Topic:

Puesta en escena en Valencia de la Bodega Jean Leon: 50 años haciendo historia

 Publicado el por Thaís Soler (colaborador)

Para celebrar el medio siglo de la Bodega Jean Leon, la familia Torres, propietaria de la misma desde 1994, nos presenta la nueva imagen de sus botellas de la gama Petit-3055, con la nueva elaboración de Rosé 3055; y de sus excelentes Vinya Palau, Vinya Gigi, Vinya Le Havre Reserva y su gran reserva Vinya la Scala.
Seguramente, si tuviéramos la suerte, que siguiera entre nosotros Ceferino Carrión (Jean Leon 1929-1996), el cántabro que llego a EE.UU. de polizón para cumplir su sueño americano y que regresó tras haber conseguido la fama y el reconocimiento entre los mas ilustres personajes de Hollywood como “ese loco gringo” que llega al Penedès a plantar por primera vez en España variedades de Cabernet Sauvignon y Chardonnay, bautizando a sus viñedos con la referencias a los acontecimientos más relevantes de su vida y que han pasado a ser la propia denominación de sus vinos; hubiera estado de acuerdo con el lugar elegido para esta puesta en escena, el edificio Teatro Rialto de Valencia.
Construido por el arquitecto Cayetano Borso de Carminati en 1939 (racionalista y art decó), sede actual de Teatres de la Generalitat, fue donde en primicia, para los socios oro del Taller Torres Valencia, se han presentado en varias sesiones que finalizan el próximo día 29 de abril, dentro del monográfico que pone fin al primer trimestre de actividades y dando de este modo la bienvenida a los socios que se han incorporado en este 2013, en tiempos de crisis; y en reconocimiento de la fidelidad demostrada por todos aquellos que durante mas de una década siguen apoyando esta cultura de disfrute del vino, que como bebida hay que potenciar siendo un país de una gran producción, y en un declive de consumo, como exponía recientemente la directora general de la bodega Mireia Torres Maczassek.
Las nuevas botellas en cada gama responden a una época de la vida de Jean Leon, diseños que reflejan un instante y que afloran el significado de la variedad de uva que se almacena en su interior.
3055, número de licencia de taxista de J. Leon en Nueva York .Vinos ecológicos:
3055 Rosé (Merlot y un pequeño porcentaje de Cabernet Sauvignon). Nuevo lanzamiento, que ya tuvo la oportunidad de ser catado por los asistentes al 12º Encuentro Verema, celebrado el pasado mes de febrero, como anticipo de lo que ha sido este estreno en Valencia junto con Chardonnay 3055 y Merlot-Petit Verdot 3055, todos ellos envejecidos en barricas de roble francés y americano (2 a 4 meses), lo que logra hacer presente la complejidad perseguida de la presencia de tostados y abundante fruta con una reducción muy especial que aporta la característica principal: la gran frescura de estos vinos.
Vinya Palau, Vinya Gigi, Vinya Le Havre Reserva, y su Gran Reserva Vinya la Scala:
