Topic:

J. L. Benítez (FEV): “Han crecido mucho las ventas de vino a través de internet, pero solo suponían el 1% de los ingresos de las bodegas”

 Publicado el por Efe (colaborador)

José Luis Benítez. (photo: Miguel Angel Santos/PHOTOGENIC)

José Luis Benítez.

Los efectos económicos del coronavirus alcanzan, y de forma “dramática”, al sector del vino español, más afectado que otros países de su entorno por un cierre de la hostelería que implica una pérdida de ingresos imposible de compensar. Así lo explica en una entrevista con Efeagro el director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez, quien reconoce que si por el momento no hay más Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) es por el carácter familiar y local de la mayoría de las bodegas, que intentan mantener los puestos de trabajo a la espera de saber cuándo acabará el estado de alarma. “Tenemos menos ingresos por haber dejado de vender a hostelería, los distribuidores no nos pagan y con lo que vendemos ahora (en el supermercado) perdemos rentabilidad”, resume.

Casi dos terceras partes de las ventas en valor del vino español (el 48% en volumen) corresponden al consumo en bares y restaurantes, una línea de negocio clave para el sector y para otras bebidas como la cerveza, los espirituosos o incluso los refrescos, y que de forma repentina ha pasado a estar completamente paralizada. “El incremento de las ventas en el canal alimentación (tiendas y supermercados) no compensa ni con mucho la pérdida que supone el cierre del canal Horeca”, apunta el responsable patronal.

Según datos de la consultora Nielsen, el consumidor ha aumentado la compra de vino en el supermercado durante estos días de confinamiento por el coronavirus, con un “subidón” en palabras de Benítez del 27% en la primera semana tras ser decretado el estado de alarma, seguido de un repunte más moderado, del 9%, en la última de marzo.

Aun así, el margen para la bodega es significativamente inferior en este canal, ya que en bares y restaurantes “se venden referencias más caras”.

También se ha percibido un fuerte incremento de las ventas de vino a través de Internet, aunque esta vía online apenas suponía hasta ahora el 1% de los ingresos, por lo que por mucho que crezca “seguirá siendo residual”, según Benítez.

El director general de la patronal bodeguera advierte, además, de que a estos problemas se le suma que los distribuidores de vino a hostelería están “devolviendo producto y atrasando los pagos correspondientes a Navidad porque ahora no pueden afrontarlos, debido a que el cierre de la hostelería les ha dejado sin ingresos”.

Lo mismo pasa con las exportaciones: aunque la libre circulación de mercancías está garantizada y países como Alemania, Reino Unido o Suecia siguen comprando vino español a buen ritmo, las ventas se concentran en el canal supermercado porque la hostelería está igualmente cerrada en estos países.

“Nuestra situación es totalmente distinta a otros productores de vino de nuestro entorno, ya que en países como Alemania o Reino Unido el 80% de los ingresos procede del canal supermercado”, detalla.

Pese a la pandemia, las ventas al exterior siguen fluyendo más allá de “problemas logísticos puntuales” como ocurre a la hora de exportar a Asia, un mercado que ya da señales de recuperación, pero al que para acceder “faltan contenedores para mandar la mercancía y están carísimos”.

Por el momento, en el sector los ERTE son minoritarios y han afectado sobre todo a las bodegas que más fuerte apostaban por el enoturismo, un segmento “en crecimiento y que a su juicio tardará en recuperarse”.

Según Benítez, la mayoría de las 4.000 bodegas que tiene España están tratando de evitar suspender empleo, aunque sea de forma temporal, pero todo dependerá de cuánto se alargue esta situación excepcional por la Covid-19.

Desde la FEV trabajan estos días para trasladar a las autoridades la necesidad de adoptar medidas de apoyo al sector, entre ellas que las ayudas comunitarias a la promoción e inversión no se pierdan por que las empresas no puedan ejecutar los planes que tenían previstos inicialmente.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

Las exportaciones vitivinícolas de la UE crecieron casi un 5% y en 589 M€ en 2019

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Exportación vitivinícola vía marítima. (photo: )

Exportación vitivinícola vía marítima.

