Topic:

Tecnología de gestión de gases disueltos Liqui-Cel de 3M

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La compañía 3M ha desarrollado la tecnología Liqui-Cel de gestión de gas en líquidos, con grandes aplicaciones para el sector vitivinícola. Los contactores de membrana Liqui-Cel emplean una membrana de polipropileno hidrófobo para eliminar los gases disueltos que pueden permanecer en los líquidos.

El agua fluye desde un lado de la membrana y un gas de vacío, o gas de barrido, se introduce desde el otro extremo de la membrana. Al controlar las presiones de los gases en contacto con el líquido, se consigue una elevada efectividad para la gestión de los gases disueltos.  El líquido entra en el contactor y fluye por el exterior de las membranas de fibra hueca. El deflector central fuerza al agua a fluir radialmente a través de las fibras huecas. El área de alto contacto y el diseño interno único permiten a un control de gas altamente eficiente.

El sistema Liqui-Cel, modular y de diseño compacto, puede ser instalado fácilmente en bodegas, sin modificaciones importantes y sin necesidad de depósitos o bombas adicionales. Además, su consumo de energía está muy optimizado.

Entre las aplicaciones para el sector vitivinícola, sus responsables destacan su utilización en procesos  control del oxígeno, para preservar la calidad del producto final, la carbonatación (adición de CO2); así como para ajustar el nivel alcohólico del producto. Además de la desoxigenación, descarbonatación o nitrogenación. Los contactores de membrana Liqui-Cel  son mundialmente reconocidos en aplicaciones de transferencia de gases en  líquidos y su utilización está ya muy extendida.

En un periodo de 20 años han desplazado a nivel mundial el uso de torres de vacío, torres descarbonatadores y el uso de químicos.

Más información en www.liqui-cel.com y filtracion.es@3m.com

La reinvención de la tinaja de barro: la originalidad del origen en el Celler del Roure

 Publicado el por Raúl Compés López (colaborador)

Tinajas soterradas en la “bodega fonda” de Celler del Roure. (photo: )

Tinajas soterradas en la “bodega fonda” de Celler del Roure.

Las bodegas españolas están haciendo un gran esfuerzo para aumentar el valor de sus vinos y para superar la caída del mercado interior. Son muchos los casos de creatividad y diferenciación que se están produciendo en casi todos los territorios vitivinícolas españoles. Uno de los más interesantes es el del Celler del Roure, bodega familiar de tamaño pequeño-mediano que está situada en la comarca de Terres dels Alforins, al suroeste de la provincia de Valencia. El Celler se mueve bajo la batuta de Pablo Calatayud, uno de los pioneros de la nueva vitivinicultura valenciana. Su Maduresa fue uno de los primeros vinos valencianos en ser reconocido y apreciado por parte del mercado local. Siempre inquieto, pero también obligado a consolidar la expansión del negocio iniciada hace poco más de una década, Pablo está volcado en su proyecto de reinvención de la vitivinicultura de barro.

El mundo del vino es uno de los más innovadores que existen en el sector agroalimentario. La elevada competencia empuja a las bodegas a ofrecer a los consumidores nuevos productos, lo que exige a su vez innovar en los procesos productivos. Pablo Calatayud, siempre sensible a la expresión de su tierra y su gente, busca la inspiración para el cambio en las lecciones del pasado. Es su conocimiento de la historia de la vitivinicultura local lo que le guía en el diseño de un modelo más sostenible. Su sentido musical del tiempo le ayuda a entender los movimientos cíclicos y adaptativos del vino a lo largo de los siglos. Desde hace unos años está comprometido con la idea de recuperar la autenticidad y la pureza que aporta al vino el barro cocido, ese humilde material que sirvió de soporte a su comercio en la Antigüedad. Los nuevos formatos tecnológicos del siglo XX y, en particular, el auge de la crianza en barrica, lo relegaron a un papel insignificante en la industria hasta, casi, desaparecer.

