Topic:

Estrategias no microbiológicas para reducir el grado alcohólico de los vinos

 Publicado el por Mariona Gil (colaborador), Nikolaos Kontoudakis (colaborador), Joan Miquel Canals (colaborador), Fernando Zamora (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

Es un hecho incuestionable que el contenido en alcohol de los vinos ha aumentado progresivamente durante los últimos años. Existen numerosos datos que lo confirman.

Así por ejemplo, el Instituto de Investigación del Vino de Australia (AWRI) ha constatado un incremento del grado alcohólico medio de 12,4% a 14,4% para los vinos tintos y de 12,2% a 13,2% para los vinos blancos entre 1984 y 2008 [1]. En otro ejemplo, el nivel de alcohol de los vinos de Alsacia aumentó del 9% a 12% entre 1970 y 2005 [2]. Esta tendencia también se ha observado en muchos otros países productores de vino [3].

La razón de este aumento generalizado del grado alcohólico es probablemente debida a que el mercado demanda vinos de gran concentración y harmonía. Por esta razón, los enólogos esperan a que las uvas adquieran una gran madurez aromática y fenólica lo que normalmente viene acompañado de altas concentraciones de azúcar [4].

Por otra parte, el cambio climático contribuye notablemente al aumento de esta tendencia [5,6]. Las temperaturas cada vez más altas durante el periodo de maduración hacen que la pulpa de uva madure más rápido y adquiera un grado alcohólico probable y un pH muy altos. El periodo entre el envero y la madurez industrial se acorta sin que las pieles ni especialmente las semillas hayan alcanzado su óptima madurez [7].

Delante de esta situación solo hay dos posibilidades. O bien se vendimia cuando el grado alcohólico probable y el pH lo aconsejan, o bien cuando se alcanza la adecuada madurez fenólica. En el primer caso se tiene que asumir las uvas no presentan la apropiada madurez fenólica y en el segundo que el contenido el alcohol será muy probablemente excesivo con todos los inconvenientes que ello implica [4-7].

El Magrama apuesta por la sostenibilidad

 Publicado el por Redsostal (colaborador)

 (photo: )

La industria agroalimentaria española desempeña un papel fundamental en la economía del país, ocupando el primer lugar en la rama industrial. Por esa razón, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha desarrollado el Programa para la Sostenibilidad Integral de la Industria Agroalimentaria, cuyo objetivo es el de mejorar las condiciones ambientales, sociales y económicas del sector. De esa manera, se pretende fomentar la eficiencia y la creación de valor, a través de una mejora de la sostenibilidad de la industria agroalimentaria en sus tres vertientes ambiental, social y económica.

Para ello, el Magrama ha llevado a cabo dos proyectos de forma paralela cuyo eje principal es la sostenibilidad: Redsostal y e-SIAB.

Redsostal es una plataforma que sirve de puente entre empresas e instituciones implicadas en la sostenibilidad en cualquiera de sus formas. Informa al usuario sobre la última actualidad del sector agroalimentario en términos sostenibles mediante artículos de opinión, informaciones y reportajes de empresas, en su gran mayoría Pymes, basados en sus programas de sostenibilidad. 

Dicho foro, además, sirve como punto de encuentro para todas aquellas personas o empresas relacionadas con el sector que deseen dar su opinión o quieran debatir sobre los aspectos ambiental, social y económico de la sostenibilidad en la industria agroalimentaria.

Asimismo, el Magrama ha desarrollado una herramienta de autoevaluación de la sostenibilidad en la industria agroalimentaria, denominada e-SIAB. Se trata de un barómetro de sostenibilidad que permite a la industria obtener un perfil inicial de la misma mediante la valoración cualitativa de la sostenibilidad integral de la industria (ambiental, social y económica). Tras elaborar este perfil, la herramienta ofrece la posibilidad de obtener recomendaciones y orientar a la industria sobre las posibilidades de mejora en cualquiera de los tres ámbitos.

Tras obtener la valoración cualitativa en materia de sostenibilidad integral, la herramienta e-SIAB se complementa con un decálogo, que actúa como un compromiso voluntario de mejora continua en mejora de sostenibilidad que certifique y asegure que las empresas más comprometidas son también las más competitivas, ya que establecen las mejores prácticas aceptadas por el mercado sobre el producto o la manera de gestionar aspectos sociales, económicos y medioambientales.

El sector agroalimentario es uno de los activos más importantes de nuestro país y está siendo uno de los pilares de la recuperación económica. Este sector es en todas sus fases (producción, transformación, comercialización y distribución), responsable del 8,4% del PIB nacional. En 2014, la Industria Española de Alimentación y Bebidas ha sido el primer sector industrial de la economía española, con la colaboración de unas 28.373 empresas, 355.321 empleados y unas ventas netas que en ese año ascendieron a 91.450 millones de euros, es decir, con un crecimiento de casi el 1,4% respecto a 2013.

