Topic:

8 de cada 10 botellas de vino con D.O.P./I.G.P. de Baleares se consumen en las islas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Artículo con tablas en pdf adjunto (solo para suscriptores)

Durante el año 2016 se consumieron en las Illes Balears 39.426 hl de vino amparado por alguna de las D.O.P./I.G.P. de las islas, esta cifra representa un 8,4% más que durante el 2015. Supone, además que el 81,3% de la comercialización total de estas figuras de calidad vitivinícola se queda en el mercado local. En total, según las estadísticas oficiales de la Conselleria de Medi Ambiente, Agricultura i Pesca, las ventas de las D.O.P./I.G.P. ascendieron en 2016 a 48.514,78 hectolitros, de los que 39.425,72 hl quedaron en el mercado local, 667,19 hl se comercializaron en el resto de España, 6.092,14 hectolitros se exportaron a países de la UE y otros 2.329,73 hectolitros tuvieron como destino países terceros.

A continuación, información para suscriptores.

El peso del viñedo y del sector vitivinícola en Cataluña

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Cataluña tiene una superficie de viñedo de 55.118 hectáreas, aunque la última Encuesta sobre la Estructura de las Explotaciones Agrarias de 2013 reduce la misma a 54.560 hectáreas, lo que supone alrededor de un 5,7% de todo el viñedo de uva de transformación en España. No obstante, de acuerdo al último Registro Vitícola, a 31 de julio de 2016, la superficie plantada en esta Comunidad era de 56.602 hectáreas (5,9% del total nacional de 959.535 ha) y el potencial de producción vitícola llegaba a 60.527 hectáreas (5,97% del total nacional, que ascendía en esa fecha a 1.013.011 hectáreas.

Además de la superficie plantada, en ese potencial vitícola se incluían 3.300 ha de derechos de plantación pendientes de convertir en autorizaciones; 56 ha de autorizaciones para replantación concedidas del 1 de enero de 2016 hasta el 31 de julio de 2016; otras 391 ha de autorizaciones por conversión concedidas y no ejercidas hasta el 31 de julio de 2016, y otras 178 ha de autorizaciones concedidas de nueva plantación.

Su producción de vino y mosto es de algo más de 3 millones de hectolitros (3,2-3,4 Mhl), gracias a unos rendimientos cercanos a los 60 hl/ha en las últimas campañas. Es decir cuenta con menos superficie de viñedo (y, además, se ha reducido en los últimos años) que en otras partes del territorio, pero con una productividad mucho mayor.

A continuación, información para suscriptores.

La D.O.Ca. Rioja renuncia a aumentar su potencial vitícola en 2018 a la espera de nuevos criterios de reparto

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

El Pleno del Consejo Regulador acordó paralizar el incremento de la masa vegetal de la D.O.Ca. Rioja, limitando a 0,1 las hectáreas para el año 2018, aplazando así el acuerdo tomado en noviembre de 2015, que limitaba a 387 las nuevas hectáreas, tomando razón del incremento de la comercialización en un 0,3% entre septiembre de 2016 y agosto de 2017 hasta la entrada en vigor de los nuevos criterios de reparto en 2019.

Por otra parte, el acuerdo aplicable a 2018 contempla la fijación de un rendimiento productivo mínimo equivalente al 107% del establecido y de transformación del 72%, con el compromiso de buscar, antes del 15 de junio de 2018 y en función del comportamiento de la comercialización, un rendimiento tendente a alcanzar la ratio de equilibrio fijada en 2015.

El objetivo de este acuerdo no es otro que defender el crecimiento ordenado de la masa vegetal del conjunto de la Denominación para poder atender la demanda de los mercados satisfaciendo a las diferentes partes que integran el sector.

A continuación, información para suscriptores.

Un fenómeno presente en procesos de crecimiento tumoral, origen de la variedad de vid Tempranillo Blanco

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Investigaciones en el ICVV. (photo: CROMA FOTOGRAFOS)

Investigaciones en el ICVV.

Un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (CSIC, Gobierno de La Rioja y Universidad de La Rioja) ha identificado la causa de la mutación de la uva Tempranillo, que dio lugar a la variedad Tempranillo Blanco. Este grupo de investigadores, encabezado por José Miguel Martínez Zapater, ha encontrado la causa de la pérdida espontánea del color gracias a la secuenciación y comparación de los genomas de Tempranillo Tinto y Tempranillo Blanco. La causa se halla en reorganizaciones complejas del genoma de la planta que siguen patrones propios de un proceso de cromotripsis.

Este fenómeno implica la fragmentación masiva de algunos de los cromosomas que forman parte del genoma del organismo. En seres humanos se ha relacionado con procesos de crecimiento tumoral y algunas enfermedades genéticas.

Los fragmentos cromosómicos resultantes son reordenados aleatoriamente de manera que, en ocasiones, se pierde parte de la información genética. En el Tempranillo Blanco esta remodelación provoca la pérdida de información genética que incluye genes necesarios para que el hollejo de la uva acumule los pigmentos antociánicos responsables de su color.

El estudio del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV) pone de manifiesto que la cromotripsis puede ocurrir de forma natural durante el crecimiento de las plantas, especialmente en especies leñosas que, como en el caso de la vid, pueden multiplicarse vegetativamente durante siglos.