Como suele ocurrir, la Serendipia puso mucho de su parte. La adquisición de la que ahora es su nueva bodega llevaba bajo el brazo un regalo cuya trascendencia no podía imaginar cuando la compró. Ahí estaba, abandonada, la vieja galería subterránea de tinajas enterradas, cuyo destino más probable parecía ser el uso museístico. Y ahí es donde marca la diferencia el factor humano, la visión del hombre curioso espoleado a partes iguales por la reinvención de la tradición y la urgencia de la necesidad. En unos pocos años, rehabilitando las viejas tinajas, investigando sobre la viticultura que mejor se adapta a ellas y recuperando viejas variedades como la Mandó, Pablo Calatayud ha logrado completar una línea de vinos de tinaja cada vez más reconocida interna e internacionalmente.

Es un hecho incontrovertible que el mundo del vino está sometido a modas, y que prescriptores y guías tienen una influencia creciente sobre las estrategias de las bodegas. En este contexto, tendencias que han conducido a un abuso de la madera y a la hegemonía del conocido como “estilo Parker” parecen estar perdiendo fuelle. Frente a ellas, y con la amenaza de un agravamiento del cambio climático, son numerosas las empresas que están buscando otros paradigmas tecnológicos y gustativos. Los consumidores son cada vez más heterogéneos, lo que abre el campo a producir vinos diferentes. La reivindicación de las ánforas clásicas de barro no va a eliminar las barricas de madera, pero puede recuperar sabores y crear nuevos estilos. Con el tiempo se verá si su calidad es suficiente para mantener una cuota de mercado creciente y significativa.

Pablo Calatayud, uno de los nombres asociados a la revolución del vino valenciano que se inició a finales de los noventa, y que lideró hace unos pocos años la preservación del paisaje y el ecosistema vitivinícola de su comarca Terres dels Alforins, está demostrando ahora su capacidad para poner en valor vinos criados en tinaja de barro, más sencillos, pero más puros. Ya no es un experimento; se trata de una apuesta de fondo que está provocando un giro estratégico de su modelo empresarial. En la búsqueda de la esencia ha encontrado la originalidad en el origen. De familia emprendedora e innovadora, vuelve a ser fiel a su saga situándose en la vanguardia de búsqueda de nuevas fuentes de valor para la vitivinicultura local.

New Holland marca un nuevo hito en rendimiento de vendimia: 197,6 toneladas de uva recolectadas en 8 horas con la vendimiadora Braud 9090X

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: Ian Waldie)

¿Qué cantidad de uva despalillada puede vendimiarse en ocho horas? La Braud 9090X de New Holland responde a esta pregunta en una prueba de rendimiento verificada en Australia por SGS: 197,6 toneladas de uva despalillada, lo que corresponde a un rendimiento medio de casi 24,7 toneladas de uvas por hora. Todo ello con un porcentaje extremadamente bajo de material de desecho (1 %), pérdidas mínimas y un consumo de combustible récord de solo 0,99 litros por tonelada cosechada.

La Braud 9090X que se empleó para la prueba estaba provista de un nuevo despalillador y sistema de descarga lateral que permite vendimiar sin interrupción en viñedos de gran rendimiento. El experimento fue posible gracias al apoyo de los viñedos C&S Devito y la bodega Riverland Vintners; la flota utilizada durante la prueba incluía una Braud 9090X, cinco tractores T4.105F de New Holland y un camión Stralis de Iveco de 560 CV.

La prueba tuvo lugar el pasado 21 de marzo de 2018 en Waikerie, Australia Meridional, en una parcela de siete hectáreas de uva tinta. Aunque las variedades de uva blanca suelen dar mayor rendimiento, New Holland seleccionó la variedad Syrah para no medir solo la capacidad, sino también la calidad de la muestra.

“Esta prueba evidencia que una alta productividad puede ir acompañada de una precisión extraordinaria de vendimia y despalillado”, afirma Thierry Le Briquer, jefe de la línea de productos para el sector viticultor y olivarero de New Holland. “La prueba también ratifica a New Holland como líder absoluto del negocio de la vendimia y a la Braud 9090X como la vendimiadora más productiva de la historia”.

