Topic:

Argentina encara el tramo final de su vendimia 2020

 Publicado el por Paola Perticarari (colaborador)

Argentina.

  (photo: )

Argentina.

El Instituto Nacional de Vitivinicultura dio a conocer el pasado 15 de abril los resultados de la semana 20 de la vendimia. En estos se puede observar que al 12 de abril se cosecharon 1.978 millones de kilos de uva, frente a los 2.073 millones del mismo periodo del año anterior (-4,6%). En base a esto hay 786,2 millones de litros de vino descubado y se obtuvieron 389,9 millones de litros de mosto. 

El informe ofrece el detalle de la provincia de Mendoza, principal productora, donde se cosecharon 1.397 millones de kilos frente a los 1.377 millones del 2019. Hay 606,9 millones de litros de vino descubado y se obtuvieron 209.7 millones de litros de mosto. 

San Juan, por su parte, la segunda productora, obtuvo 478,1 millones de kilos frente a los 569,2 millones de kilos del año anterior. Hasta el momento se registraron 132,4 litros de vino descubado y 173,7 litros de mosto.

Recordemos que este año hay en Argentina 1213 bodegas inscritas, de las cuales 837 están elaborando.

Situación de la vendimia 2020 en Argentina. Acumulado a 12 de abril

Delegación

Kilos de uva

Litros

Elaboración

Otros usos

Total

Vinos descubados

Mostos obtenidos

Mendoza

593.502.512

7.585

593.510.097

272.689.010

40.098.888

San Martín

699.851.964

494.010

700.345.974

287.360.350

155.436.034

San Rafael

62.013.675

0

62.013.675

28.841.917

7.051.950

Gral. Alvear

41.546.663

10.380

41.557.043

18.056.098

7.194.401

San Juan

439.501.993

38.652.354

478.154.347

132.461.158

173.751.915

Gral. Roca

13.724.702

0

13.724.702

6.471.921

151.820

Córdoba

1.119.311

0

1.119.311

691.965

18.720

La Rioja

3.080.822

0

3.080.822

2.033.470

52.000

Chilecito

49.398.903

0

49.398.903

22.121.430

5.026.000

Cafayate

33.263.651

0

33.263.651

14.560.150

450.980

Tinogasta

2.244.775

0

2.244.775

767.600

719.641

Resistencia

0

0

0

0

0

Rosario

101.792

0

101.792

39.890

0

Santa Fe

28.810

0

28.810

17.590

0

Mar del Plata

194.839

0

194.839

90.929

0

Total

1.939.574.412

39.164.329

1.978.738.741

786.203.478

389.952.349

           

Provincia

Kilos de uva

Litros

Elaboración

Otros usos

Total

Vinos descubados

Mostos obtenidos

Mendoza

1.396.914.814

511.975

1.397.426.789

606.947.375

209.781.273

San Juan

439.501.993

38.652.354

478.154.347

132.461.158

173.751.915

Fuente: INV.

         

 

El sector reclama medidas urgentes 

El 13 de abril Bodegas de Argentina, cámara de la industria del vino que representa a más de 250 bodegas de todo el país, emitió un comunicado por medio del cual solicita al Gobierno nacional una serie de medidas para mantener la actividad del sector “en un nivel mínimo de subsistencia que garantice el no cierre de las empresas y la continuidad de los miles de puestos de trabajo que dependen de ellas”.

Dentro de las medidas, se pide que se exceptúe de la cuarentena a las vinotecas de todo el país. “Las aproximadamente 5.000 vinotecas que existen son todas pymes y un canal de suma importancia para las propias bodegas pyme, que no tienen la posibilidad de llegar a grandes cadenas de hipermercados, supermercados y otros distribuidores”.

Por otro lado, se solicita que se anule la prohibición de venta de vino que se encuentra vigente en alrededor de 50 municipios de 8 provincias, con la idea de que la misma “incita a socializar” y sin tener en cuenta que el vino “es parte de nuestros hábitos culturales de alimentación”. 

