Topic:

Moldavia presentará la nueva marca paraguas para sus vinos en Prowein 2014

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Moldavia presentará en Prowein 2014 su nueva marca paraguas nacional para vinos de calidad ‘Wine of Moldova. A Legend Alive’. La marca incluye en su logo una cigüeña y un racimo de uvas y es que cuenta la leyenda que estos animales proveyeron de uvas frescas al pueblo en la fortaleza de Soroca, cuando era asediada por las tropas tártaras. Así, la población pudo recobrar fuerzas y, finalmente, ganar la batalla. Así, tanto la cigüeña como las uvas son parte del logo oficial de la nueva marca para el vino moldavo, que se presentará oficialmente en Prowein 2013. El eslogan ‘A Legend Alive’ (una leyenda viviente) evoca la larga tradición de la elaboración vitivinícola en Moldavia.

El país, con una extensión de 33.843 kilómetros cuadrados, se encuentra entre Rumanía y Ucrania. Hasta 1989 era responsable de la mitad de todo el vino que se consumía en la Unión Soviética. Tras los cambios políticos, la producción y las ventas cayeron dramáticamente. Esta tendencia alcanzó su punto más bajo con el embargo ruso de 2006.

Afortunadamente, hoy en día la senda del vino moldavo es creciente de nuevo. Entre 2008 y 2012 su exportación ha crecido un 10,4% hasta alcanzar un nuevo record en valor de 156,1 millones de dólares. La mayor parte del vino moldavo tiene como destino todavía los países que formaban parte de la Unión Soviética, pero su peso específico ha bajado hasta el 73% (frente al 85,5% anterior). Gracias a la creciente calidad de sus vinos y al acceso a nuevos mercados, el sector moldavo es menos dependiente del mercado ruso.

Fallece Juan García Barceló, fundador de GAB

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La pasada madrugada del domingo 26 de enero falleció, a la edad de 95 años, don Juan García Barceló, químico de profesión, especializado en enología, que prestó sus servicios durante 40 años como director de laboratorio de la Estación Enológica de Vilafranca del Penedès (actual Incavi), autor de la obra “Técnicas analíticas para vinos”, entre otras, y fundador de la empresa GAB Sistemática Analítica S.L. junto con su hijo Juan García Batlle. Un referente que marcó un antes y un después en el mundo de la enología y que, todavía hoy, muchos de sus estudios permanecen vigentes.

Descanse en paz.

Fallece en Madrid Rafael Puyó

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El secretario general de la Asociación Regional de Empresarios Vitivinícolas de Castilla-La Mancha (Asevicaman), Rafael Puyó, falleció en Madrid el pasado 31 de enero, según informó el bufete de abogados Ocovice/Jurisvinum, que este abogado dirigía, en un comunicado. Puyo también era secretario general de otras tres patronales agroalimentarias: de la Asociación Española Empresarial de Transformadores, Comercializadores y Exportadores de Mostos y Zumos de Uva (Aemzu); de la Asociación Española Empresarial de Transformadores-Comercializadores-Exportadores de Mostos y Zumos de Uva de Castilla-La Mancha (Aemzucaman) y de la Asociación de Empresarios Vitivinícolas de Valdepeñas (Asevivaldepeñas). Desde La Semana Vitivinícola transmitimos nuestro más sentido pésame a sus familiares y amigos.

Vinos de Zaragoza: expansión internacional

 Publicado el por Mariano Navascués (colaborador)

La presentación del proyecto “Comercialización internacional de las Denominaciones de Origen del vino de la provincia de Zaragoza” vuelve a poner en tela de juicio la conveniencia o no de agruparse en una única D.O. o, al menos, realizar acciones de manera conjunta para lograr un mayor impacto en los mercados que, según el estudio, son los más atractivos para los vinos de esta provincia: Estados Unidos y Canadá. Estas son dos de las primeras conclusiones que se extraen del trabajo financiado por el convenio de colaboración entre el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón, y la Diputación Provincial de Zaragoza, y cuya dirección ha corrido a cargo del doctor Luis Miguel Albisu.

