Topic:

La Rioja en mi memoria. Cuaderno de apuntes

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Ezequiel García, nacido en 1930 es un enólogo “de los de antes”, que desarrolló su carrera profesional fundamentalmente en dos grandes casas del vino riojano, como son CVNE y Olarra. En 2005 recibió, de manos de sus compañeros de la Federación Española de Asociaciones de Enólogos (FEAE), la Medalla al Mérito Enológico y como gran enólogo tiene también alma de artista y armado con un cuaderno y unos lápices de colores refleja con trazos lo que la memoria del vino de Rioja le cuenta. Esos apuntes, los ha recopilado la firma Fusión Vínica en una entrañable edición bajo el título ‘Rioja en mi memoria’. Una colección de dibujos entrañables y edificantes que devienen en un homenaje no solamente al vino de Rioja, sino también a los hombres que lo hacen, enamorados de su labor y apasionados por su trabajo. Los dibujos recorren gráficamente el proceso que hace que el fruto de la vid acabe embotellado y luego en nuestra mesa y van acompañados de breves apuntes que constituyen una memoria que guarda sentir, cultura y tradición. Justicia para el vino, “compañero de mi vida”, como señala Ezequiel García.

Pedidos a la firma editora www.fusionvinica.com

Adiós póstumo a Juan Manuel Redondo, figura clave para el vino de Cangas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto de archivo de Juan Manuel Redondo. FOTO: D.O.P. Cangas. (photo: )

Foto de archivo de Juan Manuel Redondo. FOTO: D.O.P. Cangas.

El pasado 3 de marzo fue “el día más triste de toda la andadura de la Denominación de Origen Cangas”. Una D.O. que daba sus primeros pasos en año 2000 y los daba de la mano de Juan Manuel Redondo, que falleció de forma repentina el 3 de marzo a los 51 años de edad, tras una complicación cardiovascular.

Redondo, director de Bodegas Monasterio de Corias, fue el primer secretario de la D.O., luego, en 2012, ocupó el cargo de presidente de la D.O. Cangas y, desde el pasado mes de diciembre, volvió a la secretaría. “Estos 17 años de camino, no han sido fáciles, pero el Vino de Cangas siempre ha ido de tu mano”, le recordaban desde la D.O.P. de la que fue impulsor.

Durante sus años como presidente se fijó como meta situar en el mapa el poco conocido vino asturiano de la D.O.P. Vino de Cangas por España, consiguiendo cada vez mayor reconocimiento; así como aumentar la producción para cubrir la demanda y poder crecer.

Juan Manuel Redondo “era la persona que más sabía del vino de Cangas, de la viticultura y del lugar que se merecían nuestros vinos”, explicaba la actual presidenta de la D.O.P., Beatriz Pérez.

Andalucía crea una Mesa de Sanidad Vegetal contra la Xylella fastidiosa

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, anunció a finales de febrero la creación de una Mesa de Sanidad Vegetal para reforzar la lucha contra la Xylella fastidiosa. La Junta impulsa desde 2014 medidas de vigilancia para impedir la entrada de la bacteria en Andalucía. La aplicación de estas actuaciones se reforzó en agosto de 2015 con la elaboración de la Estrategia Andaluza contra la Xylella fastidiosa, que incluye medidas en los ámbitos de prevención, prospección y vigilancia, erradicación y contención, además de actuaciones de formación, divulgación e investigación. La consejera informó de que en el caso de que se detectara la presencia o “sospecha fundada” de su aparición, se ha diseñado un plan de actuación que sería ejecutado por las delegaciones territoriales correspondientes y la Dirección General de Producción Agraria (en el caso de que afectase a más de una provincia). Las actuaciones previstas, en la línea de lo que establece la normativa comunitaria, incluyen el establecimiento de una zona de contención con una anchura mínima de 10 kilómetros alrededor de la zona infestada, medidas de erradicación a través de tratamientos fitosanitarios para controlar los insectos vectores y eliminación de todas las plantas huéspedes en un radio de 100 metros. Se reforzaría igualmente la vigilancia y control, con restricciones en el movimiento de material vegetal y la prohibición de plantación de especies huéspedes.

