Topic:

Comercio internacional

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Entre Estados Unidos y Rusia se han propuesto generarnos un fuerte dolor de cabeza y un nuevo problema a nuestras exportaciones. Uno porque considera que el vino puede ser un producto con el hacerse fuerte en su política de proteccionismo y vender ante sus votantes que mantiene una política de mano dura frente los estados que se “aprovechan” de la generosidad de los Estados Unidos; y el otro porque el sector vitivinícola de ese país le presiona para que endurezca la importación de vinos alegando la necesidad de apoyar económicamente al sector que se encuentro en clara expansión y requiere de recursos económicos para poder hacerlo. Además en este caso, no solo piden un nuevo impuesto al vino importado, sino que se generen también barreras arancelarias a modo de endurecimiento de los controles de calidad y la exigencia de análisis de los vinos cuando están en los comercios; así como el establecimiento de un precio mínimo como el que ya existe para los vinos espumosos que es de 2,25€ por botella.

Las repercusiones que para nuestro sector pudieran tener estas políticas de marcha atrás en la globalización y apertura de los mercados y que cada vez más parecen estar tomando fuerza, amenazando la misma base filosófica sobre la que se fundó la Unión Europea, son impredecibles.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 04-07-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 27-06-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

La protección del racimo

 Publicado el por BASF (colaborador)

Programa de tratamientos (photo: )

Programa de tratamientos

Los factores que determinan una buena calidad del racimo son varios; clima, suelo, poda, adaptación de las variedades, labores culturales, etc...., pero nos queremos centrar en los factores derivados de los ataques de plagas y enfermedades. Dentro de ellos, los problemas más graves, para la calidad de la uva, en el estado sanitario de los racimos son los que hacen referencia a las enfermedades y no a plagas, enfermedades como mildiu, oídio y botrytis. Pensando en la producción de uva de alta calidad no parece que se pueda admitir la más mínima proporción de racimos afectados por alguna de estas enfermedades.

Un ataque de enfermedades nos supone el riesgo de tener un efecto negativo en la calidad del vino. También aparecen problemas fermentativos no deseados que hay que solucionar. Además, puede suponer un impacto sobre la maduración de las uvas y un retraso de la madurez fenólica, retraso en el crecimiento de la baya, fragilidad de la pulpa, disminución de la producción, mayores costes en la vendimia al tener que separar los racimos sanos de los podridos, etc…Una buena gestión en el control de estas enfermedades es vital por todos estos efectos negativos ya mencionados.

Con este objetivo presente, BASF pone a disposición de los viticultores la familia de productos Enervin®, gama que reúne todas las ventajas del fungicida líder en viña, con los nuevos beneficios de Initium®, la revolucionaria molécula desarrollada por BASF para el control del mildiu. Consigue un racimo perfecto con la familia Enervin®, la solución anti mildiu que se adapta a cada momento del cultivo.

La gama está compuesta por Enervin® Pro (Initium® + Fosfonato Potásico), Enervin® Top (Initium® + Metiram) y Enervin® Duo SC (Initium® + Dimetomorf). El primero de ellos ofrece protección sistémica que refuerza las defensas de la viña, el segundo de los productos combina una doble protección preventiva y el último  es excelente en situaciones de alta presión de mildiu, al unir la protección de Initium® con el poder curativo de Dimetomorf.

Por otro lado, BASF ha puesto en marcha Agro-Radar, un nuevo servicio online basado en alertas y asesoramiento técnico personalizado. Cualquier agricultor registrado podrá recibir alertas sobre situaciones que puedan poner en riesgo sus cultivos.

Más información en www.agro.basf.es

Recorrido por tres décadas de historia de los vinos de Valtravieso

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Valtravieso Bodegas y Viñedos se fundó en 1984, con la plantación de las primeras vides en la Finca La Revilla, en un páramo de la Ribera del Duero a unos 915 metros sobre el nivel del mar. Todo un viñedo de altura, óptimo para elaboración de vinos finos. Diez años más tarde se elaboraba la primera añada. Con la llegada, en 2002, de la familia González Beteré y un nuevo equipo de gestión arranca el “nuevo Valtravieso”, que impulsa la construcción de una nueva bodega.

El pasado 28 de junio, la bodega organizó en Madrid una interesante cata vertical por tres décadas de historia, guiada por el enólogo de Valtravieso, Ricardo Velasco, en la que se compararon tres pares de añadas del crianza de la bodega que han marcado la historia de la bodega. Una apuesta honesta la de hacer esta presentación con el crianza, que a la postre es el vino que más éxito de ventas tiene y el que más reconoce el público; y no con los vinos de más alta gama.

Arrancó el recorrido con Valtravieso Crianza 1994 (Tinta Fina, Cabernet Sauvignon y Merlot), que se mantuvo elegante, con una nariz compleja en la que encontramos agradables torrefactos y concentración. Siguió Valtravieso Crianza 1995, mismo coupage, en la que el factor añada se traduce en finura y delicadeza.

El siguiente emparejamiento lo inició Valtravieso Crianza 2004, que sigue jugando con la misma tríada de uvas. Año de mucha concentración, que dio como resultado un vino con sensación más licorosa y denso. Por su parte, Valtravieso Crianza 2005, de vendimia más adelantada, se expresó con mayor ligereza en nariz y una ligera astringencia.

Cerró la cata Valtravieso Crianza 2014, encontramos de nuevo la Tinta Fina predominante, acompañada de Cabernet Sauvignon y Merlot, de la finca propia y de viticultores controlados. Un Ribera con buena acidez, fresco y con el alcohol perfectamente integrado. Llamado a mejorar en botella. Y su par fue Valtravieso Crianza 2015, hijo de una cosecha muy equilibrada en la que abunda la fruta negra bien madurada, equilibrada con una magnífica acidez.