Nueva Serie Braud 9090X: productividad máxima para el agricultor, calidad de uva máxima para el vinicultor

La nueva Serie Braud 9090X con despalillador y descarga lateral es la vendimiadora más avanzada hasta la fecha, ya que proporciona a los vitivinicultores una capacidad y una velocidad de funcionamiento excepcionales y a la vez entrega una uva de calidad, sin impurezas.

La Serie 9090X está basada en el conocido diseño de las vendimiadoras Braud, que revolucionó la vendimia y que sigue ofreciendo el tratamiento más delicado de la vid y del producto recolectado. Gracias a su ángulo de giro de 90 grados, las vendimiadoras Braud 9090X disfrutan del radio de giro más ajustado del mercado. El sistema de gestión inteligente integrado con monitor IntelliView™ de pantalla táctil permite acceder a todas las funciones fundamentales de recolección y aumenta la eficacia y la productividad.

La Braud 9090X está equipada con un motor Common Rail de 175 CV y 6 cilindros de FPT Industrial que ofrece una potencia, un tiempo útil y un ahorro de combustible inigualables, además de la máxima sostenibilidad.

Con el exclusivo sistema de sacudida SDC de la Braud es posible que cada uno de los sacudidores funcionen de forma independiente, ya que están fijados a la parte trasera sobre un soporte flexible que permite controlar perfectamente el movimiento de cada sacudidor y su acción sobre las cepas. El sistema de norias de cestas para recoger el fruto permite su recolección y transporte sin la formación de mosto.

Después de 43 años de liderazgo, estos innovadores sistemas de recogida siguen siendo el referente en productividad y permiten entregar a la bodega una uva extralimpia.

Gracias a la tecnología de despalillado recién introducida para el transportador lateral, los viticultores a gran escala disfrutarán de la máxima productividad y de la máxima limpieza. El raspón y otros residuos verdes se eliminan durante la vendimia, lo que evita el contacto del fruto con residuos durante su transporte y descarga. Todo ello mejora drásticamente la calidad del vino.

“Creemos que la calidad del fruto despalillado va a convertirse en el próximo rasero de los vinicultores más exigentes. En breve, es posible que algunos de los vinos de más renombre mundial se produzcan con uvas vendimiadas y despalilladas simultáneamente en campo con algunas de nuestras máquinas”, predice Philippe Boisseau, director de productos del sector viticultor y olivarero. “La Braud 9090X con despalillador constituye un auténtico avance en el mercado, ya que aúna gran capacidad con máxima calidad del vino. Esta combinación, introducida recientemente en Norteamérica y Asia-Pacífico, tiene un enorme potencial de mercado”.

Vendimiadoras Braud: más de 15 000 unidades desde 1975

Braud lanzó su primera vendimiadora autopropulsada (la Braud 1020) en 1975 aprovechando los vastos conocimientos técnicos sobre maquinaria de recolección acumulados desde 1870, año en que Alexandre Braud fundó la compañía.

En la fábrica francesa de Coex, el centro de excelencia de recolectoras de olivar y vendimiadoras autopropulsadas de New Holland, se han producido más de 15 000 vendimiadoras Braud, lo que significa que, de cada dos máquinas activas en todo el mundo, una es New Holland. Las vendimiadoras Braud se venden en más de 30 países del mundo entero.

“Junto con los tractores especiales, las vendimiadoras de New Holland confirman nuestro liderazgo mundial en el sector especializado”, afirma Carlo Lambro, presidente de la marca New Holland Agriculture. “Seguimos ofreciendo a los agricultores una excelencia tecnológica, una eficacia y una rentabilidad indiscutibles en huertos frutales, viñedos y aplicaciones especiales, todo lo cual contribuye enérgicamente a la reputación y el valor de nuestra marca”.