También requirieron la eliminación de las retenciones a los productos vitivinícolas que tienen valor agregado, previendo una caída de las exportaciones durante este año. “Este ahorro potencial para las bodegas podría claramente ayudar a sostener el negocio, los empleos y la cadena de pagos en este difícil contexto”, se indicó en el mensaje.

Por otro lado, solicitaron el descongelamiento de precios del vino embotellado, que se encuentra vigente hasta el 20 de abril y propusieron que queden congelados los valores de los vinos de mesa, resaltando que durante el año pasado “los precios de los vinos en góndola subieron solo 30% en promedio, muy lejos de la inflación general”.

Finalmente requirieron la suspensión de la obligatoriedad de la contribución que pagan las bodegas al ente público-privado Coviar (Corporación Vitivinícola Argentina), dada la crítica situación económica. Aseguraron, además, en el comunicado que están convencidos de que “la misma se había alejado de su propósito original al intentar ser una cámara de la industria” y sostuvieron que creen más adecuado “habilitar a las bodegas a suspender voluntariamente la contribución para destinar dichos recursos a necesidades más urgentes como preservar las fuentes de empleo y disponer de recursos para capital de trabajo”.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

Entre medidas sanitarias extremas, Uruguay tuvo una de las mejores vendimias de su historia

 Publicado el por Marcela Baruch (colaborador)

Recogida de la variedad Tannat. FOTO: Inavi. (photo: )

Recogida de la variedad Tannat. FOTO: Inavi.

El viernes 13 de marzo el gobierno uruguayo declaró el estado de emergencia sanitaria, pero no una cuarentena obligatoria, y la mayoría de los viticultores y bodegueros respiraron. Es esos días se cosechaban las últimas uvas de 2020, en una vendimia de una calidad y sanidad excepcional. “Estamos fascinados con la fruta”, dijo Christian Wylie, gerente general de Bodega Garzón, y la misma afirmación se repite en cada productor del país, con el convencimiento de que esta será una de las mejores cosechas de la historia.

En números, según datos del Inavi, se molieron 93.492.254 kilos de uva, 10,75% más que en 2019, que tuvo un total de 83.437.466 kilos. Más allá del buscado incremento en volumen, la excepcionalidad de 2020 está dada por la sanidad y la ausencia de racimos afectados por botrytis, aunque con granos de menor tamaño. Este fenómeno, atípico en un país subtropical, de alta humedad, responde a una gran sequía.

El Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet), describió al período de noviembre 2019 a febrero 2020 como de sequía meteorológica, pues las precipitaciones estuvieron por debajo de la media. Como consecuencia, la vitivinicultura se vio beneficiada con una total madurez óptima de sus uvas.

“Uruguay podrá seguir el camino trazado apostando a la exportación y la consolidación del mercado interno”, afirmó el presidente del Inavi, el enólogo José Lez.

De acuerdo con el Inavi hubo vendimia en 15 de los 19 departamentos de Uruguay: Canelones, Montevideo, Colonia, San José, Maldonado, Paysandú, Salto, Tacuarembó, Artigas, Florida, Soriano, Rivera, Durazno, Lavalleja y Rocha. “De esta cosecha 2020 podrán elaborarse vinos muy buenos, tanto jóvenes con buen perfil cromático, como de guarda con el equilibrio de madurez justo”, explicó Lez.