El Colegio de Ingenieros Agrónomos pide prudencia y planificación para abordar el brote de Xylella fastidiosa detectado en Balears

 Publicado el por Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante (COIAL) (colaborador)

Ante el casi centenar de positivos de Xylella fastidiosa en Illes Balears, el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Levante (COIAL), cuyo ámbito territorial comprende la Comunitat Valenciana y las Illes Balears, ha pedido “cordura, tranquilidad y prudencia”. Esta bacteria, detectada en Mallorca, Ibiza y Menorca, afecta a gran variedad de hospedantes, entre los que destacan, por su importancia en nuestro medio agrario, los almendros, los olivos, así como otros cultivos de los cuales no se tiene constancia en Europa, como los cítricos o los viñedos, y que sí se han visto afectados en el continente americano.

La primera cuestión a destacar es que, en Europa se está observando que la bacteria ataca de una forma más virulenta a ejemplares de elevada edad, con pocas o ninguna medida cultural, y combinada con otras enfermedades como pueden ser hongos de madera, debilitando e incluso pudiendo llegar a secar y matar al árbol.

Por otra parte, cabe recordar que tanto el Govern balear como el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, actuando de forma coordinada, han dispuesto una serie de severas medidas de contención en las Islas, entre las que destaca la prohibición de libre circulación de material vegetal susceptible de hospedar la bacteria entre las Islas y la península, además de la lógica eliminación de todo el material infectado. Medidas todas ellas ya materializadas legislativamente a nivel nacional y en el ámbito balear e implementadas a través de la creación de una Comisión Mixta entre técnicos de la Conselleria, Delegación y Guardia Civil, dentro de un convenio medioambiental ya existente y en cuyo contexto se pueden establecer actuaciones contra la Xylella, creación también de un Grupo de Expertos a nivel sectorial para trabajar todas las Comunidades Autónomas de la mano, así como un Grupo de Dirección y Coordinación para la lucha efectiva contra esta bacteria en las Illes Balears.

Afecta a más de 300 especies hospedantes

La Xylella fastidiosa puede hospedarse en más de 300 especies, muchas de ellas silvestres u ornamentales, las cuales pueden no mostrar ningún tipo de sintomatología, pero estar infectadas de la bacteria. Por ello el Colegio muestra su cautela y prudencia a la hora de aventurar las medidas a adoptar. Para el delegado del COIAL en Balears y experto en sanidad vegetal, Omar Baidas, la lenta capacidad reproductiva de esta bacteria, así como el estado de afectación de los positivos que desde la Administración balear se están detectando, parecen indicar que está presente desde hace años en el territorio insular.

Ante las declaraciones de algunos colectivos que reclaman la aplicación de medidas de erradicación y no de contención en las Illes Balears para evitar que la bacteria Xylella fastidiosa pudiera llegar las regiones peninsulares, Beidas sostiene que “estamos ante un problema de sanidad vegetal y no nos queda otra que atender las recomendaciones y planteamientos que se realizan desde Comisión Mixta, Grupo de Expertos y Grupo de Dirección y Coordinación, formados por ingenieros agrónomos expertos, entre otros profesionales, para abordar esta problemática”

Según han comunicado las autoridades fitosanitarias en numerosas ocasiones, los cambios en los protocolos de aislamiento (mayor sensibilidad) que en el Laboratorio Oficial de Sanidad Vegetal de las Islas Baleares (LOSVIB) que acontecieron a lo largo de 2016, así como la transición de una toma de muestras aleatoria a una dirigida, en el sentido de no enfocar una toma de muestras para evitar la entrada de la bacteria, sino, una vez se es conocedor que se tiene la bacteria, la toma de muestras sintomáticas en campo, han hecho que se hayan detectado tantos casos en tan poco tiempo.

Las experiencias con la Xylella fastidiosa en Estados Unidos, donde la bacteria lleva instalada 60 años, como en Italia, detectada en 2013 por primera vez, aportan valiosa información y experiencia para establecer medidas y proponer actuaciones a los integrantes de los citados grupos de expertos. Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que la “agresividad” de la bacteria viene asociada a la coexistencia con otros problemas agronómicos, como el estrés hídrico, ataques previos de otras plagas o enfermedades, abandono del cultivo o plantaciones muy viejas. En estos casos es cuando la planta muestra los efectos de la bacteria, siendo el efecto mucho menor e incluso imperceptible en plantaciones jóvenes y en buen estado sanitario y productivo.