Todos ellos reconocidos este año con la calificación de “Vi de Finca”, la máxima distinción a la que puede optar un vino catalán, convirtiéndose en la primera bodega del Penedès y la segunda catalana (Clos Mogador, de René Barbier en el Priorat) que obtiene dicho reconocimiento, tras cumplir con muy estrictos requisitos, como informó el enólogo Sabih Rubieres Ferrer, en la presentación de este innovador diseño, en Vilafranca del Penedès. Acto que contó con la presencia de la hija de Jean Leon, cofundador de la bodega, Gigi Leon, que por unos días como en otras ocasiones que visita el Penedès, dejó la dirección del restaurante La Scala (abierto en 1969 por J. Leon en Beverly Hills Blvd.) para acompañar en tan significado día a los componentes del equipo que desde su fundación hasta el año 2008 fue dirigido por el cofundador Jaime Rovira, dando continuidad a la historia iniciada por su padre en 1963.
El control total de la calidad de las uvas, recogiendo a mano racimo a racimo, no tardando más en 5-10 minutos en llegar a bodega. Hecho, que sumado a la utilización de 10 tinas con camisa refrigerante de acero inoxidable, la existencia de una cava subterránea para mantener constante la temperatura durante todo el año (13-15 ºC), barricas especiales de 225 litros de capacidad de grano fino que consiguen una mayor absorción de los aromas propiciados por la crianza en madera y una excelente conducción de la viña, orientación respecto al sol, densidad de plantación (utilización de la uva después del 5º año de producción), ha dado sus resultados.
Además, siguiendo la política de aplicación de una viticultura 100% orgánica en todos los viñedos, desde hace ya más de tres años se ha tomado la decisión de no utilizar en dichas parcelas ni pesticidas ni herbicidas, para poder respetar al máximo el medioambiente. Desde la vendimia del año 2012, se ha otorgado la certificación de vinos orgánicos otorgada por el CCPAE en todas las gamas, siguiendo la normativa EU834/2077,1234/2077 y 606/2009.
Vinos de Finca:
Vinya Le Havre, nombre del puerto francés donde embarcó como polizón y que por la complicidad de un silencioso marinero cambio su vida. Cabernet Sauvignon con un aporte de Cabernet Franc con 18 meses de barrica (reserva) y un mínimo de dos años en botella
Vinya Palau, en homenaje a su ciudad natural Santander. Emigrante primero, taxista, restaurador confidente de los grandes de Hollywood, para un vino (Merlot 100%) redondo con 12 meses de barrica en roble francés y dos años de envejecimiento en botella.
Vinya Gigi, nombre de la hija de J. Leon. Proceden las uvas de la Vinya Gigi, cinco hectáreas caracterizadas por terreno calcáreo y arcilloso muy compacto, con suelos soleados. Fermentando seis meses en barrica de roble francés que aporta recuerdos especiados sin perder una buena expresión varietal. Chardonnay (100%),
Vinya La Scala, restaurante que J. León abrió en 1956 cuya vendimia manual se efectúa en las escasas 8 hectáreas que tiene el viñedo del mismo nombre y que solo es elaborado cuando las condiciones climáticas han sido lo suficientemente favorables para la obtención de un fruto óptimo, con 24 meses de barrica (gran reserva) y tres años en botella. Aparecen claramente notas balsámicas, otorgándole una larga vida para su consumo óptimo. Vino singular, especial.
Y como en una filmoteca se desarrolló esta puesta en escena, con imágenes, en una versión reducida del documental 3055 Jean Leon, de Bausan Films, del director Agustí Vila, se puso fin a la presentación. Pero no lo duden, la historia de Jean Leon acaba de volver a empezar a escribirse. Continuará.
 