Las razones que determinan encaminar los esfuerzos de comercialización, sobre todo, hacia Estados Unidos y Canadá, vienen motivadas, entre otras razones, por la escasa presencia que los vinos nacionales tienen en ellos. Y es que cabe recordar que, en el caso de EE.UU., España tan solo representa un 6% del total (frente al 35% de Italia o al 12% de Francia) en lo que a volumen se refiere. Y con respecto a Canadá, su peso todavía es inferior (5%) a pesar de estar por encima del valor, donde se alcanza tan solo un 4%. La escasa presencia en ambos mercados puede utilizarse como un importante recurso. Y es que, a pesar de que otros países registran mayores consumos per cápita (Reino Unido y Alemania oscilan entre los 20-25 litros anuales) EEUU y Canadá (con unos valores de entre 10-15 litros por persona y año) muestran un segmento de crecimiento importante. Varios argumentos indican la viabilidad de la expansión de los elaborados en esta provincia; el alto poder adquisitivo, por ejemplo, ya que los objetivos de precio se mueven en segmentos de entre los 10 $-13,99 $ (high premium) y los 14 $-50 $ (ultra premium). El estudio recomienda que los vinos zaragozanos deben mantenerse en esos dos grupos cuando, en realidad, oscilan en tarifas inferiores que generan poco valor añadido (precio medio de venta en EE.UU. en 2011/2012 de entre 7,9 y 17,7 €/botella). Sin embargo, en el caso de Canadá, en la misma campaña, los precios son ligeramente superiores con un medio de entre 10,9 y 15,8 €/botella. El director de la investigación destaca, por otro lado, que el porcentaje de exportación de las denominaciones zaragozanas es elevado ya que se sitúan entre el 60 y el 80% de su producción total. Ello hace que se intuya una clara expansión y posicionamiento en los próximos años. Además, hay un largo camino que recorrer en lo que a variedades se refiere. Y es que, más del 60% de consumidores habituales encuestados se decantan por una cepa como es la Merlot mientras que la Garnacha, uva dominante en las exportaciones zaragozanas y claro elemento aglutinador de todas ellas, tan solo representa un 6% del total.

Potencial de las variedades mallorquinas Giró Ros y Gorgollassa

 Publicado el por Norka M. López (colaborador)

En julio de 2012 la Conselleria de Agricultura del Govern balear formalizó un anuncio que el colectivo de viticultores de Mallorca estaba esperando desde hacía 15 años: la autorización de las variedades autóctonas Gorgollassa (tinta) y Giró Ros (blanca) para la elaboración de Vinos de la Tierra de Mallorca. Más recientemente, en 2013, la autorización llegaría para los vinos de la D.O. Binissalem y próximamente también se incorporará a las variedades amparadas por la D.O. Pla i Llevant. Las bodegas pioneras celebran la “liberación” para unos vinos que hasta ese momento llamaban “prohibidos”, por no poderlos vender al amparo de una marca de calidad. El resto está incorporando estas variedades a sus viñedos, ávidos de ofrecer novedades y peculiaridad varietal a sus clientes y amantes del vino.

Responsables de las bodegas familiares Ribas, Can Majoral y Toni Gelabert comenzaron la tarea de recuperación de estas variedades hace más de una década, y la experimentación para la elaboración de vinos. Las investigaciones y los años de espera dieron sus frutos, pero los vinos solo se podían vender como vino de mesa. Mientras tanto la extensión de viñas sembradas con las nuevas variedades locales iba en ascenso, al punto que hoy en día las principales bodegas de la isla han sembrado Giró Ros y Gorgollassa. De acuerdo con datos oficiales, en 2013 de Giró Ros había unas 6,4 hectáreas en Baleares, que produjeron aproximadamente unos 74.000 kg de uva; y de Gorgollassa había 2,25 hectáreas registradas, con una producción aproximada de 8.200 kilos.

Las nuevas variedades autóctonas autorizadas se habían ido perdiendo como consecuencia de un “continuo proceso de erosión genética”, refieren los investigadores Escalona, March, Luna y Martorell, de la Conselleria de Agricultura, responsables del trabajo ‘Recuperación de variedades minoritarias en Baleares’ (se publicó una versión del mismo en SeVi 3.395). Concretamente citan la sucesiva intrusión de plagas y enfermedades, la pérdida de interés agronómico o enológico a favor de otras variedades de reciente introducción, la política de arranque de viñedo de la década anterior y el envejecimiento de la comunidad agraria con el consiguiente abandono de fincas que contenían este material autóctono, como causas claves de la pérdida de variedades locales.