Más información en www.redsostal.es

 

La relación entre el vino y la salud, tema protagonista en el Congreso Internacional de la Dieta Mediterránea

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Las nuevas evidencias científicas sobre los efectos beneficiosos del vino sobre la salud y su relación con la diabetes protagonizarán la conferencia inaugural del Congreso Internacional de la Dieta Mediterránea que tendrá lugar entre los días 27 y 28 de abril en el marco de Alimentaria 2016.

La prestigiosa doctora Iris Shai, investigadora y profesora de la Facultad de Ciencias de la Salud de Ben-Gurion de Negev (Israel), explicará los últimos avances en cuanto al vino y sus efectos beneficiosos en la prevención de la diabetes, según ha considerado FIVIN y su comité científico, al tratarse de una de las voces más expertas en la materia de salud y nutrición.

Shai dispone de una gran experiencia al frente de grupos de investigación relacionados con estrategias nutricionales y componentes alimentarios específicos, como el vino.

Sus estudios están caracterizados por sus imponentes niveles de innovación, creatividad y calidad en la gestión de la investigación en el campo de la medicación.

En los últimos seis años, el grupo de investigación liderado por la israelí Iris Shai ha conseguido publicar tres artículos en la revista más prestigiosa del mundo, la ‘New England Journal of Medicine’. Un logro sin precedentes en el mundo académico de la investigación y la medicina.

Las conclusiones de sus investigaciones se citan como guías para la actualización de las directrices médicas sobre nutrición y enfermedades crónicas.

Con la presencia de la doctora Iris Shai, FIVIN y Paralelo 40 confían en aportar nuevos avances en cuanto a los beneficios del consumo responsable y moderado de vino, parte de los alimentos que integran la pirámide de la Dieta Mediterránea.

Futuros sumilleres conocen los beneficios del consumo moderado de vino y cava

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Futuros sumilleres atendiendo a Lamuela. (photo: )

Futuros sumilleres atendiendo a Lamuela.

Una vez más, la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN) acerca los beneficios del consumo responsable y moderado de vino a los más jóvenes. En esta ocasión, en el curso superior de sumilleres de la Escuela de Hotelería y Turismo de la Universidad de Barcelona (CETT), donde se impartieron dos sesiones formativas.

La doctora Rosa María Lamuela, del Comité Científico de FIVIN y miembro del Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, explicó a los alumnos del curso superior los efectos beneficiosos que el consumo moderado de vino y cava tienen sobre la salud, a través de investigaciones científicas. Así como la importancia de llevar una dieta sana y equilibrada como es la reconocida mundialmente, Dieta Mediterránea, cuya pirámide de alimentos integra al vino. Los alumnos del CETT son los futuros sumilleres y comunicadores de los beneficios del consumo moderado y responsable de vino, por lo que es importante que reciban formación al respecto. Estas sesiones formativas se incluyen en el marco de actividades de la segunda parte del Programa Europeo “Wine In Moderation” dirigida a los consumidores que la FEV y FIVIN impulsan en España.

Seresco y CSIC acuerdan una colaboración científico-técnica para optimizar la gestión del viñedo

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Sensor. (photo: )

Sensor.

El Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la empresa Seresco han firmado un contrato de apoyo tecnológico, con una duración de cinco años para ofrecer a viticultores y a bodegas una plataforma de gestión de viticultura de precisión desarrollada por esta última entidad, y crear un modelo predictivo de las principales enfermedades fúngicas que atacan la vid (mildiu, oídio, botrytis y black-rot).

El CSIC, a través del Grupo de Viticultura de la Misión Biológica de Galicia, que cuenta con una trayectoria de más de tres décadas de experiencia en investigación vitivinícola, pondrá también a disposición de Seresco su conocimiento multidisciplinar sobre las principales variedades de vid de Asturias y su correspondiente zona vitícola. La intención es extrapolar posteriormente los resultados a otras zonas vitivinícolas del país.

El acuerdo tecnológico trata de perfeccionar y acercar a viticultores y bodegas una plataforma de gestión de viticultura de precisión, desarrollada por Seresco en el marco del programa Cultiva Decisiones, así como crear un modelo predictivo de las principales enfermedades en zonas vitícolas de montaña.