Las exportaciones de vino (más vermut, sidra y vinagre) de la Unión Europea crecieron durante el pasado año en valor un 4,8% y en 589 millones de euros respecto al ejercicio de 2018, marcando un nuevo récord histórico de ventas en terceros países por importe de unos 12.796 millones de euros, según el avance de datos de comercio exterior de alimentos y bebidas de la Comisión Europea.

En diciembre de 2019, las ventas al exterior de la Unión alcanzaron los 1.024 millones de euros, con un incremento del 9,4% y de 88 M€ respecto a ese mismo mes del año anterior.

Este sector exportador ocupó, como en años anteriores, el primer lugar como sector exportador de la UE, equivalente a casi un 8,5% del valor total de las exportaciones de alimentos y bebidas realizadas por los países comunitarios.

Muy cerca del sector vitivinícola se situó el de bebidas espirituosas y licores, que reportó unos ingresos por importe de 12.468 millones de euros, con un alza del 9,9% y de 1.125 millones en relación al año anterior.

La Unión Europea marcó un nuevo récord de exportaciones agroalimentarias durante el ejercicio de 2019 por importe de 151.248 M€, con un alza del 10% y de 13.775 millones respecto al año anterior. Casi un 4,3% del aumento fue aportado por el sector vitivinícola.

Importaciones

Por el lado de las importaciones, la UE adquirió de países terceros (vino, vermut, sidra y vinagre) mercancías por valor de 2.779 millones de euros, con un incremento del 2% y de 42 millones más en relación al ejercicio de 2018. En diciembre pasado, esas compras representaron 209 millones de euros, un 3% y 7 millones más que en ese mismo mes de 2018.

Las importaciones de bebidas espirituosas y licores supusieron una factura durante el pasado año de 1.587 millones de euros, un 7% y 125 millones menos que en 2018, elevándose en diciembre a 141 millones, un 46% y 44 millones más.

Las importaciones del sector vitivinícola representaron un 2,33% de las importaciones totales de alimentos y bebidas por parte de la UE, que se elevaron a 119.283 millones de euros, con un alza del 2,5% y de 2.874 millones respecto a 2018. De ese aumento, este sector apenas aportó un 1,5% del incremento total.

En diciembre pasado, las importaciones agroalimentarias de la UE sumaron 9.466 millones de euros, con un alza del 1,1% y de 104 millones.

El saldo del comercio exterior (relación entre exportaciones e importaciones) en el sector vitivinícola fue en 2019 ampliamente positivo a la UE, como viene siendo habitual, con un superávit de más de 10.000 millones de euros en 2019, en concreto, de 10.017 millones, frente a los 9.470 millones de superávit de 2018, resultado este último de restar a unas exportaciones por valor de 12.207 M€, unas importaciones por importe de 2.737 millones.

Es decir, el superávit comercial vitivinícola aumentó casi un 5,8% y en 547 millones entre ambos ejercicios y representó el 31,3% del superávit comercial agroalimentario total de la UE, que aumentó un 51,8% en 2019 y en 10.901 M€, representando un 5% de ese aumento global.

En diciembre de 2019, ese superávit comercial con el exterior en el sector vitivinícola fue de 816 millones de euros, con un alza del 11,1% y de 81 millones en relación al que se dio en diciembre de 2018 (+735 millones).

En términos generales, los principales destinos de las exportaciones agroalimentarias de la UE fueron Estados Unidos (24.317 M€, un 9,3% más); China (15.300 M€, un 37,9% más por la carne de porcino, principalmente); Suiza (8.555 M€, 3,7% más); Japón (7.657 M€, un 15,3% más) y Rusia (7.191 M€, un 8,6% más, pese al veto comercial a algunos productos).

En cuanto a las importaciones de alimentos y bebidas por la UE, los principales países originarios fueron Estados Unidos (11.799 M€, un 2,4% menos); Brasil (11.626 M€, un 2,4% menos); Ucrania (7.383 M€, un 31,2% más); China (6.146 M€, un 7,3% más) y Argentina (5.040 M€, un 1,7% menos).

