José Vicente Guillem, homenajeado por su jubilación

 Publicado el Por Rafael de Michelena

José Vicente Guillem, doctor ingeniero agrónomo por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Valencia recibió, el pasado 24 de febrero, un emotivo y cariñoso homenaje promovido por sus equipos de trabajo conformados a lo largo de su trayectoria al frente de la dirección en el Área de Calidad Agroalimentaria y Agroindustrial de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación de la Generalitat Valenciana. El homenaje por su reciente jubilación se erigió en un sentido acto de amistad, afecto y adhesión.
El carácter restringido acordado por los organizadores se amplió a un reducido grupo de amigos del homenajeado, tanto por su vinculación personal con el mismo como con “su equipo”. Sin ánimo de ser exhaustivos, reseñar la asistencia de los exdirectores generales José Ferrando y Tomás Llorca; el exsecretario de la Conselleria José Antonio Franco; el Presidente de los Círculos y Cofradías del Vino, Carlos Martín; el presidente de la Academia del Vi del Regne de Valencia, Miguel Vidal; Eduardo Mestre, de Els Bodeguers y compañeros de otros departamentos de la Conselleria que mantenían relación directa con el área de Calidad.
No es lugar ni momento para recrearnos en el amplio currículum profesional de Pepe Guillem. Más allá de su acreditada y contrastada valía profesional, todos reconocemos que, por encima de todo y sobre todo, Pepe Guillem fue, es y será un amigo. Siempre dispuesto. Siempre solícito. Siempre receptivo con sus interlocutores. Siempre resolviendo las numerosas cuestiones que, desde los diferentes ámbitos de su área de competencia, le planteaban múltiples organismos. Siempre razonando para aportar salidas apropiadas, pero manteniendo una opinión directa en la interpretación de la legislación vigente.
Pepe Guillem es un humanista, rico en matices y noble de palabra. Cumple doblemente con la cita de Víctor Hugo: “lo fácil es ser bueno, lo difícil es ser justo”, pues es una persona solidaria y sencilla, siempre con una palabra cálida y una sonrisa amable para animar a sus compañeros y a su equipo. De hecho, una constante en sus muchos años de ejercicio ha sido transmitir las virtudes del buen funcionario como servicio público a los integrantes de sus equipos de trabajo. Y qué mejor que predicando con el ejemplo: trabajo, humildad, honestidad, rigurosidad y seriedad.
No podía ser de otra forma. Su amplia, dilatada y fructífera vida como funcionario al servicio público se inició en el campo de la vitivinicultura y enología. Como nuestros vinos, Pepe siempre está en permanente fermentación. Evoluciona, pero no descansa. Es una persona dinámica, enamorado del vino, de su entorno, de sus tradiciones y sus gentes. Ha destacado por su capacidad divulgadora en la incorporación de las técnicas de innovación en la mejora de la calidad de nuestros vinos. Igualmente resulta destacable su quehacer profesional en la adaptación al marco legal nacional y comunitario de nuestra vitivinicultura. Por estas y otras muchas cualidades, José Vicente Guillem continúa, incluso hoy, ya jubilado, siendo un referente obligado en el amplio campo de la calidad agroalimentaria, un predicamento que arrancó desde el mismo momento en que fue transferido desde la Dirección de la Estación de Viticultura y Enología de Requena a los servicios centrales de la Conselleria de Agricultura en Valencia como jefe del área del Instituto Valenciano de Calidad Agroalimentaria. José Vicente Guillem ha sido una suerte para quienes hemos tenido el gozo de conocerle y frecuentar su amistad.
Siendo cierto que el valor de una persona se mide por el número de sus amigos, no cabe duda que Pepe es un “valor seguro”. Cuando vamos por cualquiera de nuestras regiones vitivinícolas españolas (Rioja, Penedès, Ribera, Mancha,..), foros y congresos sobre vinos u otros relacionados con la calidad agroalimentaria, reuniones con administraciones nacionales, autonómicas, comunitarias, siempre hay alguien que nos pregunta por Pepe Guillem, nos da recuerdos para él, nos cuentan increíbles anécdotas sobre su capacidad de trabajo y análisis. También ha dejado impronta propia en el seno de la Arev a nivel de Comunidad Europea. Ahora que en nuestra sociedad valenciana se ha reproducido la identificación de “el enemigo”, podemos asegurar que Pepe Guillem no los tiene. Si acaso hay no más de docena y media de personas que sienten hacia él la misma disposición que Antonio Salieri profesaba a Mozart, cuyos sentimientos fueron un compendio de otros diferentes y fácilmente identificados.
Pero fue en las palabras que dirigió a sus amigos para agradecerles su amistad y colaboración, donde se pudo apreciar una vez más su excepcional perfil humano. Capaz de ver lo positivo de todas las personas y situaciones, potencia con su personalidad integradora a los que le rodean. Su mirada siempre está atenta a los demás y a los signos de su tiempo. Tiene la aptitud de mantenerse fiel a sus caracteres. Su fuerza radica en la autoridad del ejemplo y la sencillez de sus objetivos vitales. Para él, “misión cumplida” consiste en saber transmitir a su entorno que todos los días se aprende algo nuevo.
Ahora podrá resarcir parcialmente la dedicación y tiempo que durante años distrajo a su esposa, María Teresa, e hijos Javier, Paula, María y Gracia y sobre todo vivir plenamente su nueva etapa de “abuelo”. Pepe, tus amigos sabremos siempre donde encontrarte; tú eres así y aunque jubilado, te queda cuerda para rato. Felicidades a la familia Guillem-Carrau y un fuerte abrazo de todo tu equipo y amigos, que unidos te decimos: ¡Misión cumplida, Pepe!
 


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “José Vicente Guillem, homenajeado por su jubilación”

Comentarios disponibles para usuarios registrados