Topic:

Mercados 10/09/2014

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Nace la web Spanish Wine Lover, bilingüe y sobre el vino español

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La web de Spanish Wine Lover. (photo: )

La web de Spanish Wine Lover.

Ya está online la web www.spanishwinelover.com, el proyecto de la periodista especializada Amaya Cervera que busca acercar nuestras bodegas, regiones, etiquetas y paisajes a los amantes del vino de todo el mundo.

El formato bilingüe (inglés/castellano) responde a la internacionalización creciente de los vinos españoles y de los mercados del vino, así como del dominio claro del inglés en la comunicación en materia de vinos.

Spanish Wine Lover es una web responsive diseñada para PCs y tablets, y con adaptación a móviles. Está integrada por tres bloques fundamentales de contenido:

  • Descubre vino español en el mundo. Información sobre los mejores lugares para comprar y disfrutar de los vinos españoles en el mundo (restaurantes, tiendas, venta on-line, importadores especializados, etc.), gracias a la cobertura de corresponsales de fuera y dentro de España en continuo movimiento.
  • Conoce todo sobre el vino español. Personajes, regiones, terruños, variedades de uvas, elementos básicos sobre el vino español... Todos los meses, además, se analiza una bodega dentro de la sección Bodega destacada.
  • Disfruta del vino en España. Información sobre los mejores lugares para disfrutar del vino en España (tiendas, restaurantes, recomendaciones, propuestas de enoturismo).

 Y tres bases de datos:

  • Bodegas. Con la firmas más relevantes del país, su filosofía, carácter diferencial, gama de vinos y, en algunos casos, información actualizada sobre dónde encontrar sus vinos.
  • Vinos. Notas de todos los vinos catados por SWL con un buscador específico que permite realizar búsquedas cruzadas.
  • Direcciones. Restaurantes, tiendas, formación, agencias y otros lugares recomendados

Además intentará contar el vino en imágenes gracias al blog fotográfico asociado a la web y gestionado por Pepe Franco, uno de los profesionales que, cámara en mano, más concienzudamente ha radiografíado el mundo del vino español.

El equipo

Amaya Cervera lleva más de 15 años trabajando como periodista de vinos para distintas guías, publicaciones y empresas de referencia del sector en España como el grupo Peñín y Todovino. Está convencida de que “nunca ha habido tanto que decir sobre el vino español como en este increíble momento de efervescencia y descubrimiento de terruños y uvas” y espera que Spanish Wine Lover, gracia a su formato inglés-castellano, “contribuya a acercar nuestras bodegas, regiones, etiquetas y paisajes a los amantes del vino”.

Yolanda Ortiz de Arri, periodista con una amplia experiencia en medios ingleses como el Financial Times y una formación en vinos avalada por el WSET Advanced, es responsable de la edición inglesa de Spanish Wine Lover.

La web cuenta también con el asesoramiento y la colaboración del experto en variedades de uva y director de la Colección de Vides de El Encín, Félix Cabello, así como con las colaboraciones de otros muchos amantes del vino y conocedores de algunos de los principales mercados de destino de las etiquetas españolas.

La UE aporta 1,6 millones para investigar el uso de la energía solar en viñedos

 Publicado el por Efe (colaborador)

Demostrar la rentabilidad de las energías renovables y facilitar su implantación en el sector vitivinícola es uno de los objetivos del proyecto Life+Rewind, dotado con 1,6 millones de euros, que la UE ha concedido a un consorcio liderado por la Universidad de Zaragoza (UZ).

Este trabajo, que se desarrollará a lo largo de tres años, incluye la instalación y utilización de dos prototipos de producción de energía fotovoltaica en el viñedo y la bodega de Viñas del Vero, en Barbastro (Huesca), han informado hoy fuentes de la UZ.

Este proyecto, coordinado por Javier Carroquino y con José Luis Bernal, como investigador principal, contempla la instalación de dos prototipos en la explotación de Viñas del Vero en Barbastro, uno en un viñedo y otro en una bodega.