Riccardo Cotarella, elegido nuevo presidente de Assoenologi

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Riccardo Cotarella es el nuevo presidente de la Asociación de Enólogos y Técnicos de enología Italianos (Assoenologi). Cotarella fue elegido por unanimidad del Consejo Nacional de Assoenologi, reunido en Milán el pasado 23 de abril; y sustituye en el cargo a Giancarlo Prevarin. El Consejo Nacional de Assoenologi confirmó en la vicepresidencia a Emilio Renato Defilippi y nombró otro más, en la figura de Filippi Stephan. Según señaló esta organización profesional, la más antigua del mundo en el ámbito de la enología, con la elección de este vértice se cierra el proceso de renovación de sus dirigentes. Como director general de Assoenologi (cargo no electivo) sigue Giuseppe Martelli que es también el presidente del Comité Nacional del Vino.

Vera de Estenas (D.O. Utiel-Requena), reconocida en las puntuaciones de la Guía Peñín

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La Guía Peñín de los Vinos de España de 2013 ha considerado altamente a cuatro vinos de la Bodega Vera de Estenas (D.O. Utiel-Requena). Vera de Estenas Crianza 2009 ha obtenido 90 puntos. Se trata de un tinto crianza 60 % Bobal, 25% Cabernet Sauvignon, 15% Tempranillo y 15% Merlot. De color cereza, borde granate, de aroma a fruta madura, tostado, especiado. En boca potente, sabroso, tostado, con taninos maduros.
Viña Lidón Chardonay fermentado en barrica nueva 2011 ha obtenido 90 puntos, siendo 100% Chardonay, de color amarillo brillante, de aroma potente, fruta madura, especias dulces, roble cremoso y hierbas de tocador. En boca es graso, sabroso, fresco y de buena acidez.
El tinto crianza de uva Malbec Casa Don Ángel Malbec ha obtenido 92 puntos. Se trata de un crianza en barricas doble americana y francés allier, de distintas marcas y todas ellas de tostados medios y de distintas crianzas siendo la más larga de unos 24 meses y la más corta unos 6 meses, según la edad de las barricas. Casa Don Ángel Malbec es de la cosecha 2007-2008, 100% Malbec, de color cereza granate, muy cubierto. De nariz limpia sutilmente afrutado y denso y profundo con fondo roble y deliciosamente carnoso.
Por  último, Casa Don Ángel Bobal 2009, con 93 puntos, es 100% Bobal, de color cereza, borde granate, de aroma de fruta madura, hierbas de tocador, especias dulces, tostado terroso. En boca es largo, equilibrado, potente, sabroso y especiado.
Fiesta de la primavera Vera de Estenas
Con el fin de pasar, actividades en familia, la bodega Vera de Estenas, dentro de sus actividades culturales y enológicas oferta unas catas divertidas y diferentes. Es una posibilidad más de pasar una mañana divertida y pedagógica con la familia en una de las bodegas más emblemáticas de la Comunidad Valenciana. En Vera de Estenas celebran la llegada de la primavera plantando un árbol y catando sus fantásticos vinos. La actividad, prevista para el próximo 28 de abril, comienza en la bodega para visitar la esencia del pasado y el futuro del vino en la comarca Utiel-Requena asistiendo a los antiguos trullos, hoy convertidos en lugar de reposo de las añadas que marcaron historia, ubicados en la sala de barricas.
 

Fernando Remírez de Ganuza, fundador y propietario de Bodegas Remírez de Ganuza: ‘La cultura del vino es una forma de vida’

 Publicado el por Jesús Ávila (colaborador)

A pesar de su relativo período de trayectoria en el sector vitivinícola, Fernando Remírez de Ganuza ha convertido su Bodega, afincada en el corazón urbano de Samaniego (Álava), en uno de los referentes obligados de la cultura del vino, a nivel internacional; gracias a su bien hacer en el desarrollo constante de una innovación que parte de los propios viñedos y alcanza su cénit en la copa, elaborando unos vinos de autor que sorprenden, en todos los sentidos.
Navarro de nacimiento y alavés de adopción, Fernando Remírez de Ganuza es uno de los mayores expertos en viñas de toda La Rioja. Un obsesionado por la calidad, cuyo principio fundamental es poner el acento en la edad de la viña y en el pedigrí de la cepa. Quienes le conocen le califican como hombre sensato, voluntarioso, práctico y comprometido, hábil y minucioso. Un revolucionario de la elaboración del vino en Rioja, defensor de la idea de que “la calidad excepcional solo se consigue a partir de una selección exigente”.

¿Su vinculación con el mundo del vino viene de cuna?
No. Mi familia se dedicaba a la producción y venta de embutido; pero mi afición fue el diseño de planos de obras, también hice de comercial para una empresa de frigoríficos. Todo ello me acercó a la mundología, conocer a las personas, tarea que llevé a cabo desde los 21 años. Fue en 1978, cuando inicié mi relación con el vino y el viñedo. Llevé a cabo la compra y acondicionamiento de la finca en la que se construyó Bodegas Torre de Oña. Y 11 años más tarde, adquirí la propiedad en donde ahora nos encontramos, en el centro de Samaniego.

¿Cómo fueron aquellos inicios?
Cuando empecé, reconozco que no tenía conocimientos de enología. Sin embargo, conocía a la perfección el terreno y las viñas, el campo y la materia prima. Con una gran determinación y corriendo muchos riesgos decidí emprender el proyecto con un propósito claro: elaborar uno de los mejores vinos de España con las mejores viñas de Rioja. Lo primero que hice fue clasificar la uva por procedencia y edad, algo que no se tenía muy en cuenta.

¿Qué representa para usted la cultura del vino?
El vino para mí es una forma de vida.

¿Qué diferencia esencial caracteriza a los mejores vinos?
La dulzura y la historia del mismo. La diferencia del precio entre una uva buena y una mala era un 10%, hace 25 años aquí en la Rioja Alavesa, ahora es del 500%; lo que nos ha generado una sensibilidad muy grande sobre el tema; antes era el precio de la uva por kilo. Una expresión muy normal era oír al bodeguero decir: ‘a mí no me importa pagar 2 o 3 pesetas más si la uva es de mejor calidad’. Hoy, debido al avance, normal es escuchar: ‘yo compro uva a 3 €, las otras no me interesan…, y a ojos vistas parecen iguales”.