Vendimia en tiempo del Covid-19

Liberados del apremio de las lluvias, los vitivinicultores uruguayos tuvieron que sortear un desafío diferente. En caso de que no tuvieran aún todas las uvas en bodega, debieron apurar la cosecha ante la amenaza de una cuarentena obligatoria, que finalmente nunca llegó. En cualquier caso, esta vendimia fue diferente. Santiago Deicas, director de estrategia de Establecimiento Juanicó, contó: “Armamos un plan de medidas sanitarias, medimos la temperatura de la gente, les pedíamos que se controlaran en su casa, que no vinieran si tenían síntomas de fiebre o tos. Conseguimos tapabocas, alcohol, colocamos cubos con desinfectante para entrar a cada espacio y enjuagarse los zapatos”. Otro tanto realizó la bodega Marichal, su enólogo, Juan Andrés Marichal, comentó que reforzaron las medidas de higiene, habilitaron los baños dedicados al turismo para los funcionarios de la bodega. También tomaron medidas en Bodega Garzón, donde según explicó su gerente general, Christian Wylie, a principios de marzo instauraron un protocolo de buenas prácticas, con guantes, mascarillas y alcohol en gel. “Explicamos a los empleados que debían de dejar de estrecharse las manos, de compartir utensilios de comida y el mate. Además, enviamos videos del médico que tenemos en la empresa para concientizar, e impusimos exigencia de higiene al transporte, porque, el traslado de los operarios es uno de los temas más críticos de contagio”, contó Wylie. Otra de las medidas que tomó esta última bodega, fue no afectar la prima de presentismo a los cosechadores que se ausentaran por síntomas.

Por otro lado, Marichal anunció que un mes antes de ese 13 de marzo, el Inavi había terminado de implementar la plataforma de gestión de las bodegas online. “Este fue un avance crucial, porque los trámites que se hacían vía papel, ahora se realizan a distancia”, dijo el directivo.

Las áreas de turismo de las bodegas se encuentran cerradas, los funcionarios de viñedo de vacaciones como es habitual después de la vendimia, y los funcionarios administrativos en trabajo a distancia o seguro de desempleo. Las bodegas ahora, en Uruguay, se concentran en la elaboración con equipos divididos en dos o más turnos de trabajo, y en el redireccionamiento de su estrategia de venta, para llegar de forma directa al consumidor. Mientras, recalculan el aumento en el costo de producción, dado por el aumento del dólar, pues Uruguay importa botellas, etiquetas, cápsulas, corchos, etc. Marichal comentó: “los costes de producción aumentarán y se perderá competitividad”. Por otro lado, Marichal dijo que, si bien el volumen de la exportación se mantiene, los pedidos para el segundo semestre del año ya comienzan a verse afectados.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

El vino italiano se prepara para lo peor tras el Covid-19

 Publicado el por Carlo Flamini Il Corriere Vinicolo (colaborador)

Italia. (photo: )

Italia.

Este texto es una síntesis. Artículo publicado originalmente por ‘Il Corriere Vinicolo’ y reproducido con su autorización por ‘La Semana Vitivinícola’. Todos los derechos reservados. Para consultar el artículo original, visite www.corrierevinicolo.com Artículo con tablas en pdf adjunto.

En 2020, en el peor de los escenarios, el sector del vino italiano acumulará 8 millones de hectolitros no vendidos, sumando las pérdidas del mercado interno y la exportación; una situación que generará, según nuestras previsiones, un stock al cierre de campaña (31 de julio 2020) de 60 millones de hectolitros, entre la producción y el comercio;  con 3.400 millones de euros de pérdidas previstas, el 25% de la cadena total. Y la crisis económica, la verdadera, está por venir... 

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

‘La sangre de la tierra’, un mundo del vino visto en dos familias rivales

 Publicado el por Antonio Egido (colaborador)

 (photo: )

Es un novelón muy entretenido, cuya lectura no te deja casi respirar por la cantidad de acontecimientos que pueden suceder de una página a otra…, es lo primero que se me viene al ordenador a la hora de hablar de ‘La sangre de la tierra’, la novela creada por Óscar Soto Colás (Villamediana de Iregua, 1973), que como en su misma portada indica: es la historia de “dos familias, dos bodegas en La Rioja del siglo XIX, dos rivales en busca del mismo sueño: elaborar el mejor vino”, si bien esta obra es mucho más, porque a través de dos familias del mundo del vino, hace un retrato muy particular de Haro y por ello de la Denominación Rioja en un momento histórico muy determinado, que si bien muestra situaciones que son ‘políticamente incorrectas’ para el actual siglo XXI, nos sirve para recordar actitudes en su concreto contexto histórico en el que se desarrollan y que el autor nos las muestra tal cual eran, es decir, sin protección.

