Topic:

Cooperativas Agro-alimentarias CLM manifiesta que el 95% de la ayuda a la destilación de crisis la debe percibir la bodega

 Publicado el por Cooperativas Agro-alimentarias CLM (colaborador)

 (photo: )

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, tras analizar el texto definitivo que finalmente el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) publicaba el pasado día 10 de junio el Real Decreto de medidas extraordinarias en el sector del vino para paliar la crisis causada por la pandemia de Covid-19, no entiende que se deje en manos únicamente del sector destilador para que de forma unilateral determine el precio que finalmente pagará a cada bodega por una destilación de crisis cuyos fondos son europeos, y cuyo reparto debe responder a criterios objetivos y no discriminatorios.

Por tanto, Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha apela a la coherencia del sector alcoholero y les insta a no crear agravios comparativos entre las distintas bodegas cooperativas de Castilla-La Mancha, y pague por todos los vinos al menos el 95% del precio de la ayuda que el Real Decreto indica (0,40 €/litro para vinos con denominación de origen, y 0,30 €/litro para el resto de vinos).

No es de recibo que el propio Ministerio haya consentido que arbitrariamente cada destilador negocie libremente y de forma separada con cada bodega, la comercialización de los vinos objeto de la ayuda tras su destilación, con fondos de la Unión Europea que además han sido generados por el propio sector vitivinícola, y que discrecionalmente haya puesto en manos del sector destilador la potestad de influir en el mercado del vino, tras una crisis que ha sobrevenido y que el propio sector no ha provocado.

En definitiva, si las destilerías, además de percibir la ayuda íntegra para la compra del vino a las bodegas para esta destilación de crisis, van a quedarse en propiedad el alcohol obtenido para usos industriales, energéticos o sanitarios, por los que van a ser compensados en el mercado del alcohol, no deben distorsionar e influir de forma unilateral la bajada del mercado del vino.

Asaja Ciudad Real urge al Gobierno a poner en marcha la destilación de vino de forma inminente

 Publicado el por Asaja Ciudad Real (colaborador)

La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (Asaja) de Ciudad Real urge al Gobierno central a poner en marcha, y de forma inminente, medidas excepcionales para hacer frente a la crisis que atraviesa el sector vitivinícola como consecuencia del Covid-19. Ante una vendimia próxima, con una previsión de cosecha de gran producción, la organización agraria asegura que es de imperiosa necesidad que se comience a retirar vino del mercado y corregir así el desajuste entre la oferta y la demanda provocado por el cierre del canal Horeca y del descenso del consumo tras la crisis sanitaria.

Ya hace un mes desde que el sector supo del compromiso del Gobierno central de poner en marcha un Real Decreto que recogiera mecanismos para ayudar a los viticultores a afrontar el oscuro panorama que el Covid-19 les ha dejado: destilación, almacenamiento privado y vendimia en verde. Desde entonces, viven pendientes de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que daría luz verde a estas medidas. Sin embargo, hay que lamentar la dejadez del Gobierno porque la normativa no llega. Esto está generando mucha preocupación en el sector, de gran peso en la economía de Castilla-La Mancha. Un sector que genera numerosos puestos de trabajo directos e indirectos al encontramos en la región más grande del mundo en superficie de viñedo y con más del 50% de la producción nacional.

Asaja insiste en que se deben tomar medidas a la altura de la grave parálisis que vive el sector. La organización agraria asegura que la destilación de 2 millones de hectolitros, como se prevé, no solucionaría esta crisis. Para que sea efectiva se deberían superar con creces los 5 millones de hectolitros, ya que nos encontramos ante una cosecha que puede ser muy importante en Castilla-La Mancha.

Tampoco se ayuda al sector estableciendo precios de la uva por debajo de los costes de producción, como también se contemplaba en el borrador del Real Decreto. Según la organización agraria, todo lo que sea un precio por debajo de los 0,35 euros/kilogramo, estaríamos hablando de venta a pérdidas.

Asaja lamenta que el Gobierno tampoco vaya a aportar prácticamente fondos propios, sirviéndose de los fondos PAC para ejecutar estas medidas. La organización agraria recuerda que solo con un presupuesto suficiente se podrá abordar realmente la crisis del sector; tal y como ha hecho Francia, aportando fondos propios y directos al sector vitivinícola francés.