¿Por qué los vinos de Fernando Remírez de Ganuza están alcanzando las cuotas de calidad más altas a nivel mundial?
Posiblemente por ese mismo principio de un desarrollo de principio a fin. Las cepas viejas dan mejores uvas. En estos momentos me abastezco de mis propios viñedos, que son 80 has de superficie.

¿Qué problemas deberían resolverse en nuestros días en los viñedos de la Rioja Alavesa?
La enseñanza de la poda y el tratamiento respetuoso con respecto a la viña y al medio ambiente.

¿Establece un momento fijo para sus elaboraciones?
Los momentos adecuados de las vendimias están determinados por diferentes factores: dependen del tiempo, de la maduración de la uva; y estas sensaciones me las transmiten el propio viñedo; yo escucho los mensajes de la vid. La uva se recoge en cajas pequeñas, de 12 kg, para evitar la rotura de los granos por la presión. La selección de la uva se hace manual; esta es la mejor uva para comer, pero no debe guardarse porque fermenta. Después se produce la separación de puntas y hombros, yendo seguidamente hacia los depósitos correspondientes. Nosotros lavamos la uva antes de entrar en los depósitos con su propio mosto. El núcleo de la uva con el mosto permanece dentro de los depósitos entre 15 y 20 días; se inicia la fermentación por debajo de los 10ºC, para terminar por debajo de los 30ºC; en los blancos, la fermentación se prolonga en torno a los 50 días.

¿Qué es el vino yema?
Después de terminar la fermentación descubamos la tina por gravedad, que servirá para criar vinos de nuestra empresa; el vino que sale liberado de las orujas (pies), se conoce como ‘vino yema’; y este, que queda dentro de las orujas, para extraerlo se somete a la presión de una bolsa de plástico, con capacidad del 80% de toda la tina, lo que supone una leve presión, para extraer un vino de yema enriquecido.

¿Cuál es el mejor abono para la tierra?
El estiércol de la oveja (abono orgánico animal).

¿Por qué cambia las barricas de roble cada dos años?
Porque las barricas una de las cualidades que tienen es una micro oxigenación limpia y un aporte organoléptico que su mejor momento es el inicio del envejecimiento en barrica nueva, y siempre de roble.

Resulta toda una experiencia asistir a las elaboraciones de los vinos de esta singular bodega de la Rioja Alavesa, en donde se respira la limpieza y los efluvios del mejor mosto impregnan los sentidos.
 