El prototipo del viñedo alimentará el bombeo de riego por goteo del cultivo y con la energía excedentaria producirá hidrógeno mediante hidrólisis del agua.

Este hidrógeno se utilizará a su vez en la misma explotación en un vehículo de trabajo multiusos adaptado, al que se le incorporará una pila de combustible.

En cuanto al prototipo instalado en la bodega, alimentará de electricidad la Estación Depuradora de Aguas Residuales y será capaz de funcionar tanto aislado de la red eléctrica como conectado a ella, en las diversas modalidades de autoconsumo.

Entre los resultados que se espera obtener está la reducción de emisiones de CO2 asociadas al proceso y al producto, aspecto importante dado que el sector del vino va a comenzar a tener en cuenta esas emisiones e incluso a reseñarlas en el etiquetado de sus productos.

Las aplicaciones de este proyecto se difundirán en España y en la Europa meridional, donde está extendido el cultivo de la vid y la producción de vino.

La explotación de Huesca forma parte del consorcio investigador, junto al Laboratorio de Investigación en Fluidodinámica y Tecnologías de la Combustión (Liftec), centro mixto del CSIC y la UZ, y la empresa de ingeniería Intergia Energía Sostenible.

El equipo humano del proyecto está formado por personal investigador de la Universidad de Zaragoza y del Liftec, así como técnicos de las empresas Viñas del Vero e Intergia.

Bodegas Franco Españolas trabaja con la Universidad de La Rioja en un proyecto de investigación con motivo de su 125º aniversario

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Firma del convenio. (photo: )

Firma del convenio.

José Arnáez Vadillo, rector de la Universidad de La Rioja, y Carlos Eguizábal Alonso, presidente de Bodegas Franco-Españolas, han suscrito un contrato para el desarrollo del proyecto de investigación “El vino y la ciudad, éxitos. 125 años de Bodegas Franco-Españolas” que, con motivo de su próximo 125º aniversario, recoja no solo la historia de la bodega sino los hitos más importantes de Logroño y de la historia del vino.

El 125º aniversario de Bodegas Franco-Españolas es el eje del proyecto, que se plasmará en un libro sobre su historia. José Luis Gómez Urdáñez, catedrático de Historia Moderna por la Universidad de La Rioja, dirigirá el proyecto, que será financiado por Bodegas Franco-Españolas con 5.000 €. El equipo de investigadores estará formado, además, por los doctores Sara Bustos, Emma Juaneda y César Luena.

Bodegas Franco-Españolas fue creada en 1890 en el contexto histórico del auge de viñas y bodegas que se mantenía en La Rioja desde unos treinta años antes. La llegada a Francia de la filoxera a partir de 1860 y la destrucción de sus viñedos produjo en España un espectacular incremento de la producción de vino destinado al mercado francés. El fenómeno, que revistió condiciones especialmente favorables en La Rioja (bien comunicada por el ferrocarril y con una tradición vitivinícola probada a lo largo de los siglos), ha sido estudiado en sus líneas generales.

A La Rioja llegaron negotians franceses, pero también enólogos y, desde luego, capitales con los que mejorar la producción. Estos fueron más atraídos por el núcleo de Haro y menos por la ciudad de Logroño, donde a juzgar por cronistas locales de entonces, la elaboración del vino estaba más atrasada.

A excepción de alguna bodega de la época, que ya elaboraba vinos finos desde los años 1870, el resto de la producción dependía de los cosecheros, que elaboraban vino en bodegas situadas en los calados de la ciudad como lo habían hecho sus padres y sus abuelos, los viejos hidalgos de la Junta de Cosecheros.

Destinado al País Vasco, como vino de las tabernas, llevado allí a lomos de mula en pellejos, que le daban sabor a pez, el vino logroñés había quedado relegado del extraordinario avance que se sentía en otras zonas, liderado por las llamadas bodegas prefiloxéricas.

Así pues, Logroño, capital de provincia, iba quedando anclada en una notable decadencia, con mano de obra que había de emigrar y un avance inusitado de la pobreza, como da cuenta la profusión de instituciones caritativas creadas en esos años, empezando por La Bene. Sagasta logró traer a Logroño la Tabacalera para paliar el problema del paro y algo parecido (además de para impulsar la calidad del vino en una moderna instalación) fue el motivo de atraer capitales franceses para crear Franco-Españolas.