El grupo de investigación del CSIC cuenta con una amplia experiencia de más tres décadas en el estudio y recogida de datos vitivinícolas, sobre todo en Galicia y Asturias. Dispone de estaciones agroclimáticas en distintos viñedos asturianos, lo que permite tener diariamente numerosos parámetros climáticos (radiación solar, temperatura del suelo y del aire, humedad foliar, humedad relativa…) de cada una de las zonas.

Estos datos, posteriormente, se cruzarán con los del comportamiento de la propia planta en cada uno de estos viñedos. Asimismo, cuenta con captadores de esporas de hongos en las mismas ubicaciones, que permiten determinar la concentración de las mismas en el aire.

Durante cinco años, el CSIC prestará asesoramiento y suministrará a Seresco datos recogidos en los Concejos asturianos de Cangas del Narcea e Ibias. Todo ello permitirá a Seresco ofrecer a viticultores y bodegas asturianas una plataforma más optimizada y eficiente para una mejor gestión del viñedo, a través de las nuevas tecnologías, extrapolable también a otras zonas vitícolas.

Como parte de este contrato, Seresco y el CSIC van a unir también sus conocimientos y experiencia para desarrollar modelos de predicción de aquellas enfermedades de la vid con mayor incidencia a nivel mundial (mildiu, oídio, botrytis y black-rot). La eficacia de estos modelos se comprobará con la observación de aparición de síntomas en los viñedos y variedades de vid asturianas.

Los resultados obtenidos ayudarán a optimizar los modelos de las distintas enfermedades, cuya aparición se podrá predecir y comunicar a los viticultores, mediante Cultiva Decisiones, con suficiente antelación para que puedan aplicar los tratamientos adecuados, en el momento oportuno y solo cuando haya riesgo de ataque de la enfermedad.

Plataforma tecnológica

 

“Es un orgullo para nosotros trabajar con la principal institución científica de nuestro país, el CSIC. Este acuerdo nos permite ofrecer a viticultores nacionales e internacionales una plataforma tecnológica sencilla, fiable e integral para hacer más sostenible y eficiente el viñedo”, afirmó Rubén Pérez, director del área de Consultoría y Software de Seresco.

“Para nosotros es una nueva oportunidad para compartir y poner al servicio de la sociedad y del sector productivo nuestros conocimientos y los resultados de nuestras investigaciones. Por otro lado, y aunque en esta colaboración participa solo nuestro grupo, no descartamos la posibilidad de que se puedan ir uniendo otros equipos de investigación del CSIC especializados en algunas de las múltiples áreas, tanto de ciencias como de humanidades, desde las que nuestra institución aborda el estudio de la vid o el vino”, declaró Mª del Carmen Martínez, directora del equipo de Viticultura del CSIC.

Seresco es una compañía española especializada en soluciones de software y servicios en Tecnología de la Información y Comunicación (TIC) con más de 45 años de experiencia. Fundada en 1969, cuenta con centros de servicios en Madrid, Barcelona, Oviedo y Vigo. Fuera de España, cuenta con las filiales Seresco Atlántico, con sede en Lisboa, y Seresco América, con sede en Quito. La compañía presta servicios a más de 1.000 clientes en las áreas de administración de personal y de nómina, gestión empresarial y formación, cartografía y catastro, infraestructuras y servicios de IT y desarrollo de software.

Por su parte, el grupo de Viticultura del CSIC se constituyó como tal en el año 2000, aunque su fundadora (Mª del Carmen Martínez) llevaba ya realizando investigaciones sobre la vitivinicultura de Galicia y Asturias desde mediados de la década de los ochenta. Tiene su sede en la Misión Biológica de Galicia (Pontevedra) Cuentan con una amplia colección de variedades de vid, fruto de numerosas prospecciones realizadas directamente por los investigadores en diferentes áreas vitícolas, además de invernaderos, cámaras de cultivo, diversas parcelas experimentales, laboratorios y otras instalaciones preparadas para este tipo de investigaciones.

El grupo, constituido por cinco doctores y tres técnicos, especializados todos ellos en diferentes aspectos de la investigación vitícola, cuenta además con otro personal de apoyo del centro y con la colaboración puntual de aquellos doctorandos y doctores que realizan estancias de formación, de distinta duración, en el seno del grupo.

Entre los hitos alcanzados, destaca la recuperación y descripción (por primera vez) de las variedades de vid asturianas y gallegas, así como la selección y comercialización (desde 2007) de clones de algunas de ellas.

Los científicos de este equipo investigador abordan el estudio de la vid con una óptica multidisciplinar, que abarca desde las principales enfermedades de la vid o el aprovechamiento y puesta en valor de los residuos vitivinícolas, hasta estudios genéticos, agronómicos y botánicos, recurriendo incluso al arte como fuente de información científica.