Los enólogos catalanes analizan el golpe del Covid-19 en las bodegas

 Publicado el por Col-legi d’Enòlegs i Enòlogues de Catalunya / Associació Catalana d’Enòlegs (colaborador)

En los últimos meses hemos vivido una montaña rusa de emociones, que comenzó con la cancelación del congreso anual del ACE-CEEC, junto con la noche de la enología. Luego, casi toda la agenda vitivinícola se pospuso, para acabar con la cancelación de muchos de los actos.

Vivimos tiempos excepcionales y nuestro sector se ha visto más afectado que beneficiado. Intentaremos ser positivos y empezar por la parte buena: nos hemos digitalizado, las redes han echado vino en lugar de humo. Como sector primario, nos hemos visto obligados a ponernos las pilas con la tecnología. Hemos sacado la parte más solidaria, nos hemos ayudado los unos a los otros y hemos trasladado la agenda del vino a las redes, hemos vendido por internet y nos hemos sentido más próximos, pese a estar confinados.

Pese a ello, no podemos obviar la parte que afecta, especialmente, a las bodegas y, de rebote, a la viticultura. Las repercusiones de la crisis del coronavirus vienen dadas, principalmente, por la parada del sector de la restauración, junto con la dificultad en las exportaciones y la caída del turismo.

Desde ACE-CEEC hemos querido hacer un pequeño análisis de la situación, hablando con algunos de nuestros miembros asociados y/o colegiados para ver cuáles son las experiencias que han vivido, cómo le ha afectado esta crisis y cuál es la visión que tienen de cara al futuro.

Una crisis llena de incertidumbres, preocupaciones y adaptación constante

Esta pandemia nos ha cogido a todos por sorpresa y la capacidad de adaptación ha sido la clave para mantener la calma y poder seguir adelante. Mireia Torres, de Jean Leon, nos explica que la crisis sanitaria se ha convertido en un grave problema para la bodega y que se ha encontrado trabajando online “de un día para otro”. Josep Anton Llaquet, de Cellers Unió, recuerda el problema que llegó por sorpresa y que “obligó a tomar decisiones y medidas de seguridad en toda la empresa para evitar infecciones y contagios de un día para el otro”.

Por otra parte, Carme Casacuberta, de Vinyes d’Olivardots, explica que al ser una bodega pequeña y con pocos trabajadores les ha sido fácil poder continuar trabajando y organizándose en las diferentes tareas (bodega y viñedo), llevando a cabo las medidas de seguridad sanitaria recomendadas. Cèsar Torrijos añade que en la bodega Buil&Gine han vivido diversas sensaciones. “Primero con sorpresa, de repente no podíamos ir a trabajar y todo quedaba paralizado; luego reaccionando y reconduciendo la manera de trabajar y, finalmente, con incertidumbre y preocupación por ver como encaramos el futuro”. Sin duda, incertidumbre, preocupación y adaptación serían las palabras que mejor se adecuan a la situación que han vivido las bodegas grandes y pequeñas, aunque lo hayan vivido desde perspectivas y necesidades diferentes.

La digitalización del sector es vital para seguir adelante

Los enólogos, en general, están de acuerdo con la necesidad de la digitalización del sector. El confinamiento les ha obligado a meterse de lleno en este mundo y muchos no estaban preparados. Otros sí, y como añade Casacuberta, “nosotros ya teníamos una tienda online, pero hasta ahora no nos habíamos dado cuenta de la importancia que tuvo tomar la decisión hace un año y tenerla activa desde el minuto cero en esta situación”. Torrijos comenta que la digitalización es “una ayuda más a la comercialización de nuestros productos, que ahora ha cobrado más importancia a causa de las circunstancias, puede ser que cuando pase este episodio la gente sea más proactiva a la hora de comprar digitalmente”.

A partir de esta situación han surgido diferentes iniciativas en las redes sociales para reinventarse, hacer frente al Covid-19 y, al mismo tiempo, promocionar los productos de las bodegas. Los enólogos entrevistados coinciden en el hecho de que la venta en línea y, sobre todo, la activación de las redes sociales para hacer difusión de producto y de marca han sido imprescindibles durante estos meses. En el caso de Vinyes d’Olivardots, la realización de directos a través de las redes sociales junto con tiendas de vino y comunicadores les ha ayudado a “divulgar información, participar en todos los actos posibles para dar visibilidad, realizar formaciones o catas de vino”. También comenta que han montado packs específicos de sus productos y junto a otros productos de proximidad durante las pasadas semanas para llegar “a todo tipo de cliente”.

