Topic:

El viñedo en producción integrada bajó un 29%, hasta 17.885 ha, en 2014

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Tablas en pdf adjunto.

Según la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura, el cultivo de viñedo en producción integrada volvió a descender, un año más, durante 2014, en esta ocasión unas 7.292 hectáreas (-29%), bajando a 17.885 hectáreas, tras la caída de unas 6.259 hectáreas un año antes.

Desde el año 2004, la superficie de cultivo que aplica técnicas de producción integrada ha aumentado, tras el descenso del pasado año, apenas 924 hectáreas más de viñedo, un 6% más, ya que entonces sumaba 16.929 hectáreas, como se contempla en el cuadro adjunto.

Cavas y vinos siguen siendo los que más crecen en libreservicio entre enero y abril según Nielsen

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Tablas en pdf adjunto.

El valor de las ventas de vinos tranquilos y espumosos en libreservicio (hipermercados, supermercados, tiendas tradicionales y especialistas) en España durante los cuatro primeros meses de 2015 alcanzó la cifra de 397 millones de euros, según el último informe Market Trends España de la consultora Nielsen.

La FEV, partidaria de indicar la adición de azúcar exógeno en el vino si prosperan los cambios del PE en el etiquetado

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La Federación Española del Vino (FEV), patronal sectorial de la industria y el comercio vitivinícola de nuestro país, se muestra partidaria de que se indique también la adición de azúcar exógeno en el vino si finalmente se llevaran a cabo las propuestas que en materia de etiquetado aprobó recientemente el Parlamento Europeo. De esta forma, añade la FEV, los consumidores podrán saber y conocer qué vinos han sido sometidos a la práctica de la “chaptalización”, que está prohibida en España, pero que es utilizada por otros países productores, como Francia y Alemania, ante la baja graduación alcohólica natural de sus vinos.

Para esta Federación, “cualquier iniciativa orientada a establecer nuevas obligaciones en el etiquetado del vino puede suponer una fragmentación del Mercado Único y un aumento de las trabas a la libre circulación de los productos”. De esta forma, añade, “la mejora de la competitividad que se consigue con el mantenimiento de los fondos de promoción, se anula en parte con estas otras iniciativas”.

Como ya dio a conocer profusamente la SeVi, el Parlamento Europeo instó el pasado 29 de abril a la Comisión Europea a plantear, como tarde en 2016, medidas para incluir en el etiquetado de las bebidas alcohólicas, incluido el vino, información sobre su contenido energético (en calorías), y reclamó una nueva estrategia europea en materia de alcohol, con el fin último de reducir el consumo entre menores e incluir avisos o advertencias (“warnings”) en las etiquetas sobre los riesgos de la ingesta de este tipo de bebidas sobre los riesgos en la conducción y en las mujeres embarazada.

La FEV, como el resto del sector vitivinícola, celebró finalmente el apoyo europeo a los fondos públicos de promoción del vino, siempre y cuando estas ayudas estén incluidas en la legislación en materia de agricultura o en las medidas de promoción horizontal, tras la introducción de una enmienda en el texto final de la moción sobre la futura estrategia en materia de alcohol de la Unión Europea.

Para Pau Roca, secretario general de la FEV, “se trata de una buena noticia, que muestra la sensibilidad y receptividad de los eurodiputados españoles en relación a la carta que las organizaciones sectoriales escribieron días atrás, solicitando el apoyo de los parlamentarios sobre este asunto, ya que nos va a permitir seguir en la línea de intentar recuperar el consumo interno de vino en nuestro país”.

Dudosa eficacia

Sin embargo, la moción incluyó también otras propuestas, cuya eficacia despierta muchas dudas para la FEV, como es el caso del etiquetado nutricional y de ingredientes en el vino o la inclusión de advertencias sanitarias en las etiquetas.

La Federación, como no puede ser de otra forma, es partidaria de que los consumidores estén debidamente informados sobre los productos que adquieren, “pero no cree que este tipo de medidas contribuyan al objetivo de la estrategia en materia de alcohol de la UE, que es luchar contra el consumo excesivo y abusivo”.

Respecto al etiquetado nutricional y de ingredientes, la moción aprobada no tiene en cuenta la especificidad de un producto, como el vino, cuyas particulares características de producción hacen imposible determinar con antelación su composición exacta desde un punto de vista nutricional ya que, por ejemplo, “las proporciones de alcohol y azúcar pueden evolucionar con el tiempo, incluso después de haber embotellado el producto”.

Además, añade la FEV, “el coste de incluir este tipo de etiquetado en todos los idiomas de la UE supondría un perjuicio sin precedentes para los productores de vino en comparación con otros productos alimenticios, industriales y de bebidas, con enormes costes adicionales para un sector que está compuesto en gran parte por microempresas y “pymes”.