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

Covid-19: El MAPA pide a Bruselas flexibilizar plazos y procedimientos en el régimen de autorizaciones de plantación de viñedo

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Calendario. FOTO: Igor Poleshchuk. (photo: Igor Poleshchuk)

Calendario. FOTO: Igor Poleshchuk.

El Ministerio de Agricultura pidió recientemente a la Comisión Europea modificar los plazos actuales en el régimen de autorizaciones de plantaciones de viñedo, con motivo de la práctica imposibilidad de cumplir con los mismos, debido a la obligación de confinamiento para frenar la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 en nuestro país.

En una misiva enviada el pasado 1 de abril por el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, al nuevo director general de la DG-Agri, el austriaco Wolfgang Burtscher, el MAPA considera urgente que la CE adopte medidas para la flexibilización de determinados plazos y requisitos de elegibilidad en relación con los pagos directos y con los programas sectoriales, como el del vino, y de otros sectores (frutas y hortalizas, apicultura), así como en el régimen de autorizaciones de plantación de viñedo.

Para este departamento, “hay razones objetivas de peso para que la Comisión ponga en marcha medidas excepcionales para determinados sectores al amparo del Reglamento 1308/2013, por el que se establece una Organización Común de Mercados para los sectores agrarios, particularmente las previsiones de los artículos 219 a 221”.

En particular, el MAPA pidió a Bruselas retrasar los plazos y flexibilizar los requisitos o exigencias establecidos en la normativa de la UE sobre aplicación de ayudas y procedimientos sectoriales, entre ellos, en el programa de apoyo al sector del vino y en el régimen de autorizaciones de plantaciones de viñedo.

Para este departamento, es necesario que la Comisión retrase, o habilite a los Estados miembros a retrasar, una serie de plazos que no va a ser posible cumplir. Pero, además, es necesario trabajar para flexibilizar algunas dificultades legislativas identificadas que, si no se superan, redundarán en perjuicio de los productores al impedir la utilización óptima de los fondos que a su disposición pone anualmente la PAC.

En ese sentido, el MAPA considera que es necesario dar seguridad jurídica, y para ello la Comisión debe retrasar, de manera generalizada todos los plazos establecidos en la normativa de la UE sobre aplicación de ayudas y procedimientos sectoriales, teniendo en cuenta que los efectos del Covid-19 puede prolongarse en el tiempo. Plazos que afectan tanto a los agricultores que reciben ayuda, como a las autoridades competentes para gestionar o aprobar dichas ayudas, incluidas las obligaciones de comunicación a la Comisión.

Asimismo, añade el MAPA, resulta necesario flexibilizar algunos requisitos y exigencias normativas que, en estos momentos, no es posible cumplir con el fin de que los agricultores puedan mantener sus ayudas sin ser sancionados por razón de esta pandemia.

Autorizaciones

En lo relativo a la regulación del potencial vitícola, el MAPA señala que los titulares de autorizaciones concedidas de plantación de viñedo se pueden encontrar con el caso de que no puedan ejecutar su autorización, dado que ahora es justo el momento de realizar las plantaciones hasta mayo, junio o julio, dependiendo de las comunidades autónomas.

La peor situación la tienen los titulares a los que les caduque la autorización en la actual campaña 2019/20 y no puedan ejercerla, siendo sancionados por ello, según el artículo 62.3 del Reglamento (UE) 1308/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo.

Aunque aún no se conocía la decisión de la CE, desde el MAPA se confiaba en que los Estados miembros pudiesen ampliar el periodo de vigencia de las autorizaciones de plantaciones establecido en dicho artículo, que caduquen en la presente campaña y no puedan ser ejecutadas por las actuales circunstancias excepcionales, con el fin de que sus titulares no vean mermados sus derechos; o bien, como mínimo, que puedan exceptuarse de aplicar dichas sanciones a los titulares que no ejecuten una autorización antes de que finalice el plazo de vigencia por el mismo motivo.