Se han perdido los mejores meses para el enoturismo

Respecto a las previsiones para el enoturismo, estas no son las más esperanzadoras para este 2020. Mireia Torres comenta que tienen previsto “comenzar en junio, pero este año será muy complicado. De momento tenemos al personal del CDV en ERTE. Los mejores meses ya se han perdido”.

Carme Casacuberta comenta que esperan retomar parte de su actividad enoturística de cara a julio. “Sabemos que ya hemos perdido una buena parte de la temporada, pero creo que será cuestión de alargarla de cara a vendimia y a otoño, aunque para nosotros, que somos pequeños, suponga un gran esfuerzo para poder combinarlo todo”, añade.

¿Cómo salvar el vino?

Las exportaciones se han parado, la hostelería cerró y las ventas han caído. ¿Cuál es la vía para salvar el vino catalán? Desde las bodegas entrevistadas surgen diferentes puntos de vista.

 “Sinceramente, creemos que el vino catalán sufrirá el impacto mucho tiempo. De momento nos están ayudando mucho los consumidores locales y parece ser que pronto se abrirán los mercados de exportación, que ya han superado la pandemia”, nos explica Cèsar Torrijos.

“Lo que puede salvar al vino catalán es su calidad. Esta crisis ha servido, entre otras cosas, para que los consumidores conozcan otros vinos que se venden en grandes superficies y, seguramente, muchos de ellos se habrán sorprendido ante la calidad que hay en general en todos los segmentos de precios, muchos habrán visto que es posible beber vino a diario, una copa en las comidas, gracias a los formatos de bag-in-box. Pero no podemos olvidar que el sector del vino, en general, ya arrastraba una crisis muy importante, que el Covid-19 no ha hecho más que destaparla todavía más. Veníamos de años de mucho vino inmovilizado, con problemas de comercialización, problemas para defender el precio, etc. Por tanto, se necesita diálogo para alcanzar acuerdos y encontrar soluciones para lograr precios decentes para nuestros viticultores y nuestros productos”, afirma Llaquet.

 “Se debería dar más ayudas tanto a los viticultores, como a las bodegas, restauradores y hoteles, ya que, al abrir de nuevo, ni las condiciones, ni el trabajo serán las mismas”, añade Mireia Torres.

“Tenemos que confiar en que a partir de ahora y en el futuro crecerán las ventas al consumidor local, todavía estamos pasando (y pasaremos) una bajada muy importante, pero, poco a poco, iremos remontando en todos los mercados en los que ya estábamos y que están en la misma situación que nosotros”, agrega Carme Casacuberta.

El futuro del vino catalán busca la unión del sector para hacer frente a la crisis

La afección de esta crisis al futuro del vino catalán es, todavía, incierta, como todo lo que estamos viviendo últimamente. Lo que sí que se ve claro es que se necesita la unión y el apoyo del sector vitivinícola para poder buscar soluciones y seguir adelante con fuerza; y en momentos tan delicados, impedimentos y obstáculos no ayudan al mundo del vino. Cèsar Torrijos considera que habrá “un antes y un después de esta crisis”. “Pero tendremos que seguir trabajando y buscando soluciones para continuar adelante. Está claro que la crisis a escala general arrastrará al vino catalán, como a todos los otros sectores”, indica. La mirada puesta desde el mercado al por mayor y no desde la pequeña bodega la aporta Llaquet que espera que esta situación “nos ayude a poner más sensatez en general al mundo del vino. Pienso que este mundo es global y lo que pasa en Rioja, La Mancha o Argentina., nos guste o no, nos afecta aquí. Puede ser que a las bodegas pequeñas no tanto, pero al por mayor seguro que sí. Por tanto, sensatez, calidad y fuerza”.

De todas las opiniones, siempre se pueden extraer varios puntos de vista, como es el caso de Carme Casacuberta, que considera que a raíz de esta situación “e vino se verá reforzado y, a la larga, veremos un aumento de su consumo”. Por su parte, Mireia Torres comenta que “algunas medidas, como la destilación de crisis, la vendimia en verde, el mosto concentrado rectificado con uva, ayudas de financiación, más flexibilidad en campañas OCM, es algo que puede ayudar, pero está claro que estamos en un momento muy complicado”.