Para la FEV y el sector vitivinícola, se trata, por tanto, de “una medida desproporcionada, que no ayuda a prevenir el consumo abusivo de alcohol, pues en la actualidad existen otras fuentes de información al consumidor, más allá del etiquetado, que hacen compatible la transparencia en la comunicación con el respeto a la especificidad y la competitividad del sector vitivinícola español”.

En relación a la posible inclusión de alertas sanitarias en el etiquetado de las bebidas alcohólicas, la FEV advierte también que se trata de una iniciativa de la que no existen evidencias sobre su eficacia en atajar el consumo abusivo.

Nueva Estrategia

A finales de abril, los eurodiputados solicitaron a la Comisión Europea que “empiece a trabajar inmediatamente en la nueva Estrategia de la UE en materia de alcohol 2016-2022 para ayudar a los países a lidiar con los daños que produce el consumo excesivo de alcohol.

Esta nueva Estrategia debería incluir la recopilación de datos fiables, la mejora de la prevención y el tratamiento, la reducción de los accidentes causados por la conducción bajo los efectos del alcohol y el análisis de los diferentes patrones de consumo.

En este sentido, la CE deberá evaluar si la obligatoriedad de informar a los consumidores sobre los ingredientes y contenido nutricional ha de aplicarse a las bebidas alcohólicas y tendrá que presentar una propuesta legislativa, a más tardar en 2016 sobre la indicación de manera clara en el etiquetado del contenido calórico.

Los eurodiputados también quieren que la Comisión Europea evalúe si en las etiquetas de las bebidas alcohólicas se debe desaconsejar a las mujeres embarazadas el consumo de alcohol e incluir advertencias sobre el riesgo de conducir bebido.

El PE reclama también a los Estados miembros que protejan a los jóvenes, mediante una aplicación estricta de las limitaciones de edad y recomienda que vigilen el efecto de la publicidad del alcohol en la juventud, tratando de limitar su exposición a estos anuncios. Además, los países deben contemplar medidas para evitar la venta de alcohol muy barato.

Bruselas deberá afrontar igualmente la cuestión de la venta transfronteriza de alcohol vía Internet y los Estados tendrán que poner en marcha campañas que conciencien sobre los peligros del consumo masivo de alcohol, en especial para los menores, incrementando a la vez los esfuerzos para reducir los accidentes de tráfico vinculados al alcohol.

Por último, la Eurocámara demanda tanto a la Comisión, como a los Estados miembros para que inviertan en educación y hagan hincapié en las consecuencias sociales y sanitarias del consumo nocivo de alcohol, promoviendo la moderación y la responsabilidad en la ingesta de bebidas alcohólicas.

Bruselas flexibilizará algunos aspectos de las medidas de los planes de apoyo al sector vitivinícola

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Sede de la Comisión Europea. FOTO: Amio Cajander. (photo: )

Sede de la Comisión Europea. FOTO: Amio Cajander.

La Comisión Europea ha elaborado sendos borradores de proyectos de Reglamentos de Actos Delegados y de Ejecución sobre los Programas Nacionales de Apoyo al sector vitivinícola, que constituirán el nuevo marco de estas ayudas, adaptando toda esta normativa comunitaria, en este caso del Reglamento (CE) 555/2008, al Tratado de Lisboa, introduciendo cierta flexibilización en las solicitudes.

Como es conocido, la normativa de aplicación de la OCM del Vino, al igual que el resto de normativa europea, está siendo adaptada a lo que establece el Tratado de Lisboa, y los reglamentos de aplicación de la misma se están convirtiendo en reglamentos de actos delegados y de actos de ejecución, con la intervención del Parlamento Europeo en el citado proceso de conversión.

Esto es lo que ha pasado ya con los reglamentos sobre el sistema de autorizaciones de plantación de viñedo y así sucederá posteriormente también con las normativas comunitarias que regulen las D.O.P./I.G.P., las de etiquetado y la de prácticas enológicas.

Tiempo de iniciativas

 Publicado el por José Vicente Guillem (colaborador)

Es tiempo de iniciativas desde y para el sector vitivinícola. (photo: )

Es tiempo de iniciativas desde y para el sector vitivinícola.

Cuando todo indica que estamos ante un necesario cambio de modelo económico basado en el conocimiento como elemento diferenciador y en tres firmes pilares: competitividad, valor añadido y sostenibilidad, el sector vitivinícola debe prepararse para una próxima toma de decisiones al objeto cumplimentar y complementar estas tres coordenadas.

Sin evaluar los años pasados de relativismo, de contemplaciones y medias tintas, de subvenciones acomodadas y acuerdos a medio cumplir, etc., ha llegado el momento de tomar iniciativas tendentes a reforzar la presencia de la viña y el vino en la sociedad, desde todos los ángulos propios del sector agroalimentario en que estamos encuadramos.