Óscar Soto Colás cuenta la historia de dos familias, los Arriola y los Zaldierna en dos siglos, el XIX y los primeros años del XX, en que la ciudad de Haro, su tierra y el vino, se convierten también en un personaje de esta obra. Como bien dice su autor en los agradecimientos: “Tras ganar el Premio Círculo de Lectores con mi primera novela (El diablo de Florencia), encontré la confianza y valor necesarios para atreverme a ello y sentí que era el momento. Sin embargo, tras concluir sus primeras 300 páginas constaté que, en esa incesante carrera que todo escritor tan bien conoce entre lo que imagina y lo que sus dedos teclean, no lograba alcanzar lo que perseguía. Faltaba algo que no era capaz de ver… hasta que caí en mi error. En un lugar donde la tierra lo es todo, la tierra no podía ser un mero escenario. No. El terruño tenía que ser un personaje más del libro. Reescribí la novela entera de nuevo, y tras varias versiones, más e infinitas correcciones, creo que conseguí mi objetivo: que La Rioja sea un personaje más de la novela”.

El autor fija el desarrollo de las historias en tres fechas muy concretas, aunque avanza en sus historias con sus personajes. El año de partida es 1853 con la llegada desde Bilbao a Haro de Víctor Arriola, junto a su padre Miguel, para establecerse y desarrollar una bodega. Continúa en 1862 que, para el autor, tras una década de los cincuenta con oídio en los campos, son los momentos de la lucha por el refinamiento de los vinos, es decir la crianza, y termina en 1871 con la llegada de la filoxera a Europa y la oportunidad de Haro de ofrecer vino a los prestigiosos vinos de Francia, necesitada de este producto, y la llegada de personajes franceses a esta tierra para enseñar la forma de elaboración del vino de crianza… Y para rematar la obra, un epílogo fijado en 1905, donde los principales personajes ya están en su retiro laboral, alguno previo a la muerte y donde se cierre la historia de las dos familias y las vueltas que han ido dando cada uno de sus personajes a lo largo de 474 páginas en una acción trepidante, casi sin respiro. De hecho nos da tiempo a viajar y visitar Haro, Logroño, Pamplona, La Habana, Cienfuegos, California, Napa… y con situaciones muy de aquellos tiempos: el machismo imperante, los cuernos familiares e incluso el mantenimiento de una amante que no se cerraba con el divorcio (¡porque además de no existir de hecho, no era bien aceptado socialmente!), las muertes no resueltas, el tullido que no persona con discapacidad, los amores entre familias de diferentes y marcados niveles sociales, incluso la expresión más dura de lo que significaba ser esclavo… junto a las grandes pasiones del ser humano y que siempre, bien definidas, serán eternas en una buena novela: el amor, el odio, la envidia, el sexo, el poder, el dinero, el deseo, la venganza… que producen frases para enmarcar como: “el verdadero poder lo ejerce el dinero, no los títulos”; “no hay nadie en este país que no tenga un precio”; “para el francés era su vida misma la que cultivaba”; “nosotros a trabajar que para eso nos pagan”; “la bodega no es sitio para una mujer, te lo digo yo”; “vosotros no sois personas. ¡Sois cosas y como tales tenéis un dueño!”, “para él la bodega había dejado de ser un experimento y era un simple negocio”; “(la bodega es) una máquina de cifras y números cuyos engranajes debían mantenerse engrasados para que todo funcionara de modo correcto”, “vivir siendo un esclavo es peor que morir siendo libre” o “lo que vendemos es nuestra propia alma embotellada”.

Así como el vocabulario del mundo del vino, donde podemos leer, con satisfacción, palabras como venencia, mayordomo de bodega, tufo, cunacho, vino fermentado… aunque también aparece en este libro, la aceptada palabra por la RAE, caldo, referida al vino, que nunca terminará de gustarnos. 

En resumen una obra muy recomendable si desea acercarse a un novelado  mundo del vino y, de paso, disfrutar con las historias de dos familias, que caminan cada una por una acera de la misma calle del vino y donde no faltan las interrelaciones, aunque al parecer siempre tóxicas. Pero eso sí, prepárese para leer un texto que le va a sorprender en cada página al seguir las rutas que nos va abriendo, y cerrando, el acertado escritor Óscar Soto Colás. 