La D.O.P. Valencia retoma sus cursos de cata con un estricto protocolo de seguridad

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El Consejo Regulador de Vinos de la D.O.P. Valencia retoma la actividad de sus cursos de cata a partir de finales de este mes de junio, tras la implantación de un estricto protocolo de seguridad, siguiendo todas las recomendaciones del Ministerio de Sanidad. De esta forma, y atendiendo a la nueva normalidad, tras la crisis sanitaria originada por la pandemia del Coronavirus, la D.O.P. Valencia aplicará todas las medidas higiénicas y de seguridad, a fin de evitar cualquier riesgo a los asistentes de sus cursos.

Las nuevas fechas previstas para el retorno de la actividad serán los días 23, 25 y 30 de junio, que se destinarán a la finalización de las clases del nivel de Profundización, que se vio suspendido, debido a la situación del estado de alarma.

A partir de septiembre, se retomarán las nuevas clases, con un curso de Iniciación, que tiene previstas las siguientes fechas: 7, 14, 21 y 28 de septiembre.

Los cursos de cata, que se imparten en la sede del C.R.D.O.P. (calle Quart, 22 –Valencia), son una formación abierta al público, que tienen como objetivo difundir el conocimiento del vino y promocionar su calidad. Cada uno de los cursos se componen de cuatro sesiones independientes entre sí, de dos horas de duración, en horario de 19.30 a 21.30 horas.

En el caso del curso de Iniciación no es necesario ningún tipo de conocimiento previo, ya que la finalidad de esta formación es aprender la metodología de la cata y perderle el miedo. En él se abordan también conceptos básicos de viticultura y enología, así como de conservación del vino.

Nuevo programa curso de Profundización

Por su parte, en el de Profundización es conveniente conocer la metodología de la cata, ya que se realiza una pequeña introducción teórica para revisar los principales conceptos, y posteriormente se catan a ciega y se comentan los vinos (nacionales e internacionales).

Además, en este nivel estrenamos nuevo programa:

-          Día 1: Revisión general de conceptos de cata. La fruta en el vino. Defectos asociados.

-          Día 2: Envejecimiento del vino: tipos de madera, crianzas, equilibrio fruta-madera. Defectos asociados.

-          Día 3: Diferentes variedades de uva en los vinos.

-          Día 4: Burbujas. Nuevos conceptos: umami.

Cursos monográficos

Dentro de la formación impartida por la D.O.P. Valencia, también se realizan cursos monográficos de una sola sesión, que se centran en aspectos muy concretos como son: Vinos espumosos; Vinos ecológicos, naturales y biodinámicos, Monastrell del mundo y Variedades Singulares, entre otros

Los cursos de cata organizados por la D.O.P. Valencia formaron en 2019 a cerca de 300 personas.

Más información: cursos@vinovalencia.org

La D.O.Ca. Rioja presenta todos los números de su Memoria 2019

 Publicado el por Antonio Egido (colaborador)

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja ha presentado, de forma telemática, las principales claves de la Memoria 2019 que tiene como resultado principal que, a lo largo del año pasado, se comercializaron un total de 255.914,084 litros. Es decir -2,84% con referencia al año 2018, de los cuales se quedaron en el mercado nacional 161.625.056 litros, es decir un -3,18% con referencia al año anterior y viajaron al mercado internacional (más de 100 países en todo el mundo) 94.289.028 litros, lo que supone un -2,24% sobre el año de referencia.

Recordar que, en el año 2018, se comercializaron 263.338.705 litros; en el 2017, fueron 284.171.963 litros; en 2016, 282.445.109 litros… y habría que volver la vista hasta el 2009 para recordar que aquel año se vendieron 236.097.895 litros, es decir, menos que en el último.

En la presentación de la Memoria 2019, el presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero, indicó que “en 2019 los mercados no nos lo han puesto fácil. Aun así, a pesar de las complicaciones, nuestros viticultores y bodegas han demostrado su gran profesionalidad sacando adelante la que muchos denominan ya ‘LA’ cosecha de Rioja”, al tiempo que sostiene que la vendimia de 2019 “nos ha permitido alimentar el optimismo del Consejo Regulador: con 385 millones de kg de uva recogida, la cosecha resultó más moderada de lo habitual, pero se caracterizó por un excelente estado sanitario y calidad de la uva. Creemos que la añada del 19 marcará un hito de calidad que nos permita apoyar las estrategias de incremento de valor y la percepción de los vinos de Rioja. La añada 2019 ha sido calificada como “Excelente”.