Grupos de trabajo estables y dotados para trabajar en el medio-largo plazo

El COIAL hace especial énfasis en trasladar un mensaje de “serenidad” ante el problema y los efectos de la Xylella, reclamando “prudencia” en el tratamiento de la información, ya que posiciones alarmistas o sensacionalistas pueden dañar al sector más que los efectos de la bacteria.

Por último desde el colegio marcamos un horizonte de “medio-largo” para empezar a obtener resultados que minimicen el impacto de esta bacteria y destacamos la importancia de que las administraciones competentes cuenten, por una parte, con equipos de ingenieros agrónomos estables y dotados para poder desarrollar medidas efectivas de contención y, por otra, con suficientes recursos para los investigadores (públicos y privados) que trabajan en los tratamientos para su control. Desde el COIAL consideramos que es hora de destacar la experiencia atesorada: Hemos de aprender a convivir con esta bacteria, tal como lo hemos hecho con otras plagas y enfermedades como el picudo rojo o la tristeza.

El Progreso de Villarrubia celebra su centenario sumando esfuerzos y con grandes retos comerciales

 Publicado el por Elisa Laderas (colaborador)

 (photo: )

La Cooperativa El Progreso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) está inmersa en la celebración de los actos conmemorativos del centenario de la sociedad, la más antigua de España que no ha cesado su actividad desde su fundación, el 1 de marzo de 1917. Desde entonces, la sociedad cooperativa, que fue fundada por 40 socios del sindicato agrario católico con un capital social de 36.500 pesetas, no ha parado de crecer y evolucionar en producción, calidad y dimensión comercial haciendo honor a su nombre: El Progreso.

Fruto de este esfuerzo en el que están implicados los 2.300 socios con los que cuenta, la cooperativa cerró el 2016 con un volumen de negocio de 21 millones de euros, ha explicado a la SeVi su presidente, Cesáreo Cabrera, quien ha indicado que la producción media anual ronda los 85 millones de kilos de uva, procedentes de las 10.000 hectáreas de viñedo con que cuenta, y otros 8 millones de kilos de aceite de las 3.500 hectáreas de olivar adheridas.

Cabrera, que preside la cooperativa desde hace 21 años, cuando “el sector del vino empezaba a repuntar en Castilla-La Mancha”, ha centrado su trabajo en modernizar, hacer funcional y dotar con tecnología puntera a la bodega, para que primara la calidad y el rendimiento, que espera poder incrementar con la ampliación de la embotelladora y la construcción de una nueva almazara.

Sin embargo, el esfuerzo inversor no serviría de mucho si no fuera acompañado de una buena estrategia comercial, ha subrayado Cesáreo en alusión a los cuatro proyectos de comercialización con los que cuenta la cooperativa, tres de ellos para exportación y uno nacional. En la actualidad, El Progreso destina a la exportación el 50% de su producción a granel y entre el 65 y 70% del vino embotellado. Estos porcentajes, aunque buenos, podrían equipararse en próximos años gracias a las fusiones comerciales que están propiciando la creación de grupos fuertes y competitivos que favorecen la exportación de vino embotellado en detrimento del granel.

Una de las fusiones comerciales (de las varias que se están pergeñando en Castilla-La Mancha) ha sido la protagonizada recientemente por El Progreso y la Cooperativa Los Pozos de Daimiel (Ciudad Real), bajo la denominación de Vidasol e impulsada por el Gobierno de Castilla-La Mancha para aumentar la rentabilidad de sus vinos y poder competir mejor en el mercado internacional. El este sentido, el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, ha defendido en reiteradas ocasiones que la región necesita empresas más grandes de las que hay, “pero no más grandes en kilos de uva -que las tenemos- sino más grandes en facturación, en millones de euros”.

El consejero considera que de esta manera, Castilla-La Mancha “podrá condicionar los mercados internacionales, que es el principal objetivo en el que estamos inmersos, en una apuesta por la calidad que acabará repercutiendo en los viticultores”, ha dicho.

A este proyecto podrían incorporarse en los próximos meses otras dos cooperativas más: Castillo de Consuegra, de Consuegra (Toledo), y la Oleovinícola de Bolaños (Ciudad Real); además de la solanera Santa Catalina cuya adhesión está pendiente debido al cambio de Consejo Rector.