La sangre de la tierra

Óscar Soto Colás

La Esfera de los Libros

Novela histórica

474 páginas

PVP: 22,90 €

Pedidos a la editorial

  

La mano de obra supone más del 70% de los costes de producción del viñedo en Andalucía

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador), Vicent Escamilla (colaborador)

Tablas detalladas en documento adjunto

La mano de obra es el principal elemento a la hora de configurar una aproximación a los costes de producción del viñedo. En el caso de Andalucía (proyectando para el total los datos que la Junta proporciona de la campaña 2018/19 de las zonas de producción de Jerez, Montilla-Moriles y Condado de Huelva), su peso relativo en el coste de producción puede cuantificarse en un 71%, con una horquilla bastante amplia que oscila entre el 58% de una explotación de más de 5 hectáreas en regadío y con el viñedo en espaldera ubicada en Montilla-Moriles, al 81% que supone en un viñedo en secano y con plantación en vaso en Huelva.

De media, el laboreo en el viñedo supone en Andalucía un total de 45,22 jornales agrícolas por hectárea, con las lógicas (y notables) diferencias entre las diferentes zonas y, especialmente, conducciones y regímenes hídricos de la explotación.

La Junta, a través de su observatorio de precios y mercados, ofrece información sobre costes de producción de viñedos en el Marco de Jerez. Según la cual, el coste total de producción más elevado lo presentan los viñedos de dimensión inferior a 5 hectáreas en secano y conducidos en espaldera (no ofrece datos sobre otras conducciones), con un coste total de 5.255,9 euros por hectárea, de los que 4.045 € (el 77%) corresponde a mano de obra, en 56 jornales. A continuación, el viñedo de entre 5 y 15 ha en secano y espaldera supone un coste de producción de 4.089,7 euros/hectárea, de los que el 77% y 3.168 € son de mano de obra, en 45,9 jornales/ha. En los viñedos más grandes (>15 ha) el coste de producción se disminuye de forma importante (un 57% inferior que en el caso de las explotaciones de menos de 5 ha) y se sitúa en 2.268 €/hectárea, con un coste de mano de obra que baja a 1.582,1 € (en 20,5 jornales/ha).

Por su parte, la información sobre Montilla-Moriles es más diversa, pues ofrece datos tanto de vaso y espaldera en secano, como de regadío en espaldera. Los costes de producción más elevado se encuentran en los viñedos en regadío y espaldera superan los 4.000 euros por hectárea (4.009 € en concreto), con un coste en mano de obra de 2.326,2 €/ha (solo un 58% del total, el peso relativo más bajo de entre todos los aquí analizados), en 44 jornales/hectárea.

En el otro extremo, figuran las viñas de secano en vaso de más de 5 ha, con 3.086,3 €/hectárea y un peso de la mano de obra del 69% (2.136,5 €/ha y 42 jornales/ha). Entre medias encontramos los viñedos de dimensión inferior a las 5 ha en secano y conducidos en espaldera, donde ascienden a 3.717,3 euros/ha, de los que el 71% (2.640,9 €) se van a mano de obra (49,3 jornales/ha). Y los viñedos en vaso de secano por debajo de las 5 hectáreas de extensión (coste total de 3.312,7 €/ha, de los que el 67% es de mano de obra); y los de vaso en secano de más de 5 hectáreas (un coste por ha de 3.086,3 euros, de los que el 69% es mano de obra).

En Huelva, el estudio compara el viñedo de secano en vaso y de secano en espaldera. El primero presenta unos costes de producción de 3.477,9 €/ha, frente a los 3.743,4 €/ha del segundo. Pero mientras que en vaso el coste de mano de obra agrícola es de 2.813,4 €/ha (en 55,2 jornales/ha), representando el 81% del total; en los viñedos de espaldera queda en 2.917,8 €/ha (78% de total), en 57,1 jornales/ha.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.