Volviendo a los datos del último año, las hectáreas productivas en esta Denominación son 65.726, de las cuales, 59.747 son de uvas tinta y 5.979 de uvas blancas, siendo la producción total de 385.810.919 kilos de uva con rendimiento medio de 6.727 kilo/hectárea, y habiendo quedando la elaboración amparada en los 270.895.530 litros. Por cierto, de las hectáreas totales, el territorio de la Comunidad de La Rioja posee 45.534; Álava, se queda con 13.092 y Navarra, 7.100 hectáreas.

El ránking de las uvas cultivadas se lo sigue llevando el Tempranillo, seguido a gran distancia de la uva de Garnacha y el Graciano, al tiempo que, en las variedades blancas, la más cultivada sigue siendo la Viura, seguida del Tempranillo Blanco y Verdejo.

Dos datos más a tener en cuenta en esta Denominación: por un lado, que la existencia de vinos amparado por añadas y por ello pendientes de comercializar, en 2019 son 270.360.222 litros; de 2018, todavía están pendientes de salir al mercado 238.114.559 litros; de 2017, 140.902.941 litros y de 2016, 108.423.839 litros. Y junto a ello, el número de barricas de roble de 225 litros para la crianza que en 2019 eran de 1.356.820, con una disminución de 28.549 sobre el 2018.

 

 

Evolución de algunos datos de la D.O.Ca. Rioja

Año

Hectáreas productivas

Producción (kg uva)

Rendimiento medio (kg/ha)

Tintas

Blancas

Total

1985

29.903

9.094

38.997

241.296.770

6.319

1995

39.267

8.090

47.357

303.643.224

6.412

2000

44.676

7.339

52.015

490.669.779

9.431

2005

54.567

4.645

59.212

445.091.696

7.517

2010

58.109

3.851

61.960

395.196.593

6.378

2015

57.866

4.004

61.870

441.887.833

7.142

2018

59.037

5.965

65.001

485.854.620

7.475

2019

59.747

5.979

65.726

385.810.919

6.727

Fuente: D.O.Ca. Rioja.

     

 

 

 

Evolución de algunos datos de la D.O.Ca. Rioja

Año

Elaboración amparada (litros)

Comercialización (litros)

Interior

Exterior

Total

1985

17.346.717

67.743.375

28.633.625

96.377.000

1995

217.910.968

125.953.908

59.116.887

185.070.795

2000

310.801.915

120.119.230

39.858.918

159.978.148

2005

273.940.000

179.565.974

71.230.807

250.796.781

2010

255.904.080

181.262.567

85.855.264

267.117.831

2015

298.825.948

177.410.848

106.612.815

284.023.663

2018

336.124.391

166.887.988

96.450.717

263.338.705

2019

270.895.530

161.625.056

94.289.028

255.914.084

Fuente: D.O.Ca. Rioja.

     

 

 

 

 

Evolución de algunos datos de la D.O.Ca. Rioja

Año

Hectáreas productivas

Producción (kg uva)

Rendimiento medio (kg/ha)

Tintas

Blancas

Total

1985

29.903

9.094

38.997

241.296.770

6.319

1995

39.267

8.090

47.357

303.643.224

6.412

2000

44.676

7.339

52.015

490.669.779

9.431

2005

54.567

4.645

59.212

445.091.696

7.517

2010

58.109

3.851

61.960

395.196.593

6.378

2015

57.866

4.004

61.870

441.887.833

7.142

2018

59.037

5.965

65.001

485.854.620

7.475

2019

59.747

5.979

65.726

385.810.919

6.727

Fuente: D.O.Ca. Rioja.

     

 

Evolución de algunos datos de la D.O.Ca. Rioja

Año

Elaboración amparada (litros)

Comercialización (litros)

Interior

Exterior

Total

1985

17.346.717

67.743.375

28.633.625

96.377.000

1995

217.910.968

125.953.908

59.116.887

185.070.795

2000

310.801.915

120.119.230

39.858.918

159.978.148

2005

273.940.000

179.565.974

71.230.807

250.796.781

2010

255.904.080

181.262.567

85.855.264

267.117.831

2015

298.825.948

177.410.848

106.612.815

284.023.663

2018

336.124.391

166.887.988

96.450.717

263.338.705

2019

270.895.530

161.625.056

94.289.028

255.914.084

Fuente: D.O.Ca. Rioja.