El caso del Tempranillo Blanco es el primero identificado en plantas y, en concreto, en la vid. Aunque el cambio más drástico es el del color de la uva, hay otras consecuencias asociadas, como la reducción de la viabilidad reproductiva del polen y de los óvulos de la flor.

El menor número de semillas que presenta Tempranillo Blanco augura una mayor dificultad para el cuajado de los frutos, especialmente cuando se den condiciones climáticas adversas en torno al periodo de floración.

Estos resultados ponen de manifiesto, por un lado, el interés en la búsqueda de variantes adicionales de color de la variedad Tempranillo; y, por otro, que cambios tan drásticos al nivel del genoma pueden generar nuevas características en la planta que resultan interesantes para la producción y elaboración de nuevos productos.

La variedad Tempranillo Blanco tiene como origen una mutación natural detectada en un viñedo de Murillo de Rio Leza (D.O.Ca. Rioja), a finales de los años ochenta. A partir de las yemas del sarmiento mutante se derivó una variedad que permite la elaboración de vinos blancos con gran potencial enológico y que en la actualidad se ha extendido ya a una superficie cercana a las 800 hectáreas en la Denominación de Origen Calificada Rioja.

Por su parte, el Tempranillo Tinto es la variedad de uva de vinificación tinta más cultivada en España, con cerca de 200.000 hectáreas o, lo que es lo mismo, más de una quinta parte del viñedo español. A nivel internacional, Tempranillo es la tercera variedad tinta en superficie después de Cabernet Sauvignon y Merlot.

La variante blanca, además de que ha perdido los pigmentos (antocianinas) del hollejo presenta unos perfiles aromáticos diferentes con respecto a la tinta cuyo origen está siendo investigado.

El grupo de investigación está compuesto por José Miguel Martínez Zapater, Pablo Carbonell-Bejerano, Carolina Royo, Rafael Torres-Pérez, Jérôme Grimplet, Lucie Fernández, José Manuel Franco-Zorrilla, Diego Lijavetzky, Elisa Baroja, Juana Martínez, Enrique García-Escudero y Javier Ibáñez.

Los resultados del estudio han sido publicados en el número de octubre de 2017 de la revista Plant Physiology (Vol. 175, pp. 786–801), publicación científica que edita la Sociedad Americana de Biólogos de Plantas.

La investigación fue realizada en el Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV), el único instituto de carácter nacional dedicado íntegramente a la investigación en viticultura y enología. Sus instalaciones, ubicadas en la finca de La Grajera (Logroño, La Rioja); fueron inauguradas en marzo de 2017 por su Majestad el Rey Felipe VI.

Acciones para el crecimiento comercial eficaz de las bodegas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Nuevos enfoques de comunicación, procesos de digitalización de la gestión en bodega a partir de las últimas tecnologías y una mirada hacia las estrategias enoturísticas más eficientes han sido los ejes de la última sesión de las Jornadas Vitivinícolas D.O. Navarra celebradas en la Universidad Pública de Navarra (UPNA).  Jesús Mora Cayetano, coordinador general de la Conferencia Española de Consejos Reguladores (CECRV), Andrés Sáenz, director de comunicación de TIPSA-Microsoft; y Reyes Ávila, experto en enoturismo ofrecieron las claves para la mejora de la comercialización de las bodegas.

Jesús Mora abría la sesión con una exposición sobre la campaña de información y divulgación de CECRV, Movimiento Vino D.O. cuyos objetivos principales son servir de puerta de entrada fácil, atractiva y sencilla al mundo del vino con D.O. para nuevos consumidores y difundir de una manera divertida y a través de distintos ámbitos culturales los valores del vino con denominaciones de origen. “Queremos ayudar a cambiar la percepción del vino. Modernizarlo, desmitificarlo y que aparezca como una opción más en la mente del público joven en su ocio”, afirmaba el ponente. Y así contribuye la campaña con un lenguaje fácil y directo, asociando al vino con otros muchos aspectos culturales y tendencias como el cine, la literatura, el diseño, la moda o las nuevas tecnologías.

A continuación, Andrés Sáenz abordó la transformación digital vitivinícola contemplada como un proceso estratégico para optimizar los procesos de gestión de las bodegas, analizarlos e interactuar con fluidez y precisión con los clientes. “La información cualitativa y cuantitativa que ofrece un sistema de gestión integral digital da un valor enorme a la gestión de las organizaciones”, afirmaba Sáenz. En definitiva, la digitalización contribuye a simplificar el trabajo de los empleados, potenciar su talento y desarrollar nuevos modelos de negocio en torno al vino y su cultura.

El evento se cerraba aportando un nuevo enfoque sobre el enoturismo, concebido como un producto avanzado y con la vista puesta en la forma de desarrollar estrategias para su comercialización eficiente. Reyes Ávila, fundador de Antar Estrategias Creativas, apostaba por un enoturismo profesionalizado, como fuente de alta rentabilidad, orientado a un modelo basado en bodega y experiencia más que en territorio y destino. “El enoturismo no es turismo, es una herramienta comercial fundamental para una bodega”, apuntaba. Entre otras claves, subrayó la importancia de la gestión de las experiencias y de superar las expectativas del enoturista.