conscientes de que el principal motor del crecimiento del sector vitivinícola en el país será el turismo. En 2018 recibieron 2,5 millones de enoturistas, de los cuales un millón visitaron las bodegas de Oporto.

Más información en www.fine-expo.com

Proyecto MINORVIN: Evaluar y valorizar 51 variedades minoritarias frente al cambio climático en viticultura

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Unos 16 centros de investigación de España, entre ellos el IRTA catalán y el IMIDRA madrileño, han sumado esfuerzos para desarrollar el proyecto MINORVIN, cuyo objetivo central es poner en valor la biodiversidad existente en 51 variedades de uva de vinificación minoritarias de todas las regiones, recuperadas en España, con el fin de evaluar su potencial sobre la mitigación de los efectos del cambio climático en la viticultura. Estas variedades de uva minoritarias están actualmente infravaloradas y lo que se busca es someterlas a una serie de pruebas para analizar su resistencia a la sequía, su tolerancia a enfermedades fúngicas, muy dependientes de la climatología, como el mildiu y el oídio, así como su potencial enológico para diversificar la producción de vino.

Como ya se ha comentado en otras muchas ocasiones, el cambio climático está causando un incremento de las temperaturas y la reducción del régimen de lluvias. Efectos adversos que pueden dar lugar a la producción de vinos de mayor graduación alcohólica y a una menor acidez, debido altas temperaturas y al estrés hídrico en las vides.

Además, la viticultura que ha predominado en los últimos años ha provocado un empobrecimiento del número de variedades de vid cultivadas y una erosión genética del cultivo y, como consecuencia, un grave peligro de extinción en las variedades autóctonas.

Una de las grandes preocupaciones del sector vitivinícola a nivel mundial es, precisamente, la disminución del número de variedades de vid cultivadas y la desaparición de otras muy antiguas, causada por factores como el bajo número de variedades admitidas en las Denominaciones de Origen o las ayudas a la reestructuración y reconversión del viñedo, que potencia la eliminación de aquellos más viejos y con más diversidad genética.

El proyecto MINORVIN estudiará el potencial vitícola y enológico de estas variedades de uva minoritarias y efectuará los análisis sensoriales de todos los vinos que se acabarán elaborando a través de los respectivos laboratorios y los paneles oficiales de cata de los mismos.

Cultivo en peligro

Por otro lado, según un estudio del Grupo de Meteorología de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), los cultivos de vid del Sur de Europa y del Mediterráneo van a verse afectados gravemente en las próximas décadas, debido a la falta de precipitaciones y al aumento de las temperaturas causado por el cambio climático.

El estudio ha sido publicado en la revista científica “Regional Environmental Change” y concluye que “el impacto del cambio climático podría condicionar la viabilidad de la viticultura en estas zonas. Según el doctor, Romualdo Romero, “la viña estará más expuesta a más estrés término para una maduración adecuada”.

El trabajo de investigación se realizó a partir de la comparación entre los datos reales del periodo comprendido entre 1981 y 2005 y las proyecciones climáticas para el próximo periodo 2021-2100, considerando un escenario alto de emisiones contaminantes a la atmósfera con ausencia de políticas de mitigación de gases de efecto invernadero (GEI).

En concreto, la investigación, que se centra en el tramo 2046-2070, prevé un incremento generalizado de la temperatura máxima estival en la región de Europa meridional y en el Mediterráneo de entre 2,7ºC y 4,3ºC respecto al periodo 1981-2005. Este aumento hará que en muchas zonas productoras de España, Francia, Italia y Portugal la temperatura acabe siendo superior a los 25ºC, que es la óptima para el cultivo de la viña. Además, entre los meses de abril a octubre, época de crecimiento de la viña, en España se alcanzarán unas temperaturas unos 3,6ºC más elevadas.

El estudio prevé que el aumento de las temperaturas comportará una nueva clasificación de las regiones europeas y cambios importantes en las variedades de uva de cada región, en función de la idoneidad que se alcance con los efectos de la acumulación del calor para cultivar la viña y obtener la calidad del vino.

El descenso de precipitaciones del 40% en primavera en las regiones vitícolas actuales de España, Portugal y el Sur de Italia podría ser un factor limitador del crecimiento de las uvas, por lo que será necesario establecer estrategias de adaptación para frenar esa limitación y reducir las causas adversas del cambio climático en estos cultivos, como las redes de sombreado; el aumento del riego de las viñas; modificar la poda; el enrejado en la planta para que la viña suba y evite la elevada temperatura del suelo; la reubicación de cultivos y pasarlos de laderas o vertientes en el Sur a zonas del Norte, o la plantación de la viña en terrenos a mayor altura, según María Cardell, del grupo de investigación en Meteorología de la UIB.