 

Principales estadísticas de la prueba de rendimiento verificada por SGS

 

Tiempo de vendimia total

07:59:36

Recolección total

197,6 toneladas

Impurezas en tolva (*)

1 %

Uva recolectada

Variedad Syrah, despalillada

Superficie de vendimia total

7 hectáreas

Distancia lineal de hileras sacudidas

23,3 km

Rendimiento medio del viñedo

28,2 toneladas/hectárea

Productividad media

24,7 toneladas/hora

Consumo de combustible

0,99 litros/tonelada

Bodega

Riverland Vintners

Lugar de la prueba

Viñedos de Chris y Shaun Devito
Waikerie, Australia Meridional

Fecha y hora

21 de marzo de 2018 – De 7:30 a. m. a 3:30 p. m., hora local de Adelaida

 (*) Peso de los desechos de la vendimia en comparación con el peso de la uva

Bodegas BSI vendimia dos oros y una plata en el Certamen de Calidad de la D.O.P. Jumilla

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Los vinos de Bodegas BSI destacaron en el Certamen de Calidad de la D.O.P. Jumilla y regresaron de Albacete con dos medallas de oro y otra de plata. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida de Jumilla premió el pasado 13 de abril los vinos ganadores del XXIV Certamen de Calidad, tras el recuento de las valoraciones efectuadas por el panel de cata de expertos, tras el concurso celebrado en el Centro Cultural ‘La Asunción’ de Albacete.

Cabe destacar que este año, por primera vez, las bases del Certamen han permitido conceder varias medallas de oro y plata a las muestras mejor valoradas.

Sabatacha Crianza 2014 mereció, tras la cata a ciegas por parte del jurado, la puntuación equivalente a la única medalla de oro en la categoría de vino tinto crianza. Todo un éxito para un vino cooperativo, éxito de ventas internacional y base de la filosofía BSI. El vino premiado se elabora con uvas Monastrell procedentes de viñedos viejos y recolectada a mano, se selecciona la uva a la llegada a bodega. Durante la maceración, sólo se realizan remontados y tiene una duración de diez días para obtener un vino con más cuerpo y más estructurado. Cuenta con una crianza de seis meses. Toda una medalla de oro accesible para todo el mundo.

Por su parte, Numun Selección 2014 se alzó con uno de los dos oros que los catadores concedieron en la categoría de vinos tintos elaborados en contacto con madera, de la añada 2015 y anteriores. Este coupage de las variedades Monastrell, Petit Verdot y Cabernet Sauvignon conquistó los paladares de los expertos gracias a su intensidad frutal y el respeto a las características más identificables de cepas que lo integran, conseguidas, en parte, gracias a la vendimia nocturna.

En la misma categoría, recibió la medalla de plata Gémina Cuvée Selección 2015, más complejo, estructurado y profundo que los anteriores, procedentes de viñas muy viejas de Monastrell en pie franco (no se vieron afectadas por la plaga de la filoxera).

Este año los profesionales invitados a participar han valorado muy positivamente la calidad del centenar de muestras presentadas a concurso por una veintena de bodegas participantes. Entre ellos se encontraba la enóloga Almudena Alberca, aspirante a Master of Wine, la Nariz de Oro 2010 Andrea Alonso, la también enóloga Pilar García Granero, coordinadora del Master de Sumillería y Enomarketing en el Basque Culinary Center, y el sumiller Custodio Zamarra que ha desarrollado parte de su trayectoria profesional en el restaurante Zalacaín de Madrid.

Félix Solís conquista Alemania

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Fundada en 1952, Félix Solís Avantis es una compañía familiar con bodegas propias en las principales DD.OO. españolas: Rioja, Ribera del Duero, Rueda, Valdepeñas, La Mancha y Toro. Sus productos están presentes en más de 120 países, siendo sus mercados más fuertes la UE, EE.UU., Rusia, Japón y China. La compañía cuenta con filiales en tres continentes: Europa (Alemania, Francia, Reino Unido y República Checa); América (dos en Estados Unidos) y Asia (dos en China), así como con oficinas de representación en México y Japón, y un proyecto de bodega propia en Chile. Su amplia expansión internacional le sitúa entre las diez principales comercializadoras de vino a nivel mundial. En el reciente concurso Berliner Wein Trophy (donde obtuvo 7 medallas de oro y otra de plata), Félix Solís fue nombrada, de nuevo, “Mejor Bodega de España” y ya van nueve ediciones en los que consigue esta distinción. La firma cerró 2017 en la sexta posición en el Top 100 de las mejores bodegas del mundo.