Asimismo, desde el MAPA se señala que los titulares de una resolución de arranque, que hayan presentado una solicitud de autorización de replantación después del 15 de enero de 2020, o pretendan presentarla hasta el 30 de abril de 2020, podrán perder una campaña para plantar, debido a las dificultades para presentar su solicitud (sólo es posible por vía telemática) y a los retrasos que se van a producir en la tramitación de la misma.

Como en el contexto anterior, según el MAPA, dicha situación es más grave para aquellos viticultores cuya resolución de arranque caduque en la campaña 2019/20 actual. Por tanto, desde este departamento se pide a la CE que los Estados miembros deberían poder retrasar en ese supuesto el plazo del primer párrafo del artículo 9.1 del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/274 de la Comisión, en el que se indica que “los Estados miembros pueden disponer que la presentación de solicitudes de autorizaciones para replantaciones pueda realizarse hasta el final de la segunda campaña vitícola siguiente a aquella en que haya tenido lugar el arranque”.

Además, en las actuales circunstancias excepcionales, muchos solicitantes de una autorización de replantación anticipada no podrán arrancar la superficie de viñedo por la que se comprometieron en el plazo establecido (segundo párrafo del artículo 5 del Reglamento Delegado (UE) 2018/273 de la Comisión), por lo que, según demanda el MAPA, los Estados miembros deberían poder aplazarlo en estas circunstancias excepcionales.

Igualmente, debido a esta situación de estado de alarma excepcional, el procedimiento para la concesión de autorizaciones de nuevas plantaciones, cuyo plazo de presentación ya se ha cerrado en España y se está realizando la valoración de las mismas, puede verse afectado, de forma que se tengan que aplazar las fechas para la comunicación de las solicitudes admisibles y concedidas. Al respecto, el MAPA señala que no se podrá cumplir con el plazo del segundo párrafo del artículo 7.2 del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/274, que establece que, a más tardar el 1 de agosto los Estados miembros concederán las autorizaciones a los solicitantes. Por ello, se demanda a Bruselas que se pueda ampliar dicho plazo en estas circunstancias excepcionales.

De la misma manera, por dicha situación excepcional, el MAPA considera que el procedimiento de concesión de autorizaciones de replantación y de conversiones de derechos en autorizaciones se verá afectado, ya que estas autorizaciones se pueden presentar en cualquier momento del año, siendo difícil cumplir el plazo establecido en el tercer párrafo del artículo 9.1 del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/274, por el que los Estados miembros deberán conceder automáticamente estas autorizaciones en el plazo de tres meses, a partir de la presentación de las solicitudes. Al respecto, el MAPA pide a la CE que los Estados miembros pueda ampliar dicho plazo en estas circunstancias excepcionales.

Incumplir plazos

Como todo va en cadena, consecuentemente, si la concesión de autorizaciones de viñedo va a sufrir retrasos, la notificación a la Comisión Europea de la información relativa a las autorizaciones concedidas debería aplazarse en la misma medida y por tanto el plazo (artículo 33.2 del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/274 de la Comisión) debería ser retrasado.

En línea con todo esto, los Estados miembros deberían poder retrasar también los plazos establecidos (artículo 46 del Reglamento Delegado (UE) 2018/273 de la Comisión), relativos a la aplicación de sanciones por no arrancar una plantación sin autorización, cuando no se puedan cumplir por estas circunstancias excepcionales, equiparables a los efectos prácticos, a una causa de fuerza mayor.

