Topic:

Cada bodega española exportadora facturó de media 680.000 € en el exterior en 2016

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

En el último ejercicio 2016, un total de 3.992 bodegas españolas (dato provisional) tuvieron actividad exportadora, prácticamente un 1% más sobre el dato revisado de 2015 (3.956 bodegas). Desde 2013, el número de bodegas exportadoras ronda el techo de 4.000, pero sin superar esa cifra, según los datos recogidos en el informe sobre el “Perfil de la empresa exportadora española”, acotado al sector vinos y elaborado por el ICEX.

De esas firmas exportadoras, 2.074 bodegas (el 51,95% del total y la cifra más alta de la historia de nuestro país) tienen la consideración de empresas exportadoras regulares. Es decir, que han exportado de forma ininterrumpida durante los últimos cuatro ejercicios. Suponen un 5,39% más de empresas exportadoras regulares que en 2015 y estas firmas, que vienen apostando por los mercados exteriores de una forma sostenida son responsables ya del 95,03% de la facturación en exportación. Suponen la columna vertebral del sector y son las encargadas de abrir mercados para el vino español y mantenerlos. También son los que mayor rédito obtienen de su presencia en ellos.

A continuación, información para suscriptores.

Productores y cooperativas de la UE apoyan la autorregulación en el etiquetado de bebidas alcohólicas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Informe de la CE completo en pdf adjunto.
El COPA-Cogeca, que defiende los intereses de los productores agrarios de la Unión Europea y de sus cooperativas, apoyan el informe sobre el etiquetado obligatorio de ingredientes y la declaración sobre elementos nutricionales de las bebidas alcohólicas, publicado por la Comisión Europea.

Estas organizaciones consideran que la autorregulación del propio sector empresarial es la mejor manera de propiciar la adecuada comunicación e información a los consumidores, “a la vez que se asegura que no se pondrá en peligro la viabilidad económica del sector”.

El Grupo de Trabajo “Bebidas Alcohólicas” del COPA-Cogeca se reunió recientemente para debatir esta cuestión, una vez que la CE dio a conocer el informe al respecto, del que la SeVi, ya se hizo eco en su día, mostrando también su preocupación por encontrar la mejor forma de comunicar los aspectos sobre ingredientes y elementos nutricionales a los consumidores.

A continuación, información para suscriptores.

El Mapama propone una normativa mucho más exigente para el reparto de autorizaciones de nueva plantación de viñedo

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La Subdirección General de Frutas y Hortalizas, Aceite de Oliva y Vitivinicultura del Ministerio de Agricultura reunió el pasado 22 de marzo a los representantes del sector para presentarles el borrador de propuesta de modificación de Real Decreto 740/2015, de 31 de julio, por el que se regula el potencial vitícola y, en concreto, en la medida relativa al procedimiento para autorizaciones de plantación de viñedo, que entrarían en vigor en la campaña de 2018.

En este sentido, los responsables del Mapama informaron de su intención de mejorar los criterios de admisibilidad y de prioridad de esta medida, teniendo en cuenta los problemas surgidos en algunas regiones de España, más en concreto, en la D.O.Ca. Rioja con el reparto de la superficie de nueva plantación, que se acordó en 2016.

El objetivo del Mapama es que los cambios en el actual RD 740/2015 puedan estar aprobados y publicados en el BOE en el próximo mes de septiembre.

A continuación, información para suscriptores.

España importó casi 1,3 Mhl de productos vitivinícolas por valor de 243,5 M€ en 2016

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Las importaciones españolas de productos vitivinícolas continuaron en 2016 la tónica de los últimos años. En esta ocasión, aumentaron en vinos más en volumen que en valor, destacando los espumosos franceses e italianos, los graneles portugueses y los aromatizados italianos, según el análisis realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), en base a los datos de la Agencia Tributaria.

En conjunto, durante el pasado año, las compras al exterior de productos vitivinícolas crecieron un 68,6% en volumen, hasta 129,25 millones de litros (casi 1,3 Mhl) por valor de 243,54 M€, un 17,6% más que en 2015, con un precio medio que, por el contrario, se redujo un 30,3%, hasta 1,88 €/litro.

En la categoría de vinos, se incrementó el volumen un 31,1% en relación a 2016, hasta 60 millones de litros (600.000 hl), frente a 45,8 millones (458.000 hl) del año anterior, con una diferencia de 14,2 millones (142.000 hl), fue debido principalmente a la entrada de vinos baratos a granel sin ninguna indicación de origen desde Portugal. Mientras que el aumento moderado del valor del 2,8% y de 4,7 M€ más sobre 2015, hasta 174,9 M€, fue producto de un descenso importante del precio medio de compra del 21,6%, que bajó hasta una media de 2,91€/litro, frente a los 3,72 €/litro del año anterior.

No obstante, como apunta en su certero análisis el OEMV, el aumento fue debido no solo a las mayores compras de vino a granel, sino también al crecimiento de las importaciones de vinos con D.O.P. envasados y de los vinos espumosos franceses e italianos, así como de los vinos aromatizados, aunque excluidos de la partida 2204 general de vinos y mostos, lo que denota signos de cierta recuperación económica del consumo interior.

A continuación, información para suscriptores.

Como una mancha de aceite

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Parece que cuando no son unas cosas, son otras… pero el caso es que no estemos tranquilos. Primero fue la necesidad de buscar en el mercado exterior los consumidores que en el interior no encontrábamos. Luego intentar que el valor de nuestras exportaciones aumentase un poco y permitiera mantener la rentabilidad de unas producciones vitícolas que estaban seriamente amenazadas.

Ahora, nos vuelven a dar una vuelta de tuerca en los mercados y los ingleses se empeñan en salirse de la Unión Europea, invocando el artículo 50 del Tratado que la mayoría de los jefes de Estado que lo aprobaron no pensaron jamás llegara a aplicarse. Y todo eso bajo la utilización de unos argumentos que, cuando menos, deberíamos calificar de inexactos y torticeros, que llevaron a muchos británicos a expresar en las urnas más un estado de ánimo e intención de propiciarle un revolcón político a su primer ministro, que una verdadera intención de abandonar su principal mercado y a sus más fieles aliados.

Pero no han acabado aquí nuestros problemas, también nuestros vecinos galos andan revueltos con nuestros vinos y lo que hasta ahora habían sido ataques contra cisternas cargadas de vino español, alegando que llegaban a su territorio para hacerle la competencia a sus propios vinos con bajos precios, totalmente imposibles de igualar por ellos; ahora ha ido un paso más allá y los franceses han llegado a entrar como vándalos en una cadena de supermercados y, al grito de “¡No a los vinos importados!”, tomar decenas de botellas de sus estanterías y destruirlas ante sus puertas. Amenazando, al más estilo gansteril, que volverían.