8º Encuentro Técnico de la Fundación para la Cultura del Vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La Fundación para la Cultura del Vino (FCV), organizó su 8º Encuentro Técnico, que en esta ocasión se centró en la viticultura de precisión, el pasado 25 de abril, en Madrid. El acto, que contó con la presencia de más de un centenar de profesionales del sector, fue inaugurado por el subsecretario del Ministerio de Agricultura, Jaime Haddad; y el presidente de la FCV, Eduardo Muga.
Al respecto, Jaime Haddad, subrayó en su intervención inaugural que las nuevas tecnologías vinculadas a la viticultura abren “posibilidades enormes” para aplicar una agricultura más racional gracias a sistemas GPS, teledetección y monitorización, entre otras.
El subsecretario pidió a las organizaciones agrarias, sectoriales y consejos reguladores que impulsen la generalización de las innovaciones y a los científicos que “señalen el camino que deben seguirse”. Precisamente, eso es lo que se consiguió en el 8º Encuentro FCV: ver el camino ya recorrido y señalar la senda por la que la viticultura de precisión puede guiar al vino español a nuevos mercados y alcanzar la excelencia.
Al respecto, el investigador Jesús Yuste, situó el tema de la jornada y definió la viticultura de precisión como la “aplicación integral del conjunto de técnicas y elementos tecnológicos disponibles en el cultivo de la vid encaminada a su gestión diferenciada según la variabilidad en el espacio, para la optimización del proceso productivo a través del manejo de la mínima unidad de cultivo posible”. En sus conclusiones, este experto indicó que la viticultura de precisión debe permitir identificar cómo las desviaciones en el modelo establecido de manejo del cultivo modifican las características de la uva y del vino, así como conocer de qué manera modificar cada variable en función del tipo de vino predeterminado.
Siguiendo con el discurso inaugural de Jaime Haddad, que animó al sector a utilizar las nuevas tecnologías para adaptarse en calidad, precios y presentaciones de los vinos a los distintos mercados, el edafólogo Alfred Cass, expuso cómo el carácter, la calidad y los rasgos que diferencian a un vino de otro se ven realzados si las uvas utilizadas han madurado de manera uniforme y completa, para lo que es clave la viticultura de precisión, en el sentido en que evita la variabilidad. No obstante, en sus conclusiones remarcó la importancia de los suelos, su conocimiento y su gestión. “Si deseamos abordar de manera más edáfica la viticultura de precisión, nos habremos de basar en el aprovechamiento de los constituyentes del suelo que inciden directamente sobre el comportamiento de las cepas”, apuntó. Para ello, el sector cuenta con bases de datos de suelos, sistemas de teledetección, sensores remotos en suelo y sistemas para combinar esos datos estadísticos, mapas...
Del suelo, al material vegetal. La intervención de Xavier Rius dejó patente la necesidad de elaborar un mapa de suelo previo a la plantación del viñedo, en el caso que sea posible, para seleccionar el patrón según el vigor potencial del suelo, variedades y estilo de vino, puesto que “la planificación inicial de la plantación es básica para la rentabilidad del proyecto”.
Por su parte, Alfonso Calera y Beatriz López abordaron, en sendas ponencias, el seguimiento de la viña mediante sistemas de teledetección. Al respecto, Calera expuso los últimos avances tecnológicos (cámaras espectrales y térmicas, y adelantos en la aviónica y la fotometría). “Esta forma de acercarse a la cubierta vegetal con este grado de detalle empieza a ser conocida como teledetección próxima”, explicó el experto. A su vez, Beatriz López expuso que gracias al avance de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC) y su aplicación, en este caso a la viticultura de precisión, es posible “tener una información totalmente personalizada de nuestra parcela, prácticamente en tiempo real, y gracias a las nuevas aplicaciones en smartphones o tablets, hacer que esa información sea muy sencilla y práctica en su manejo”.
Una de las claves de la viticultura de precisión, como quedó patente en toda la jornada, es su capacidad para racionalizar, desde la inversión, hasta lo que se obtiene de la planta. En este sentido, Luis Gonzaga y Victorino Martínez ahondaron en cómo la viticultura de precisión permite una gestión más eficaz de insumos como los fitosanitarios, herbicidas, abonado o riego.
No hay que perder la referencia de que el objetivo final de toda viticultura de precisión es la obtención de vino/mosto de la mayor calidad posible y en función de un ideal buscado. Al respecto, Pascal Chatonet introdujo la importancia de la cartografía de antocianos (uno de los componentes polifenólicos mas influentes o que tienen una de las mejores correlaciones entre el análisis y la evaluación sensorial) en el viñedo. Asimismo, planteó la relación entre suelos y vigor del viñedo, con la acumulación de antocianos y qué herramientas de la viticultura de precisión permiten su conocimiento y su gestión adecuada.
Fernando Martínez de Toda moderó la mesa redonda “Lo que al viñedo se pide desde la bodega”, en la que participaron Enrique Macías, Barbará Sebastián y Roberto Frías. Martínez de Toda expuso la necesidad de tener una previsión temporal amplia, para poder tener un rango de decisiones más extenso. Durante el debate, Enrique Macías planteó los objetivos de la viticultura de precisión en el ámbito de la edafología, la climatología, la planta y el medio ambiente.
Por su parte, Bárbara Sebastián, con su intervención puso en relieve la contradicción entre lo que pide el enólogo a la viticultura de precisión (uva de la mayor calidad posible) y lo que le pide el gerente (uva lo más barata posible). Por tanto defendió la necesidad de anticipar al máximo la inversión en viticultura de precisión, para zonificar la plantación en inicio y así rentabilizar más la inversión que conlleva. A su vez, Roberto Frías ilustró sobre las posibilidades que ofrece la viticultura de precisión y las herramientas existentes a la hora de tomar una de las decisiones más importantes en el viñedo: determinar el momento óptimo de la vendimia.
En definitiva, en el 8º Encuentro Técnico de la Fundación para la Cultura del Vino, que contó con la colaboración de New Holland, Sigfito, Agromillora y La Semana Vitivinícola; así como del Magrama, La Rioja Alta, Muga, Bodegas Terras Gauda, Marqués de Riscal y Vega Sicilia; concluyó que la racionalización que permite la viticultura de precisión ha de ser aprovechada por las bodegas para dotar a sus vinos (de todas las gamas) de un mayor valor añadido y trasladárselo así a los mercados. Más información en www.culturadelvino.org