El MAPA señala también a la Comisión Europea que, en caso de que la situación de excepcionalidad se alargue en el tiempo, también será difícil cumplir con otra serie de plazos establecidos en la normativa comunitaria, por lo que debería contemplarse la posibilidad de su aplazamiento en los aspectos siguientes:

a) Notificación de la información sobre superficie plantada de viñedo; plantaciones realizadas sin autorización, y plantaciones ilegales e irregulares en la campaña anterior, y sobre el procedimiento para la concesión de autorizaciones de nuevas plantaciones en 2021. (Artículo 33.1 del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/274 de la Comisión).

b) Publicación de las decisiones sobre autorizaciones de nuevas plantaciones en 2021. (Artículo 3.1 del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/274 de la Comisión).

c) Apertura del plazo de presentación de solicitudes de nuevas plantaciones en 2021 (Artículo 6.1 del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/274 de la Comisión.).

d) Plazo de solicitud de autorizaciones de conversión y vigencia de las mismas. (Apartados 1 y 2 del artículo 68 del Reglamento (UE) 1308/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo.).

Flexibilización de actuaciones

Por otro lado, en las actuales circunstancias, el Ministerio de Agricultura plantea a la Comisión Europea una flexibilización de algunos de los procedimientos necesarios en el régimen de autorizaciones de plantaciones de viñedo. En concreto, considera que ahora mismo es difícil realizar los controles relativos al sistema de autorizaciones de plantaciones de viñedo y registro vitícola (artículo 81 del Reglamento (CE) 555/2008 y del artículo 31 del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/274), en especial, en lo referido a los controles sobre el terreno, por lo que, según el MAPA, se debería conceder mayor flexibilidad en su realización, en el sentido de lo solicitado por España para los controles de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC).

Asimismo, el MAPA plantea flexibilizaciones de procedimiento necesarias en el Programa de Apoyo al sector del vino (PASVE), como que se exima, en casos de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, de penalización, si no se ha podido ejecutar en la totalidad de la superficie (artículo 54.4 del Reglamento Delegado (UE) nº 1149/2016).

En este sentido, el MAPA plantea proceder, en el caso de operaciones bienales, aprobadas en 2018 y que tenían prevista su finalización en 2020, a alargar un año más su ejecución. Puesto que, en el PASVE, presentado a la CE en julio de 2017, para la convocatoria de ayudas de 2018, se contemplaban únicamente operaciones anuales y bienales para la medida de reestructuración y reconversión de viñedo, el MAPA pregunta a la Comisión si ve necesaria una modificación de dicho Programa de Apoyo y la correspondiente comunicación vía Isamm.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

 

Covid-19: Varios países empiezan a valorar la necesidad de una destilación de vino en la UE

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Algunos Estados miembros de la Unión Europea podrían estar barajando ya solicitar a la Comisión Europea que abra una destilación de vino en la UE, que podría ser de crisis o no, como medida para hacer frente al exceso de oferta que se observa en la mayoría de los países ante el recorte de la demanda producido por el cierre del canal de hostelería y restauración (Horeca) para afrontar la crisis sanitaria del Covid-19 y el elevado nivel de existencias.

Así se puso de relieve en la última reunión, el pasado 6 de abril, del Comité Especial Agrícola del Consejo de Ministros, organismo preparatorio de la agenda del mismo y, previsiblemente, vuelva a ser tratado en la misma reunión del dicho Comité del próximo 21 de abril.

La propuesta aún está en una fase muy inicial, porque tampoco se conoce ni las condiciones sobre el volumen, ni el tipo de vino a destilar, ni el calendario de activación, ni su posible coste, ni cómo podría ser financiada. Mientras que algunos países abogan por fondos “ad hoc”, extraordinarios para una situación calificada también de extraordinaria, otros consideran que podría llevarse a cabo a través de los fondos en que está dotado el Programa Nacionales de Apoyo (PNA) al sector vitivinícola, que contempla como medida la destilación de subproductos de la vinificación, que es una medida más de índole medioambiental, y la destilación de crisis, que prácticamente había desaparecido del “mapa” de medidas a aplicar en la nueva programación 2019-2023.

El problema de que se financie con fondos del PNA y no con fondos extraordinarios es que restaría financiación para el resto de medidas que, vista la situación, tampoco son fáciles de aplicar en la actualidad, aunque desde el sector se ha pedido que el dinero que no pueda ser ejecutado ahora, sobre todo en promoción, no se pierda y pueda gastarse en el ejercicio siguiente.