Los documentos del Archivo Histórico Provincial, los del Archivo Municipal de Logroño, así como los ricos fondos que conserva Bodegas Franco-Españolas son el soporte de la investigación, que se desarrollará mediante una nueva metodología cuyo objetivo básico es presentar a Franco-Españolas como testigo del discurrir de la vida de los logroñeses al otro lado del Ebro.

En los años 20 del siglo pasado se impulsó la Estación Enológica de Haro, creada en 1892, y se creó el Consejo Regulador. Una década en la que se modernizó la bodega y se incrementaron las ventas, tendencia truncada en la Guerra Civil (aunque se llegara a vender vino a los alemanes). En la posguerra el hambre obligó a arrancar los viñedos para plantar patatas y remolacha. El vino volvió a ser un producto de autoconsumo, malo y barato.

Hará falta esperar muchos años para ver resurgir de nuevo la bodega. En los años cincuenta aumenta la exportación hacia Alemania, Inglaterra, Suiza, Bélgica… y en la década de los sesenta, en los Estados Unidos. El vino de Franco-Españolas está presente también en Cuba y Venezuela.

Una nueva época sobreviene cuando las bodegas pasan a manos de Marcos Eguizábal, que a través del fútbol, el ciclismo y la pelota proyectó una imagen de dinamismo y modernidad; incluso produciendo películas como Oro fino.

Así pues, a lo largo de las diferentes épocas históricas, Franco-Españolas se ha convertido en una referencia monumental en el mundo del vino, siempre ligada a los logroñeses, pero presente en todo el mundo.

El proyecto de investigación “El vino y la ciudad, éxitos. 125 años de Bodegas Franco-Españolas” abunda en las relaciones entre Bodegas Franco-Españolas y la Universidad de La Rioja, ya que la primera fue pionera hace años al crear una Cátedra de Cultura del Vino para promover actividades formativas on-line y presenciales así como de promoción de la cultura del vino.

Isabelle Brunet vuelve a Monvínic como directora de sumilleres y jefa de sala

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Isabelle Brunet. (photo: )

Isabelle Brunet.

Isabelle Brunet se ha reincorporado este septiembre a Monvínic, después de pasar los últimos siete meses en Francia, donde ha estado trabajando en un proyecto personal. La sumiller vuelve a la que ha sido su casa desde 2008. Durante estos siete años, trabajó como sumiller y codirectora de Monvínic junto a César Cánovas, que a partir de ahora pasará a ser Brand Ambassador del local y seguirá liderando catas y eventos especiales como la Monvínic Experience.

En esta nueva etapa, Isabelle Brunet trabajará conjuntamente con Guillem Oliva, director gastronómico del espacio culinario; y Clara Saludes, responsable de administración y eventos de Monvínic.

Isabelle Brunet dispone de un currículum atípico dentro del sector. Autodidacta y con una mente abierta, se ha formado viajando por el mundo. Los viajes le han permitido conocer bodegas, ferias, vinos y observar diferentes formas de trabajar y entender el vino. Su inquietud le ha llevado a viajar por Francia, Inglaterra, Alemania, Sudáfrica, California y Nueva Zelanda, entre otros países. De todos ellos, Australia es el que la sumiller recuerda de forma más especial. Su estancia de seis meses en la prestigiosa bodega Bass Phillip le permitió sumergirse de lleno en el proceso de elaboración del vino. A día de hoy, y después de tres años de esfuerzos, Isabelle ha conseguido que Monvínic sea uno de los pocos locales de Europa que disponga de Bass Phillip en su bodega.

Nombrada mejor sumiller de España en 2013 por la Real Academia de Gastronomía de Madrid, Isabelle Brunet ha trabajado como sumiller en locales tan emblemáticos como Les Ambassadeurs y el Ritz Club de Londres, y El Bulli de Ferran Adrià.