Canal Horeca

Esta medida sería una más dentro del listado de medidas que viene demandando el propio sector, sobre todo de flexibilización y prórroga de plazos en los distintos procedimientos de actuación en los programas de apoyo al sector y de gestión del potencial vitícola comunitario.

El cierre del canal Horeca, donde se venden los vinos de mayor valor añadido y con más margen de rentabilidad, está haciendo bastante daño al sector, ya que hacia ese destino se dirigen, según fuentes de la FEV, alrededor del 40% de las ventas interiores totales.

El incremento de las ventas en supermercados y tiendas de alimentación para su consumo en hogar, así como el mayor auge de las ventas online, no compensa el cierre de bares, restaurantes y hoteles, así como de los comedores colectivos, ni de tiendas físicas especializadas. Además, el vino que se comercializa es de un precio bastante inferior, frente al de mayor precio de los vinos del canal Horeca.

Por el lado de las exportaciones, la situación es bastante desigual, con el temor de que también esté afectando a las ventas del exterior el cierre del canal Horeca en la mayor parte de los países afectados por el coronavirus, aunque en menor medida que en el nuestro.

Según estimaciones del Comité de Vinos (CEEV), el cierre del canal on-trade (Horeca), afectaría directamente a alrededor del 30% del consumo total de vino en volumen, pero el impacto en el valor ascendería al 55% del total, aproximadamente.

Aunque los supermercados también ofrecen vinos premium a precios muy altos, la mayoría de los vinos que comercializan son de gama media y baja.

Las bodegas aguantan como pueden la actividad, intentando no ir sin más hacia la regulación de empleo temporal (ERTE), salvo quizás en el área de marketing-comercial, estableciendo turnos de trabajo, adelantando vacaciones a parte del personal empleado, etcétera.

Además, muchas bodegas que habían apostado por el enoturismo, como un factor más de ingresos, sí están notando más la actual crisis sanitaria, por ahora, ya que esta actividad se ha paralizado totalmente en este tiempo y no se sabe cuándo se volverá a normalizar. Como también existe bastante incertidumbre y pesimismo sobre el desarrollo de la campaña turística del próximo verano, por la caída esperada de turistas foráneos.

Con la vendimia 2020 en la mente

Por último, aunque aún no es causa de excesiva preocupación, sí se empieza a mirar hacia la próxima vendimia de la nueva campaña 2020/21, cuando se necesite mano de obra para la cosecha. Para entonces, se espera que la situación del Covid-19 haya entrado en un periodo de más o menos normalización y no exista ningún problema laboral.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

 

Las burbujas dominan en Twitter entre los líderes de opinión del sector

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

El vino espumoso sigue siendo tendencia, de hecho, esta categoría vitivinícola fue la más mencionada por los expertos del sector en sus perfiles de Twitter, según un reciente análisis estadístico elaborado por GlobalData. El incremento trimestre a trimestre de sus menciones fue del 33%.

El análisis de la plataforma de líderes de opinión de vino de, que hace un seguimiento de los expertos de la industria del vino y de sus discusiones en Twitter sobre las tendencias emergentes, las percepciones y las perspectivas generales, los nuevos campos de innovación y tecnología, y otras áreas populares en esta red social, reveló que, dentro de los espumosos, el champagne es el segmento más popular en la categoría de vinos espumosos durante el segundo semestre de 2019, por delante del prosecco.

Además de las tendencias de consumo, con fenómenos recientes como el prosecco o el éxito exportador del cava, a nivel de investigación y de desarrollo también ha sido un periodo el reciente de numerosos avances técnicos, por lo que, a juicio de Amandeep Gill, este incremento de las menciones del vino espumoso en Twitter no es de extrañar.

Según las estadísticas facilitadas por GlobalData, entre los “influencers” del sector del vino, el vino espumoso acaparó el 64% de sus menciones. Duplicando sobradamente a las menciones del vino tranquilo (31%) y a años luz del vino fortificado (5% de las menciones en Twitter), con el vino de Jerez entre los más mencionados en esta categoría.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.